Archivos Mensuales: marzo 2010

ELEMENTOS BASICOS DEL CATECISMO CATOLICO

Encuentra.com, nos proporciona excelentes folletos para el apoyo a la catequesis. Descárgalos aquí:

1. ELEMENTOS DEL CATECISMO:
– Los Mandamientos de la Ley de Dios
– Los Mandamientos de la Santa Madre Iglesia
– Pecados Capitales
-Pecados que claman al Cielo
– Pecados contra el Espíritu Santo
– Los Novismos o Postrimerias del hombre
– Los Sacramentos de la Santa Iglesia
– Las Virtudes Cardinales
-Los Dones del Espíritu Santo
-Los Frutos del Espíritu Santo
-Las Virtudes Teologales
-Los Enemigos del Alma

2. ELEMENTOS DE CATECISMO PARA PRIMERA COMUNIÓN:
– La Señal de la Santa Cruz
– Padrenuestro
– Avemaría
– El Credo
-Yo Confieso
– Acto de Contrición

3.FORMULARIO DE CATECISMO

4.BIENAVENTURANZAS
– Las Bienaventuranzas
– Las Obras de Misericordia

5.CALENDARIO LITÚRGICO

6. LA BIBLIA EN LA VIDA DEL HOMBRE
– Evangelios
– Salmos
– Lecturas Bíblicas para enfermos
– Lecturas Bíblicas para Difuntos del Antiguo y Nuevo Testamento

7. CATECISMO BREVE

8. BREVÍSIMO CATECISMO DE DOCTRINA CRISTIANA
– Señal de la Cruz
– Padre Nuestro
– Los Mandamientos
– Los Sacramentos
– Avemaría
– Gloria
– Credo
– Acto de Contrición
– Yo Pecador
– La Salve

9. PORQUÉ NECESITAMOS LOS SACRAMENTOS

10. QUÉ ES CUARESMA

11. LA FAMILIA CRISTIANA (larga)

12. LA FAMILIA CRISTIANA (corta)

13. NEW AGE -NUEVA ERA

* Para mayor información, visita nuestra Comunidad de Catequistas y Evangelizadores.

* ¿Dudas, inquietudes? Pregúntale a un experto

* ¿Te gustó nuestro servicio? Suscríbete a nuestro boletín mensual

Anuncios

LA CUARESMA ESTUDIO BÍBLICO Y…

LA CUARESMA ESTUDIO BÍBLICO Y…

¿Qué es lo que nosotros estamos dándole a Dios en nuestra existencia?

El Padre sabe lo que te hace falta
Lunes cuarta semana de Cuaresma. ¿Qué es lo que nosotros estamos dándole a Dios en nuestra existencia?
Autor: P. Cipriano Sánchez LC | Fuente: Catholic.net

Cuaresma es el tiempo de conversión del corazón. Cuaresma es el tiempo de regreso a Dios. Esto tendría que inquietarnos para ver si efectivamente estamos regresando a Dios no solamente las cosas que Él nos ha dado, sino si nosotros mismos estamos regresando a Dios.

Podríamos decir que cada uno de nosotros es un don de Dios para uno mismo; la vida es un don que Dios nos da. ¿Cómo estamos regresando ese don a Dios? Esta conversión del corazón, ese regresar a Dios, ese volver a poner a Dios en el centro de la vida, ¿cómo lo estoy haciendo? ¿Hasta qué punto puedo decir que realmente nuestro Señor está recibiendo de mí lo que me ha dado?

Cuando nos enfrentamos con nuestra vida, con nuestros dolores, con nuestras caídas, con nuestras miserias, con nuestros triunfos y gozos, podría darnos miedo de que no estuviésemos en la condición de dar al Señor lo que Él espera de nosotros. Miedo de que no estuviésemos en la situación de regresar, con ese corazón convertido, todo lo que el Señor nos ha dado a nosotros.

Jesús en el Evangelio dice: “El Padre sabe lo que les hace falta antes de que se lo pidan”. Dios nuestro Señor sabe perfectamente qué es lo que necesitamos en ese camino de conversión hacia Él. Sabe perfectamente cuáles son los requerimientos interiores que tiene nuestra alma para lograr una verdadera conversión del corazón.

Yo me pregunto si a veces no tendremos miedo de este conocimiento que Dios tiene de nosotros. ¿No tendremos miedo, a veces, de que el Señor puede llegar a conocer lo que necesitamos?

Sin embargo, debemos dejar que el alma se abra a su mirada. En la oración que el Señor nos enseña en el Evangelio y que repetimos en la Misa: “Padre nuestro, que estás en los cielos”, nos llama a confiar plenamente en el Señor, a pedirle que Él sea santificado y que venga a vivir en nosotros su Reino. Es la oración de un corazón que sabe pedir a Dios lo que Él le dé y que se abre perfectamente para que el Señor le diga lo que necesita.

¡Cuántas veces a nosotros nos puede faltar esto! Deberíamos exigirnos que nuestra vida vuelva a Dios con una confianza plena; que se adhiera a Dios sólo y únicamente como el único en quien de veras se puede confiar.

Creo que ésta podría ser una de las principales lecciones de conversión del corazón.

¿Qué es lo que nosotros estamos dándole a Dios en nuestra existencia? ¿Con qué fecundidad estamos dándole a Dios en nuestra vida? Si al examinarnos nos damos cuenta de que nos faltan muchos frutos, si al examinarnos nos damos cuenta de que no tenemos toda la fecundidad que tendríamos que tener, no tengamos miedo, Dios sabe lo que necesitamos, y Dios sabe qué es lo que en cada momento nos va pidiendo. ¿Por qué si Dios lo sabe, no dejarme totalmente en sus manos? ¿Por qué, entonces, si Dios lo sabe, no ponerme totalmente a su servicio en una forma absoluta, plena, delicada?

Precisamente esto es la auténtica conversión del corazón. La conversión del corazón en la Cuaresma no va a ser hacer muchos sacrificios; la conversión del corazón en la Cuaresma es llegar al fondo de nosotros y ahí abrirnos a Dios nuestro Señor y ponernos ante Él con plenitud.

Vamos a pedirle a Dios que sepamos regresarle todo lo que nos ha dado, que sepamos hacer fecundo en nuestro corazón ese don que es nuestra vida cotidiana, ese don que somos nosotros mismos para cada uno de nosotros. Que esa sea nuestra intención, nuestra oración y sobre todo, el camino de conversión del corazón.

ESCUCHEN MI VOZ

Escuchen mi voz”
Jueves tercera semana Cuaresma. Ser entre los hombres, una luz encendida, un camino de salvación.
Autor: P. Cipriano Sánchez LC | Fuente: Catholic.net

Jesucristo nuestro Señor no quiere dejarnos solos. Quiere ser Él el que nos acompañe, quiere ser Él el que camina junto a nosotros: “Escuchen mi voz y yo seré su Dios y ustedes serán mi pueblo; caminen siempre por el camino que yo les mostraré para que les vaya bien”. Éstas son las palabras con las que nuestro Señor exhorta al pueblo, a través del profeta, a escuchar y a seguir el camino de Dios

Cristo, en el Evangelio, nos narra la parábola del hombre fuerte que tiene sus tesoros custodiados, hasta que llega alguien más fuerte que él y lo vence. Quién sabe si nuestra alma es así: como un hombre fuerte bien armado, dispuesto a defenderse, dispuesto a no permitir que nadie toque ciertos tesoros. Sin embargo, Dios nuestro Señor más fuerte sin duda, quizá logre entrar en el castillo y logre arrebatarnos aquello que nosotros le tenemos todavía prohibido, le tenemos todavía vedado. Cristo es más fuerte que nosotros. Y no es más fuerte porque nos violente, sino que es más fuerte porque nos ama más.

Es el amor de Jesucristo el que llega a nuestra alma y el que viene a arrebatar en nuestro interior. Es al amor de Jesucristo el que no se conforma con un compromiso mediocre, con una vida cristiana tibia, con una vida espiritual vacía. Y Cristo quiere todo, según nuestro estado de vida: quiere todo en nuestra vida conyugal, quiere todo en nuestra vida familiar, quiere todo en nuestra vida social.

“Escuchen mi voz”. Estas palabras tienen que resonar constantemente en nosotros a lo largo del tiempo cuaresmal. Si Dios nuestro Señor ha inquietado nuestra alma, si Dios nuestro Señor no ha dejado tranquilo nuestro corazón, si nos ha buscado, si nos ha asediado, si nos ha tomado, si nos ha conquistado, no es ahora para dejarnos solitarios por la vida, sino porque el primero que se compromete a llevar adelante nuestra vocación cristiana es Él, y va a estar con nosotros. La pregunta que nosotros tenemos que hacernos es: ¿Estamos dispuestos a seguir a Cristo o estamos dispuestos a abandonarlo?

Al final de la lectura del profeta Jeremías, aparece una frase muy triste: “De este pueblo dirá: Éste es el pueblo que no escuchó la voz del Señor, ni aceptó la corrección; ya no existe fidelidad en Israel; ha desaparecido de su misma boca”.

Está en nuestras manos dar fruto. Está en nuestras manos perseverar. Está en nuestras manos el continuar adelante con nuestro compromiso de cristianos en la sociedad. De nosotros depende y a nosotros nos toca que Jesucristo pueda seguir caminando con nosotros, yendo a nuestro lado. El Señor vuelve a buscarnos hoy, el Señor vuelve a estar con nosotros, ¿cuál va a ser nuestra respuesta? ¿Cuál va a ser nuestro comportamiento si nuestro Señor viene a nuestro corazón?

Jesús, al final del Evangelio, nos lanza un reto: “El que no está conmigo, está contra mí; y el que no recoge conmigo, desparrama”. Un reto que es una responsabilidad: o estamos con Él y recogemos con Él; o estamos contra Él, desparramando. No nos deja alternativas. O tomamos nuestra vida y la ponemos junto con Él, la recogemos con Él, la hacemos fructificar, la hacemos vivir, la hacemos llenarse, la hacemos ser testigos cristianos de los hombres, o simplemente nos vamos a desparramar.

¿Quién de nosotros aceptaría ver su vida desparramada? ¿Quién de nosotros toleraría que su existencia simplemente corriese? ¿No nos interesa tenerla verdaderamente rica, no nos interesa tenerla verdaderamente comprometida junto a Jesucristo nuestro Señor? Esto no se puede quedar en palabras, tenemos necesidad de llevarlo a los demás. Esto es obra de todos los días, es un compromiso cotidiano que está en nuestras manos.

Vamos a pedirle a Jesucristo que nos guíe para comprometernos con nuestra fe, para comprometernos con la Iglesia Católica, Apostólica y Romana. La Iglesia que se nos ha entregado, viniendo desde muchas generaciones. La Iglesia de los mártires, la Iglesia de los apóstoles, la Iglesia de los confesores. La Iglesia que ha llegado a nosotros a través de dos mil años por medio de la sangre de muchos que creyeron en lo mismo que creemos nosotros. La Iglesia que es para nosotros el camino de santificación, y que es la Iglesia que nosotros tenemos que transmitir a las siguientes generaciones con la misma fidelidad, con la misma ilusión, con el mismo vigor con que a nosotros llegó.

Pidámosle al Señor que la podamos transmitir íntegra a las generaciones que vienen detrás y la podamos extender a las generaciones que conviven con nosotros y que todavía no conocen a Cristo.

Este compromiso no es un compromiso hacia dentro, sino que es un compromiso hacia afuera. Un compromiso que nace de un corazón decidido, pero que tiene que transformarse en acción eficaz, en evangelización para el bien de los hombres.

Vamos a pedirle a Jesucristo que nos conceda la gracia de recoger con Él, la gracia de estar siempre a favor de Él, de escuchar su voz y de caminar por el camino que Él nos muestra, para ser entre los hombres, una luz encendida, un camino de salvación, una respuesta a los interrogantes que hay en tantos corazones, y que sólo nuestro Señor Jesucristo puede llegar a responder.

  • Preguntas o comentarios al autor
  • P. Cipriano Sánchez LC

    ¿Adorar la cruz? (Católicos Firmes en su Fe)

    ¿Adorar la cruz? (Católicos Firmes en su Fe)

    JESUS Y LA TOLERANCIA

    JESUS Y LA TOLERANCIA

    LA MISERICORDIA Y MI CONVERSION

    LA MISERICORDIA Y MI CONVERSION

    yovani-08@hotmail.com; Consecuencias de un principio funesto: Sola Scriptura.

    “Entonces el Diablo le dice: “ Si eres el Hijo de Dios, tírate abajo, porque está escrito…”
    Mat. 4,5 La Sagrada Escritura es una lámpara que ilumina nuestro caminar a la Casa del Padre, Salmo 119,105. Pero mal utilizada, nos puede llevar a daños físicos y morales y hasta a la perdición eterna. El mismo Demonio se valió de esta técnica para inútilmente hacer caer a Jesús.
    El profeta Amos anunció (8,11) “ Que llegaría el día en que Dios mandaría hambre sobre la tierra, no hambre de pan, ni sed de agua, sino de oír la Palabra de Yahvé”. Como esta hambre de escuchar la Palabra de Dios es inherente a la naturaleza del hombre, que desea conocer a su Creador, debemos en esta búsqueda estar apercibidos de que infinidad de doctrinas erróneas inventadas por el hombre han tratado de basarlas, sus creadores, en la Biblia mal interpretada. Ya el apóstol Pedro lo advertía en 2 Pedro 3,16, que habría quien torcería su enseñanza para su propia perdición.
    Alguien dijo: “ de la Biblia mal interpretada, se puede sacar hasta petróleo “
    José Smith fundador de los mormones, basándose en el mandato divino de Gen. 1,22 y 35, 11 “ crezcan, multiplíquense … aprobó la poligamia.
    José F. Rutherford, 2° líder mundial de los Testigos de Jehová apoyó la conocida negativa de los Testigos de Jehová de aceptar transfusiones de sangre, que tantas muertes ha causado entre ellos, en el texto de Hech. 15,20 cuando la Iglesia Primitiva proclamó un mandato transitorio y circunstancial de abstenerse de sangre.
    Los líderes de los Adventistas del 7° Día, utilizando Ex.20,8 “recuerda el día sábado para santificarlo” obligan a sus adeptos a guardarlo como los judíos del A. Testamento y rechazan el Domingo “Dia del Señor” propio de los cristianos.
    Los cristianos fundamentalistas: Iglesia de la fe en Cristo Jesús y otras de la misma línea doctrinal, leyendo Hech. 8,16 “…únicamente habían sido bautizados en el nombre del Señor Jesús” Dicen que los cristianos se deben bautizar sólo en el nombre de Jesús y no en el de las Tres Personas de la Sma. Trinidad, aunque esto último, es mandato expreso de Cristo Mat. 28,19.
    La gran cantidad de Iglesias cristianas evangélicas citando Rom.3,28 “concluímos que el hombre es justificado por fe, sin las obras de la Ley” , proclaman que la justificación (salvación), se obtiene solo por la fe sin obras, en oposición a lo que dice Santiago 2,26.
    En los Pentecostales, se han suscitado casos de personas, principalmente niños, muertos por que sus padres no recurren al médico para atender sus padecimientos, ya que creen, según Lc.8,48, que todo se cura sólo por fe y oraciones. En cambio los judíos, el pueblo de la Biblia, sí recurría a los médicos Eclo. Cap.39. Entre los apóstoles hubo un médico eminente: S. Lucas, Col. 4,14.
    En San Luis Potosí, en una comunidad de personas de este tipo de doctrina, algunas de ellas cayeron muertas al inhalar gas butano. El Pastor les decía, que era la acción del Espiritu Santo (Heraldo de Chih. 1° de Enero de 1992).
    Los seguidores de la orinoterapia (beber su propia orina), justifican esta práctica en el texto de Prov. 5,15 “¡toma el agua de tu propia fuente…!”
    Las prácticas más descabelladas pueden tener apoyo en la Biblia mal interpretada, citar éstas, sería interminable. Para evitar ser víctimas de estos y otros daños tan terribles, vayamos a la Sagrada Escritura siempre atendiendo la interpretación del Magisterio de la Iglesia Católica a quien Jesús le dio este ministerio Luc. 10,16 y no quienes la proclaman al margen de éste.
    José L. Fierro Cordova
    México

    CONCILIO VATICANO: DEI VERBUM

    Este tema es concerniente a la posición actual de la Iglesia frente a la Revelación Divina. Nos ilustra de manera magistral como los Padres Conciliares exhortan al pueblo de Dios a recibir gustoso la Palabra de Dios, y como la vida de cada cristiano debe tener fundamento en la Escritura, ya que como dijo San Jerónimo: “Desconocer las Escrituras es desconocer a Cristo”

    Dispuso Dios benignamente que todo lo que había revelado para la salvación de los hombres permaneciera íntegro para siempre y se fuera transmitiendo a todas las generaciones. Por ello Cristo Señor, en quien se consuma la revelación total del Dios sumo, mandó a los Apóstoles que predicaran a todos los hombres el Evangelio, comunicándoles los dones divinos. Este Evangelio, prometido antes por los Profetas, lo completó El y lo promulgó con su propia boca, como fuente de toda la verdad salvadora y de la ordenación de las costumbres. Lo cual fue realizado fielmente, tanto por los Apóstoles, que en la predicación oral comunicaron con ejemplos e instituciones lo que habían recibido por la palabra, por la convivencia y por las obras de Cristo, o habían aprendido por la inspiración del Espíritu Santo, como por aquellos Apóstoles y varones apostólicos que, bajo la inspiración del mismo Espíritu, escribieron el mensaje de la salvación.
    Así, pues, la Sagrada Tradición y la Sagrada Escritura están íntimamente unidas y compenetradas. Porque surgiendo ambas de la misma divina fuente, se funden en cierto modo y tienden a un mismo fin. Ya que la Sagrada Escritura es la palabra de Dios en cuanto se consigna por escrito bajo la inspiración del Espíritu Santo, y la Sagrada Tradición transmite íntegramente a los sucesores de los Apóstoles la palabra de Dios, a ellos confiada por Cristo Señor y por el Espíritu Santo para que, con la luz del Espíritu de la verdad la guarden fielmente, la expongan y la difundan con su predicación; de donde se sigue que la Iglesia no deriva solamente de la Sagrada Escritura su certeza acerca de todas las verdades reveladas. Por eso se han de recibir y venerar ambas con un mismo espíritu de piedad.
    Habiendo, pues, hablando Dios en la Sagrada Escritura por hombres y a la manera humana, para que el intérprete de la Sagrada Escritura comprenda lo que El quiso comunicarnos, debe investigar con atención lo que pretendieron expresar realmente los hagiógrafos y plugo a Dios manifestar con las palabras de ellos.
    Para descubrir la intención de los hagiógrafos, entre otras cosas hay que atender a "los géneros literarios". Puesto que la verdad se propone y se expresa de maneras diversas en los textos de diverso género: histórico, profético, poético o en otros géneros literarios. Conviene, además, que el intérprete investigue el sentido que intentó expresar y expresó el hagiógrafo en cada circunstancia según la condición de su tiempo y de su cultura, según los géneros literarios usados en su época. Pues para entender rectamente lo que el autor sagrado quiso afirmar en sus escritos, hay que atender cuidadosamente tanto a las formas nativas usadas de pensar, de hablar o de narrar vigentes en los tiempos del hagiógrafo, como a las que en aquella época solían usarse en el trato mutuo de los hombres.
    Y como la Sagrada Escritura hay que leerla e interpretarla con el mismo Espíritu con que se escribió para sacar el sentido exacto de los textos sagrados, hay que atender no menos diligentemente al contenido y a la unidad de toda la Sagrada Escritura, teniendo en cuanta la Tradición viva de toda la Iglesia y la analogía de la fe. Es deber de los exegetas trabajar según estas reglas para entender y exponer totalmente el sentido de la Sagrada Escritura, para que, como en un estudio previo, vaya madurando el juicio de la Iglesia. Por que todo lo que se refiere a la interpretación de la Sagrada Escritura, está sometido en última instancia a la Iglesia, que tiene el mandato y el ministerio divino de conservar y de interpretar la palabra de Dios

    EXPOSICION DE LA SABANA SANTA

    Del 10 de abril al 23 de mayo la Sindone estará expuesta a los peregrinos
    TURÍN, miércoles 24 de febrero de 2010 (ZENIT.org).- Más de un millón de peregrinos han hecho sus reservas para poder ver la Sábana Santa que estará expuesta, luego de 10 años, en la Catedral de Turín del 10 de abril al 23 de mayo.
    La reserva puede hacerse por internet en el sitio www.sindone.org. Desde Italia han reservado 963.639 personas. También han separado sus sitos, peregrinos que vendrán desde Argentina, Burkina Faso, Japón y Rusia entre muchos otros países, para orar o simplemente observar el lienzo que, según la tradición, envolvió el cuerpo de Jesús luego de la crucifixión.

    Por ello, el ayuntamiento de Turín está realizando todos los preparativos para acoger a los muchos fieles y turistas que vendrán en estos días: cerca de 4.500 voluntarios están entrenándose ya para ayudar con la logística: “Quienes colaboran en este evento – dijo Maurizio Bardello, director del Comité para la Ostensión de la Sábana Santa – lo hacen de manera gratuita”.
    La organización, entre otras cosas “se ha guiado con criterios de sobriedad y con costos ya previstos. Se prevé un amplio uso de materiales reciclables”, dijo Bardello.
    “Hay también algunas obras en curso de carácter permanente como las remodelaciones en el Palacio Chiablese, donde los peregrinos podrán detenerse para la adoración eucarística y donde podrán luego acudir al sacramento de la confesión”, explicó el director.
    Además de los aspectos económicos, se ha dado una particular atención al cuidado del ambiente con el uso de materiales ecológicos y a la adopción de soluciones de bajo impacto ambiental.
    “Para reducir el efecto sobre la ciudad de la llegada de cerca de 20.000 autobuses previstos – dijo Bardello – a cada uno de ellos se les pedirá una contribución de 30 euros destinado exclusivamente para plantar árboles nuevos”.
    “El recorrido que los peregrinos cumplirán para llegar a la Catedral – explicó Fiorenzo Alfieri, presidente del comité para la exposición 2010 y asesor cultural de la localidad de Turín – proporciona el paso a través de los jardines reales y a la Nueva ala del palacio real para llegar al el área del Teatro romano y volver así a la plaza de la torre del campanario de la Catedral”.
    En dicho punto se hará una “pre lectura”, es decir, un recorrido con imágenes y explicaciones que preparan a la visión de la Santo Sudario, y cuando este se termine se entrará en la Catedral”, aseguró Alfieri.
    ¿Qué cosa van a ver los peregrinos que lleguen a Turín de todas partes del mundo? “Una sábana de lino atípica – dijo Giuseppe Ghiberti, presidente de la Comisión diocesana para la Sábana Santa – con cerca de 4,41 metros de alto y 1,13 de ancho que contiene la figura de un hombre muerto por la tortura de la crucifixión”.
    Según la tradición se trata de una sábana que fue usada para envolver el cuerpo de Jesús en el sepulcro; de hecho “es una imagen fidelísima, un espejo de la narración literaria de los evangelios, a propósito de la muerte de Jesús a propósito de la muerte de Jesús”.
    La Sábana Santa es, pues, “un signo pobre” que remite a “un episodio único en la historia para quien cree”.
    En cuanto a la fecha de antigüedad de esta valiosa reliquia existen “dos opiniones cerca de la procedencia de la época romana o medieval. Ningún científico serio puede afirmar con seguridad cómo la imagen se ha formado sobre el lienzo. Son muchas las hipótesis, pero no hay ninguna respuesta”.
    ¿Por qué la Iglesia se interesa en ello? “Al ser un eco del mensaje del Evangelio – explicó Ghiberti – se convierte en un instrumento de evangelización y por ello en una responsabilidad en este sentido para la Iglesia entera”.
    El carácter científico de la Sábana Santa comenzó a ser estudiado a partir de 1898, cuando un fotógrafo turinés constató que el negativo de las imágenes representan el cuerpo y la cara de un hombre crucificado según contaban los Evangelios.
    En 1989 fue sometida a la prueba del carbono 14. Los científicos afirmaron que era un tejido fabricado entre 1260 y 1390. Expertos de prestigio científico han criticado aquellos exámenes por considerar que no tuvieron el rigor necesario y que se estudiaron sólo unas partes de la sábana que había sido reparada en la edad media.
    Al visitar la Sábana Santa en la catedral de Turuín, el 24 de mayo de 1998, Juan Pablo II explicó que el lienzo constituye un «reto a la inteligencia» por la extraordinaria crónica visual que ofrece de la pasión de Cristo.
    El Papa Benedicto XVI, al anunciar la ostensión de la Sábana Santa el 2 de junio de 2008, dijo que “será una ocasión sumamente propicia para contemplar ese misterioso rostro, que silenciosamente habla al corazón de los hombres, invitándoles a reconocer en él el rostro de Dios”.
    Por Chiara Santomiero, traducción del italiano por Carmen Elena Villa
     

    CATOLICO LUCHADOR

    CATOLICO LUCHADOR

    id=’networkedblogs_nwidget_container’