Archivos Mensuales: abril 2014

EL SENTIDO RELIGIOSO

anima aeternam

El Sentido Religioso.

¿Qué seria la vida sin las creencias?, El hombre moderno busca olvidar los significados que dan sentido a la vida del hombre, se a olvidado de las creencias trascendentales del hombre, la nueva pedagogía del hombre moderno nos enseña a vivir los placeres de nuestra existencia corporal y a olvidarse de las inquietudes de la existencia, de esto puedo decir que la calidad de vida del hombre esta en decadencia, nos volvemos mas hombres corporales y menos hombres simbólicos. La felicidad del hombre actual consiste en buscar el reconocimiento y lo material y nos hemos olvidado del sentido propio de la vida, ya no los dice Víctor Frankel en su libro “El hombre en busca de sentido”, mas sin embargo, se nos dice como vivir pero, no somos capases de hacerlo y esto es producto de la decadencia del hombre, el hombre se a abandonado así…

Ver la entrada original 305 palabras más

Anuncios

LA COSMOVISION DE LA RELIGION CATOLICA.

anima aeternam

                                                               

Todos los seres humanos de todas las épocas hemos tenido que dar respuesta a preguntas como: ¿Qué son los valores?, ¿Qué es el mundo en general?, ¿Qué es el hombre?, etc. Para ello han surgido muchas y muy variadas cosmovisiones a lo largo de la historia del hombre, pero la cosmovisión que tratare de desarrollar tiene una perspectiva a mi parecer única.

La religión como institución primaria ha dotado a partir del lenguaje implementado en su discurso una forma práctica y moral de ver la vida, de forma sobrenatural o metafísica. La esencia de esta cosmovisión la planteare de forma sencilla pero en realidad es mas compleja, esta es la búsqueda del hombre a Dios, el hombre nació…

Ver la entrada original 475 palabras más

DOMINGO DE RAMOS

Domingo de Ramos, “de la Pasión del Señor”, Ciclo A

 

DOMINGO DE RAMOS

 

Siguiendo enseñanzas del Papa Benedicto vamos a recordar algunos detalles del primer domingo de Ramos.

Comienza diciendo que, según san Juan, Jesús celebró tres veces la Pascua durante su vida pública.

Los otros evangelistas hablan solamente de una Pascua y de una subida que para ellos era definitiva hacia Jerusalén y hacia la cruz.

La “subida” evidentemente es doble: una hacia el calvario y la cruz que Jesús llamaba “cuando sea levantado” y la otra es geográfica porque Galilea está a doscientos metros bajo el nivel del mar y Jerusalén a setecientos sesenta metros sobre el nivel del mismo.

En esta subida la multitud se va uniendo al grupo que acompaña a Jesucristo, sobre todo después del milagro de la curación del ciego de Jericó.

Es importante también que nos fijemos en que el grupo que viene con entusiasmo acompañando al Maestro en la entrada a Jerusalén es distinto de la gente de la ciudad que gritará el viernes santo: “¡muera, crucifícalo!”.

Los gestos de que hablan los evangelistas: traer un pollino en el que nadie ha montado, extender los mantos por el suelo para que Jesús pase por encima de ellos, las palmas y ramas de olivo y los mismos gritos que da la multitud, corresponden a los momentos importantes de la proclamación de los reyes en el antiguo Testamento.

Aparece claro que Jesucristo ha querido dar unos signos especiales para demostrar que es Él el que viene de parte de Dios y que en Él se cumplen las profecías.

Oiremos también la expresión Hosanna que originariamente significa “ayúdanos”.

Con esta palabra sucedió algo similar a lo que sucedió con la palabra aleluya que significa “alabanza a Yavé”. Al repetirlas en momentos festivos tanto el aleluya como el hosanna se han convertido en una exclamación de júbilo. Así aclamamos diariamente al final del prefacio.

En cuanto a la expresión “bendito el que viene en nombre del Señor” era la bendición que los sacerdotes dirigían a los peregrinos que llegaban al templo pero más adelante se convirtió en una expresión de sentido mesiánico.

Pues bien, éste es el ambiente que encontraremos en el Evangelio que precede a la bendición de los ramos.

Jesús mandó a los apóstoles que entraran en Betfagé y encontrarían una borrica atada con su pollino. Pide que se la traigan y montándose cumple la profecía de Zacarías:

“Mira a tu rey que viene a ti, humilde, montado en un asno, en un pollino hijo de acémila”.

Así Jesús entra en la ciudad montado en un borrico prestado que inmediatamente devolverá a su dueño.

La multitud entusiasmada extiende los mantos por el camino, corta ramas de olivo y palmas y va aclamando a Jesús con las palabras que hemos explicado antes:

“¡Hosanna al Hijo de David! ¡Bendito el que viene en nombre del Señor!”

Es claro que la ciudad tuvo que admirarse de este extraño recibimiento que le hacían a Jesús y preguntaban quién es éste. Y los que venían acompañando al Señor decían:

“Es Jesús, el profeta de Nazaret de Galilea”.

Después de esta escena la liturgia de hoy nos lleva a celebrar la Santa Misa y en la primera parte, que corresponde a las lecturas, leeremos la pasión según san Mateo.

En esto podremos ver la superficialidad de la vida social. 

El domingo glorifican al Señor y el viernes lo crucifican fuera de la ciudad como a un malhechor.

Será bueno que en la lectura de este día vayamos imaginando con amor las distintas escenas, como pretendiendo meternos en ellas para identificarnos más con nuestro Dios y Redentor.

Si pasamos al prefacio que siempre centra la festividad, nos daremos cuenta que la liturgia quiere que desde este domingo comencemos a compartir sus sentimientos que son los de la Pascua de Jesús, muerte y resurrección:

“El cual siendo inocente se entregó a la muerte por los pecadores y aceptó la injusticia de ser contado entre los criminales. De esta forma, al morir destruyó nuestra culpa y al resucitar, fuimos justificados”.

Isaías, por su parte, nos muestra proféticamente al siervo de Yavé aceptando el sufrimiento:

“Ofrecí la espalda a los que me apaleaban, las mejillas a los que mesaban mi barba; no me tapé el rostro ante los ultrajes ni salivazos”.

En este clima se nos invita a repetir con el salmo responsorial las palabras del salmo mesiánico 21: “Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has abandonado?”

Finalmente, san Pablo presenta a los filipenses la humillación del Verbo hasta la muerte y muerte de cruz y que por ello Dios lo exaltó y le dio el nombre sobre todo nombre: Kyrios, Señor.

En este párrafo admirable Pablo nos hace un resumen de la entrega total de Cristo para salvarnos.

Que como este párrafo paulino también nosotros nos adentremos en la gran Semana glorificando a Jesucristo, el Kyrios, el Señor, porque a Él le debemos nuestra felicidad eterna.

José Ignacio Alemany Grau, obispo

El Papa Francisco conmovido y dolorido pide oración

YoRezoXelPapa

Una vez más el Papa Francisco, al finalizar la Audiencia General, ha hecho resonar en la plaza de San Pedro el clamor por el fin de la violencia: “¡Por favor callen las armas y pongan fin a la violencia!”.

Bergoglio estaba conmovido y profundamente dolorido por el reciente asesinato en Siria del sacerdote holandés, P. Frans van der Lugt, de la Compañía de Jesús.  Y pidió, otra vez más, oración por la paz en Siria y en toda la región.

El Papa recordó a los numerosos secuestrados, tanto cristianos como musulmanes, con el anhelo de que regresen pronto a su hogar con sus familias. E hizo un serio llamamiento a los responsables sirios y a la comunidad internacional, para que pongan fin a la violencia, respeten el derecho humanitario y comiencen a impulsar el diálogo y la reconciliación.

“El lunes pasado, en Homs, Siria, fue asesinado el Rev.do P. Frans van der…

Ver la entrada original 245 palabras más

R & C – Inicios de la historia de la Iglesia

Catoliscopio.com

Desde el Seminario de León

Ver la entrada original

La receta de la paz que cocina el Papa

YoRezoXelPapa

La posición de Bergoglio ante la Guerra

El Papa Francisco lo tiene claro: no quiere guerra en Siria. Ningún tipo de guerra, y eso incluye cualquier intervención militar armada. Su color es el de la Paz y viene expresándolo con claridad desde hace casi 15 días.

Ha enviado su mensaje por escrito a Vladímir Putin y a los líderes del G20. Pide que abandonen “cualquier pretensión de una solución militar”. Ha organizado una convocatoria mundial de ayuno y oración que además de reunir a más de 100.000 personas en la plaza de San Pedro ha sido secundada por la inmensa mayoría de cristianos en el mundo.

Las palabras de Francisco son contundentes:

1. “La guerra solo trae muerte”.

2. “Siempre queda la duda de si esta guerra de aquí o de allí es de verdad una guerra o una guerra comercial para vender armas o para incrementar su comercio ilegal”.

3.“Elegir…

Ver la entrada original 326 palabras más