Archivos Mensuales: enero 2013

Los supuestos hijos de María en la Biblia

Los supuestos hijos de María en la Biblia

– Mc. 3, 32 –

En estos tiempos difíciles que nos han tocado vivir hay muchos engaños y extrañas teorías. Un punto de polémica es la virginidad de María. Según algunos, principalmente los católicos, María sólo tuvo un solo hijo, Jesús.

Otros aseguran que tuvo más. Y lo hacen respaldándose en el texto bíblico Mc. 3, 32; Mt. 13, 55-56. Pero…

¿Acaso dicen las Sagradas escrituras que María tuvo más hijos?

¡No!, en ningún capítulo se afirma tal cosa. La Biblia cita “hermanos” de Jesús. No es lo mismo que “hijos de María”. En ninguna parte vemos reflejada la expresión “hijos de María, madre de Jesús”, que es lo que afirman algunos.

Se cita “hermanos” de Jesús, no a “hijos de María”, (una diferencia grande.)
Por expertos bíblicos se sabe que la tradución correcta sería “parientes” de Jesús.

En ninguna parte de la Biblia dice, “María, después de dar a luz a Jesús, tuvo más hijos…”, o “los otros hijos de María, la madre de Jesús.” No se habla de “hijos” de María, sino de “hermanos” de Jesús, (correcto sería “parientes” de Jesús.)

LOS SUPUESTOS HIJOS DE MARIA

— “Oye, tu madre, tus hermanos y tus hermanas están afuera y preguntan por tí.” (Mc. 3, 32.)

— “Después de esto, Jesús bajó a Cafarnaún y con él su madre, sus hermanos y sus discípulos.” (Juan 2, 12.)

— “Pero no vi a ningún otro apóstol, sino a Santiago, hermano del Señor.” (Gal. 1, 18.)

— “Todos ellos perseveraban en la oración y con un mismo espíritu, en compañía de algunas mujeres, de María la madre de Jesús, y de sus hermanos.” (Hch. 1, 14.)

EXAMINANDO LA BIBLIA

Si María hubiera tenido más hijos diría: “María, la madre de Jesús, y sus otros hijos.” Pero, ¿podría ser que Santiago fué hijo de María?

Definitivamente ¡NO!; esto es imposible, como se demostrará más adelante. Los hermanos separados se valen aún de dos citas más.

— 1.- La expresión “hasta que…”, que puede hacer pensar que hasta ese momento no, pero después sí que sucedería: “Y no la conoció hasta que dió a luz un hijo, al que José le puso el nombre de Jesús.” s. Mateo 1, 25.

— 2.- La expresión “primogénito”:“Y dio a luz a su primogénito.” (Lc. 2, 7.)
Y piensan que fué el primero entre otros, pero no es así.

Con las citas anteriores cualquier cristiano poco versado caería en el error de creer que María tuvo más hijos; esto no es cierto de ninguna manera.

Y se puede demostrar fácilmente: La palabra hebrea “AHA”, (aja), “hermano”, puede referirse SOLAMENTE a parientes como tío, sobrino, o primo, pero no al “hijo de mi madre”, al hermano carnal, pues diría: “el hijo de mi padre.”

En el idioma hebreo no existían claramente definido y diferenciado palabras como “tío”, “primo”, o “sobrino”. AHA, (aja) es un genérico para designar a parientes cercanos, ¡parientes! En los diversos carpítulos de la Biblai no se habla nunca de los “hijos de María”, sino de los parientes de Jesús.

— “Abraham tomó a Sara, su esposa, y a Lot, hijo de su hermano.” (Gn. 12,5.) Abraham es tío de Lot; pero: “Abraham le dijo a Lot: (…) Que no haya peleas entre nosotros, ni entre mis pastores y los tuyos, pues somos hermanos.” (Gn. 13,8.)

Le llama “hermano”, pero sabemos que era su sobrino.

— “Maldito el que se acuesta con su hermana, hija de su padre o de su madre.”(Deut. 27, 22.) Aquí vemos la diferencia entre hermano carnal, y “pariente”.

El autor especifica “hijo de” para decir señalar al “hermano carnal”, hijo del mismo padre; pues decir “hermana” no indica un grado de consanguinidad específico.

— “Me volví como un extraño para mis hermanos, y como un advenedizo para los hijos de mi madre.” (Sal. 69,8.)

Aquí vemos claramente la diferencia entre el término bíblico “hermano” (pariente), e “hijo de la misma madre”, hermano de sangre. Las citas bíblicas “hermanos de Jesús”, no quiere decir que sean otros hijos de María, sino parientes cercanos.

CONFUSION EN LA COMPRENSION BIBLICA

“Hasta que” y “Primogénito”, son otras dos citas para atribuir más hijos a María. Para nosotros “hasta que”, significa una acción que se da después.

Según (Mt. 1,25), después que María dió a luz, se podría pensar que ella tuvo relaciones con José. Pero no es así; eso es un equívoco en la comprensión:

— “Y no la conoció hasta que dió a luz un hijo, al que José le puso el nombre de Jesús.” Mateo 1, 25.
— “Y Micol, hija de Saul no tuvo hijos hasta el día de su muerte.” (2. Sam. 6, 23.) ¿Tendría Saúl más hijos después de su muerte? Qué absurdo, ¿verdad?

Algunos piensan que “primogénito” significa el “primero de varios”, pero no es así. Afirmar que porque a Jesús se le llame “primogénito”, María debió tener más hijos, es no conocer bien las Sagradas Escrituras, o no ser sincero.

— “Hijos de Moisés: Guerson y Eliezer. Hijos de Eliezer: Rejabías, el primogénito. Eliezer no tuvo más hijos, pero los hijos de Rejabías fueron numerosos…” (1. Cro. 23, 15-17.) Eliezer tuvo el “primogénito”, y este primogénito fué su ÚNICO hijo.

MARIA TUVO UN SOLO HIJO

En ninguna parte de la Biblia se dice: “los hijos de María.” El texto primordial para atribuirle más hijos a la Virgen María es San Mateo 13, 55-56:

— “¿No es el hijo del carpintero? ¿No se llama María su madre? ¿No son sus hermanos Santiago, José, Simón y Judas? Y sus hermanas, ¿No están todas viviendo entre vosotros?” (Mt. 13, 55-56.)

Según algunos hermanos confundidos, por estos versos, deberían ser por lo menos siete, los hijos de María: Santiago, o Jacobo (vers. Reina Valera), José, Simón, Judas y sus “hermanas”. Y “hermanas”, quiere decir por lo menos dos.

Pero, ¿fué la Virgen María, madre de Jesús, la madre de todos esos?

¡No!, definitivamente no. No puede ser, y fácilmente se demuestra:

EJEMPLOS BIBLICOS

— “Había allí muchas mujeres… (…) María Magdalena, y María, madre de Santiago y de José, y la madre de los hijos del Zebedeo.” (Mt. 27, 55-56.)

De este texto podemos deducir:

— No se habla de: “María, madre de Jesús, de Santiago y de José.” Luego no era madre de ellos. No se menciona a María “la madre Jesús”, como madre de estos dos, Santiago y José. (Todo lo contrario.)

— Vemos a una María, que es madre de José y de Santiago, pero que no puede ser la madre de Jesús.

— Se menciona a la madre de los hijos del Zebedeo, Santiago y Juan (Mt. 10, 3.) Luego, Santiago “hermano de Jesús”, no es el mismo Santiago “hermano de Juan” pero sí se cita a su madre, ¿será acaso María…?

¡No!, no es posible que sea la Virgen María, pues en Mateo 20, 20-28 esta mujer se presenta a Jesús a pedirle los primeros puestos para sus hijos. Y en esa ocasión no le llama hijo a Jesús, ni presenta a sus hijos como “hermanos” del mismo Jesús.

Esta no puede ser por tanto, la Virgen María. Entonces…

¿Esta María mencionada ahora, podría ser la misma de S. Mateo 13, 55-56?
NO!!!, no es posible. Si la madre de Jesús fuese madre de Santiago y José lo diría. No se la nombra como madre de Jesús, sino como madre de los otros dos: Santiago y José. (Mt. 27, 55-56.)

— “No es éste el carpintero, el hijo de María y el hermano de Santiago, José, Judas y Simón?” (San Marcos 6, 3.)

— “Miraban desde lejos, entre ellas, María Magdalena, María la madre de Jacobo el menor y de José, y Salomé.” (Mc. 15, 40.)

Aquí tenemos a María Magdalena, Salomé (seguramente esposa del Zebedeo, madre de Santiago y de Juan.) También Jacobo -Santiago- y José, cuya madre es una Maria; pero NO APARECE PARA NADA una “María madre de Jesús”.

RESPETANDO EL LENGUAJE BIBLICO

En el lenguaje bíblico “hermano” no puede significar nunca hermano de sangre, pues debería decir: “el hijo de mi madre.”

— “Estaban junto a la cruz de Jesús su madre, y la hermana de su madre, María mujer de Cleofás, y María Magdalena…” (Jn. 19, 25.)

Vemos que María, madre de Jesús, es “hermana” de María mujer de Cleofás. ¿Es que dos hermanas de sangre se iban a llamar “María” las dos? Sería imposible. Deben ser primas, pero se les llama “hermanas”, que significa parientes.

OBSERVACIONES

En todos los evangelios aparece María Magdalena. Sólo en Juan aparece la Virgen María. Pero vemos que siempre aparece una María, como madre de Santiago y José, o como esposa de Cleofás. ¿Será la esposa de Cleofás la madre de Santiago y José?

— 1. – SANTIAGO aparece como “hermano” de Jesús, y hermano carnal de Judas, José y Simón.

— 2. – La carta a los Gálatas nos menciona a un Santiago, “hermano del Señor…” (Gal. 1,18) Hablándose de Jerusalén, debe ser Santiago Obispo, “el menor”, como dice Marcos (6,3), y este Santiago fué apóstol de Cristo. Como Jesús sólo tuvo dos apóstoles llamados Santiago; y uno es el “hijo del Zebedeo”, que murió a manos de Herodes, éste otro debe ser el “hijo de Alfeo”.)

— 3. – Lucas (16, 6) nos muestra que Santiago, hijo de Alfeo, es hermano de Judas Tadeo. Y sabemos que este “Judas” fué el autor de la Carta de Judas, la cual dice: “Judas, siervo de Jesucristo, y hermano de Santiago…” etc. (Jud. 1, 1.)

En Mateo 13,55 aparecen Judas y Santiago, como “hermanos”, de Jesús. Pero en su carta, Judas se proclama “hermano de Santiago”, NO dice “hermano de Jesucristo y de Santiago”, sino “siervo de Jesucristo”. No puede ser hermano carnal.

DEDUCCION FINAL

— Ateniéndonos a lo que dice la Biblia, podemos deducir con toda seguridad:

— Que estos supuestos hermanos de Jesús, Santiago y Judas, (Mateo 13, 55-56.), no son hijos de la Virgen María.

— Que el Judas que aparece en Mateo 13, 55-56, es el autor de esa carta, y éste no se proclama hermano de Jesús, mientras que sí de Santiago, que también aparece como “hermano” de Jesús en otro lugar, y es el que Pablo vió en Jerusalén: el autor de la Carta de Santiago. El nombre de su padre “Alfeo”, o “Tadeo”, es en arameo la traducción de “Cleofás” en griego. Con esto se demuestra que:

— Que la María que aparece en la cruz como madre de Santiago y José, es la misma que aparece como esposa de Cleofás.

— Que “Cleofás” y “Tadeo” es lo mismo, por lo tanto Judas es hermano de Santiago y de José, citados en San Mateo 13, 55-56.

— Que el Simón mencionado aparece en (Mt. 10, 3.) y (Hch. 1,13.)

— Que María esposa de Cleofás, o Alfeo, es la madre de Santiago, José, Simon y Judas, citados en Mt 13, 55-56.

— Que esta María es citada como “hermana” de la Virgen en (Jn. 19, 25), pero serían primas, dos hermanas no se iban a llamar las dos “Maria”.

RESUMIENDO LAS ENSEÑANZAS ANTERIORES

SANTIAGO, JOSÉ, SIMON y JUDAS eran hijos de María, esposa de Cleofás o Alfeo, (“hermana” de la Virgen María), y por lo tanto parientes, primos carnales de Jesús.

En hebreo no existían palabras para definir al “tio”, “primo”, “sobrino” etc. Se les llamaba simplemente “hermanos”, cuya traducción española correcta es “parientes.” Hermano de sangre se diría: “hijo de mi madre”.

RECAPACITEMOS:

– Si Jesús hubiera tenido más hermanos de sangre, al morir, les hubiera entregado su madre a estos hermanos, pero se la entrega a Juan, hijo del Zebedeo. En la cultura judía, una mujer no debía quedar sin marido ni hijo, y si esto pasaba, alguien debía acogerla.

– Si Jesús hubera tenido más hermanos, como pretenden algunos (Mat. 13,55-56.), cuando Jesús se perdió en el templo, alguno de estos seis o siete “hermanos”, estaría en edad de darle el pecho. ¿Dónde quedaron estos “otros hijos de María”? José y María buscaban desconsolados a su único hijo. No se cita a ningún hijo más, porque no los había.

– En la cultura judía, un hermano menor no podía aconsejar a uno mayor, y a Jesús, sus “hermanos” le aconsejan que vaya a Jerusalén. (Jn. 7, 3), siendo que el es el primogénito.

– En la anunciación, María no sabe como concebirá a Jesús, ella dice: “¿Como será esto, pues no conozco varón?” (Lc. 1, 34.) Si María hubiera pretendido tener relaciones matrimoniales con José más adelante, esta pregunta sería absurda.

María, (servidora en el Templo ya desde niña), pensó ofrecerle su virginidad a Dios, pues de lo contrario, al decirle el ángel que daría a luz…, ella se hubiera imaginado que lo tendría con José, (en un futuro), pero su respuesta nos demuestra su firmeza en mantenerse virgen: “¿Como será esto, pues no conozco varón?”
(Lc. 1, 34.)

Si la Virgen María hubiera visto una posibilidad en un futuro, no se hubiese extrañado tanto. Lo vemos en el caso de Sara: cuando Dios le promete un hijo en su vejez, ella no pregunta como sería eso, pues obviamente ella supuso que lo tendría con Abraham; mientras que María no pensó así. Al contrario, se extrañó, porque su ideal era ser virgen por amor del Reino de Dios. (Mt. 19, 12.)

Si nuestros hermanos protestantes, evangélicos, testigos de Jehová, adventistas etc., son honestos revisando en su propia Biblia este estudio, deben reconocer que María siempre ha sido Virgen, y que María no tuvo más hijos que Jesús.

Esta doctrina es un Dogma de la Iglesia Católica, declarado así en el Concilio de Letrán en el año 649, donde se expresa:

“María fué siempre Virgen; antes del parto,
en el parto, y después del parto.”


Publicado por Blogger para CATOLICO LUCHADOR el 1/31/2013 07:50:00 p.m.

Anuncios

Los supuestos hijos de María en la Biblia

pazybien.es

Via CIOFS

360Compartimos con todos nuestros lectores este imprescindible material de formacion y de consulta para aquellos hermanos dedicados a la asistencia de la OFS y/o de la JuFra.

Se pude descargar en forma GRATUITA desde los siguientes links para leerlo en el ordenador, imprimirlo o leerlo desde cualquier tablet o ebook reader.

Lectores Europa: BUBOK.ES

Lectores America: BUBOK.COM.AR

 

Paz y Bien!

Ver la entrada original

La Iglesia y el Estado

Basta querer

JÉSED ME LEVANTARE

Algunas objeciones trinitarias resueltas

Actualmente en la red existe gran revuelo de parte de muchos enemigos de la Trinidad, los cuales han abiertos sus blogs y sus paginas donde exponen ahí sus creencias erróneas sobre la Trinidad.

El siguiente es un articulo que se publica en uno de estos lugares antitrinitarios y he querido dar de mi parte alguna respuesta esperando ayude en algo a los que buscan respuestas a estos ataques. Limitándome eso si a no exponer aquí el enlace con el fin de que alguna persona que no este firme en su fe pueda ser confundida por estos guías de ciegos.
Respondiendo los errores de David K. Bernard sobre la Trinidad. (Tomado del Capítulo 12 del Libro La Unicidad de Dios).
El problema básico es que el trinitarismo es una doctrina extrabíblica que contradice un número de enseñanzas bíblicas y muchos versículos específicos de las Escrituras. Además, esa doctrina contiene un número de contradicciones internas. Por supuesto, la contradicción interna más obvia consiste en cómo puede haber tres personas de Dios en algún sentido significativo y aún así Él puede existir como un solo Dios.
 
Primero aquí se hacen algunas afirmaciones gratuitas; “…el trinitarismo es una doctrina extrabíblica”, “contradice un número de enseñanzas bíblicas y muchos versículos específicos de las Escrituras”, “doctrina contiene un número de contradicciones internas”.
 
La cuestión comienza mal ya de entrada asumiendo una postura demagógica y falaz. Y el único argumento (si es que llega a ser realmente un argumento), es la aserción de; “¿cómo puede haber tres personas de Dios en algún sentido significativo y aún así Él puede existir como un solo Dios?”
 
Notemos que el dogma de la Trinidad no postula que en Dios hay; “tres personas (de Dios) en algún sentido significativo”, sino que en la unicidad de Dios hay tres personas distintas entre si, en cuanto a su relación de origen. Por eso la conclusión también es falaz; i.e., “que Dios no puede existir siendo trino”. Simplemente se teje la falacia desde el principio para terminar en una conclusión errada.
 
Continúa el autor:
A continuación, hemos compilado una lista de otras contradicciones y de los problemas asociados con el trinitarismo. Esta no es una lista completa pero sí da una idea de cuánto aquella doctrina se ha apartado de la Biblia. (…)
 
1. ¿Tuvo Jesucristo dos padres? El Padre es el Padre del Hijo (1. Juan 1:3), pero el niño que nació de María fue engendrado por el Espíritu Santo (Mateo 1:18, 20; Lucas 1:35) ¿Cuál de ellos es el verdadero Padre? Algunos trinitarios dicen que el Espíritu Santo era meramente el agente del Padre en el proceso de la concepción – un proceso que ellos comparan con la inseminación artificial.
 
Este autor intenta aquí crear un argumento en base a los textos de (1ª Juan 1:3) donde se dice que Jesús es Hijo del Padre, y; (Mateo 1:18, 20; Lucas 1:35) donde se dice que Jesucristo fue engendrado por el Espíritu Santo, y se pregunta erróneamente; ¿Cuál de ellos es el verdadero Padre?
 
Esta respuesta la misma Biblia la responde, pues en ningún lugar se dice que Jesús sea Hijo del Espíritu Santo, sino simplemente que fue el agente por el cual se dio la Encarnación, y no que Jesucristo haya procedido del Espíritu.
 
La persona divina de Jesús no tubo algún origen como un humano tiene de su padre y madre, sino que la paternidad del Hijo le viene por una generación inmanente; es decir, que procede del Padre pero permanece en el Padre, como por ejemplo; el verbo interior que procede de nuestra inteligencia.
 
Muchos anti-trinitarios se pierden en entender la Trinidad con estos cuestionamientos, ya que si Dios es uno y trino no podría estar el Hijo ausente en la misma obra creadora de su humanidad, y el hecho de que haya sido engendrado en el Vientre de María por el Espíritu Santo, no le hace este padre de Jesús, ya que antes de este evento, nunca se dice que el Espíritu haya descendido directamente sobre una mujer para convertirla en madre.
 
San Atanasio dice «Cuando el Verbo se encarnó en la santísima Virgen María, el Espíritu entró en ella juntamente con él; por el Espíritu, el Verbo se formó un cuerpo y lo adaptó a sí, queriendo unir mediante sí y llevar al Padre toda la creación» (Ad Serap. 1, 31).
 
Esto es porque en toda la obra creadora Dios obra (ad extra) es decir, fuera de Si, pero siempre obra en común. En la Encarnación es una obra (ad extra) de Dios, porque la naturaleza humana de Cristo es creada, mas no implica que la persona divina del Hijo dejo de existir para comenzar a existir como persona después de la Encarnación.
 
“Toda la economía divina es la obra común de las tres personas divinas. Porque la Trinidad, del mismo modo que tiene una sola y misma naturaleza, así también tiene una sola y misma operación. “El Padre, el Hijo y el Espíritu Santo no son tres principios de las criaturas, sino un solo principio”. Sin embargo, cada persona divina realiza la obra común según su propiedad personal. Así la Iglesia confiesa, siguiendo al Nuevo Testamento: “uno es Dios y Padre de quien proceden todas las cosas, un solo el Señor Jesucristo por el cual son todas las cosas, y uno el Espíritu Santo en quien son todas las cosas”. Son, sobre todo, las misiones divinas de la Encarnación del Hijo y del don del Espíritu Santo las que manifiestan las propiedades de las personas divinas.” ( CIC 258)
 
La única forma que este argumento pudiera ser concluyente y una objeción para los trinitarios, es presuponiendo que la persona del Hijo no existía antes de la Encarnación y que ahí tubo su origen para poder atribuirle al Espíritu alguna paternidad en relación a Cristo.
 
2. ¿Cuántos Espíritus hay? Dios Padre es Espíritu (Juan 4:24), el Señor Jesús es Espíritu (2. Corintios 3:17), y el Espíritu Santo es por definición un Espíritu. Sin embargo, hay un solo Espíritu (1. Corintios 12:13; Efesios 4:4).
 
Realmente no se porque esto debería afectar algo al dogma de la Trinidad, ya que creemos que en efecto el Padre es Espíritu como dice en (Juan 4:24) y no es de carne y hueso como alegan los mormones. Y en (2ª Corintios 3:17) donde dice; “El Señor es el Espíritu”, tampoco esta en contra de la Trinidad, y por el contrario la soporta, ya que en efecto San Pablo había dicho ya que Jesucristo era un “espíritu vivificante” (cf. 1ª Cor 15:45). Todo esto quiere decir que Jesucristo y el Espíritu Santo, que ciertamente son dos personas distintas, no tienen intereses contrapuestos en la santificación de las almas, sino perfectamente compenetrados; (2ª Cor 3:17) Porque el Señor es el Espíritu, y donde está el Espíritu del Señor, allí está la libertad.
 
De ahí que, en cierto sentido, es la misma cosa recibir a Cristo y recibir el Espíritu. Todo esto resulta más claro si atendemos a que Pablo, como en general la Escritura, mira más al aspecto funcional que al ontológico o metafísico. El Espíritu viene a ser como la presencia actuante del Señor. Y en (1ª Corintios 12:13; Efesios 4:4) obviamente destacan la unicidad del Espíritu Santo como persona distinta, y lo singularizan de esta manera para clarificar que no es ni el Padre ni el Hijo.
 
3. Si el Padre y el Hijo son personas coiguales, ¿por qué oró Jesús al Padre? (Mateo 11:25). ¿Puede Dios orar a Dios?
 
Esta presunción también es falaz, pues preconcebidamente se condiciona la divinidad, ergo; “Dios no puede orar a Dios”, para determinar que no son coliguales.
 
¿Puede una persona humana dejar de ser persona humana si ora alabando a otra persona coigual? No! en nada afecta su naturaleza.
 
¿Que dijo Jesús en Mat 11:25?
 
En aquella ocasión Jesús exclamó: “Yo te alabo, Padre, Señor del Cielo y de la tierra, porque has mantenido ocultas estas cosas a los sabios y entendidos y las has revelado a la gente sencilla. Sí, Padre, pues así fue de tu agrado.
 
¿Que hay de malo con esto? ¿En que afectaba esto a la persona de Jesús como verdadero Dios? En nada en lo absoluto.
 
4. De igual modo, ¿Por qué el Hijo no puede saber tanto como el Padre? (Mateo 24:36; Marcos 13:32).
 
Porque el Padre no se Encarno, ni tiene una naturaleza humana como Jesús. Esto no significa que el Hijo como Dios verdadero no sepa todo, pero como hombre puede tender ciertas limitaciones, y el a veces hablaba como Dios y como hombre, sin duda lo hace en (Mateo 24:36; Marcos 13:32). Y sin duda se limito como hombre a no revelar ciertas cosas sobre el fin del mundo que no convenía que fuesen reveladas (e.g., el dia y la hora), pero el si sabia el día y la hora, y como serian estos acontecimientos y lo revelo de la manera que convenia que fuese revelado, no como los apostoles y muchos hoy dia les gustaría saber;
 
Mat 24:37,39 La venida del Hijo del Hombre recordará los tiempos de Noé. Unos pocos días antes del diluvio, la gente seguía comiendo y bebiendo, y se casaban hombres y mujeres, hasta el día en que Noé entró en el arca. No se dieron cuenta de nada hasta que vino el diluvio y se los llevó a todos. Lo mismo sucederá con la venida del Hijo del Hombre:
 
Es lógico pensar que si Jesús hubiera sido ignorante de todo esto, no habría revelado todo esto en gran detallo pero como dije convenía a nosotros para estar vigilantes y atentos y haciendo frutos dignos de arrepentimiento y conversión constates;
 
Mar 13:33 Estén preparados y vigilando, porque no saben cuándo llegará ese momento. Cuando un hombre va al extranjero y deja su casa, entrega responsabilidades a sus sirvientes, cada cual recibe su tarea, y al portero le exige que esté vigilante. Lo mismo ustedes: estén vigilantes, porque no saben cuándo regresará el dueño de casa, si al atardecer, a medianoche, al canto del gallo o de madrugada;” no sea que llegue de repente y los encuentre dormidos. Lo que les digo a ustedes se lo digo a todos: Estén despiertos.
 
5. De igual modo, ¿Cómo puede ser que el Hijo no tenga poder si el Padre no se lo da? (Juan 5:19, 30; 6:38).
 
Jn 5:19 Jesús les dirigió la palabra: “En verdad les digo: El Hijo no puede hacer nada por su cuenta, sino sólo lo que ve hacer al Padre. Todo lo que haga éste, lo hace también el Hijo. (BL)
 
Jn 5:30 Yo no puedo hacer nada por mi cuenta, sino que juzgo conforme a lo que escucho; así mi juicio es recto, porque no busco mi voluntad, sino la voluntad de Aquel que me envió. (BL)
 
Jn 6:38 porque yo he bajado del cielo, no para hacer mi voluntad, sino la voluntad del que me ha enviado. (BL)
 
En ninguno de los textos dice que; (Sic) “el Hijo no tenga poder si el Padre no se lo da”, sino que la obra del Hijo esta en consonancia con la voluntad del Padre, y que en Dios aunque haya dos personas distintas estas no están en oposición la una con la otra, por eso continua;
 
Jn 6:39-40 Y la voluntad del que me ha enviado es que yo no pierda nada de lo que él me ha dado, sino que lo resucite en el último día. Sí, ésta es la decisión de mi Padre: toda persona que al contemplar al Hijo crea en él, tendrá vida eterna, y yo lo resucitaré en el último día.
 
Como vemos, El Padre le da a Cristo a los elegidos, y el Hijo las resucita.
 
6. De igual modo, ¿qué de los otros versículos de la Escritura que indican la desigualdad entre el Hijo y el Padre? (Juan 8:42; 14:28; 1. Corintios 11:3).
 
Pues tampoco hay alguna “desigualdad”.
 
Jn 8:42 Jesús les replicó: “Si Dios fuera su Padre, ustedes me amarían a mí, porque yo he salido de Dios para venir aquí. No he venido por iniciativa propia, sino que él mismo me ha enviado.
 
Jn 14:28 Saben que les dije: Me voy, pero volveré a ustedes. Si me amaran, se alegrarían de que me vaya al Padre, pues el Padre es más grande que yo.
 
Este texto se suele mal interpretar.
 
Dios Padre puede ser mayor que Jesús jerárquicamente como por el que procede el Hijo, mas no significa que no tenga el mismo poder que el Padre.
 
El presidente del Perú, puede ser mayor en grado que el secretario de relaciones, mas por naturaleza no les hace diferentes, y humanamente ambos podrían poseer los mismos “poderes” y virtudes.
 
Como dice San Agustín;
 
“Cristo era inferior a sus propios padres, cuando siendo niño les estaba sometido según dice el Evangelio. Reconozcamos, pues, la doble naturaleza de Cristo: la una por la cual es igual al Padre, que es la divina, y la humana, que le hace inferior al Padre. Una y otra naturaleza no constituyen dos, sino un solo Cristo, porque Dios no es cuaternidad, sino Trinidad.” (in Ioannem tract., 78)
 
1ª Cor 11:3 Pero quiero recordarles que la cabeza de todo varón es Cristo, y la cabeza de la mujer es el varón, y la cabeza de Cristo es Dios.
 
¿Que nos dice Pablo aquí en 1ª Cor 11:3?
 
Sin embargo, quiero que sepáis que la cabeza de todo hombre es Cristo; y la cabeza de la mujer es el hombre; y la cabeza de Cristo es Dios.
 
Si usted se siente mayor que su mujer por naturaleza, le reto a que valla con su esposa, le de una palmadita en la cabeza y le diga que es grato saber que ella es inferior que usted.
 
De la misma manera el Padre puede ser la cabeza del Hijo, pero eso no significa que no posea los mismos poderes y atributos divinos.
 
7. ¿Murió “Dios Hijo”? La Biblia dice el Hijo murió (Romanos 5:10). Si es así, ¿puede morir Dios? ¿Puede morir una parte de Dios?
 
Dios no puede morir, pero puesto que la segunda persona de la Trinidad asumió una naturaleza humana, Esa Persona experimenta la realidad de ambas naturalezas, por tanto es como hombre que Jesús experimento una muerte humana. El es una persona divina con una naturaleza divina y una humana, una persona con dos naturalezas. Por eso podemos decir, el Hijo de Dios nació en Belén, el Hijo de Dios murió en la cruz.
 
Si Jesús es solo una persona humana nada más, el que murió en la cruz fue un hombre nada mas, y la redención perdió toda su eficacia.
 
8) ¿Cómo puede haber un Hijo eterno cuando la Biblia habla del Hijo engendrado, indicando claramente que el Hijo tuvo un comienzo? (Juan 3:16; Hebreos 1:5-6).
 
¿Que entendemos por engendro?
 
(Del lat. ingenerāre).
 
1. tr. Procrear, propagar la propia especie.
2. tr. Causar, ocasionar, formar. U. t. c. prnl. (Diccionario de la Lengua Española)
 
Engendrar es simplemente propagar la especie, este término es un término humano, mas no por ello aplica a Dios bajo las mismas circunstancias.
 
Además (Jn 3:16) no habla de engendrar, sino “dar”
 
Jn 3:16 Porque tanto amó Dios al mundo que dio a su Hijo unigénito, para que todo el que crea en él no perezca, sino que tenga vida eterna
 
9) Si el Hijo es eterno y si Él existía cuando se hizo la creación, ¿Quién era su madre entonces? Sabemos que el Hijo nació de una mujer (Gálatas 4:4).
 
¿Se ha sabido de alguien que tenga dos nacimientos de dos madres distintas? Los mormones predican este error. No, Jesús no tubo una madre antes de venir al mundo, y Gálatas 4:4 hace referencia al hecho del nacimiento humano de Jesús en el tiempo.
 
10) ¿Renunció “Dios el Hijo” a su omnipresencia mientras que estuvo en la tierra? Si es así, ¿cómo podría El todavía ser Dios?
 
Como Dios no renuncio a ninguno de sus atributos, simplemente por un tiempo “se despojo” mas en ningún lugar dice que “renuncio a ellos”.
 
“Sino que se despojó de sí mismo tomando condición de siervo haciéndose semejante a los hombres y apareciendo en su porte como hombre” (Fil 2:7)
 
11. ¿Si el Hijo es eterno e inmutable (invariable), ¿cómo puede el reino del Hijo tener un fin? (1. Corintios 15:24-28).
 
Una cosa es su reino y otra cosa es la inmutabilidad del Hijo.
 
Además no dice que su reino tendrá fin, sino que se lo entregara al Padre:
1Co 15:24 Luego, el fin, cuando entregue a Dios Padre el Reino, después de haber destruido todo principado, dominación y potestad.
 
Porque en efecto, su Reino no tendrá fin; ( Cf. Mt 16:18; 28:20; Lc 1:32-33; Is 9:6,7; ; Daniel 7:14).
 
12) Si al responder a las preguntas 3 a 11 decimos que solo el hijo humano de Dios era limitado en conocimiento y en poder, y que El murió, entonces ¿cómo podemos hablar de “Dios el Hijo”? ¿Existen dos Hijos?
 
No existen dos Hijos, como no existen dos personas en Jesús, y la Biblia no menciona que existan dos Hijos.
 
13) ¿A quién adoramos y a quién oramos? Jesús dijo que debemos adorar al Padre (Juan 4:21-24), pero Esteban oró a Jesús (Hechos 7:59-60).
 
Lo cual prueba que ambos son dos personas distintas y ambos tienen el mismo poder, sino serian absurdos ambos textos. Por lo tanto, esto no presenta un problema trinitario, sino unitario.
 
14) ¿Puede haber más de tres personas en la Deidad? Ciertamente el Antiguo Testamento no enseña tres, pero enfatiza la Unicidad. Si el Nuevo Testamento agrega al mensaje del Antiguo Testamento y enseña tres personas, entonces ¿qué hay para evitar revelaciones subsiguientes de personas adicionales? De igual modo podríamos interpretar algunos versículos de la Escritura para significar seis personas adicionales (Apocalipsis 3: 1; 5:6).
 
La Escritura es coherente con lo que revela en el Antiguo Testamento como en el Nuevo. Seria desproporción si en efecto presupusiéramos mas de tres personas cuando solamente se mencionan tres personas coliguales y eternas; (Cf. Jn 1:16; 14:23; 15:26; 17:21; Mateo 28;19; Marcos1:10-11; Lc 1:35; 2ª Cor 13:13; 1ª Ped 1:2; Judas 20:21; Romanos 8:9-11; 15:30; Tito 3:4-6; 1ª Jn 4:13-15; Efesios 2:18; Hch 2:33; Ap 1:8;2:8; 21:6; 22:13)
 
Ap 3:1 Al ángel de la iglesia de Sardes escribe: Esto dice el que tiene los siete espíritus de Dios y las siete estrellas. Conozco tu conducta; tienes nombre como de quien vive, pero estás muerto.
 
Aquí nos habla de Uno que tiene; los siete “espíritus de Dios”, sabemos que el Espíritu Santo se le atribuyen siete dones.
 
Brotará del tronco de Jesé un retoño, y retoñará de sus raíces un vástago. Sobre quien reposará el espíritu de Yahveh, espíritu de sabiduría y de inteligencia, espíritu de consejo y de fortaleza, espíritu de entendimiento y de temor de Yahveh. Y pronunciará sus decretos en el temor de Yahve. Isa 11, 1-2. El texto es marcadamente mesiánico y su aplicación como dones que son dados a todos los cristianos.
 
Ap 5:6 Entonces vi, de pie, en medio del trono y de los cuatro Vivientes y de los Ancianos, un Cordero, como degollado; tenía siete cuernos y siete ojos, que son los siete espíritus de Dios, enviados a toda la tierra.
 
Aunque para algunos los cuatro vivientes son la representación de los cuatro Evangelistas, la interpretación más coherente y lógica ,es otra. Dado que éstos seres están al mismo tiempo en el centro del trono (donde está Dios) y alrededor del trono (donde están las criaturas), representan a Jesús, quien está al mismo tiempo en el centro del trono -porque es Dios- y alrededor del trono -porque es hombre. Adicionalmente, los cuatro seres vivos dirigen la Liturgia Celestial. Ellos simbolizan cuatro aspectos de Jesús: León, venció el León de la Tribu de David; Novillo –fue ofrecido en sacrificio; Hombre -Hijo del Hombre; Aguila –subió al Cielo. Esta interpretación es la de San Victorino y San Ambrosio. (Tomado de www.buenanueva.net)
 
15) ¿Hay tres Espíritus en el corazón de un Cristiano? El Padre, Jesús y el Espíritu, todos moran dentro de un cristiano (Juan 14:17, 23; Romanos 8:9; Efesios 3:14-17) Pero hay un solo Espíritu (I Corintios 12:13; Efesios 4:4).
 
En efecto, porque Dios es espíritu y las tres divinas personas son omnipresentes pueden de algún modo misteriosos morar en el corazón del cristiano, no como El mora en el cielo ciertamente. Esto mismo es otro punto a favor de la Trinidad, y que las Tres Personas puedan ser radicalmente distintas entre si, pero ocupar un espacio determinado como unidad:
 
El Espíritu:
 
Jn 14:17 el Espíritu de la verdad, a quien el mundo no puede recibir, porque no le ve ni le conoce. Pero vosotros le conocéis, porque mora con vosotros y estará en vosotros.
 
El Hijo:
 
Jn 14:18 No os dejaré huérfanos: volveré a vosotros.
 
El Padre y el Hijo:
 
Jn 14:23 Jesús le respondió: “Si alguno me ama, guardará mi palabra, y mi Padre le amará, y vendremos a él, y haremos morada en él.
 
El Espíritu:
 
Rom 8:9 Mas vosotros no vivís según la carne, sino según el espíritu, ya que el Espíritu de Dios habita en vosotros. El que no tiene el Espíritu de Cristo, no le pertenece;
 
Jesús y el Espíritu:
 
Ef 3:16 para que os conceda, por la riqueza de su gloria, fortaleceros interiormente, mediante la acción de su Espíritu;
 
Ef 3:17 que Cristo habite por la fe en vuestros corazones, para que, arraigados y cimentados en el amor,
 
Sin embargo hay un solo Espíritu (1ª Cor12:13; Efesios 4:4)
 
16) Hay un solo trono en el cielo (Apocalipsis 4:2). ¿Quien se sienta en él? Sabemos que Jesús se sienta allí (Apocalipsis 1:8; 18; 4:8. ¿Dónde se sientan el Padre y el Espíritu Santo?
 
No debemos perdernos por los antropomorfismos bíblicos, Dios es un espíritu puro e indefinible. Definir, es limitar, si decimos; El Hijo se sienta aquí, el Padre allá y el Espíritu a cuya, estamos limitando a Dios. Dios es infinito; es el círculo eterno cuyo centro está por todas partes y la circunferencia en ninguna parte, y estos textos hay que interpretarlos dentro del contexto de que Dios quiere transmitirnos una idea de su supremacía, y no es que Dios tenga piernas, ojos y manos.
 
17) Si Jesús se sienta en el trono, ¿como puede sentarse a la diestra de Dios? (Marcos 16:19). ¿Se sienta o se para a la diestra de Dios? (Hechos 7:55), o ¿está Él en el seno del Padre? (Juan 1:18).
 
Esto es igual que lo de más arriba. Si interpretáramos la Biblia de ese modo literalita, todo seria confuso, si esta en el seno del Padre como se puede sentar etc. Jesús esta donde el quiera estar, por eso es Dios, y si es Dios, esta en el seno del Padre eternamente.
 
18) ¿Está Jesús en la Deidad? o ¿está la Deidad en Jesús? Colosenses 2:9 dice que la Deidad está en Jesús.
 
La deidad esta en Jesús, porque Jesús es humano y divino.
 
19) A la luz de Mateo 28:19, ¿por qué siempre bautizaban los apóstoles tanto a los judíos como a los gentiles en el nombre de Jesús, aún cuando los bautizaban de nuevo? (Hechos 2:38; 8:16; 10:48; 19:5; 22:16; 1 Corintios 1:13).
 
Esto es irrelevante en la cuestion de la Trinidad.
 
20) ¿Quién levantó a Jesús de la muerte? ¿El Padre (Efesios 1:20)?, o ¿Jesús (Juan 2:19-21)?, O ¿el Espíritu (Romanos 8:11)?
 
Si aceptamos que ¿El Padre (Efesios 1:20) Jesús (Juan 2:19-21) O ¿el Espíritu (Romanos 8:11) tiene poder para levantar a Jesús, porque no aceptar que son distintos? ¿Y que imposibilita que no lo hayan hecho en conjunto? Por tanto no es un problema trinitario, sino unitario.
 
21) Si el Hijo y el Espíritu Santo son personas coiguales en la Deidad, ¿por qué no es perdonable la blasfemia contra el Espíritu Santo, pero sí es perdonable la blasfemia contra el Hijo? (Lucas 12:10).
 
Esto también muestra la pluralidad en la divinidad, lejos de plantear otro problema teológico contra la Trinidad.
 
Recordemos que Uno es el que redime, y Otro el que santifica. La blasfemia contra el Espíritu Santo es presumir y reivindicar el “derecho” de perseverar en el mal. Es un rechazo a al perdón y a la redención que Cristo ofrece por eso es imperdonable en su raíz, a diferencia de blasfemar contra el Hijo, es decir no creer a primera mano en El. La blasfemia contra el Espíritu Santo es la obstinación contra Dios llevada hasta el final. Es negarse deliberadamente a recibir la misericordia divina.
 
Nos dice el Catecismo de la Iglesia Católica en el # 1864:
 
No hay límites a la misericordia de Dios, pero quien se niega deliberadamente a acoger la misericordia de Dios, mediante el arrepentimiento, rechaza el perdón de sus pecados y la salvación ofrecida por el Espíritu Santo (Cf. DV 46). Semejante endurecimiento puede conducir a la condenación final y a la perdición eterna.
 
El pecado contra el Espíritu Santo consiste, pues, en la negación de parte de la persona, a aceptar la salvación y el perdón dados por Dios. Cuando el corazón de una persona se obstina de tal manera que no acepta que necesita arrepentirse de sus pecados y se resiste a esta gracia, comete el pecado contra el Espíritu Santo el cual puede llevarlo al infierno. ¿Por qué? No porque la Iglesia y el Señor no puedan perdonarle, todo lo contrario, sino mas bien porque la persona misma, voluntariamente ha rechazado este perdón y salvación dadas por Dios. (tomado de corazones.org)
 
22) Si el Espíritu Santo es un miembro coigual de la trinidad, ¿por qué siempre habla la Biblia de Él como enviado del Padre o de Jesús? (Juan 14:26; 15:26).
 
Eso no es ninguna escusa para que no sea divino. El que el Padre, el Hijo, y el Espíritu tengan roles diferentes en el plan de salvación no los hace menos iguales porque la Biblia dice que el Padre envía al Hijo y el Hijo y el Padre al Espíritu, es simplemente la coordinación y cooperación perfecta de las Tres personas divinas.
 
23) ¿Sabe el Padre algo que el Espíritu Santo no sabe? Si así es, ¿cómo pueden ellos ser coiguales? Solo el Padre sabe el día y la hora de la segunda venida de Cristo (Marcos 13:32).
 
Ya se respondió en el Num 4.
 
24) Hizo la trinidad el Antiguo y el Nuevo pacto? Sabemos que Jehová lo hizo (Jeremías 31:31-34; Hebreos 8:7-13). Si Jehová es una trinidad, entonces el Padre, el Hijo y el Espíritu todos tuvieron que morir para hacer eficaz el nuevo pacto (Hebreos 9:16,17).
 
No precisamente, el que el la Trinidad haya estado involucrada en el primer Pacto, no implica que deban estar sujetas a obrar de la misma manera en el Segundo.
 
25) Si el Espíritu procede del Padre, ¿es el Espíritu también un hijo del Padre?. Si no, ¿por qué no?
 
No, porque una procesión es por es por generación Padre/Hijo, y la segunda por aspiración; Padre/Hijo/Espiritu Santo.
 
26) Si el Espíritu procede del Hijo, ¿es el Espíritu el nieto del Padre?. Si no, ¿por qué no?
 
Fuera nieto si se le pudiera atribuir una esposa tambien al Hijo al “modus humanus”. El Espíritu como se dijo, no procede como filiación, sino por aspiración de amor del Padre por el Hijo y viceversa.

Los Primeros Cristianos y los Evangelios

Los Primeros Cristianos y los Evangelios

En la tradición cristiana existen también textos primitivos, de autores de gran importancia, que no fueron rechazados y se usaron para la enseñanza. Sin embargo no entraron en el canon y son poco conocidos. Muchos de ellos nos muestran interesantes datos sobre el cristianismo primitivo, sus celebraciones, sus creencias y enseñanzas, y no por ello se los integró al canon de la Biblia, ni tampoco se los escondió en ningún lado (Didakhé o Enseñanza de los Apóstoles, Pastor de Hermas, Carta de Bernabé, 1ª Clemente (96 d.C), etc.)

Si leemos a un gran escritor sirio de la antigüedad como Taciano (110 -?), quien en el siglo II escribió el Diatessaron[2] (una vida de Jesús que mezcla los evangelios que conocía), constataremos al leerlo, que sus únicas fuentes son los cuatro evangelios que hoy llamamos canónicos y algunos escritos no canónicos de origen judeocristiano. En sus escritos, la humanidad y divinidad de Cristo, así como su mensaje, están tal cual los conocemos por la tradición cristiana. Y eso que Taciano fue excomulgado por hereje por pasarse al gnosticismo de los marcionitas, llegando a liderar una secta conocida como encratitas.
Siendo el Diatessaron la historia más antigua que se conoce sobre Jesús y de un autor no ortodoxo, está apoyada fundamentalmente en los Evangelios auténticamente apostólicos de Mateo, Marcos, Lucas y Juan.

Es importante resaltar, contra nuestra curiosidad por el género biográfico, que los evangelistas no quisieron escribir una biografía de Jesús, no fue ésta su intención. Ellos entregaban a sus comunidades la verdad del acontecimiento Jesucristo como fundamento de su fe, el testimonio de lo vivido y la enseñanza concerniente a la salvación. Su objetivo no fue hacer un documental, sino testimoniar y transmitir lo recibido fielmente. Como acertadamente escribe Jesús Álvarez M: «La fe de los evangelistas no inventa los hechos. Les busca el sentido y los interpreta. La misma fe les obligaba a la más estricta fidelidad a los hechos. Incluso llegaron a morir por ella».
Con razón decía Pascal: «Creo de buen grado las historias de cuyos testigos se dejan degollar».

Conclusión: La iglesia no ocultó ningún evangelio, simplemente descartó desde sus orígenes aquellos escritos que no tenían origen apostólico y cuyas historias fantásticas contrastaban con los textos más antiguos. Los verdaderos evangelios para el cristianismo son los que encontramos en la Biblia (Marcos, Mateo, Lucas y Juan), son los más antiguos y no fueron modificados.

Qué dice la Biblia sobre sí misma

 
  • La LEY fue considerada en Israel siempre como Palabra de Dios:

    • En el Sinaí, el “decálogo” expresa, no las palabras de Moisés, sino “las palabras del Señor” (cf. Ex 24,3)
    • Nehemías 8: cuando Esdras lee “el libro de la Ley de Moisés”, el pueblo tiene conciencia de estar “delante del Señor”, no simplemente “delante de un libro”.
    • Salmo 119: salmo de meditación de “la Ley”, entendida como “Palabra de Dios”. El salmista dialoga con Dios, no con simples palabras.
  • Los PROFETAS son vistos como portavoces de Dios. No escuchar al profeta es como no escuchar a Dios.
  • Entre los ESCRITOS destacan los libros sapienciales. En ellos, la “sabiduría” es asimilada a la misma “Ley de Dios” (cf. Sirácida 24,22) y a la palabra profética (Sirácida 24,31).
 
CITAS DEL ANTIGUO TESTAMENTO EN EL NUEVO TESTAMENTO
  • Reconociendo su divinidad: Cuando Jesús o los escritos apostólicos del Nuevo Testamento citan el Antiguo Testamento, lo introducen con las fórmulas “Está escrito”, o “dice la Escritura” (150 veces en todo el Nuevo Testamento).
  • Reconociendo su humanidad: a veces se menciona el autor humano, por medio del cual ha hablado Dios: “David dice en el Espíritu Santo” (Mc 12,36-37, citando Sal 110); “lo que había dicho el Señor por el profeta” (Mt 1,22, citando Is 7,14).
 
ALGUNOS TEXTOS PARTICULARES
  • 2 Timoteo 3,16: “Toda la Escritura está inspirada por Dios  (=”theopneustos”) y es útil para enseñar”. En este texto aparece la palabra “inspirada por Dios” (“theopneustos”), de donde derivará el término técnico “inspiración”.
  • 2 Pedro 1,20-21: “Hombres movidos por el Espíritu Santo han hablado de parte de Dios”.
  • 2 Pedro 3,15-16: Ya existe en ese momento (finales del s. I o principios del s. II) una colección de cartas de Pablo, colocada en el mismo plano de “las otras Escrituras”.
 
  • Se recurren a DIVERSAS COMPARACIONES para explicar que Dios es “autor” de la Escritura, pero también el hombre es “verdadero autor”:

    • El dictado, cuyo sentido abarca desde el “dictado” puro y duro, hasta la simple orden o la sugerencia. Subraya el carácter principal de la acción divina, pero reduce el papel del autor humano.
    • La carta-mensaje. Se considera “mensajero” desde al simple “cartero”, hasta al “pregonero” o incluso el “embajador”.
    • El autor. Esta comparación surge en la polémica con los maniqueístas, que negaban que el Antiguo Testamento fuera en realidad Palabra de Dios. Los Padres de la Iglesia afirman que Dios es el “autor de los dos testamentos”. La palabra “autor” referida a Dios pasará a la Tradición.
  • La VENTAJA de estas comparaciones está en subrayar el carácter del autor humano en cuanto colaborador de Dios.
  • La DESVENTAJA de estas comparaciones está en reducir la función del autor humano a algo puramente pasivo.
 
  • Estudiamos sobre todo la TEORÍA PSICOLÓGICA O TOMISTA, defendida por Santo Tomás de Aquino, y más tarde recogida por León XIII (Encíclica “Providentissimus Deus” 1893) y por Lagrange y Benoit.
 
  • TESIS PRINCIPAL: Dios es el autor principal de la Sagrada Escritura, mientras que el hombre es el autor instrumental.
CAUSA PRINCIPAL Y CAUSA INSTRUMENTAL
  • Causa principal: obra por propia virtud.
  • Causa instrumental: obra en virtud de la “causa principal”.
Por ejemplo, en un cuadro, el pintor es “causa principal”, y el pincel es “causa instrumental”.
 
  • La obra final es resultado de las dos, aunque cada una actúe de forma distinta: la “causa principal” por su propia virtud; la “causa instrumental”, en virtud de la “causa principal”.
  • Se puede distinguir las “huellas” dejadas por las dos (Por ejemplo, se pueden distinguir las “huellas” dejadas tanto por la destreza del autor -causa principal- como por la calidad del pincel -causa instrumental-).
LA INSPIRACIÓN
  • La inspiración consiste en el hecho de que Dios como causa principal mueve sobrenaturalmente al hombre como causa instrumental para concebir el libro, querer ese libro y escribirlo de hecho.
  • Para escribir el libro bíblico, el autor humano procede exactamente igual que cualquier otro escritor: busca, imagina, indaga, ordena materiales, piensa, escribe… 
  • El Espíritu Santo NO ANULA NI SUSTITUYE está acción del autor humano, que conserva la plenitud de facultades. El autor humano no cae en una especie de “éxtasis”, perdiendo su conciencia, a la hora de escribir. No es un “muñeco” en manos de Dios.
  • La acción del Espíritu Santo se dirige a “elevar” las potencias naturales al orden sobrenatural de tal forma que el resultado de la obra escrita sea también toda de Dios.
  • ¿Cuáles son las “potencias naturales” del autor humano que son “elevadas” por el Espíritu Santo? La escolástica habla de la inteligencia, la voluntad y la sensibilidad artística, de acuerdo con el esquema psicológico propio del tomismo. De tal forma que:

    • Ilumina la inteligencia.
    • Mueve la voluntad.
    • Asiste la sensibilidad artística.
 
TRENTO
 
CONCILIO VATICANO I
  • Repite la doctrina de Trento.
  • Precisa la naturaleza de la inspiración, rechazando dos opiniones equivocadas:

    • La aprobación subsecuente: como si un libro pudiera considerarse inspirado sólo en virtud de una aprobación por parte de la Iglesia después de su composición.
    • La asistencia negativa: como si la inspiración se redujera únicamente a una asistencia negativa del Espíritu Santo sobre esos escritos para preservarlos del error.
 
CONCILIO VATICANO II
  • No aparece:

  • Sí aparece:

    • Que Dios es “autor de la Escritura”, afirmando al mismo tiempo que los hagiógrafos son “verdaderos autores
    • Los hagiógrafos son instrumentos de Dios, pero conservando sus propias facultades (“en posesión de sus fuerzas y facultades”)
 
 
 
  • No es un dictado, que deje al autor humano convertido en un “muñeco”.
  • El autor humano no está desvinculado de su tiempo, como si tuviera un diálogo solitario con Dios atemporal.
  • En la Biblia no hay fragmentos que sean sólo de Dios y otros que sean sólo del hombre. En la Biblia todo es obra de Dios y todo es obra del hombre.
 
  • La Biblia es una obra literaria, y como toda obra literaria es un momento creativo, tanto en su intuición como en su expresión. Todo este proceso se produce bajo la acción del Espíritu Santo

Conoce tu fe Católica

San Ireneo fue el primero en usar la palabra Decálogo para referirse a las diez palabras (Ex 34,28; Dt 4,10; 19,4) que significan el texto de la alianza promulgado en el Sinaí y escritos en dos redacciones: Ex 20,2-17 y Dt 5,6-21). Las dos principales diferencias entre ambas son la distinta motivación para vivir el sábado (Ex 20,8-11 y Dt 5,12-15) así como el modo de dividir los mandamientos que prohíben los deseos ilícitos (Ex 20,17 y Dt 5,21). En efecto, si miramos la redacción Deuteronomista que diferencia el deseo de una mujeor al deseo de cosas y propiedades y siguiendo la lógica interna que hace a las dos prohibiciones de adulterio y robo corresponder la prohibición de los dos deseos correlativos, tan diferentes en sí mismos, los católicos siguiendo a san Agustín agrupamos en un solo mandamiento la prohibición de tener otros dioses y la prohibición de hacer imágenes…

Ver la entrada original 72 palabras más

refutacion de sola escritura

historia de la iglesia

La Oracion mas antigua para nuestra excelsa Madre

recogemos este texto sobre una de las primeras oraciones dirigidas a la Virgen por los primeros cristianos.

EN UN PAPIRO EGIPCIO

 

Edgar Lobel, experto en papirología de laUniversidad de Oxford,  dedicó su vida al estudio de los papiros encontrados en Egipto. Como es conocido, el clima extremadamente seco de la mayor parte de Egipto ha hecho que se conserven multitud de fragmentos de papiros antiquísimos, con textos de hace milenios, en griego y en copto. Muchos de estos textos se habían perdido. En otros casos, los papiros sirven para confirmar la antigüedad de textos que sí que se habían conservado a través de sucesivas copias o traducciones.

Uno de estos papiros, descubierto en las proximidades de la antigua ciudad egipcia deOxirrinco, contenía una oración a la Virgen. Y no cualquier oración, sino una plegaria que continuamos rezando hoy en día, la oración Sub tuum praesidium. La versión latina es:

Sub tuum praesidium
confugimus,
Sancta Dei Genitrix.
Nostras deprecationes ne despicias
in necessitatibus nostris,
sed a periculis cunctis
libera nos semper,
Virgo gloriosa et benedicta.

La versión castellana, es muy conocida:

Bajo tu amparo nos acogemos,
santa Madre de Dios;
no deseches las súplicas
que te dirigimos en nuestras necesidades,
antes bien, líbranos de todo peligro,
¡oh siempre Virgen, gloriosa y bendita!

Y la versión en griego clásico, que es precisamente la que se encontró en el papiro. Basta fijarse con detenimiento en la foto del papiro para reconocer las palabras griegas originales:

Ὑπὸ τὴν σὴν εὐσπλαγχνίαν,
καταφεύγομεν, Θεοτόκε.
Τὰς ἡμῶν ἱκεσίας,
μὴ παρίδῃς ἐν περιστάσει,
ἀλλ᾽ ἐκ κινδύνων λύτρωσαι ἡμᾶς,
μόνη Ἁγνή, μόνη εὐλογημένη.

Cabe destacar la presencia del términoTheotokos (en este caso, Theotoke, en vocativo), es decir, “Madre de Dios”. Dos siglos después, en el Concilio de Éfeso, se reconoció de forma  solemne que este título era adecuado para la Virgen María, contra el parecer de Nestorio. Es decir, en Éfeso, la Tradición de la Iglesia fue defendida contra los que preferían sus propios razonamientos a la enseñanza de siempre de la Iglesia.

Resulta impresionante rezar esta oración, sabiendo que los cristianos la rezaban ya, por lo menos, en el año 250 d.C., que es la fecha en la que Edgar Lobel dató el papiro en el que se encontraba. Nosotros no la hemos recibido de los arqueólogos, sino de latradición de la Iglesia, a través del latín en el caso de la Iglesia Latina o del griego y el eslavonio antiguo en Oriente. Resulta agradable, sin embargo, que la arqueología nos muestre una vez más que la tradición no es algo inventado, sino que verdaderamente nos transmite la herencia que los primeros cristianos recibieron de Cristo y de los Apóstoles.

THEOTOKOS, LA MADRE DE DIOS

La oración Sub tuum praesidium es un testimonio entrañable, probablemente el más antiguo y el más importante en torno a la devoción a Santa María. Se trata de untropario (himno bizantino) que llega hasta nosotros lleno de juventud. Es quizás el texto más antiguo en que se llama Theotokos a la Virgen, e indiscutiblemente es la primera vez que este término aparece en un contexto oracional e invocativo.

G. Giamberardini, especialista en el cristianismo primitivo egipcio,  en un documentado estudio ha mostrado la presencia del tropario en los más diversos ritos y las diversas variantes que encuentra, incluso en la liturgia latina. La universalidad de esta antífona hace pensar que ya a mediados del siglo III era usual invocar a Santa María como Theotokos, y que los teólogos, como Orígenes, comenzaron a prestarle atención, precisamente por la importancia que iba adquiriendo en la piedad popular. Simultáneamente esta invocación habría sido introducida en la liturgia.

En el rito romano, su presencia está ya testimoniada en el Liber Responsalis, atribuido a San Gregorio Magno y es copiado en el siglo IX en la siguiente forma: “Sub tuum praesidium confugimus, Sancta Dei Genitrix”. Algunos manuscritos de los siglos X y XI, presentan unas deliciosas variantes de esta oración, manteniendo intacta la expresión Santa Dei Genitrix, en estricta fidelidad a la Theotokos del texto griego.

Se trata de traducciones fidelísimas del texto griego, tal y como aparece en el rito bizantino, en el que se utiliza la palabra griega eysplagknían, para referirse a las entrañas misericordiosas de la Madre de Dios. La consideración de la inmensa capacidad de las entrañas maternales de la Madre de Dios está en la base de la piedad popular que tanta importancia dio al título Theotokos para designar a la Madre de Jesús. Y quizás como lo más importante sea el hecho de que el testimonio del Sub tuum praesidium levanta la sospecha de que el título Theotokos se origina a mediados del siglo III en la piedad popular como invocación a las entrañas maternales de Aquella que llevó en su seno a Dios. Esta vez, quizás, la piedad popular fue por delante de la Teología. Al menos, es muy verosimil que así fuese.

Los fieles que, con sencillez, rezan esta oración a la Sancta Dei Genitrix, laTheotokos, la Madre de Dios,  porque la han recibido de manos de la Iglesia, son los que están más cerca de lo que transmitieron los primeros cristianos y, por lo tanto, más cerca de Cristo.

La versión latina esta oración ha sido inmortalizada en la música especialmente por Antonio Salieri y Wolfgang Amadeus Mozart.

 

FUENTES:

Lucas F. Mateo-Seco,  La devoción mariana en la primitiva Iglesia

Bruno Moreno Ramos, InfoCatólica

Cfr G. Giamberardini, Il “Sub tuum praesidium” e il titolo Theotokos nella tradizione egiziana, en “Marianum” 31 (1969) 350-351; A.M. Malo, La plus ancienne prière à notre Dame, en De primordis cultus mariani, cit., t. 2, 475-485.