Archivo de la categoría: JESUS Y LA IGLESIA

¿ES LA IGLESIA CATÓLICA LA RAMERA DE BABILONIA?

¿Es la Iglesia Católica la Ramera de Babilonia?

Muchas veces he escuchado de protestantes fundamentalistas la afirmación de que la Iglesia es La Gran Ramera de Babilonia de la que habla la Biblia en el capítulo 17 del apocalipsis. “La Biblia lo dice muy claro” me comentan.

Por: José Miguel Arráiz | Fuente: ApologeticaCatolica.org

En esta ocasión he querido hacer un breve resumen de las razones que dan para justificar su interpretación, y las respuestas que han dado los apologistas católicos.

¿De donde surgieron estas interpretaciones?

A lo largo de la historia esta interpretación ha sido adoptada por diferentes grupos heréticos en su rechazo a la Iglesia Católica. Entre ellos tenemos a los albigenses (herejes gnósticos de tendencias maniqueas) , y posteriormente los reformadores protestantes (Lutero, Calvino, Tyndale, Knox, etc.). Con esos antecedentes, no es de extrañar que haya sido adoptada por numeros grupos fundamentalistas hoy día.

¿Quienes son los exponentes de esta interpretación hoy día?

Debido a su gran número no los podré comentar todos, pero se podría decir que entre varios de los autores más leídos están:

A Woman Rides the Beast, por Dave Hunt (Traducido al español como “Una mujer cabalga la bestia”)

The Two Babylons, por Alexander Hislop (Las dos Babilonias)

Babilonia Misterio Religioso, por Ralph Woodrow

Nota: Ralph Woodrow se retractó de este libro y publicó otro (¿La conexión Babilonia?) rechazando sus argumentos previos. Actualmente Woodrow sigue siendo protestante e inclusive anticatólico, pero ha tenido la suficiente honestidad para retractarse de los disparates que había escrito.

Argumentos basados en razonamientos falaces

Para poder comprender la falla de raíz de estos argumentos, hay que conocer un poco las falacias a las que recurren para establecer sus silogismos. Para ilustrar esto voy a citar un ejemplo que pone Greg Oatis en su artículo “El Paganismo de la Iglesia Católica”, en el que, se usan los mismísimos métodos “deductivos” para “demostrar” una teoría descabellada: que una determinada cadena de restaurantes de comida rápida tiene sus orígenes en Babilonia. Citamos:

“Los arcos dorados” son conocidos en todo el mundo como el símbolo identificativo de McDonald’s. Sin embargo, debemos señalar que el arco fue usado habitualmente por los antiguos babilonios en sus puertas y palacios. De hecho, en pinturas realizadas por los babilonios, ¡vemos que sus reyes son representados en marcos con forma de arco! También sabemos que Nabucodonosor, rey babilónico, ordenó a sus súbditos que adoraran una imagen de oro (Daniel 3, 5-10). Y Babilonia era conocida en el mundo antiguo como “la ciudad dorada”. Finalmente, nótese que la primera letra de McDonald’s, la M, es la decimotercer letra del alfabeto (inglés), un número reconocido como poseedor de un poder místico y que trae mala suerte. ¿Puede ser eso una simple coincidencia? Incluso, ¿a qué señala la M además de a McDonald’s? Claramente a Moloc, el dios pagano del fuego adorado en Babilonia. ¿Y qué se utiliza para calentar la comida en un McDonald’s moderno? La electricidad, ¡que muchos asociarían con una forma controlada de fuego! Por tanto, ¿quién puede dudar que la cadena de restaurantes de McDonald’s, conocida por sus arcos dorados, es en realidad un culto mistérico relacionado con el dios de fuego adorado por la antigua realeza babilónica?

Si yo le diera a cualquier persona los razonamientos anteriores para probar que McDonald’s es un culto secreto “pagano” seguramente terminará riéndose de mi. Lo curioso es que en esencia, las mismas falacias (exageradas por su puesto) utilizadas en ese ejemplo, son utilizadas por fundamentalistas para probar sus argumentos (analogía , non sequitir, etc.).

Ralph Woodrow en su retractación escribe:

¡Coja bastantes tribus, bastantes cuentos, bastante tiempo, brinque de un tiempo a otro, de un país a otro, seleccione y elija semejanzas – y el porque cualquier cosa se podría “probar”!

Así, no es difícil buscar en alguna cultura antigua alguna diosa pagana con un bebe en brazos, buscar una foto parecida de la Virgen María cargando a Jesús, para luego colocarlo como “prueba” de que la veneración de María proviene realmente de un culto antiguo a una diosa pagana. Lo mismo puedo hacer con casi cualquier creencia, práctica, cultura hoy, inventarme un paralelo basándome en similitudes casuales y asumir procedencia sin la más mínima prueba ni seriedad histórica, y no faltarán quienes crean que es una investigación seria y documentada, y hasta nos envíen cartas de felicitación…y si no lo cree, pregúntenle a Dawn Brown, ha hecho millones de esa manera.

Algunos ejemplos de como con esta forma de sacar conclusiones se puede paganizar hasta a la misma Escritura:

Ejemplo 1:

Según algunos estudiosos y eruditos Moisés nunca existió, sino que es la réplica de una leyenda réplica de la historia del gobernante de los sumerios Sargón de Akkad (2334-2279 a.C.), el cual fue depositado en una canasta de juncos y abandonado en las aguas del Eufrates hasta que fue rescatado por un aguador que le adoptó y crió. Actualmente en un estudio realizado sobre los lenguajes originales de ambas historias se ha descubierto que en la historia de Moisés hay palabras que no pudieron venir de la leyenda Babilónica, aún así muchos creen que la historia de Moisés es un “reencauchado babilónico”.

Ejemplo 2:

Algunos historiadores piensan que la narración de la Biblia del diluvio es un plagio de una leyenda sumeria mucho más antigua, conocida como el «Ciclo de Ziusudra». En esa leyenda los dioses deciden destruir a la humanidad a causa de las muchas culpas cometidas por ésta. Sin embargo, el dios Enki advierte de esto al rey Ziusudra de Shuruppak, y le ordena construir una nave para que pueda salvarse con su familia, junto con animales y plantas de todas clases.

El diluvio se produjo dice la leyenda, y después de siete días y siete noches, cesó y Ziusudra pudo salir de la barca.

Ejemplo 3:

Lo mismo se puede decir de la historia de Esaú y Jacob, donde una historia similar, donde Acrisio (hijo de Abante, rey de Argos, y de Aglaye. Padre de Dánae) y su hermano gemelo Preto luchaban entre sí cuando aún estaban en el vientre de su madre. Ya adultos, se disputaron el trono y, habiendo vencido Acrisio, Preto fue expulsado del reino, pero volvió con un ejército y obligó a su hermano a dividir la Argólide: Argos y sus alrededores serían para Acrisio, mientras Preto se quedaba con Tirinte, Midea y la zona costera. Casó con Eurídice, hija de Lacedemón, y tuvo una hija, Dánae. Habiendo sabido por un oráculo que el hijo de Dánae causaría su muerte y como quiera que las precauciones tomadas para impedir la maternidad de la muchacha resultaron infructuosas, ya que esta fue fecundada por Zeus, la arrojó al mar en un arca junto con el recién nacido Perseo, pero ambos se salvaron. Años después, Perseo quiso ver a su abuelo, quien, al saberlo, huyó a Larisa, ciudad de Tesalia muy alejada de Argos; sin embargo, el rey de Larisa, Teutámides, organizó por entonces unos juegos a los que acudió Perseo. Acrisio estaba allí como espectador, y el disco lanzado por su nieto, desviado fatalmente por el viento, le dio en la cabeza y lo hirió de muerte, cumpliéndose así el oráculo. La fábula de Preto y Acrisio corresponde al tema mitológico de los mellizos rivales, y en el detalle de la disputa dentro del seno materno coincide con la historia de Esaú y Jacob referida en el Génesis.

Siguiendo esa línea de pensamiento, ¿por qué no decir entonces que la creencia en la resurrección de Cristo salió del paganismo que enseñaba que Osiris y Dionisos, dioses de la fertilidad morían y resucitaban?. ¿Por qué no decir que el título de Cristo de Rey de Reyes proviene también del paganismo ya que Nabucodonosor es llamado Rey de reyes en Daniel 2,37? ¿Por qué no decir que el bautismo también tiene origen pagano?. Después de todo el bautismo fue antes un rito religioso pagano practicado entre los pueblos de la antigüedad y eran comunes a muchas religiones antiguas, como los ritos eléusicos o el hinduismo y el budismo. Los romanos del tiempo de Cristo se interesaron en las religiones místicas de Egipto y Babilonia en algunas de las cuales se practicaba el bautismo como ritual. Por ejemplo en los ritos de iniciación del culto de Isis, el iniciado confesaba sus pecados delante de otros devotos y era luego bautizado en la creencia que el baño ritual lo purificaba de sus faltas y lo enrolaba en las filas de la diosa salvadora.

¿Cuales son en resumen las razones que dichas obras plantean para acusar a la Iglesia Católica de ser la ramera?

Por cuestión de espacio trataré solo un resumen de los principales argumentos que esas obras plantean.

1.- La Ramera es descrita como una gran ciudad o un imperio poderoso. Una gran ciudad que se sienta sobre siete colinas

“Y la mujer que has visto es la Gran Ciudad, la que tiene la soberanía sobre los reyes de la tierra. Apocalipsis 17,18

Y aquí asumen que se refiere a Roma, más específicamente a la Iglesia Católica Romana.

“Aquí es donde se requiere inteligencia, tener sabiduría. Las siete cabezas son siete colinas sobre las que se asienta la mujer. «Son también siete reyes” Apocalipsis 17,9

Aquí objetan que Roma se encuentra asentada sobre siete colinas (Quirinal, Viminal, Capitolino, Esquilino, Palatino, Celio, Aventino) al igual que la Ramera (incluso recientemente un protestante me decía “era demasiada casualidad” que ambas estuvieran sobre siete colinas)

Pero si los textos bíblicos se refieren a la Ramera como una Ciudad, y no como una Iglesia el argumento comienza a verse flaco. Ahora, un fundamentalista dirá “¡El Vaticano es una ciudad!”,pues bien, sin discutir de momento la diferencia entre una Ciudad y una institución con sede en una ciudad, lo cierto es que el Vaticano no se asienta sobre siete colinas (a diferencia de la antigua Roma pagana), ya que está situada al oeste del Tíber, mientras que las siete colinas de la Roma antigua estaban al este. Así, si el argumento es que es la Iglesia Católica, porque el Vaticano es una ciudad, y se asienta sobre siete colinas, este argumento falla.

Adicionalmente a esto, hay que hacer notar que no solo la antigua ciudad de Roma estaba asentada sobre siete colinas, sino también Jerusalén, las cuales eran (Escopus, Nob, Monte de la Destrucción, Monte Sión, la colina situada al suroeste también llamada de este monte Sión, Monte Ofel y la Roca). Sería entonces más coherente asumir que los textos bíblicos se refieren o a la Roma Pagana o a Jerusalén, dado que eran grandes ciudades situadas sobre siete colinas. (Y todo eso asumiendo que el término montañas se deba interpretar literalmente)

2.- Derrama la sangre de los santos y profetas

“y en ella fue hallada la sangre de los profetas y de los santos y de todos los degollados de la tierra” Apocalipsis 18,24.

“Y vi que la mujer se embriagaba con la sangre de los santos y con la sangre de los mártires de Jesús. Y me asombré grandemente al verla” Apocalipsis 17,6

Pero si la Ramera se embriagaba con la sangre de los mártires y profetas, allí hay otro problema con las tesis protestantes, porque es el mismo Cristo quien identifica a la ciudad de Jerusalén como la que mata a los profetas. Compárece:

“«¡Jerusalén, Jerusalén!, la que mata a los profetas y apedrea a los que le son enviados. ¡Cuántas veces he querido reunir a tus hijos, como una gallina su nidada bajo las alas, y no habéis querido!”Lucas 13,34

Cristo también habló de que no convenía que un profeta muriera fuera de Jerusalén.

“Pero conviene que hoy y mañana y pasado siga adelante, porque no cabe que un profeta perezca fuera de Jerusalén.” Lucas 13,33

Es el mismo libro del apocalipsis el que menciona claramente que la Gran Ciudad (La Ramera) es aquella donde Jesús fue crucificado (Jerusalén):

“Y sus cadáveres, en la plaza de la Gran Ciudad, que simbólicamente se llama Sodoma o Egipto, allí donde también su Señor fue crucificado.” Apocalipsis 11,8

Sin embargo, prefieren ignorar cualquier exégesis bíblica seria, y basarse en sus prejuicios creyendo “santos y profetas” a quienes sufrieron persecución religiosa durante la inquisición. Sin embargo, respecto a estos supuestos santos debo decir que casi ninguna comunidad eclesial protestante se identifican hoy con sus doctrinas. De hecho, los mismos países protestantes no hubieran dudado en juzgarles en sus propias inquisiciones, lo cual en muchos casos hicieron, como fue el caso de Servet, quemado en la hoguera por los calvinistas, o los anabaptistas y arminianos, perseguidos por luteranos y calvinistas. ¿Será que consideran a los albigenses, unitarios, sabelianos o nestorianos como santos?.

El hecho de que alguien sufra persecución religiosa independiente de las ideas que profese no le hace santo y mucho menos profeta. Yo podría volverme hoy hereje hasta la médula de los huesos, ser perseguido por mi fe y ser injustamente condenado a muerte, pero eso no me haría ni ortodoxo, ni santo, ni profeta. Y si así piensan la misma persecución la sufrieron los católicos en países protestantes y no por eso ellos se consideran a sí mismos como la “ramera”.

3.- Comete abominaciones y fornica con los reyes de la tierra

con ella fornicaron los reyes de la tierra, y los habitantes de la tierra se embriagaron con el vino de su prostitución.” Apocalipsis 17,2

Colocan ejemplos de como el Vaticano a lo largo de la historia ha mantenido relaciones con las distintas potencias mundiales, pero eso no tiene nada de malo. Los presidentes de los países desarrollados hoy día suelen pedir consejo no solo a la Iglesia Católica, sino a líderes protestantes preeminentes, y no por eso están “fornicando con ellos”. El texto del apocalipsis no se refiere a eso, sino a las abominaciones que continuamente cometía la Jerusalén apostata con los pueblos paganos.

“Hijo de hombre, haz saber a Jerusalén sus abominaciones” Ezequiel 16,2

“Así dice el Señor Yahveh: Por haber prodigado tu bronce y descubierto tu desnudez en tus prostituciones con tus amantes y con todas tus abominables basuras, por la sangre de tus hijos que les has dado, por esto he aquí que yo voy a reunir a todos los amantes a quienes complaciste, a todos los que amaste y también a los que aborreciste; los voy a congregar de todas partes contra ti, y descubriré tu desnudez delante de ellos, para que vean toda tu desnudez” Ezequiel 16,36-37

“…te entregaré en sus manos, ellos arrasarán tu prostíbulo y demolerán tus alturas, te despojarán de tus vestidos, te arrancarán tus joyas y te dejarán completamente desnuda” Ezequiel 16,39

te construiste un prostíbulo, te hiciste una altura en todas las plazas” Ezequiel 16,24

Te prostituiste a los egipcios…” Ezequiel 16,26

“Luego, multiplicaste tus prostituciones en el país de los mercaderes, en Caldea…”Ezequiel 16,29

“¡Oh, qué débil era tu corazón – oráculo del Señor Yahveh – para cometer todas estas acciones, dignas de una prostituta descarada!” Ezequiel 16,30

Pues bien, prostituta, escucha la palabra de Yahveh. Así dice el Señor Yahveh: Por haber prodigado tu bronce y descubierto tu desnudez en tus prostituciones con tus amantes y con todas tus abominables basuras, por la sangre de tus hijos que les has dado, por esto he aquí que yo voy a reunir a todos los amantes a quienes complaciste, a todos los que amaste y también a los que aborreciste; los voy a congregar de todas partes contra ti, y descubriré tu desnudez delante de ellos, para que vean toda tu desnudez. Voy a aplicarte el castigo de las mujeres adúlteras y de las que derraman sangre: te entregaré al furor y a los celos, te entregaré en sus manos, ellos arrasarán tu prostíbulo y demolerán tus alturas, te despojarán de tus vestidos, te arrancarán tus joyas y te dejarán completamente desnuda. Ezequiel 16,35

Es Dios mismo quien reclama e identifica a Jerusalén como la que se ha prostituido con los reyes de la tierra y de cometido abominaciones.

4.- Está vestida de púrpura y escarlata

“¡Ay, ay, la Gran Ciudad, vestida de lino, púrpura y escarlata, resplandeciente de oro, piedras preciosas y perlas” Apocalipsis 18,16

Aquí no pueden faltar fotos escogidas de sacerdotes y obispos con vestiduras púrpura y escarlata. Lo cierto es que los sacerdotes no visten “púrpura y escarlata”, sino que de acuerdo al ciclo litúrgico los colores de sus vestiduras cambian. Una breve descripción del significado de estos colores:

Colores en la liturgia de la Iglesia

– el VERDE: simboliza la esperanza. Para los pueblos antiguos, el verde era la primavera, la vegetación, el renacimiento, la esperanza de una cosecha abundante. La palabra “verde” proviene de la palabra latina “viride”, que significa “fresco”, “lozano” o “floreciente”. Este color se utiliza en la liturgia en el “tiempo ordinario”, que son los días en que no se celebra ninguna fiesta especial.

– el BLANCO: simboliza la pureza y la alegría. El blanco se utiliza en el tiempo de Navidad y Pascua y para las fiestas de la Ascensión de Jesús al cielo y la Epifanía, en definitiva, los eventos que no conmemoran la pasión y muerte de Cristo. También se utiliza en las festividades de la Virgen María, de los ángeles y de los santos que no fueron martirizados. La palabra “blanco” parece provenir del antiguo alemán, de la palabra “blank”.

– el VIOLETA o PÚRPURA: simbolizan pa neitencia y el duelo. Se llevan durante la Semana Santa, los domingos de Cuaresma y en los cuatro domingos de Adviento. El violeta era el color preferido para las túnicas de los antiguos reyes. La palabra “púrpura” proviene del griego “porphyra”, una especie de marisco del que se obtiene un tinte de este color. La palabra “violeta” proviene del latín “viola”, el nombre de una planta púrpura azulada.

– el ROJO: simboliza el fuego, la sangre y la realeza. Este color se puede ver durante las celebraciones de la Pasión, incluido el Viernes Santo, y en los días en que se conmemoran las muertes de los mártires, los apóstoles y los evangelistas. Siendo el color del fuego, es la elección natural para Pentecostés, al simbolizar el ígneo descenso del Espíritu Santo. La palabra “rojo” proviene del latín, concretamente de la palabra “russus”.

En este sentido, los fundamentalistas ni por error mostrarían fotos de sacerdotes como estas:

Ya que se derrumbarían sus razonamientos falaces. Prefieren publicar fotos como estas:

Para acto seguido vociferar: ¡¡¡Ven!!!, ¡¡¡Rojo!!!, ¡¡¡la Ramera!!!

Es también curioso que siendo el apocalipsis un libro simbólico hayan tomado los colores de la ramera de forma literal, cuando los colores en el apocalipsis tienen un sentido simbólico. Los justos salen vestidos de blanco (pureza y santidad) en contraste a los colores de la ramera (rojo por derramar la sangre de los santos, púrpura por fornicar con los reyes de la tierra).

Su interpretación literal no solo falla porque el color predominante del clero católico es el blanco, sino porque Dios mismo mandó a hacer las vestiduras de los sacerdotes levitas de color púrpura y escarlata:

“Harán las vestiduras siguientes: un pectoral, un efod, un manto, una túnica bordada, una tiara y una faja. Harán, pues, a tu hermano Aarón y a sus hijos vestiduras sagradas para que ejerzan mi sacerdocio. Tomarán para ello oro, púrpura violeta y escarlata, carmesí y lino fino. Bordarán el efod de oro, púrpura violeta y escarlata, carmesí y lino fino torzal. Se le pondrán dos hombreras y se fijará por sus dos extremos. La cinta con que se ciña el efod será de la misma hechura y formará con él una misma pieza: de oro, púrpura violeta y escarlata, carmesí y lino fino torzal” Exodo 28,4-8

“Bordarás también el pectoral del juicio; lo harás al estilo de la labor del efod. Lo harás de oro, púrpura violeta y escarlata, de carmesí y lino fino torzal” Exodo 28,15

“En todo su ruedo inferior harás granadas de púrpura violeta y escarlata, de carmesí y lino fino torzal; y entre ellas, también alrededor, pondrás campanillas de oro” Exodo 28,33

“Bordaron también el pectoral, al estilo de la labor del efod, de oro, púrpura violeta y escarlata, carmesí y lino fino torzal.” Exodo 39,9

 
Conclusión

Mucho más se podría agregar de este tema, pero básicamente siempre el argumento fundamentalista se sostiene este “modus operandi”. Si usted es un fundamentalista el que me lee, ya tiene para reflexionar. Siendo que se considera cristiano, debe saber que la verdad está siempre por delante y la calumnia no viene de Dios.

Anuncios

La célebre Ramera del Apocalipsis

La gran apostasía de la Iglesia

La gran apostasía de la Iglesia

Estos grupos acusan en mayor o menor medida a la Iglesia Católica de corrupción para justificar su existencia ante el mundo y su propia conciencia, presentando una excusa para su propia fundación.

Por: José Miguel Arráiz | Fuente: ApologeticaCatolica.org

Considero este un tema importante a tratar porque todas las denominaciones protestantes que se han separado y se mantienen apartadas de la Iglesia Católica justifican su existencia así. Es este para mi, pues, el “meollo del asunto”, “el quid de la cuestión”, o como decía el célebre G. K. Chesterton, “la cosa”[1]. Y es que si bien hay notables diferencias entre estas denominaciones, todas sin excepción han abrazado la hipótesis de que la Iglesia se fue corrompiendo paulatinamente cuando tradiciones humanas y falsas enseñanzas fueron infiltrándose en la Iglesia cristiana al punto de desplazar las verdades de fe contenidas en la Escritura.

Es en esta situación donde Dios “decide” renovar la Iglesia refundándola en un nueva “Iglesia”, “grupo” u “organización” que si es capaz de mantenerse fiel a la verdad, y cada uno está convencido de pertenecer a ese grupo. Algunos de los nombres que toman para sí mismos son más sujerentes que otros: “La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días”[2], “La verdadera Iglesia de Jesucristo”[3]; otros no lo son tanto: luteranos, metodistas, presbiterianos, pentecostales, adventistas, testigos de Jehová, etc. etc; pero lo cierto es que todos sin excepción creen ser una reforma y renovación del cristianismo auténtico, y la nueva y verdadera Iglesia de Jesucristo.

Ellos no piensan ser cismáticos o apóstatas porque su fundador ha salido de la Iglesia Católica o de algún otro grupo salido de ella, sino “reformadores”. Si salieron de la Iglesia es porque creen que se “corrompió”, y si salieron de otra denominación cristiana es porque creen que esta también se “corrompió”[4]. En este contexto donde se hace necesario una y otra vez “refundar” la Iglesia, se produce un circulo vicioso donde el cisma aparece de manera continua, y degenera en las múltiples divisiones que observamos en las denominaciones protestantes hoy.

Pero si la Iglesia Católica no se corrompió, al ser la única fundada realmente por Jesucristo, con una legítima sucesión que se remonta directamente a los apóstoles, no hay una excusa válida para apartarse de ella. Un luterano, por ejemplo, no podría afirmar que su Iglesia la fundó Jesucristo, porque el mismo nombre de su denominación le recuerda que la fundó un hombre, Martín Lutero, en pleno siglo XVI. Lo mismo aplica para cualquier otra, aunque el nombre no derive del nombre de su fundador. Si estudiamos la historia de los presbiterianos, reformados y calvinistas, encontramos su origen en Juan Calvino (Siglo XVI); si investigamos a los metodistas encontramos como fundador a John Wesley (siglo XVIII); a los adventistas los fundó William Miller y Ellen White (siglo XIX); detrás de los mormones está José Smith (Siglo XIX); a los testigos de Jehová, Charles Russell (siglo XIX); etc. etc[5].

Es esta la razón por la que estos grupos acusan en mayor o menor medida a la Iglesia Católica de corrupción (algunos más otros menos), para justificar su existencia ante el mundo y su propia conciencia, presentando una excusa para su propia separación. Es también la razón por la que en esta Web se analizan las objeciones más importantes o más comunes que cada uno de estos grupos hacen, y los lectores puedan reflexionar a la luz de esta evidencia, si esos reclamos son fundados o no lo son.

El comienzo de la “apostasía”

Otro elemento que llama la atención, es que aunque curiosamente todas estas denominaciones están de acuerdo en que ocurrió una apostasía, no se ponen de acuerdo exactamente en que momento comenzó. La gran mayoría son partidarios de ubicarla cuando el emperador romano Constantino el Grande concedió libertad de culto a los cristianos en el Edicto de Milán[6] (año 313 d.C). Otros más osados señalan una fecha mucho más temprana, llegando incluso a ubicar su comienzo con la muerte del último apóstol.

También hay diferencias en lo que ellos consideran “apostasía”. Para los adventistas por ejemplo, la apostasía comienza cuando la Iglesia deja de guardar el sábado como día del Señor y lo sustituye por el domingo. Para los testigos de Jehová comienza al abrazar doctrinas como la divinidad de Cristo y la Trinidad. Para los protestantes más tradicionales el argumento suele ser que la Iglesia olvidó que la salvación es “Solo por Fe” y se volvió pelagiana. Y así para cada denominación hay “algo” que la distingue sustancialmente de las otras y es la razón por la cual ellos -y no los otros- son la Iglesia “verdadera”. Encuentran también una excusa en las típicas menciones a la inquisición, las cruzadas y la vida corrupta de algunos miembros del clero católico.

Pero aunque esta hipótesis pueda ser fácilmente digerida por personas embebidas de prejuicios y sentimientos anticatólicos, lo importante acá es estudiar si dicha hipótesis se adecúa a la realidad.

¿Qué dice la Biblia?

Las puertas del infierno no prevalecerán contra la Iglesia que es columna y fundamento de la verdad.

Mucho de lo que sabemos de Jesús lo sabemos por medio del testimonio de la Escritura y es precisamente por ella que vemos a Jesús profetizando una y otra vez acontecimientos que iban a ocurrir, sin embargo, no se puede encontrar ningún texto en la Escritura que analizado seriamente permita inferir ni que Jesús ni los apóstoles pensaron que la Iglesia se corrompería al punto de deslizarse a una gran apostasía que duraría milenios. Ocurre más bien lo contrario, toda la evidencia bíblica apunta en sentido contrario tal como veremos a continuación.

“Y yo a mi vez te digo que tú eres Pedro, y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia, y las puertas del Hades no prevalecerán contra ella”[7]

En el pasaje anterior Jesús promete que las fuerzas del infierno no prevalecerían contra su Iglesia. Un protestante puede estar de acuerdo con esto, pensando que finalmente las puertas del Hades no prevalecieron porque el fundador de su “iglesia” la ha reformado y renovado, pero no tiene mucho sentido interpretar estas palabras de esa manera, pues significaría que el mal prevaleció en la Iglesia por más de 16 siglos (en el caso de las sectas más recientes como testigos de Jehová, adventistas y mormones durante más de 18 o 19 siglos). ¿Cómo podría ocurrir esto a la Iglesia que la misma Biblia llama “columna y fundamento de la verdad”?

“pero si tardo, para que sepas cómo hay que portarse en la casa de Dios, que es la Iglesia de Dios vivo, columna y fundamento de la verdad”[8]

No resulta convincente pensar que Cristo, que prometió estar con su Iglesia “todos los días hasta el fin del mundo“[9], permitió que la apostasía prevaleciera durante todos esos siglos en perjuicio de todas las personas que vivieron durante esa época. Pero esto implica creer que Jesús y sus apóstoles eran una especie de incompetentes que fundaron una Iglesia que se apresuró a corromperse al momento de su partida. En la Escritura sin embargo encontramos algo distinto. Es Jesús mismo quien ora para que la fe de Pedro, a quien entrega las llaves del Reino de los cielos, no desfallezca:

“¡Simón, Simón! Mira que Satanás ha solicitado el poder cribaros como trigo; pero yo he rogado por ti, para que tu fe no desfallezca. Y tú, cuando hayas vuelto, confirma a tus hermanos.”[10]

Es a la Iglesia a quien Jesús promete que les enviaría el Espíritu Santo para guiarlos a la verdad completa:

“Cuando venga él, el Espíritu de la verdad, os guiará hasta la verdad completa; pues no hablará por su cuenta, sino que hablará lo que oiga, y os anunciará lo que ha de venir”[11]

¿Qué clase de guía hubiese sido una que solo duraría hasta que el último apóstol muriese? ¿Es sensato creer que el Espíritu Santo no pudo lograr su cometido por más de 1600 años hasta la venida de un Martín Lutero o un Juan Calvino, por no mencionar líderes de sectas más recientes como Charles Rusell, Ellen White o José Smith?. Si esto fuese así, en vano Jesús mandó a la Iglesia a bautizar a todas las naciones y a enseñarles a guardar todo lo que Él les enseñó, pues hubiese sabido que les terminarían enseñando una falsa doctrina.

“Id, pues, y haced discípulos a todas las gentes bautizándolas en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo, y enseñándoles a guardar todo lo que yo os he mandado. Y he aquí que yo estoy con vosotros todos los días hasta el fin del mundo.”[12]

Es la Iglesia Católica y no otra la que ha llevado el evangelio a todo el mundo. Ninguna denominación protestante puede atribuirse el mismo logro; ya que no puede demostrar su existencia los primeros 16 siglos de la historia cristiana.

Es precisamente al estudiar la Biblia que encontramos el firme propósito de los apóstoles de que la enseñanza de la Iglesia se mantuviera incorrupta de generación en generación, y para ello la orden era adoctrinar hombres fieles capaces de instruir a otros:

“Tú, pues, hijo mío, mantente fuerte en la gracia de Cristo Jesús; y cuanto me has oído en presencia de muchos testigos confíalo a hombres fieles, que sean capaces, a su vez, de instruir a otros.”[13]

Los malos cristianos dentro de la Iglesia – El trigo y la cizaña

Muchos de los protestantes que sostienen la hipótesis de la gran apostasía suelen citar en su favor la parábola del trigo y la cizaña, pues allí se anuncia que dentro de la Iglesia habría falsos cristianos:

“Otra parábola les propuso, diciendo: El Reino de los Cielos es semejante a un hombre que sembró buena semilla en su campo. Pero, mientras su gente dormía, vino su enemigo, sembró encima cizaña entre el trigo, y se fue. Cuando brotó la hierba y produjo fruto, apareció entonces también la cizaña. Los siervos del amo se acercaron a decirle: “Señor, ¿no sembraste semilla buena en tu campo? ¿Cómo es que tiene cizaña?” El les contestó: “Algún enemigo ha hecho esto.” Dícenle los siervos: “¿Quieres, pues, que vayamos a recogerla?” Díceles: “No, no sea que, al recoger la cizaña, arranquéis a la vez el trigo. Dejad que ambos crezcan juntos hasta la siega. Y al tiempo de la siega, diré a los segadores: Recoged primero la cizaña y atadla en gavillas para quemarla, y el trigo recogedlo en mi granero.””[14]

La existencia de falsos cristianos dentro de la Iglesia no implica que apostataría y su doctrina se corrompería. Es precisamente este uno de los textos que permite mostrarle a los protestantes su error, sobre todo si se lee la explicación de la parábola de parte del propio Jesús:

“Entonces despidió a la multitud y se fue a casa. Y se le acercaron sus discípulos diciendo: Explícanos la parábola de la cizaña del campo. El respondió: El que siembra la buena semilla es el Hijo del hombre; el campo es el mundo; la buena semilla son los hijos del Reino; la cizaña son los hijos del Maligno; el enemigo que la sembró es el Diablo; la siega es el fin del mundo, y los segadores son los ángeles. De la misma manera, pues, que se recoge la cizaña y se la quema en el fuego, así será al fin del mundo. El Hijo del hombre enviará a sus ángeles, que recogerán de su Reino todos los escándalos y a los obradores de iniquidad, y los arrojarán en el horno de fuego; allí será el llanto y el rechinar de dientes. Entonces los justos brillarán como el sol en el Reino de su Padre. El que tenga oídos, que oiga”[15]

Obsérvese en primer lugar, que Jesús establece como un hecho que el trigo y la cizaña siempre estarán mezclados en la Iglesia. Siempre habrá mejores y peores cristianos.

Obsérvese en segundo lugar, que esto no es excusa para salir la Iglesia y pretender fundar una nueva, pues cuando dice uno de los ciervos que van a recoger la cizaña, el dueño de la siembra contesta que la dejen crecer juntas no sea que al arrancar la cizaña arranquen también el trigo. Alguien que puede ser hoy “cizaña” el día de mañana puede convertirse y llegar a ser “trigo”. Ya será en el juicio cuando Jesús separará uno de los otros. Las mismas comunidades protestantes que se dividen pensando fundar una Iglesia sin pecadores terminan descubriendo que dentro de ellos también hay pecadores, porque todos lo somos.

Lo que distingue a los falsos cristianos

Pero si estudiamos todavía más a fondo la Escritura encontraremos que esta identifica precisamente a estos falsos cristianos con aquellos que con una actitud cismática abandonaron la Iglesia para fundar la propia:”Hijos míos, es la última hora. Habéis oído que iba a venir un Anticristo; pues bien, muchos anticristos han aparecido, por lo cual nos damos cuenta que es ya la última hora. Salieron de entre nosotros; pero no eran de los nuestros. Si hubiesen sido de los nuestros, habrían permanecido con nosotros. Pero sucedió así para poner de manifiesto que no todos son de los nuestros.”[16]El apóstol llega al extremo de llamar a los que abandonaron la Iglesia “anticristos”. No deja de resultar curioso que sectas como los testigos de Jehová, adventistas y mormones aplican esos textos a quienes abandonan sus filas, olvidando precisamente que sus respectivas denominaciones fueron fundadas por hombres que a su vez abandonaron sus antiguas denominaciones, cumpliéndose así el proverbio coloquial de “cachicamo diciéndole a morrocoy conchudo”. Ellos fueron cismáticos al abandonar la Iglesia fundada por Cristo, y luego tienen el descaro de acusar de cismáticos a quienes les abandonan.

Hace algún tiempo un pastor protestante me decía que las divisiones de la Iglesia eran beneficiosas porque permitían que hubiese pluralidad y libertad de opiniones, pero la Escritura en cambio sostiene que son precisamente quienes dividen la Iglesia quienes carecen del Espíritu Santo:

“En cambio vosotros, queridos, acordaos de las predicciones de los apóstoles de nuestro Señor Jesucristo. Ellos os decían: Al fin de los tiempos aparecerán hombres sarcásticos que vivirán según sus propias pasiones impías. Estos son los que crean divisiones, viven una vida sólo natural sin tener el espíritu.”[17]

Las divisiones son llamadas por el apóstol una “obra de la carne” al mismo nivel que las orgías, idolatrías, fornicaciones, etc.

“Ahora bien, las obras de la carne son conocidas: fornicación, impureza, libertinaje, idolatría, hechicería, odios, discordia, celos, iras, rencillas, divisiones, disensiones, envidias, embriagueces, orgías y cosas semejantes, sobre las cuales os prevengo, como ya os previne, que quienes hacen tales cosas no heredarán el Reino de Dios.”[18]

La orden dada a los cristianos era por el contrario mantener la unidad doctrinal: Un solo Señor, un solo bautismo y una sola fe:

“Os ruego, hermanos, que os guardéis de los que suscitan divisiones y escándalos contra la doctrina que habéis aprendido; apartaos de ellos”[19]

“Os conjuro, hermanos, por el nombre de nuestro Señor Jesucristo, a que tengáis todos un mismo hablar, y no haya entre vosotros divisiones; antes bien, estéis unidos en una misma mentalidad y un mismo juicio”[20]

Si el árbol se reconoce por su fruto, no puede ser el sistema protestante, dividido hasta el extremo, el legítimo representante de la Iglesia de Cristo. En ellos lamentablemente se cumple lo que ya había sido profetizado en 2 Timoteo 4,3-4:

“Porque vendrá un tiempo en que los hombres no soportarán la doctrina sana, sino que, arrastrados por su propias pasiones, se harán con un montón de maestros por el prurito de oír novedades; apartarán sus oídos de la verdad y se volverán a las fábulas.”

Más adelante profundizaremos con más detalle sobre las diferencias doctrinales que existen entre las distintas denominaciones protestantes, pero es un hecho que la verdad es una sola. Si entre ellas no se enseña la misma doctrina, por simple lógica se deduce que no todas pueden estar en la verdad, por lo que la gran mayoría estarán enseñando errores mezclados con medias verdades, y acusándo a las otras de estar en el error. No se puede dejar de apreciar la coincidencia asombrosa de esta profecía con el sistema protestante (aunque no exclusivamente con él) en donde distintos maestros agrupan tras de sí personas enseñandoles doctrinas conforme su propio entendimiento personal de la Biblia.

Se da tortas con la historia

La hipótesis de la gran apostasía se da de tortas también con la historia. Quienes se animan a investigar la doctrina que profesaban los primeros cristianos se encuentran con que la misma doctrina que profesaban los primeros cristianos es esencialmente la misma que profesamos los católicos hoy. Quienes sostienen que la corrupción vino a raíz del emperador Constantino descubren que no hay cambios sustanciales entre lo que creían los cristianos antes y después de su reinado, y para demostrar esto, cada uno de los temas tratados en esta Web serán abordados desde el punto de vista bíblico y patrístico. Encontrará acá decenas de testimonios cristianos primitivos anteriores a Constantino que lo demostrarán. Este descubrimiento lo han hecho y siguen haciendo muchos protestantes que han buscado incansablemente la verdad y han terminado por abrazar la comunión plena con la Iglesia Católica. Son tantos testimonios que es imposible mencionarlos todos, pero quiero aprovechar de recomendar dos testimonios notables: el de John Henry Newman[21], y el de Gilbert Keith Chesterton[22].

La razón de que otras sectas hayan preferido ubicar el comienzo de la apostasía en fechas tan tempranas como la muerte del último apóstol, radica en que no han podido encontrar en un período de más de 1600 años un grupo de cristianos con cuyas doctrinas ellos puedan identificarse. Si fuera así ellos podrían alegar que había verdaderos cristianos en tal o cual época y fueron tales, pero no pueden identificarse ni siquiera con los grupos heréticos del primer milenio porque tampoco creen lo mismo que ellos. No les queda por tanto otra alternativa que colocarles el saco de herejes y apóstatas a todos, cual si antes de ellos no hubo cristianos verdaderos. He aquí no solo el pecado de la soberbia, al menospreciar sus antepasados en la fe, sino una deficiente noción del concepto de Iglesia.

Así, si uno de estas personas se llega a encontrar con algunos textos patrísticos primitivos y se llega a dar cuenta de que estos cristianos, creían doctrinas católicas que ellos hoy rechazan, estarán condicionados para pensar que ya para entonces eran apóstatas o herejes. Estarán predispuestos a considerar más confiable la interpretación de las Escrituras del fundador de su denominación, nacido miles de años después de Cristo, y que sin haberle conocido ni a Él ni a sus apóstoles se puso a interpretar a su modo la Biblia.

Otros prefieren pensar que si hubo cristianos “verdaderos” que pensaban como ellos, pero que por ser perseguidos por la Iglesia oficial no dejaron noticia y permanecieron ocultos. Pero esta hipótesis también tiene un problema de fondo, porque equivale a confesar que hasta los que ellos mismos consideran herejes, de los que tenemos abundantes noticias a lo largo de la historia, eran más valientes para defender su fe y sus principios que estos cristianos anónimos e invisibles. Jesús comparó a los verdaderos cristianos con “la luz del mundo” y decía de ellos “No puede ocultarse una ciudad situada en la cima de un monte”[23]. En el evangelio encontramos numerosos ejemplos de la valentía de los apóstoles que nunca pararon de predicar a pesar de ser perseguidos y apresados[24]. No es lógico entender asumir que hubo unos verdaderos cristianos ocultos al mundo y de los cuales no quedaron noticias. El hecho puro y duro es que no podemos encontrar en 1600 años de historia alguien interpretando la Biblia de la misma manera como lo hacía Lutero, Calvino, Zwinglio, o como lo hace hoy un bautista o un pentecostal.

Como católico reconozco que entre esas denominaciones protestantes separadas abundan cristianos que sinceramente creen estar en la verdad, excelentes personas que buscan adorar y servir a Dios de corazón, pero son víctimas de un sistema que les ha engañado y les utiliza para captar más prosélitos que propagan los mismos errores como un círculo vicioso. Como decía el arzobispo Fulton Shenn, la gran mayoría no odia la Iglesia Católica, sino lo que erróneamente piensan que es la Iglesia Católica. También reconocemos que en el protestantismo aún dividido en numerosas comunidades eclesiales y sectas hay cosas muy buenas, pero todo aquello bueno y santo que se pueda encontrar en ellos ha pertenecido y pertenece al patrimonio de la Iglesia Católica, comenzando por la misma Biblia.

________________________________________________
NOTAS

[1] Gilbert Keith Chesterton, La cosa y otros artículos de fe.

[2] Comúnmente conocidos como mormones. El nombre de su Iglesia refleja su convicción de que nuestro Señor luego de la temprana corrupción de la Iglesia fundó una nueva solo para “los últimos días”.

[3] Iglesia de corte pentecostal conocida en inglés como True Jesus Church, o TJC.

[4] No pretendo acá juzgar el fuero interno de cada una de las personas que se unen a estos grupos, y ni siquiera el de sus fundadores cismáticos. Concedo como perfectamente posible (y es lo más probable en muchos casos) que ellos esten sinceramente convencidos que la Iglesia se ha vuelto corrupta y apostata y que es su deber moral sacar personas de ella. Lo que se juzga acá es la validez de esta hipótesis y si se ajusta o no a la verdad.

[5] Me refiero acá a las denominaciones protestantes surgidas en la Reforma Protestante, no a las iglesias ortodoxas, que aunque en cisma y en comunión imperfecta con la Iglesia conservan la sucesión apostólica y sacramentos válidos.

[6] Hay que reconocer que incluso dentro del protestantismo hay voces que cuestionan esta hipótesis. En el año 2004, el pastor Rick Wade, graduado con honores en 1990 en la Trinity Evangelical Divinity School con un M.A. en Pensamiento Cristiano (teología/filosofía), escribió un artículo donde afirmaba:

“Ocasionalmente, uno encuentra referencias a la idea de la “caída” de la iglesia luego de la conversión del emperador Constantino en el siglo IV. Algunos creen que bajo Constantino la iglesia comenzó su deslizamiento hacia una religión de estado, habiendo sido corrompida por el poder y el dinero. Los intereses de la iglesia y el estado se superpusieron, resultando en la corrupción de la iglesia. Esto arrojó una sombra sobre toda la historia de la iglesia hasta la Reforma. La tradición se considera un elemento de la iglesia corrompida e institucionalizada.

Si bien es cierto que la nueva libertad que experimentó la iglesia bajo Constantino sí tuvo su lado negativo, no se deduce de esto que la iglesia “cayó”, como dicen algunos. A lo largo de la historia la iglesia ha cometido errores en sus tratos con la sociedad secular y en saber cómo manejar adecuadamente la libertad y el poder que ha experimentado. Algunos se quejan hoy de que los cristianos se vinculan demasiado estrechamente con partidos políticos, orillando la transigencia al hacerlo. Esto no difiere en nada de lo que ocurría en el tiempo de Constantino. Que la iglesia adquirió un nuevo color cuando se estableció bajo Constantino, nadie lo cuestiona. Pero la idea de que la iglesia se volvió corrupta rápidamente, y que los concilios convocados bajo su reino eran simples peones del emperador es simplista. La iglesia siguió siendo fiel a la tarea de clarificar y transmitir la tradición apostólica. “La fe profesada y practicada en las iglesias primitivas no fue determinada por maquinaciones políticas de emperadores y jerarquías episcopales”, dice Williams. “La formulación y construcción esencial de la identidad cristiana fue algo que el siglo cuarto recibió y continuó ampliando mediante la exégesis bíblica y la vida litúrgica, según se refleja en la tradición de los credos”” Rick Wade, Las escrituras y la tradición en la iglesia primitiva, Probe Ministries (Ministerios Probe) 2004.

[7] Mateo 16,18

[8] 1 Timoteo 3,15

[9] Mateo 28,20

[10] Lucas 22,31-32

[11] Juan 16,13

[12] Mateo 28,19-20

[13] 2 Timoteo 2,1-2

[14] Mateo 13,24-30

[15] Mateo 13,26-43

[16] 1 Juan 2,18-19

[17] Judas 1,17-19

[18] Gálatas 5,19-21

[19] Romanos 16,17

[20] 1 Corintios 1,10

[21] Fue un presbítero anglicano que luego de su conversión llegó a ser cardenal de la Iglesia Católica. Todavía como anglicano comienza a escribir un Ensayo sobre el Desarrollo de la Doctrina Cristiana, en el cual descubre que la Iglesia Católica es la Iglesia verdadera, y termina por convertirse. Su célebre obra: Apología Pro Vita Sua, Historia de mis ideas religiosas, donde narra el mismo su camino de conversión, ha ayudado a miles de persona a seguir el mismo camino.

[22] Célebre escritor que pasó del agnosticismo al anglicanismo y del anglicanismo al catolicismo. Sus obras han movido a incontables agnósticos, ateos y protestantes a la conversión. Recomiendo principalmente dos de ellas: El hombre eterno, y la Cosa y otros artículos de fe.

[23] Mateo 5,14

[24] Hechos 5,29

razones bíblicas del por que Jesus vino entre nosotros ¡¡

Son muchos los que se preguntan para que vino Jesús al mundo?

A revelar al Padre

  1. Mateo 11:27: “Todas las cosas me fueron entregadas por mi Padre; y nadie conoce al Hijo, sino el Padre, ni al Padre conoce alguno, sino el Hijo, y aquel a quien el Hijo lo quiera revelar.”
  • Para ser el rescate de muchos
    1. Mateo 26:28: “como el Hijo del Hombre no vino para ser servido, sino para servir, y para dar su vida en rescate por muchos.”
  • Para servir
    1. Mateo 20:28: “como el Hijo del Hombre no vino para ser servido, sino para servir, y para dar su vida en rescate por muchos.”
  • Para salvar al mundo
    1. Juan 3:17: “Porque no envió Dios a su Hijo al mundo para condenar al mundo, sino para que el mundo sea salvo por él.” (Ver también Lc 19:10)
  • Para predicar las buenas nuevas del reino de Dios
    1. Lucas 4:43: “Per él les dijo: ‘Es necesario que también a otras ciudades anuncie el evangelio del reino de Dios; porque para esto he sido enviado.’”
  • Para traer división
    1. Lucas 12:51: “¿Pensáis que he venido para dar paz en la tierra? Os digo: No, sino disensión.”
  • Para hacer la voluntad del Padre
    1. Juan 6:38: “Porque he descendido del cielo, no para hacer mi voluntad, sino la voluntad del que me envió.”
  • Para dar las palabras del Padre
    1. Juan 17:8: “porque las palabras que me diste, les he dado; y ellos las recibieron, y han conocido verdaderamente que salí de ti, y han creído que tú me enviaste.”
  • Para dar testimonio a la verdad
    1. Juan 18:37: “Le dijo entonces Pilato: ‘¿Luego, eres tú rey?’ Respondió Jesús: ‘Tú dices que yo soy rey. Yo para esto he nacido, y para esto he venido al mundo, para dar testimonio a la verdad. Todo aquel que es de la verdad, oye mi voz.’”
  • Para Él morir y destruir el poder del diablo
    1. Hebreos 2:14: “Así que, por cuanto los hijos participaron de carne y sangre, él también participó de lo mismo, para destruir por medio de la muerte al que tenía el imperio de la muerte, esto, al diablo.”
  • Para destruir las obras del diablo
    1. 1ª Juan 3:8: “El que practica el pecado es del diablo; porque el diablo peca desde el principio. Para esto apareció el Hijo de Dios, para deshacer las obras del diablo.”
  • Para cumplir la Ley y los Profetas
    1. Mateo 5:17: “No penséis que he venido para abrogar la ley y los profetas; no he venido para abrogar, sino para cumplir.”
  • Para dar vida
    1. Juan 10:10, 28: “El ladrón no viene sino para hurtar y matar y destruir; yo he venido para que tengan vida, y para que la tengan en abundancia…y yo les doy vida eterna; y no perecerán jamás, ni nadie las arrebatará de mis manos.”
  • Para probar la muerte por todos
    1. Hebreos 2:9: “Pero vemos a aquel que fue hecho un poco menor que los ángeles, a Jesús, coronado de gloria y de honra, a causa del padecimiento de la muerte, para que por la gracia de Dios gustase la muerte por todos.”
  • Para ser Sumo Sacerdote
    1. Hebreos 2:17: “Por lo cual debía ser en todo semejante a sus hermanos, para venir a ser misericordioso y fiel sumo sacerdote en lo que a Dios se refiere, para expiar los pecados del pueblo.”
  • Para expiar el pecado
    1. Hebreos 2:17: “Por lo cual debía ser en todo semejante a sus hermanos, para venir a ser misericordioso y fiel sumo sacerdote en lo que a Dios se refiere, para expiar los pecados del pueblo.”
  • Para proclamar libertad a los creyentes
    1. Lucas 4:18: “El Espíritu del Señor está sobre mí, Por cuando me ha ungido para dar buenas nuevas a los pobres; Me ha enviado a sanar a los quebrantados de corazón; A pregonar libertad a los cautivos, Y vista a los ciegos; A poner en libertad a los oprimidos;”
  • A proclamar el año del Señor
    1. Lucas 4:19: “A predicar el año agradable del Señor.”
  • A traer juicio
    1. Juan 9:39: “Dijo Jesús: ‘Para juicio he venido yo a este mundo; para que los que no ven, vena, y los que ven, sean cegados.”
  • Para llevarse el pecado
    1. 1ª Juan 3:5: “Y sabéis que él apareció para quitar nuestros pecados, y no hay pecado en él.”
  • Para predicar
    1. Marcos 1:38: “Él les dijo: ‘Vamos a los lugares vecinos, para que predique también allí; porque para esto he venido.”
  • Para llamar a pecadores
    1. Marcos 2:17: “Al oír esto Jesús, les dijo: ‘Los sanos no tienen necesidad de médico, sino los enfermos. No he venido a llamar a justos, sino a pecadores.’”
  • Para dar a conocer al que es verdadero
    1. 1ª Juan 5:20: “Pero sabemos que el Hijo de Dios ha venido, y nos ha dado entendimiento para conocer al que es verdadero; y estamos en el verdadero, en su Hijo Jesucristo. Este es el verdadero Dios, y la vida eterna.”
  • Jesús, un hombre religioso

    Jesús, un hombre religioso

    por Pedro Kike Briceño (Notas) el lunes, 6 de junio de 2011 a la(s) 17:16

     

    Cuantas veces no hemos oído y visto mensajes de los hermanos separados, sobre todo pentecostales y evangélicos que dicen más o menos así:

    –          “Jesús no es una religión”

    “La religión no salva”“…comprendí que mis problemas eran mas importantes que mi religión” “  hazle caso a la Biblia, no a la religión” ” Jesús quiere corazones, no religiones” “La religión no es el camino al cielo”  “ Jesús no es de ninguna religión”

    –          “Jesús es vida, no religión”

    ¿Qué hay detrás de todo esto? Sin muchas palabras a lo que todos estos dichos hacen referencia es a rechazar a la Iglesia Católica. Hemos de saber que la gran mayoría de los hermanos separados no aceptan por ningún motivo que los católicos somos cristianos. Ellos ven al catolicismo como algo separado del cristianismo.

    Primero tenemos que empezar por definir que es religión. Desafortunadamente el término religión es indefinido, pues no hay una definición concreta. Pero vallamos a analizar algunas que yo supongo que se acercan más a la realidad.

    Religión puede ser:

    Conjunto de creencias o dogmas acerca de la divinidad, de sentimientos de veneración y temor hacia ella, de normas morales para la conducta individual y social y de prácticas rituales, principalmente la oración y el sacrificio para darle culto

    Diccionario  Microsoft Encarta 2005.

    Virtud que mueve a dar a Dios el culto debido

    Def. 2 Diccionario  Microsoft Encarta 2005.

    “Un sistema solidario de creencias y prácticas relativas a cosas sagradas” Emilio Durkheim, sociólogo francés. 

    Ahora bien, creo que después de ver estas definiciones ningún hermano separado podrá negar que pertenece a una religión, cualquier definición que él busque tiene mucho que ver con su congregación a la cual no considera una religión. Pues tiene un conjunto de creencias en Dios, da culto, tiene normas morales, y rituales (Bautismo, cena del Señor, etc.) con cosas sagradas (Biblia, agua del bautismo, símbolos, etc.).

    Los únicos que no pertenecen a ninguna religión son los ateos, esa es una verdad que la podemos encontrar en cualquier enciclopedia o diccionario.

    Lo que pasa es que para muchos hermanos separados, religión es algo repugnante que según ellos es propio o referente del paganismo, pero no hay tal afirmación ni ninguna referencia de que religión signifique paganismo. Pues el cristianismo es una de las cinco grandes religiones del mundo, junto con:

    ·         Judaísmo, nacido de los hebreos.

    ·         Budismo, fundado por buda.

    ·         Islamismo, fundado por Mahoma.

    ·         Hinduismo, nacido en la India.

    En el concepto de religión entran dos grandes distinciones, que son la religión natural, y la religión positiva o cierta. Dentro de la religión natural entran todas aquellas que han buscado a Dios o una espiritualidad trascendental, y en su búsqueda hicieron un dios o dioses a su modo, o formas de vivir su espiritualidad.

    Entre el tipo de religiones naturales se encuentran el budismo, que no tienen un dios, pero sí una forma de espiritualidad que para ellos es trascendental, su maestro más elevado es Buda. También pertenecen a este tipo de religión los hindúes, que tienen muchos dioses hechos por sus sentimientos y no porque en realidad existan. Y aunque los musulmanes no lo acepten, también su religión es natural, pues surgió de Mahoma, quien combinó ideas del cristianismo con el judaísmo y el paganismo árabe. Es natural porque no hay intervención de Dios para formar esa religión, Mahoma fue simplemente un “profeta” del Islam. Las religiones positivas son aquellas que denotan una intervención de Dios en el transcurso de la historia de la humanidad. Aunque existan muchas religiones que puedan alegar que Dios las instituyó, no son religiones comprobables con hechos históricos, arqueológicos, antropológicos etc. Sino que se basan mas bien en leyendas.

    A las religiones positivas únicamente pertenecen el judaísmo y el cristianismo, porque surgen de una iniciativa y directa intervención de Dios.

    Pero no todas las iglesias cristianas son de religión positiva, pues la única que puede comprobar una descendencia desde el tiempo de Jesús, es la Iglesia Católica, ya que todas las demás iglesias cristianas surgen de una separación.

    El en árbol de las congregaciones cristianas(ver foto) está elaborado en base a las separaciones que se fueron dando a lo largo de la historia, se observa cual iglesia surgió de cual, y es por demás decir que la gran mayoría de las congregaciones cristianas no tiene nada que objetar, pero en cuanto a la Iglesia la luz del mundo, los mormones, los adventistas, y alguno que otro podrá afirmar que su Iglesia la fundó Dios espiritualmente o por medio de visiones y que no se separaron de nadie para formar una iglesia nueva. Pero ninguna tiene manera de comprobarlo, pues para que Dios levantara una religión, no tendría que haber un solo receptor del mensaje, o un solo testigo de lo que Dios obrara. Por ejemplo para la religión judía con todas sus normas, Dios levantó a Moisés y todo un pueblo fue testigo de las obras de Dios. Mientras que para el cristianismo católico que es el único que comprueba su descendencia de los apóstoles, Dios envió a su Hijo y sus discípulos fueron quienes estuvieron siempre como testigos y en quien Jesús depositó la doctrina.

    Pero la luz del mundo no puede afirmar que fue obra de Dios, ya que Aarón, el fundador, tuvo un sueño. Un sueño que nadie puede corroborar, aunque yo no soy quien para cuestionar a Dios, pero creo que nunca formaría una religión solo por darle un sueño o una visión a alguien, ya que hasta su servidor ha tenido visiones, y mas cuando no como bien, y no por eso me voy a sentir un profeta que tiene nuevas revelaciones. Cuando Dios hacía una obra por medio de una visión para un suceso importante, siempre había alguien que confirmara que esa visión fue verídica, por ejemplo:

    · Cuando María fue visitada por el ángel, fue José quién confirmó la veracidad del hecho de la anunciación (Mt 1,24).

    · La visión de Pablo fue confirmada por Ananías (Hch 9,10-11).

    Pero para la visión del hermano Aarón no hay nadie que la confirme, ni su esposa, quien dormía con él la noche que supuestamente tuvo la visión o sueño y ella no vio nada. Por otro lado tampoco los mormones pueden reclamar ser una Iglesia fundada por Dios, pues tampoco hubo alguien que confirmara que José Smith tenía tales visiones, ya que de doce testigos que había en un principio solo quedaron tres y nueve “se echaron para atrás” ¿Por qué si se suponía que estaban convencidos no sostuvieron la verdad? Y sobre los adventistas del séptimo día, ni hablar.

    Ahora bien, volviendo al contexto, todos tenemos una religión, todos los hermanos separados y nosotros los católicos somos de religión cristiana, por lo tanto, todas las frases célebres entre los hermanos separados, que mencioné al comienzo, no tienen fundamento alguno, son mas bien, sentimientos de rechazo a la Iglesia Católica que es de religión cristiana, quieran o no.

    Las palabras “religión Católica” son en sí (según su origen etimológico), palabras mal acomodadas, pues no hay tal religión Católica, mas bien, la religión de los católicos, es el cristianismo, pero la Iglesia a la que pertenecen es la Católica, de la misma manera, debo aclarar a los católicos que no hay tal “religión evangélica” “Religión bautista” “religión luz del mundo ” “ religión pentecostal ” etc. pues aunque todos ellos pertenecen a una religión, no hay tales religiones, mas bien existe el cristianismo evangélico, el cristianismo pentecostal, etc. pues una Iglesia, que quiere decir, congregación o asamblea, no quiere referirse exactamente a las cosas de Dios. Es por eso que los que verdaderamente somos católicos pertenecemos a una asamblea universal que profesa la religión cristiana, pero no debemos utilizar el término o palabras “religión católica” para hacernos referencia, ni para que se nos haga referencia pues no somos una separación del cristianismo, decir que somos la religión católica  querría decir que somos una religión universal, y no hay tal religión. Pues una religión universal sería más bien como la nueva era, que acepta cualquier cosa de todas las religiones del mundo.

    Jesús, un hombre religioso

    Con las frases antes mencionadas al comienzo, nos queda claro que los hermanos separados ignoran muchas cosas acerca de nuestro salvador. Pues Jesús de Nazaret queramos o no era un hombre religioso y ritualista, según las tradiciones de su pueblo y obligaciones de la Torá.

    Cuando Jesús entra en la sinagoga y lee los rollos de la ley, siempre se tenía que seguir el ritual judío de entronización. Y cuando se lee la Torá, se debe seguir bien las entonaciones y puntuaciones correctas, no era, ni es para los judíos simplemente leer como nosotros leemos la Biblia. Esto es una tradición religiosa la cual Jesús hacía (Lc 4,16-20), lo mismo san Pablo, que aunque ya no era judío siempre mostró respeto por la religión (Hch 13,14-15).

    En la fiesta de los tabernáculos (Sukot), Jesús participaba como todo judío sujeto a la ley (Jn 7,2), en esta fiesta se hacían bailes, cánticos y procesiones con los rollos de la ley (Ex 34,22) (Ex 23,16) (Dt 16,13-16) (Dt  31,10-13) (Lev 23,34-36)

    En cualquier día como en las fiestas y sábados, también se acostumbraba el rito del Hal-lel, que era una selección de salmos del 113 al 118, muy probablemente Jesús los cantó con sus discípulos en la última cena (Mc 14,26).

    Y así podemos seguir mencionando las fiestas religiosas de las cuales Jesús tomaba parte, y darnos cuenta que sin dudar podemos afirmar algo que los hermanos podrían repugnar: Jesús era un hombre religioso.

    La idea del rechazo al concepto de religión es una de las consecuencias del postmodernismo en las iglesias, es decir, con el postmodernismo se mezclaron las ideas light a la religión, esto no lo dudo, pues no dejo de ver que las nuevas iglesias y movimientos, no son mas que adaptaciones a las necesidades del hombre, y por eso llegan ahora a pensar en un Jesús que no tiene nada que ver con la religión, sino mas bien piensan solamente en un Jesús que puede satisfacerlos en todo. Pero ese no es el Jesús de la Biblia, ese no fue nunca el Jesús del cristianismo durante 1900 años, aunque Jesús nos puede curar nuestras dolencias, de eso no tengo dudas, pero Jesús no se adapta a nosotros, sino que nosotros somos los que debemos adaptarnos a él y a su voluntad. Pero pretender separar a Jesús de la religión es imposible, o separarlo de la Iglesia Católica, lo es todavía mas, pues la Iglesia Católica no existiría sin Jesús

    el cristianismo a través de los años

    CRISTO: EL PRIMER ECUMENICO

    El horizonte ecuménico de Jesús guardó sintonía con el espíritu ecuménico de los escritos veterotestamentarios. Es en el caminar de Jesús, en su relacionamiento, en su convivencia, en su praxis, donde vemos señales de un ecumenismo auténtico. Este énfasis lo vemos en el relato del Evangelio de Marcos donde Jesús es presentado como un “hombre de praxis”.
    En la narración de Marcos, Jesús es el caminante, cuyo camino fue anunciado por el bautista (1.2-3), recorrido por Jesús hasta sus últimas consecuencias –la cruz– (8.27, 9.33-34, 10.32, 15.24-37), y en el que luego de resucitar él prosigue (16.7). La metáfora del camino está enraizada en la estructura del mismo Evangelio, donde los escenarios se sitúan geográficamente, Galilea (1-8) y Jerusalén (8-16). La “geografía teológica” de Marcos nos comunica que el camino de Jesús no tiene fronteras, pues vemos a Jesús constantemente visitando tierras paganas (5.1-20, 7.24-37, 8.1-10), donde exorciza, sana y da de comer en abundancia. Ese cruce de fronteras, de la religión al paganismo, nos revela el interés del narrador por derribar los problemas de exclusión, existentes en la comunidad marcana. La vocación de Jesús es para toda la población humana (universal).
    Marcos nos presenta a un Jesús “no solitario (aislado del mundo), ni tampoco un elitista (iniciador de un pequeño grupo de maestros) sino un hombre de grupo.” Es un Jesús rodeado de gente, discípulos (1.16-20), discípulas (15.40-41, 16.1-8), multitudes (3.7-8, 6.30-44), ya sean judíos (7.1-4) o gentiles (8.1-13). Esta predilección de Jesús por el grupo lo vemos delimitado por algunas imágenes marcanas como son: la imagen de la mesa y la imagen de una familia nueva, ambas arraigadas profundamente en la cultura judía. Mc 2.15 dice que: “…Jesús estaba reclinado (comiendo) a la mesa en casa de Leví, muchos publicanos y pecadores se reclinaron (synanekeinto) con él…”, se recostaron a comer juntos, actitud que apunta hacia la superación de las antiguas diferencias, de los grupos divididos. Marcos nos ofrece en torno a la mesa de Jesús reconciliación, y por lo tanto inclusión. Jesús dice en Mc 3.35 que: “Quien cumpla la voluntad de Dios, ese es mi hermano, mi hermana y mi madre.” De esta manera surge una nueva familia.
    Así imagina Jesús a su familia de seguidores: un grupo de hermanos y hermanas que le siguen para acoger y difundir la compasión de Dios en el mundo.”
    Así, las imágenes de la mesa y de una nueva familia se convierten en signos de inclusión fraterna, alrededor de Jesús.
    El relato de Mc 8.1-9 nos presenta a un Jesús conmovido por el hambre de la gente (en tierra extranjera), más no es una preocupación pasajera, pues el texto menciona el conocimiento de la situación, que Jesús, tiene de ellos (v.3), “este relato evoca el tiempo del desierto (Éxodo) y la provisión de parte de Dios”; sin embargo lo más resaltante de esta narración es el acto (praxis) de Jesús de proveer soluciones inmediatas a problemas inmediatos, esto a través de la solidaridad de la propia gente allí presente y la participación de sus discípulos. Esta orientación diádica de Jesúsera propia de su cultura; no podía ser indiferente al otro/a. Su ecumenismo tenía un sentido praxico y ético.
    En un contexto de desesperanza, por el rechazo y persecución que atravesaba la comunidad marcana (4.17, 10.30, 13.11-19), el relato de Marcos introduce un acontecimiento esperanzador y provocador que es, el reinado de Dios sobre la tierra, encarnado (autobasileía) en Jesús de Nazaret. Mc. 1.14-15 evoca a Is 52.7, donde dice: “¡Qué bellos son por los montes los pies del mensajero de buenas noticias, que anuncia la paz, que trae la dicha, que anuncia la salvación y dice a Sión: ‘Tu Dios es rey’!” Cuando Marcos habla del reinado de Dios:
    No estamos ante cualquier abstracción etérea, sino ante una buena noticia que nos habla de que Dios vuelve para reunir a su pueblo, para reinar sobre él, para liberarlo de los opresores y para convertirlo, bajo la soberanía de Dios, en una señal atractiva para todas las naciones.
    El reinado de Dios como acontecimiento y mensaje, es pues en Marcos una realización y signo de esperanza escatológica.
    Marcos, culmina su narración en clave de seguimiento. Un joven comunica a las mujeres una tarea, una misión: “…vayan a decirles a los discípulos y a Pedro: ‘Él va delante de ustedes a Galilea. Allí lo verán, tal como les dijo.’”,Mc 16:7. Así pues, Galilea se torna el lugar de encuentro, de partida, de llegada, de vocación. Han (hemos) de volver a Galilea para encontrarse con su maestro, para seguir los pasos de su maestro. Seguir sus opciones, su horizonte, su vocación, su espíritu ecuménico.

    Esta es nuestra fe, esta es la fe de la Iglesia que nos gloriamos de profesar en Cristo Jesús y Señor nuestro:

    Pregunta hecha por Juana Mendoza el día 3/20/2012:
    buenas soy pastora de la iglesia cristiana pentecostal la roca firme , quisiera saber con que autoridad piensan ustedes que hablan de Jesús y de cristo cuando lo ofenden en sus ritos sin carismas, la biblia nos dice que el espíritu se renueva , cuando fue la ultima vez que su sexta o denominación se renovó y porque usted habla del espíritu santo sin ni siquiera conocerlo espero su respuesta… CRISTO LE AMA
    Respuesta por Frank Morera el día 3/21/2012:

    Hola hermana.Nosotros no somos una secta o una denominación, nosotros no nacimos en un garaje o en una esquina, nosotros no surgimos hace diez anos con una arrogancia descomunal que lleva a discriminar e insultar a los que no piensan como nosotros y menos entramos a sitios pentecostales a insultar a quienes no conocemos. Nuestra Iglesia nació de la Autoridad que le dio Jesús le dio al Apóstol Pedro en Cesárea de Filipo “Tu eres Piedra y sobre esta Roca edifico MI Iglesia y las puertas del infierno no prevalecerán, a ti te doy las llaves de Reino de los cielos”

     

    Este poder y esta promesas fue dada a Pedro y pasada por imposición de Manos y por 264 Obispos ininterrumpidamente hasta hoy en Benedicto XVI, Tenemos 2000 anos de Hombres ilustres que desde el Siglo I y en contacto directo con los Apóstoles recibieron nuestra doctrina (Tales como Ignacio de Antioquia, Ireneo de Lion, Justino Mártir, Policarpo, etc.) tenemos decenas de Concilios de los primeros anos definiendo la Doctrina basada en esta revelación, tenemos miles de mártires que dieron la vida (y la dan) por predicar a Jesús.Con esa autoridad nosotros ministramos y ensenamos, verdad y poder probados histórica y Bíblicamente.Con que autoridad predica usted? quien la constituyo pastora??? cual es su relación histórica con la Obra de Jesús?? Donde estaba su Iglesia en los Primeros Siglos? Usted es quien tiene que responder al aparecerse 2000 anos después de la Obra de Cristo a fundar Iglesia SIN mandato del Señor
    Para que entienda el mensaje de san Mateo 16 donde funda SUU UNICA IGLESIA EN PEDRO :
    1) Jesús llamó a este Apóstol en arameo “Quepas” (Juan 1,42)
    2) En arameo hay solo dos palabras para Roca o piedra, Khepas =Roca y Evna=Piedra
    3) Sabemos que Jesús hablaba arameo, y el propio evangelista Marcos se encargo de escribir aquellas palabras exactas que salieron de su boca (Marcos 5,41; 7,34; 14,36; 15,34).
    Él necesariamente tuvo que usar la palabra Kephas dos veces ya que era la única palabra para Roca en arameo, en la primer parte para nombrar al apóstol “Tu eres Kephas” (como era su nombre), y la segunda para referirse a el objeto Roca “Sobre esta Kephas”. La palabra Kephas repetida dos veces se puede observar en la traducción de los evangelios a lengua aramea llamada Diatesarón del año 170 DC usada por muchas comunidades cristianas de ese tiempo y posteriormente en la Biblia Peshitta (una traducción al arameo de los evangelios más moderna del año 435 DC, mire más abajo)
    4) El pasaje desde el arameo con los dos Kephas podría haber sido traducido así “Tu eres Petra y sobre esta Petra edificaré mi Iglesia”, así entonces se usaba una sola palabra igual que sucede en el arameo con Kephas y dejaba mas claro el juego de palabras que quiso decir nuestro Señor, pero hay un problema.
    5) En el arameo no hay genero pero en el griego si, por ser un idioma un poco mas evolucionado.
    El traductor al griego decide cambiar el género a la primera parte de la frase, para que no haya una contradicción de genero. “Tu eres Petra” sería una frase aplicada extrañamente en griego, siendo el Sujeto, el Apóstol, un hombre. El sustantivo Petra es convertido en un nombre propio masculino, Petros.
    Jesús, fuera de este versículo de Mateo, llamaba a este Apóstol Kephas, usándolo como nombre propio (Juan 1,42) también lo hizo Pablo (1Corintios 1,12; 3,22; 9,5; 15,5; Gálatas 2,9).
    “Petros” y “Petra” en el griego antiguo (llamado Griego Koiné) eran sinónimos, luego empezaron a tener diferencia posteriormente como afirman todos los expertos bíblicos protestantes (Oscar Cullman, Herman Ridderbos, Craig, etc.)
    6) El traductor mantiene el sustantivo en su forma original “Petra” en la segunda parte de la frase, “Sobre esta Petra edificaré mi Iglesia” no tiene el problema de género de la primera parte, por lo que poner en la segunda parte “Sobre este Petros” no era necesario, además en este tiempo la palabra Petros era un nombre no una cosa, no se usaba para un objeto. (Como lo demostraremos en el punto 3). La biblia aramea Peshitta,
    Año 435)
    2- “Y sobre esta misma piedra edificare…”
    La frase en griego dice “epi tautee tee petra”. “Tautee” es adjetivo demostrativo femenino, sin el otro “tee”, seria así “sobre esta piedra edificaré”.
    “Tautee” + “Tee” entonces viene a significar “esta misma”. Con eso, resulta que Jesús le dice tu eres piedra, y sobre ESTA MISMA piedra edificaré. El mensaje que deja el Tautee Tee es que Petros y Petra se refiere a la misma Piedra, y no a piedras distintas, o una a piedra y la otra a una peña o algo por el estilo. Si Jesús hubiera hecho una distinción entre las “dos piedras”, lo hubiera aclarado y no habría dicho “Tee”.
    3- ¿Qué es Lithon o Lithos? ¿Qué es Petros?
    Haciendo una búsqueda en varias versiones de la biblia, encontré un sólo pasaje donde hacen referencia a una roca o peña y a una piedra reales y no en sentido figurado. Este pasaje está en Marcos 15:46 y lo transcribo en las diferentes versiones:
    Reina – Valera Antigua (año 1602): “…un sepulcro que estaba cavado en una peña, y revolvió una piedra á la puerta del sepulcro.”
    Reina – Valera Revisada (año 1995): “…en un sepulcro que estaba cavado en una peña e hizo rodar una piedra a la entrada del sepulcro.”
    De Jerusalén: “…en un sepulcro cavado en la roca. Después, hizo rodar una piedra a la entrada del sepulcro.”
    Y el texto griego (año 1550) dice: “…εν μνημειω ο ην λελατομημενον εκ πετρα και προσεκυλισεν λιθον επι την θυραν του μνημειου.”
    Este es el mismo texto griego en caracteres latinos: “…en mnēmeiō o ēn lelatomēmenon ek petra kai prosekylisen lithon epi tēn thyran tou mnēmeiou.” Aquí podemos ver que al referirse a una roca, peña o “piedrotota” en la biblia se usa la palabra griega petra, mientras que al referirse a una piedra más pequeña se usa lithon o lithos. En otros pasajes podemos ver lo mismo, por ejemplo en 1 Pedro 2:8 y en Romanos 9:33 dice en español “piedra de tropiezo” (la versión griega dice “lithos proskommatos” y “lithon proskommatos” respectivamente) y “roca de escándalo” (versión griega: “petra skandalou” y “petran skandalou” respectivamente). (Lithos)
    Además, en 1 Pedro 2:6, “piedra del ángulo” lo tiene la versión griega como “lithon akrogōniaion”.
    Cristo mismo es llamado Piedra-Lithos en 1Pedro 2,4.
    Petros Por otro lado, la palabra “petros” sólo se utiliza en la biblia para referirse solo a Simón-Pedro-Cefas. No se puede encontrar en todo el nuevo testamento a la palabra Petros designando otra cosa que no sea a el mismo apóstol Pedro, jamás encontraremos por ejemplo “y caminando pateó una “petros” o algo similar, solo hay dos palabras Petra=Roca y Lithos=Piedra.
    “Petros” es solo un nombre, una transformación, masculinización de Petra dado por el evangelista para el apóstol, en aquel tiempo no tenía un significado en si la palabra “Petros”, sino como “masculinización” de Petra.
    El griego usado en ese tiempo es el antiguo koiné, en el cual la palabra Petros significaba lo mismo que Petra, Petros era la masculinización de petra.
    En 1Pedro 2,5 dice así “También ustedes como piedras vivas edifíquense….”
    En griego, en este versículo refiriéndose a los apóstoles o discípulos como piedras de la construcción dice LITHOS (palabra para piedra pequeñísima). Pedro uso la palabra LITHOS para hablar de los apóstoles como piedras pequeñas de la gran construcción.
    Por lo tanto en Mateo 16,18, Si Cristo hubiera querido referirse a Pedro como una simple piedra de la gran construcción o desprendida de Petra, la frase hubiera sido “Tú eres Lithos y sobre esta Petra edificare mi iglesia”
    Muchos dicen que Petros es “una piedra para arrojar”, esto no nos dice ni el Vox ni mucho menos el griego del tiempo de Jesús (antiguo koiné). En el antiguo griego se usaba la palabra lithos para significar “una piedrita o una piedra para arrojar” como podemos ver en el caso de la mujer adultera (Jn 8,6-7) o el de Jesús (Jn 8, 59).
    En griego “lapidación o lapidar” se decía “lithoboleo”
    No podemos encontrar la palabra Petros en el antiguo griego, en la misma biblia, refiriéndose a una piedrita o a algún objeto, sino que era un nombre, una masculinización de Petra. Basándonos entonces en la biblia y en el griego antiguo (koiné), no tenemos bases para decir que “petros” significa “piedra pequeña” porque para esto, la Biblia utiliza otra palabra (lithos o lithon).
    4- Orden semántico
    “Yo tengo un carro y un camión, y éste es azul”
    ¿Cuál es azul?
    El camión, porque es el sustantivo más cercano al pronombre “éste”.
    “Y sobre esta piedra”, como sustantivo su pronombre más cerca es Pedro no la declaración que se hizo versículos atrás”
    5- Lo que la Iglesia Católica cree.
    La base de nuestra fe se funda “sobre la roca de esta fe, confesada por Pedro”. (CATECISMO DE LA IGLESIA CATOLICA, 424)
    Por eso debemos diferenciar aquella metáfora que se entiende en un contexto como la “Roca” de la fe, es decir, la creencia más importante y que es el corazón del Cristianismo (“TU ERES EL MESIAS, EL HIJO DEL DIOS VIVO”) donde se apoyan las demás verdades o doctrinas. “Nadie puede poner otro fundamento que el que está puesto, el cual es Jesucristo mismo.” (1Corintios 3:11)
    Este el fundamento del cristiano (1Corintios 3,10), es el fundamento del templo que es cada uno y el único fundamento de la predicación (1Corintios 3,12-17).
    De aquella metáfora de “Roca”, que en contexto de Mateo, se refiere a la entrega de un ministerio sobre el cual Cristo fundó su iglesia para que “Confirme a sus hermanos” y la “Proteja de los ataques de satanás” (Lucas 22,31-32), Disponga las doctrinas que deben seguirse Y las que no (Mateo 16,17).
    Para que “los hombres de Dios hablen (y enseñen) inspirados por el Espíritu Santo” (2Pedro 1,20-21) y no se enseñe cualquier doctrina errónea.
    Y así “no haya divisiones” y entonces”tener un mismo modo de pensar y un mismo parecer.”(1Corintios 1,10).
    Manteniendo “Un solo cuerpo y un mismo espíritu…. Un solo Señor, una sola fe, un solo bautismo” (Efesios 4,3-5) y una cabeza que es “Cristo” (Efes 5,23), (Colos 1,18)
    Pedro es aquel servidor el cual Cristo confía “La Casa de David” a semejanza de Yahvé y Eliaquim (Isaías 22,20-22) y les dio las “llaves” para “abrir” y “cerrar”, “atar” y “desatar” (Isaías 22,22) y (Mateo 16,19)
    Pedro es aquel pastor, el cual responde a “El jefe de los Pastores” (1Pedro 5,2-4)
    Es el portero dejado por el dueño de la casa, y le pide que este vigilante (Marcos 13.34-37), le pedir a él y a los demás que no se duerman. Comparar con (Marcos 14,37)
    Solo lo reprende a él por haberse dormido, al “portero” (Marcos 14,37) (Esta reprimenda nos muestra aquel papel que debe cumplir como portero, debe estar vigilante de los demás hermanos).
    El Señor reafirma la fe de Pedro, reafirmando su amor por él, preguntándole ¿Me amas más que estos? Para terminar con las negaciones (Marcos 14,66-72), pero además incesantemente le pide: “Cuida y pastorea mis ovejas” (Juan 21,15-17)
    La Biblia usa distintas metáforas que significar distinto según el contexto. Veamos:
    En un momento se habla de que somos “sepultados para muerte en el bautismo” (Romanos 6,4) En este contexto, se está refiriendo al bautismo que conocemos y en otro lado Jesús dice: “con el bautismo con que yo soy bautizado seréis bautizados” (Marcos 10,39) Se está refiriendo, en este contexto, a su Pasión y muerte.
    No se debe aplicar el mismo sentido a todas las metáforas:
    – Ejemplo si voy a un campo donde hay rebaños y le digo a él que está cuidando las ovejas “Que buen pastor eres”, el va a entender inevitablemente que se refiere a su oficio de cuidar ovejas, si voy a una iglesia y le digo a la persona que preside “Que buen pastor eres” va a entender que se refiere a lo bueno que es conduciendo y llevando adelante a la comunidad. Misma palabra que en circunstancias y contextos diferentes refieren a otra cosa totalmente distinta
    Metáforas bíblicas similares, mismas palabras, sentido totalmente distinto
    Algunas veces Cristo es visto como el pastor (Juan 10,11) y otras como la puerta del corral (Juan 10,7).
    Algunas veces se ve como edificador (Mateo 16:18) y otras veces como fundamento (1Corintios 3,10-11).
    Algunas veces se ve como roca base (1Corintios 3,11) y otra veces como piedra angular (1Pedro 2,6) – (Efesios 2,20-21)
    Los cristianos también:
    Jesucristo es el único juez supremo (Mateo 25,31-46) pero los cristianos también serán jueces (Mateo 19,28; 1Corintios 6,2-3)
    Jesucristo es el único Pastor (Juan 10,16; Hebreos 13,20) pero también establece pastores (Juan 21,15-17).
    Jesús es el único Rey (Apocalipsis 19,16) pero reinaremos con el (Apocalipsis 2,26-29; 4,10)
    Jesús es el Santo de Dios (Lucas 4,34), pero también somos santos (Apocalipsis 18,20)
    Cristo dice “yo soy la luz del mundo” (Juan 8, 12) y otras veces dice “ustedes son la luz del mundo” (Mateo 5, 14).
    Cristo es visto como piedra (1Pedro 2,4) y a veces como roca (1Corintios 10,4)
    En (1Pedro 2,4-5) hace referencia Cristo como piedra y dice que también los apóstoles pueden ser piedras y no hay contradicción en ello.
    No hay nada de malo en entender que Cristo es “la Roca de nuestra fe” (Catecismo 424) y a su vez la “Piedra del Angulo” como Pablo da entender en muchos pasajes (1 Corintios 3,11; 1Corintios 10,4) y Pedro sea la roca en que Cristo mismo edifico la iglesia, en el sentido, No que pedro sea nuestra fe sino que es el Portero, un pastor. ¿Acaso nos bautizamos en el nombre de Pedro? (1Corintios 10,11-13)
    Comparación entre el viejo y el nuevo testamento
    -Dios bendice a Abraham con increíbles bendiciones, Comparar (Génesis 17,5-8) y (Mateo 16,18-19), Le cambia el nombre a Abram por Abraham (Génesis 17,5)
    Jesús le cambia el nombre a Simón por Pedro (Mateo 16,18)
    -Yahvé dijo “Yo mismo apacentare mis ovejas” (Ezequiel 34,15) pero después dice que suscitare un pastor para ellas, que las apacentara, David (Ezequiel 34,23).
    Jesús dijo “Yo soy el buen Pastor” (Juan 10,11) pero después de resucitar designa a Pedro pastor enfrente de los demás apóstoles (Juan 21,15-17)
    – Yahvé le entrega las llaves para abrir y cerrar a Eliaquim (Isaías 22,20-22)
    Jesús designa a Pedro, su “Eliaquim”, su “Portero” (Marcos 13.34-37), entregándole las llaves para atar y desatar o abrir y cerrar (Mateo 16,19).
    – Jacob llamo a sus 12 hijos (Las doce tribus de Israel que van a ser Tipo de los 12 Apóstoles) a todos les dijo cosas pero solo a uno (Juda) le dijo:
    “A ti Judá, te alabarán tus hermanos;
    Tu mano estará sobre el cuello de tus enemigos;
    Los hijos de tu padre se inclinarán a ti.
    Cachorro de león, Judá;
    De la presa subiste, hijo mío.
    Se encorvó, se echó como león,
    Como león viejo: ¿quién lo despertará?
    No será quitado el cetro de Judá
    Ni el bastón de mando de entre sus pies,
    Hasta que venga “Aquel” al que le pertenece y al cual se congregarán las naciones”. (Génesis 49,8-11).
    Y sobre él siguió la línea del pueblo de Dios, el remanente “Yahvé se airó en gran manera contra Israel y los apartó de su rostro, quedando solamente la tribu de Judá” (2Reyes 17:18; Oseas 1; Jueces 1,1-2). (Juda=Judaísmo: de ahí viene el nombre)
    A su vez cuando llego “Aquel” (Jesucristo), llamo a 12 Apóstoles (Marcos 3,13-19) pero solo a uno se le dijo: “Y yo a mi vez te digo que tú eres Pedro, y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia, y las puertas del Hades no prevalecerán contra ella.
    A ti te daré las llaves del Reino de los Cielos; y lo que ates en la tierra quedará atado en los cielos, y lo que desates en la tierra quedará desatado en los cielos.” (Mateo 16,18-19)
    Y sobre él y sobre su “Tribu” permanece el pueblo de Dios, el Remanente.
    -La relación entre Cristo y Pedro fui predicha por Zacarías (6,12-13)
    Declaración de Cristo a el Portero
    Al llegar Jesús a la región de Cesárea de Filipo, preguntó a sus discípulos, diciendo:
    “¿Quién dicen los hombres que es el Hijo del hombre?” (Cristo, el Gran Maestro, el que sondea los corazones y conoce a los hombres presenta el “primer conflicto doctrinal” de la iglesia para que Pedro reconozca su función posterior)
    Ellos dijeron:
    Unos, Juan el Bautista; otros, Elías; y otros, Jeremías o alguno de los profetas.
    (Cada uno de los discípulos con buena voluntad intenta dar respuesta según lo que les parece, según lo que les dicta su razón o lo que “creen que es así”).
    Él les preguntó:
    Y vosotros, ¿quién decís que soy yo?
    Respondiendo Simón Pedro, dijo:
    “Tú eres el Cristo, el Hijo del Dios viviente” (Surgió la inspiración por medio del Espíritu, Cristo logro realizar en Pedro lo que buscaba, que cayera en esta “trampa de amor” que lo iba a encerrar en un ministerio)
    Entonces le respondió Jesús:
    “Bienaventurado eres, Simón, hijo de Jonás, porque no te lo reveló carne ni sangre, sino mi Padre que está en los cielos.” (Esto vino del Padre, Dios mismo anticipadamente le hizo “practicar” lo que posteriormente sería su ministerio como portero de la iglesia)
    “Y yo a mi vez te digo que Tú eres Pedro y sobre esta Piedra edificare mi iglesia.
    (¡Bien Pedro!, tú según la función que ahora vas a recibir y por medio del Espíritu Santo, has resuelto “el primero conflicto doctrinal de la iglesia” y así como has revelado mi identidad, como quería que hicieras, ahora yo te digo quien serás, te llamo “Pedro”, “piedro”, “Roco” o “Rocky” porque serás la piedra o roca de la iglesia, el portero Marcos 14,37).
    Te daré las llaves del reino de los cielos y lo que ates en la tierra será atado en los cielos y lo que desates en la tierra será desatado en los cielos” (Así como ahora, en esta “practica” has atado la primer verdad de fe [Tu eres el Cristo, el Hijo del Dios vivo] por revelación divina, esto será atado en el cielo, confirmado en el cielo.
    Y a su vez esta verdad de fe que acabas de confirmar no era revelación tuya, ni idea tuya, sino que ya fue previamente “atada” por Dios y ahora fue confirmada a los hombres.

    Así ocurrirá con los próximos conflictos doctrinales, lo que ates, confirmes, será y habrá sido atado por Cristo en el cielo) El Señor tendría que haber elegido a alguien con fe más fuerte, no a Simón (que quiere decir, caña quebradiza, fe endeble) Personalmente hubiera elegido a Aarón para que hablara ante Faraón pero “el que ha dado la boca al hombre, y quien hace que el hombre vea…” (Éxodo 4,11-13) eligió a Moisés, así mismo hubiera elegido a Juan (el discípulo amado) en vez de al de “poca fe”, pero Dios “a elegido lo que el mundo considera necio para avergonzar a los sabios, y ha tomado lo que es débil para confundir lo que es fuerte” (1Corintios 1,27)]. Esta Roca hecha por Cristo protegerá esta fe (“TU ERES EL MESIAS, EL HIJO DEL DIOS VIVO”).
    Confirmara a sus hermanos (Lucas 22,32), ante al peligro y la locura del mundo apacentara, confortara y reforzara en sus hermanos la fe sobre Jesús (Juan 21,15-17) Su fe serán protegidas por Jesús para que no desfallezca y mantenga firme a la iglesia (Lc 22:32).
    Así como Cristo no permitirá que las puertas del Hades prevalezcan sobre ella (Mateo 16,18).
    Pedro es aquella roca puesta por Cristo, la cual sostendrá a la iglesia y a la piedra angular de nuestra fe (“Jesús es el Mesías, el hijo del Dios vivo”), sobre sus hermanos. (Efesios 2,20-21)
    Dios la bendiga y no tenga duda que yo se que Cristo me ama, yo Ceno con el TODOS LOS DOMINGOS+

    ¿Quién fundó su iglesia?

    SE PUEDE SER CRISTIANO DESPRECIANDO A CRISTO ??

    JESÚS ERA RELIGIOSO ?

    Jaime Gómez Casseres
    JESÚS ERA RELIGIOSO DESDE EL PRINCIPIO DE SU VIDA PUES CUMPLIÓ TODOS LOS RITOS y CELEBRÓ TODAS LAS FIESTAS DE SU RELIGIÓN JUDÍA: CIRCUNCISIÓN (Lc 2, 21), PRIMOGENITURA y PRESENTACIÓN EN EL TEMPLO (2, 22-39), SACRIFICIOS EN EL TEMPLO (2, 24) y LECTURAS EN LA SINAGOGA (4, 16-18), FIESTA DE PASCUA (Mt 26, 17-18), PENTECOSTÉS (Hch 2, 1), YON KIPPUR o DEL PERDÓN (Lev 16, 27-30), etc… EL NACIÓ, CRECIÓ y VIVIÓ TODA SU VIDA ALIMENTÁNDOSE DE SU TRADICIÓN EN LA ÚNICA RELIGIÓN JUDÍA DEL ANTIGUO TESTAMENTO… ALLÍ CRECIÓ EN ESTATURA y SE FORTALECIÓ EN GRACIA y SABIDURÍA (Lc 2, 52) PORQUE ESA ERA LA RELIGIÓN ESTABLECIDA POR DIOS VIGENTE EN ESA ÉPOCA..
    .JESUS ENSEÑA
    Y DIOS LO ENVIÓ A LA TIERRA HACE DOS MIL AÑOS (2, 1-7) PARA QUE DE ESA TRADICIÓN y RELIGIÓN EXCLUSIVAMENTE JUDÍA FORMARA OTRA, TAMBIÉN ÚNICA, EN LA QUE YA NO SOLO ESTARÍAN LOS JUDÍOS INCLUIDOS SINO QUE SE AGREGARÍA A LOS GENTILES DEL MUNDO ENTERO… “DE DOS PUEBLOS HIZO UNO” (Ef 2, 14)… UNA SOLA RELIGIÓN o TRADICIÓN CRISTIANA, DE CRISTO, FORMADA POR EL MISMO…
    Y PARA FORMARLA ESCOGIÓ DOCE APÓSTOLES QUE LO SIGUIERON COMO COMUNIDAD (Lc 5, 1-11), QUE FORMARON UNA IGLESIA ÚNICA, UN ÚNICO CUERPO (1Cor 10, 16-17) A LOS QUE LES DIJO LO QUE DEBÍAN CELEBRAR PRINCIPALMENTE COMO RELIGIÓN: LA EUCARISTÍA: “HAGAN ESTO”, QUE ES LO MISMO QUE DECIRLES “CELEBREN ESTO PARA SIEMPRE”, “EN CONMEMORACIÓN MIA” (Lc 22, 19; 1Cor 11, 24-25; Mt 26, 28), ES DECIR COMO EL MISMO LA CELEBRÓ, PARA QUE SU CUERPO y SU SANGRE SIGAN ESTANDO EN ELLA (1Cor 10, 16) (no les dijo lean esto o aprendan esto solamente, sino “hagan esto”, lo que El estaba celebrando, para alimentar a su Iglesia), MULTIPLICANDO ESE PAN VIVO (Jn 6, 1-15) PARA DARLO A LOS HOMBRES (Jn 6, 56)..
    .
    ESE DIA AL DECIRLES “HAGAN ESTO” NOMBRÓ u ORDENÓ A LOS APÓSTOLES SACERDOTES DE ESA NUEVA TRADICIÓN (“ha hecho de nosotros un reino de sacerdotes”, Ap 1, 6) ENCARGÁNDOLOS DE SEGUIR HACIENDO ESO MISMO ¡¡¡PARA SIEMPRE!!!…
    Y ADEMÁS LOS ENVIÓ A PREDICAR y ENSEÑAR A GUARDAR TODO LO QUE EL LES HABÍA MANDADO (Mc 16, 15-16)… A BAUTIZAR (Mt 28, 19; Hch 8, 16)… A PERDONAR LOS PECADOS (Jn 20, 22; Mt 16, 19)… A CONFIRMAR EN LA FE A LOS HERMANOS (Lc 22, 32; Hch 8, 16)… A UNGIR ENFERMOS (Jn 9, 1-41; St 5, 14)… A UNIR PAREJAS EN LA PRESENCIA DE CRISTO COMO EN LA BODA DE CANÁ PARA TRANSFORMAR SU AGUA EN VINO (Jn 2, 1-12)… A ESTABLECER PRESBÍTEROS (Tt 1, 5) y DIÁCONOS (Hch 6, 1-7)… ALLÍ ESTÁN LOS SIETE SACRAMENTOS DE LA IGLESIA y LA RELIGIÓN CATÓLICA y TODO LO QUE ENSEÑA A SUS FIELES EN CADA EUCARISTÍA..
    .
    NO ES CIERTO QUE LA IGLESIA DIGA QUE JESÚS HABITA EN TEMPLOS. HABITA EN LOS MIEMBROS DE SU IGLESIA (1Cor 3, 16), EN CADA SACERDOTE PORQUE LO RECIBIERON EN CADA EUCARISTÍA y EN CADA PALABRA EN LA IGLESIA (1Cor 11, 24-25)… Y POR QUE JESÚS HABITA EN ELLOS (Mt 28, 19) LO PUEDEN TRANSMITIR A LAS ESPECIES AL CONSAGRARLAS, y LO ENTREGAN A NOSOTROS LOS FIELES PARA QUE JESÚS HABITE TAMBIÉN EN NOSOTROS…
    TODOS EN EL ANTIGUO TESTAMENTO SE RELACIONARON CON DIOS-PERSONA EN EL TEMPLO A TRAVÉS DEL SACRIFICIO DE SUS SACERDOTES (1Rey 8, 4; 2Cro 5, 5)… PARA LLEGAR A VIVIR EN TODA LA VIDA UNA RELACIÓN PERSONAL CON EL BASADA EN LA LEY ESCRITA, EN SUS MANDAMIENTOS ESCRITOS (Ex 34,28; Dt 10,4; Lev 18, 5)…. IGUALMENTE TODOS EN EL NUEVO TESTAMENTO DEBEMOS RELACIONARNOS CON DIOS-PERSONA EN EL TEMPLO (Jesús no lo hizo de inmediato porque lo debían hacer los apóstoles, que por ser perseguidos celebraban en sus casas)… PARA LLEGAR A VIVIR EN TODA LA VIDA UNA RELACIÓN PERSONAL CON EL, AHORA POR LA LEY DEL ESPÍRITU QUE NOS LA DICTA DIRECTA y REALMENTE (Hch 8, 29; 11, 12; Lc 4, 18) DESPUÉS DE LLEGAR A NOSOTROS COMO LLEGÓ A LOS APÓSTOLES EN PENTECOSTÉS*…(Hch 2, 1)

    SIN LA IGLESIA o RELIGIÓN CATÓLICA QUE FORMÓ CRISTO EN PERSONA HACE DOS MIL AÑOS ESO NO SE PUEDE LLEGAR A VIVIR… DE LA MISMA MANERA EN QUE SIN LA IGLESIA o RELIGIÓN JUDÍA NO SE PODÍA VIVIR LA FE NI SER CREYENTE EN LA ANTIGUEDAD..

    .
    QUIEN HOY SOLO BUSCA RELACIONARSE CON DIOS SIN LA RELIGIÓN y SOLO A TRAVÉS DE LA LEY ESCRITA, SE ESTÁ QUEDANDO EN UNA TRADICIÓN ANTIGUA IMPERFECTA PERO YA CORTADA o INCOMPLETA PUES SE DESECHA LA RELIGIÓN, DESECHANDO LA TRADICIÓN o RELIGIÓN ÚNICA MEJOR QUE ES LA VIGENTE HOY y ES LA ÚNICA EN LA QUE SE PUEDE VIVIR HOY LA FE y SER CREYENTE, QUE ES LA ÚNICA QUE NOS PUEDE PERMITIR LLEGAR HOY A LA PLENITUD DE LA FE y DE LA CONVERSIÓN POR EL ESPÍRITU..
    .
    *En Pentecostés los Apóstoles recibieron el Espíritu en plenitud. Así debemos recibirlo nosotros para nacer de nuevo del Espíritu… Así como nadie nace a la vida natural de una madre sin que ella esté presente, ni antes de haber salido de su vientre, de la misma manera nadie puede decir que en verdad ha nacido de nuevo sin vivir esa experiencia en el que el Espíritu esté en verdad presente como en Pentecostés, que es el modelo y el momento de nuestra conversión a Cristo porque nos hacemos uno con El por su Espíritu… por ello mienten los evangélicos que dicen que han nacido de nuevo, porque están asumiendo algo que nunca han vivido, precisamente porque solo se vive en algún momento de nuestro caminar en la Religión Católica y ellos “siguen” a Cristo por la Biblia y fuera de su única Iglesia…

    Eucaristía ¡ Misterio de luz, Misterio de vida!

    LA IGLESIA QUE DEJO MI SEÑOR JESUS

    LA IGLESIA QUE DEJO MI SEÑOR JESUS

    —Hay gente que piensa que la Iglesia debería recortar su actuación, para evitar el peligro de cometer todos esos errores reales o supuestos que ha habido a lo largo de la historia.Es bastante fácil atacar a la Iglesia, y burlarse de las páginas más difíciles de su historia. No intento en estas líneas justificar los errores que realmente han cometido muchos cristianos a lo largo de los siglos. Pero a veces pienso que si a esas personas les parece que la Iglesia tiene las manos sucias, habría que decirles que quizá ellos no tienen las manos sucias porque no tienen manos o porque no las utilizan.La Iglesia procura realizar su tarea, y vive inmersa en una sociedad cambiante que se desarrolla a su vez en una época determinada, y trata de insertar en ella la levadura sobrenatural del Evangelio. La grandeza de la Iglesia está en afrontar las variaciones del hombre en el transcurso de los siglos y tratar de introducir en su vida lo sobrenatural. Si para evitar el riesgo de contaminar su pureza, la Iglesia renunciara a intentar hacerse presente en la sociedad de cada momento, se quedaría en un simple y curioso empeño abstracto.Hay mucho purista que se escandaliza de las actuaciones de la Iglesia o de los católicos, pero que no aporta ninguna solución a todos esos problemas que a cualquier persona debieran interpelar seriamente. Buscan una seguridad en las actuaciones, un no asumir riesgos que no lleva a otra paz que la del cementerio. La Iglesia afronta con serenidad todos esos sarcasmos, porque desea cumplir su misión entre los hombres. Sabe que roza sin cesar el peligro de empañar la pureza de su mensaje, al menos según las apariencias, al tratar de encarnarlo en una historia que se vuelve incesantemente contra ella, contra quien quiere salvarla. La Iglesia prefiere este riesgo al estéril replegamiento sobre sí misma. Lo prefiere, y afronta ese riesgo desde hace veinte siglos porque, en su amor al hombre, acude a los puntos de más necesidad, más amenazados.Siempre habrá personas que se obstinen en no ver en el cristianismo otra cosa que las deformaciones de las que ha sido objeto a lo largo de la historia. Siempre habrá quien relacione la fe cristiana con el oscurantismo, con la “sombría Edad Media”, con la intolerancia, con la presión sobre las conciencias, con el subdesarrollo intelectual, con el retraso y la falta de libertad. Es una imagen que se ha creado unas veces con mala intención, y otras simplemente por desconocimiento, y que quizá procede de esa vieja idea ilustrada por la que tantos pensaban que el racionalismo ateo había obtenido un gran triunfo sobre la fe.La historia de la Iglesia es una confusión de triunfos y aparentes fracasos del cristianismo. Es una serie siempre repetida de intentos de construir el reino de Dios en la tierra. Esto no es sorprendente, ni es algo que Jesucristo no previera. La parábola de la cizaña sembrada entre el trigo muestra con claridad que Él lo sabía y que esto está de acuerdo con el plan de Dios.La vida de la Iglesia en la historia, así como la vida del cristiano individual –afirma Thomas Merton–, es un acto constantemente repetido que empieza siempre de nuevo, una historia de buenas intenciones que acaba en éxitos y en equivocaciones; de errores que han de ser corregidos, de defectos que tienen que ser utilizados, de lecciones que se aprenden mal y deben aprenderse una y otra vez. Ha habido vacilaciones y falsos comienzos en la historia cristiana. Ha habido incluso errores graves, pero estos son imputables a las sociedades seculares cristianas más que a la Iglesia. Ahora bien, la Iglesia no ha perdido nunca su camino. Pero lo que la mantiene en el camino recto no es el poder, no es la sabiduría humana, la habilidad política ni la previsión diplomática. Hay épocas en la historia de la Iglesia en que esas cosas llegaron a ser, para los líderes cristianos, obstáculos y fuente de errores. Lo que mantiene a la Iglesia y al cristiano en el buen camino es el amor y el cuidado de Dios