Archivos Mensuales: agosto 2011

EXPOSICIÓN DEL PADRE NUESTRO..!

EXPOSICIÓN DEL PADRE NUESTRO..
por S. Francisco de Asís

z_eucaristiaMV
Oh santísimo Padre nuestro: creador, redentor, consolador y salvador nuestro.
Que estás en el cielo: en los ángeles y en los santos; iluminándolos para el conocimiento, porque tú, Señor, eres luz; inflamándolos para el amor, porque tú, Señor, eres amor; habitando en ellos y colmándolos para la bienaventuranza, porque tú, Señor, eres sumo bien, eterno bien, del cual viene todo bien, sin el cual no hay ningún bien. Santificado sea tu nombre: clarificada sea en nosotros tu noticia, para que conozcamos cuál es la anchura de tus beneficios, la largura de tus promesas, la sublimidad de la majestad y la profundidad de los juicios.
Venga a nosotros tu reino: para que tú reines en nosotros por la gracia y nos hagas llegar a tu reino, donde la visión de ti es manifiesta, la dilección de ti perfecta, la compañía de ti bienaventurada, la fruición de ti sempiterna.
Hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo: para que te amemos con todo el corazón, pensando siempre en ti; con toda el alma, deseándote siempre a ti; con toda la mente, dirigiendo todas nuestras intenciones a ti, buscando en todo tu honor; y con todas nuestras fuerzas, gastando todas nuestras fuerzas y los sentidos del alma y del cuerpo en servicio de tu amor y no en otra cosa; y para que amemos a nuestro prójimo como a nosotros mismos, atrayéndolos a todos a tu amor según nuestras fuerzas, alegrándonos del bien de los otros como del nuestro y compadeciéndolos en sus males y no dando a nadie ocasión alguna de tropiezo.
Danos hoy nuestro pan de cada día: tu amado Hijo, nuestro Señor Jesucristo: para memoria e inteligencia y reverencia del amor que tuvo por nosotros, y de lo que por nosotros dijo, hizo y padeció.
Perdona nuestras ofensas: por tu misericordia inefable, por la virtud de la pasión de tu amado Hijo y por los méritos e intercesión de la beatísima Virgen y de todos tus elegidos.
Como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden: y lo que no perdonamos plenamente, haz tú, Señor, que lo perdonemos plenamente, para que, por ti, amemos verdaderamente a los enemigos, y ante ti por ellos devotamente intercedamos, no devolviendo a nadie mal por mal, y nos apliquemos a ser provechosos para todos en ti.
No nos dejes caer en la tentación: oculta o manifiesta, súbita o importuna.
Y líbranos del mal: pasado, presente y futuro.
Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo,
como era en el principio, ahora y siempre
y por los siglos de los siglos. Amén

Anuncios

El Celibato, Jesus lo dio como ejemplo; el por que del celibato

La Naturaleza de los Sacramentos

Son signos eficaces de la gracia, instituidos por Cristo y confiados a la Iglesia por los cuales nos es dispensada la vida divina.
Autor: Cristina Cendoya de Danel | Fuente:

Como el amor es algo que no es fácil de demostrar, ya que es invisible e interior, como invisible es Dios, se necesita descubrirlo por medio de signos, que son realidades que el hombre puede entender y ver. Por ejemplo, no basta con sentir o pensar que se ama a alguien, hay que demostrarlo con palabras y gestos para que el otro se sienta amado.
En el sentido etimológico, la palabra latina “sacramentum” es un sustantivo que se deriva del adjetivo “sacer” – “sacra” – “sacrum” que significa algo que santifica (“res sacrans”) y equivale en griego a la voz “misterio” (cosa oculta, sacra, o secreta). En ellos se realiza la acción oculta de Dios que se revela en cada acto donde existe un compromiso del hombre frente a Dios. En un principio, el Plan de Dios para los hombres era algo oculto, es en Cristo donde se logra su total manifestación. La obra de Cristo es sacramental porque el misterio de salvación se hace presente bajo la acción del Espíritu Santo.
Por ello, Jesucristo instituye los sacramentos que “son signos eficaces de la gracia, instituidos por Cristo y confiados a la Iglesia por los cuales nos es dispensada la vida divina” (Cat. n.1131). Ellos son un puente entre Dios y el hombre, donde se obtiene plena comunicación. Son signos sensibles de una realidad sagrada, espiritual, invisible – no se puede palpar la gracia – y trascendente. Mediante ellos, los fieles se unen a Dios y participan – de manera misteriosa y real – de la vida divina. Poseen una “eficacia” sobrenatural que hace posible que la gracia se produzca, no son algo que significa la gracia, sino que la producen.
Al haber sido confiados los sacramentos a la Iglesia, ellos son de la Iglesia Cat. n.1118. La Iglesia es considerada como sacramento de la acción de Cristo – que actúa en ella por medio del Espíritu Santo- y por ser signo e instrumento de la unión con Dios y de la unidad de todo el género humano. (Cfr. Vaticano II, Const. Lumen gentium, n.1). Por lo tanto, los sacramentos existen “por ella” y “para ella” porque son los que constituyen la Iglesia.
Todo lo que Cristo hacía y decía en su vida oculta y en su vida pública – aunque a veces resultara incomprensible – tenía un sentido de salvación. Era la preparación que se necesitaba para cuando llegara el momento de entregar a la Iglesia todos estos misterios.
Lo que Cristo da en los sacramentos, por medio de la Iglesia y sus ministros, tiene su fundamento en los misterios de la vida de Cristo. Los sacramentos son las obras maestras de Dios.
La Iglesia – sacramento universal de salvación – es el signo visible de la presencia de Cristo presente entre los hombres. Cristo le da a su Iglesia los sacramentos – “maravillas de Dios” – y estos hacen que Ella cumpla con la misión de santificar, distribuyéndolos a los fieles, como camino hacia la santificación.

San Agustin, Doctor de la Iglesia

Obispo de Hipona y Doctor de la Iglesia

Agustín, Santo
Doctor de la Iglesia, 28 de agosto
Autor: . | Fuente: Archidiócesis de Madrid
Martirologio Romano: Memoria de san Agustín, obispo y doctor eximio de la Iglesia, el cual, después de una adolescencia inquieta por cuestiones doctrinales y libres costumbres, se convirtió a la fe católica y fue bautizado por san Ambrosio de Milán. Vuelto a su patria, llevó con algunos amigos una vida ascética y entregada al estudio de las Sagradas Escrituras. Elegido después obispo de Hipona, en África, siendo modelo de su grey, la instruyó con abundantes sermones y escritos, con los que también combatió valientemente contra los errores de su tiempo e iluminó con sabiduría la recta fe (430).
Etimológicamente: Agustín = Aquel que es venerado, es de origen latino.
Fecha de canonización: Información no disponible, la antigüedad de los documentos y de las técnicas usadas para archivarlos, la acción del clima, y en muchas ocasiones del mismo ser humano, han impedido que tengamos esta concreta información el día de hoy. Si sabemos que fue canonizado antes de la creación de la Congregación para la causa de los Santos, y que su culto fue aprobado por el Obispo de Roma, el Papa.
San Agustín es doctor de la Iglesia, y el más grande de los Padres de la Iglesia, escribió muchos libros de gran valor para la Iglesia y el mundo.
Nació el 13 de noviembre del año 354, en el norte de África. Su madre fue Santa Mónica. Su padre era un hombre pagano de carácter violento.
Santa Mónica había enseñado a su hijo a orar y lo había instruido en la fe. San Agustín cayó gravemente enfermo y pidió que le dieran el Bautismo, pero luego se curó y no se llegó a bautizar. A los estudios se entregó apasionadamente pero, poco a poco, se dejó arrastrar por una vida desordenada.
A los 17 años se unió a una mujer y con ella tuvo un hijo, al que llamaron Adeodato.
Estudió retórica y filosofía. Compartió la corriente del Maniqueísmo, la cual sostiene que el espíritu es el principio de todo bien y la materia, el principio de todo mal.
Diez años después, abandonó este pensamiento. En Milán, obtuvo la Cátedra de Retórica y fue muy bien recibido por San Ambrosio, el Obispo de la ciudad. Agustín, al comenzar a escuchar sus sermones, cambió la opinión que tenía acerca de la Iglesia, de la fe, y de la imagen de Dios.
Santa Mónica trataba de convertirle a través de la oración. Lo había seguido a Milán y quería que se casara con la madre de Adeodato, pero ella decidió regresar a África y dejar al niño con su padre.
Agustín estaba convencido de que la verdad estaba en la Iglesia, pero se resistía a convertirse.
Comprendía el valor de la castidad, pero se le hacía difícil practicarla, lo cual le dificultaba la total conversión al cristianismo. Él decía: “Lo haré pronto, poco a poco; dame más tiempo”. Pero ese “pronto” no llegaba nunca.
Un amigo de Agustín fue a visitarlo y le contó la vida de San Antonio, la cual le impresionó mucho. Él comprendía que era tiempo de avanzar por el camino correcto. Se decía “¿Hasta cuándo? ¿Hasta mañana? ¿Por qué no hoy?”. Mientras repetía esto, oyó la voz de un niño de la casa vecina que cantaba: “toma y lee, toma y lee”. En ese momento, le vino a la memoria que San Antonio se había convertido al escuchar la lectura de un pasaje del Evangelio. San Agustín interpretó las palabras del niño como una señal del Cielo. Dejó de llorar y se dirigió a donde estaba su amigo que tenía en sus manos el Evangelio. Decidieron convertirse y ambos fueron a contar a Santa Mónica lo sucedido, quien dio gracias a Dios. San Agustín tenía 33 años.
San Agustín se dedicó al estudio y a la oración. Hizo penitencia y se preparó para su Bautismo. Lo recibió junto con su amigo Alipio y con su hijo, Adeodato. Decía a Dios: “Demasiado tarde, demasiado tarde empecé a amarte”. Y, también: “Me llamaste a gritos y acabaste por vencer mi sordera”. Su hijo tenía quince años cuando recibió el Bautismo y murió un tiempo después. Él, por su parte, se hizo monje, buscando alcanzar el ideal de la perfección cristiana.
Deseoso de ser útil a la Iglesia, regresó a África. Ahí vivió casi tres años sirviendo a Dios con el ayuno, la oración y las buenas obras. Instruía a sus prójimos con sus discursos y escritos. En el año 391, fue ordenado sacerdote y comenzó a predicar. Cinco años más tarde, se le consagró Obispo de Hipona. Organizó la casa en la que vivía con una serie de reglas convirtiéndola en un monasterio en el que sólo se admitía en la Orden a los que aceptaban vivir bajo la Regla escrita por San Agustín. Esta Regla estaba basada en la sencillez de vida. Fundó también una rama femenina.
Fue muy caritativo, ayudó mucho a los pobres. Llegó a fundir los vasos sagrados para rescatar a los cautivos. Decía que había que vestir a los necesitados de cada parroquia. Durante los 34 años que fue Obispo defendió con celo y eficacia la fe católica contra las herejías. Escribió más de 60 obras muy importantes para la Iglesia como “Confesiones” y “Sobre la Ciudad de Dios”.
Los últimos años de la vida de San Agustín se vieron turbados por la guerra. El norte de África atravesó momentos difíciles, ya que los vándalos la invadieron destruyéndolo todo a su paso.
A los tres meses, San Agustín cayó enfermo de fiebre y comprendió que ya era el final de su vida. En esta época escribió: “Quien ama a Cristo, no puede tener miedo de encontrarse con Él”.
Murió a los 76 años, 40 de los cuales vivió consagrado al servicio de Dios.
Con él se lega a la posteridad el pensamiento filosófico-teológico más influyente de la historia.
Murió el año 430.
¿Qué nos enseña su vida?

  • A pesar de ser pecadores, Dios nos quiere y busca nuestra conversión.
  • Aunque tengamos pecados muy graves, Dios nos perdona si nos arrepentimos de corazón.
  • El ejemplo y la oración de una madre dejan fruto en la vida de un hijo.
  • Ante su conflicto entre los intereses mundanos y los de Dios, prefirió finalmente los de Dios.
  • Vivir en comunidad, hacer oración y penitencia, nos acerca siempre a Dios.
  • A lograr una conversión profunda en nuestras vidas.
  • A morir en la paz de Dios, con la alegría de encontrarnos pronto con Él.
    Si quieres conocer más de la vida de San Agustín consulta corazones.org
    Conoce el nuevo sitio Augustinus.it tiene el objetivo de difundir no sólo algunos aspectos de la figura poliédrica del santo sino toda su personalidad.
  • Arcángeles Miguel, Gabriel y Rafael

    Arcángeles, los únicos cuyos nombres constan en la Biblia, 29 de septiembre
    Autor: Tere Fernández | Fuente: Catholic.net

     

    Martirologio Romano: Fiesta de los santos arcángeles Miguel, Gabriel y Rafael. En el día de la dedicación de la basílica bajo el título de San Miguel, en la vía Salaria, a seis miliarios de Roma, se celebran juntamente los tres arcángeles, de quienes la Sagrada Escritura revela misiones singulares y que, sirviendo a Dios día y noche, y contemplando su rostro, a él glorifican sin cesar.200px-Sanmichele_satana_raffaello
    Son los nombres con que se presentan en la Sagrada Escritura estos tres príncipes de la corte celestial.
    Miguel aparece en defensa de los intereses divinos ante la rebelión de los ángeles malos; Gabriel, enviado por el Señor a diferentes misiones, anunció a la Virgen Maria el misterio de la Encarnación del Hijo de Dios y su maternidad divina; Rafael acompañó al joven Tobías cuando cumplia un difícil encargo y se ocupó de solucionar difíciles asuntos de su esposa.
    Actualmente, se habla mucho de los ángeles: se encuentran libros de todo tipo que tratan este tema; se venden “angelitos” de oro, plata o cuarzo; las personas se los cuelgan al cuello y comentan su importancia y sus nombres.
    Hay que tener cuidado, pues se puede caer en dar a los ángeles atribuciones que no les corresponden y elevarlos a un lugar de semidioses, convertirlos en “amuletos” que hacen caer en la idolatría, o crear confusiones entre lo que son las inspiraciones del Espíritu Santo y los consejos de los ángeles.
    Es verdad que los ángeles son muy importantes en la Iglesia y en la vida de todo católico, pero son criaturas de Dios, por lo que no se les puede igualar a Dios ni adorarlos como si fueran dioses.
    A pesar de que están de moda, por otro lado, es muy fácil que nos olvidemos de su existencia, por el ajetreo de la vida y principalmente, porque no los vemos.
    Este olvido puede hacernos desaprovechar muchas gracias que Dios ha destinado para nosotros a través de los ángeles.
    Por esta razón, la Iglesia ha fijado dos festividades para que, al menos dos días del año, nos acordemos de los ángeles y los arcángeles, nos alegremos y agradezcamos a Dios el que nos haya asignado un ángel custodio y aprovechemos estos días para pedir su ayuda.
    Misión de los ángeles
    Los ángeles son seres espirituales creados por Dios por una libre decisión de su Voluntad divina. Son seres inmortales, dotados de inteligencia y voluntad.
    Debido a su naturaleza espiritual, los ángeles no pueden ser vistos ni captados por los sentidos.
    En algunas ocasiones muy especiales, con la intervención de Dios, se han visto y oído materialmente. La reacción de las personas al verlos u oírlos ha sido de asombro y de respeto. Por ejemplo, los profetas Daniel y Zacarías.
    En el siglo IV, el arte religioso representó a los ángeles con forma de figura humana. En el siglo V, se le añadieron las alas, como símbolo de su prontitud en realizar la Voluntad divina y en trasladarse de un lugar a otro sin la menor dificultad.
    En la Biblia encontramos algunos motivos para que los ángeles sean representados como seres brillantes, de aspecto humano y alados. Por ejemplo, el profeta Daniel escribe que un “ser que parecía varón” -se refería al arcángel Gabriel- volando rápidamente, vino a él (Daniel 8, 15-16; 9,21). Y, en el libro del Apocalipsis, son frecuente las apariciones de ángeles que claman, tocan las trompetas, llevan mensajes o son portadores de copas e incensarios; otros que suben, bajan o vuelan; otros que están de pie en cada uno de los cuatro puntos cardinales de la tierra o junto al trono del Cordero, Cristo.
    La misión de los ángeles es amar, servir y dar gloria a Dios, ser mensajeros y cuidar y ayudar a los hombres. Ellos están constantemente en la presencia de Dios, atentos a sus órdenes, orando, adorando, vigilando, cantando y alabando a Dios y pregonando sus perfecciones. Se puede decir que son mediadores, custodios, guardianes, protectores y ministros de la justicia divina.
    La presencia y la acción de los ángeles aparece a lo largo del Antiguo Testamento, en muchos de sus libros sagrados. Aparece frecuentemente, también, en la vida y enseñanzas de Nuestro Señor, Jesucristo, en la Carta de san Pablo, en los Hechos de los Apóstoles y, principalmente, en el Apocalipsis.
    Con la lectura de estos textos, podemos descubrir algo más acerca de los ángeles:

    • nos protegen, nos defienden físicamente y nos fortalecen al combatir las fuerzas del mal.
    • luchan con todo su poder por y con nosotros.

    Como ejemplo, está la milagrosa liberación de San Pedro que pudo huir de la prisión ayudado por un ángel (Hechos 12, 7 y siguientes). También, aparece un ángel deteniendo el brazo de Abraham, para que no sacrificara a su hijo, Isaac.
    Los ángeles nos comunican mensajes importantes del Señor en determinadas circunstancias de la vida. En momentos de dificultad, se les puede pedir luz para tomar una decisión, para solucionar un problema, actuar acertadamente y para descubrir la verdad.
    Por ejemplo, tenemos las apariciones a la Virgen María, a San José y a Zacarías. Todos ellos recibieron mensajes de los ángeles.
    Los ángeles cumplen, también, las sentencias de castigo del Señor, como el castigo a Herodes Agripa (Hechos de los Apóstoles) y la muerte de los primogénitos egipcios (Exódo 12, 29).
    Los ángeles presentan nuestras oraciones al Señor y nos conducen a Él. Nos acompañan a lo largo de nuestra vida y nos conducirán, con toda bondad, después de nuestra muerte, hasta el trono de Dios para nuestro encuentro definitivo con Él. Este será el último servicio que nos presten pero el más importante. El arcángel Rafael dice a Tobías: “Cuando ustedes oraban, yo presentaba sus oraciones al Señor”, (Tob 12, 12 – 16).
    Ellos nos animan a ser buenos pues ven continuamente el rostro de Dios y también ven el nuestro. Debemos tener presentes las inspiraciones de los ángeles para saber obrar correctamente en todas las circunstancias de la vida. “Los ángeles se regocijan cuando un pecador se arrepiente”, (Lucas 15, 10).
    Jerarquía de los ángeles
    Se suelen enumerar nueve coros u órdenes angélicos. Esta jerarquía se basa en los distintos nombres que se encuentran en la Biblia para referirse a ellos. Dentro de esta jerarquía, los superiores hacen participar a los inferiores de sus conocimientos.
    Cada tres coros de ángeles constituyen una jerarquía y todos ellos forman la corte celestial.

    1. Jerarquía Suprema:
      serafines
      querubines
      tronos
    2. Jerarquía Media:
      dominaciones
      virtudes
      potestades
    3. Jerarquía Inferior:
      principados
      arcángeles
      ángeles

    Serafines: Son los “alabadores” de Dios. Serafín significa “amor ardiente”. Los serafines alaban constantemente al Señor y proclaman su santidad.
    (Isaías 6, 17)
    Querubines: Son los “guardianes” de las cosas de Dios. Aparecen como encargados de guardar el arca de la alianza y el camino que lleva al árbol de la vida. Entre dos querubines comunica Yahvé sus revelaciones. “Se sienta sobre querubines”.
    (Génesis, Éxodo, en la visión de Ezequiel, 1, 4 y Carta a los Hebreos, 9,5).
    Potestades, Virtudes, Tronos, Principados y Dominaciones:
    En la Biblia encontramos estos diversos nombres cuando se habla del mundo angélico. Hay quien interpreta los nombres de los ángeles como correspondientes a su grado de perfección. Para San Gregorio, los nombres de los ángeles se refieren a su ministerio:

    1. los principados son los encargados de la repartición de los bienes espirituales
    2. las virtudes son los encargados de hacer los milagros
    3. las potestades son los que luchan contra las fuerzas adversas
    4. las dominaciones son los que participarán en el gobierno de las sociedades
    5. los tronos son los que están atentos a las razones del obrar divino.

    Existe, también, una jerarquía basada en los distintos nombres que se encuentran en la Biblia para referirse a ellos. A los arcángeles les podríamos llamar los “asistentes de Dios”. Son ángeles que están al servicio directo del Señor para cumplir misiones especiales.

    1. Arcángel San Miguel: es el que arrojó del Cielo a Lucifer y a los ángeles que le seguían y quien mantiene la batalla contra Satanás y demás demonios para destruir su poder y ayudar a la Iglesia militante a obtener la victoria final. El nombre de Miguel significa “quien como Dios”. Su conducta y fidelidad nos debe invitar a reconocer siempre el señoría e Jesús y buscar en todo momento la gloria de Dios.
    2. Arcángel San Gabriel: en hebreo significa “Dios es fuerte”, “Fortaleza de Dios”. Aparece siempre como el mensajero de Yahvé para cumplir misiones especiales y como portador de buenas noticias. Anunció a Zacarías el nacimiento de Juan, el Bautista y a la Virgen María, la Encarnación del Hijo de Dios.
    3. Arcángel San Rafael: su nombre quiere decir “medicina de Dios”. Tiene un papel muy importante en la vida del profeta Tobías, al mostrarle el camino a seguir y lo que tenía que hacer. Tobías obedeció en todo al arcángel San Rafael, sin saber que era un mensajero de Dios. Él se encargó de presentar sus oraciones y obras buenas a Dios, dejándole como mensaje bendecir y alabar al Señor, hacer siempre el bien y no dejar de orar. Se le considera patrono de los viajeros por haber guiado a Tobías en sus viajes. Es patrono, también, de los médicos (de cuerpo y alma) por las curaciones que realizó en Tobit y Sara, el padre y la esposa de Tobías.
      Los ángeles custodios
      Dios ha asignado a cada hombre un ángel para protegerle y facilitarle el camino de la salvación mientras está en este mundo. Afirma sobre este tema San Jerónimo: “Grande es la dignidad de las almas, cuando cada una de ellas, desde el momento de nacer, tiene un ángel destinado para su custodia”.
      En el Antiguo Testamento se puede observar como Dios se sirve de sus mensajeros para proteger a los hombres de la acción del demonio, para ayudar al justo o librarlo del peligro, como cuando a Elías lo alimentó un ángel, (1 Reyes, 19, 5).
      En el Nuevo Testamento también se pueden observar muchos sucesos y ejemplos en los que aparecen estos seres: el mensaje a San José para que huyera a Egipto y los ángeles que sirvieron a Jesús, después de las Tentaciones en el desierto, entre otros ejemplos.
      Se puede decir que los ángeles custodios son compañeros de viaje, que siempre estarán al lado de cada uno de nosotros, en las buenas y en las malas, sin separarse ni un solo momento. Está a nuestro lado mientras trabajamos, descansamos, cuando nos divertimos y cuando rezamos, cuando le pedimos ayuda y cuando le olvidamos. Y, lo más importante, es que no se aparta de nosotros ni siquiera cuando perdemos la gracia de Dios por el pecado. Nos presta auxilio para enfrentar de mejor ánimo las dificultades y tentaciones de la vida diaria.
      Muchas veces se piensa en el ángel de la guarda como si fuera algo infantil. Pero, si pensamos que al crecer la persona se enfrentará a una vida con mayores tentaciones y dificultades, el ángel custodio será de gran ayuda.
      Para que la relación de la persona con el ángel custodio sea eficaz, necesita hablar con él, llamarle, tratarlo como el amigo que es. Así podrá convertirse en un fiel y poderoso aliado nuestro.
      Debemos confiar en nuestro ángel de la guarda y pedirle ayuda, pues además de que él nos guía y nos protege, está muy cerca de Dios y le puede decir directamente lo que queremos o necesitamos.
      Recordemos que los ángeles no pueden conocer nuestros pensamientos ni deseos íntimos si nosotros no se los hacemos saber de alguna manera, ya que sólo Dios sabe lo que hay dentro de nuestro corazón. Ellos, en cambio, sólo pueden conocer lo que queremos intuyéndolo por nuestras obras, palabras, gestos, etc.
      También podemos pedirle favores especiales a los ángeles de la guarda de otras personas para que las protejan de determinados peligros o las guíen en situaciones difíciles.
      ¿Qué nos enseñan los ángeles?
      Nos enseñan a:
      1. glorificar al Señor, proclamar su santidad y rendirle sus homenajes de adoración, de amor y de ininterrumpida alabanza.
      2. cumplir con exactitud y prontamente todas las órdenes que recibimos del señor y a cumplir su Voluntad sin discutir sus mandatos ni aplazando el cumplimiento de éstas.
      3. servir al prójimo, pues ellos están preocupados por nosotros y quieren ayudarnos en las diversas circunstancias que se nos presentan en la vida. Esto nos anima a compartir con nuestros hermanos penas y alegrías.

      ¿Quiénes son los ángeles caídos?
      Dios creó a los ángeles como espíritus puros, todos se encontraban en estado de gracia. Pero algunos, encabezados por Luzbel, el más bello de los ángeles, por su malicia y soberbia se negaron a adorar a Jesucristo, Dios hecho hombre, por sentirse seres superiores. Así, rechazaron eternamente a Dios con un acto inteligente y libre de su parte.
      A Luzbel -también denominado Lucifer, Diablo o Satán- junto con los ángeles rebeldes que le siguieron -convertidos en demonios- fueron arrojados del Cielo al infierno. Quedaron confinados a un estado eterno de tormento en donde nunca más podrán ver a Dios.
      No cambiaron su naturaleza, siguen siendo seres espirituales y reales.
      Lucifer es el enemigo de Dios. Jesús le llama “el engañador”, “el padre de la mentira”. Su constante actividad en el mundo busca apartar a los hombres de Dios mediante engaños e invitaciones al mal. Quiere evitar que lo conozcan, que lo amen y que alcancen la felicidad eterna. Es un enemigo con el que se tiene que luchar para poder llegar al Cielo.
      Los demonios se encuentran organizados en jerarquías, tal y como fueron creados en un principio, subordinados los inferiores a los superiores.
      Satanás y sus demonios comenzaron sus maléficas acciones con Adán y Eva y no se dan por vencidos en su labor. Aprovechan la inclinación del hombre hacia el mal por su naturaleza que quedó dañada después del pecado original. Son muy astutos, disfrazan el mal de bien. Su acción ordinaria en el hombre es la tentación. Por ello rezamos en el Padrenuestro: “…no nos dejes caer en tentación y líbranos del mal.”
      ¿Por qué creer en los ángeles?
      Toda la Sagrada Escritura está llena de versículos y capítulos completos que hablan de los ángeles. Si creemos en la Sagrada Escritura, no podemos negar la existencia y la acción de los ángeles.
      Además del testimonio de la Revelación, tenemos el de los Santos Padres de la Iglesia quienes nos dejaron bellas y sugestivas descripciones de los ángeles que fueron retomadas por Santo Tomás no sólo en el aspecto teológico sino en un dinamismo cristiano. La Iglesia ha definido dogma de fe la existencia de los ángeles.
      El culto a los ángeles de la guarda comenzó en la península Ibérica y después se propagó a otros países. Existe un libro acerca de esta devoción en Barcelona con fecha de 1494.
      El Concilio IV de Letrán, en 1215, se señaló que Dios es creador de todas las cosas, de las visibles y de las invisibles, de las criaturas espirituales y las corporales. Se señaló que a unas y a otras, las creó de la nada.
      En 1870, debido al materialismo y racionalismo que imperante en esa época, el Concilio Vaticano I afirmó de nuevo la existencia de los ángeles.
      Pablo VI volvió a poner de manifiesto la existencia de los ángeles en 1968, al formular el Credo.
      En la reforma litúrgica de la Iglesia de 1969, quedó establecido el día 29 de septiembre para dar culto a los arcángeles San Miguel, San Rafael y San Gabriel y el día 2 de Octubre, para rendir culto a los ángeles custodios.
      Oración a San Miguel Arcángel
      San Miguel Arcángel, defiéndenos en la batalla.
      Ayúdanos a luchar contra el mal.
      Que Dios oiga tu voz y tú, como jefe del ejército del Cielo,
      combate y vence a Satanás
      y a todos los espíritus malos que andan por el mundo
      deseando la ruina de las almas.
      Amén.
      Oración al Ángel de la Guarda
      Ángel del Señor, que eres mi custodio,
      Puesto que la Providencia soberana me encomendó a ti,
      Ilumíname, guárdame, rígeme y gobiérname
      en este día.
      Amén.
      Ángel de la Guarda, dulce compañía
      No me desampares, ni de noche ni de día,
      hasta que me encuentre en los brazos de Jesús y de María.
      Consulta también
      San Miguel Arcángel,
      San Rafael Arcángel,
      San Gabriel Arcángel
      Los Ángeles

    Que cosa es “El Pecado” ?

     

    Por Ing. José Miguel ArráizLA PAGA DEL PECADO

    Definición

    El Pecado lo definía San Agustín como “Toda palabra, acto o deseo contra la ley de Dios”

    La definición clásica de pecado es: “la trasgresión voluntaria de la ley divina”

    Trasgresión: es decir violación o desobediencia

    Voluntaria: porque se trata no sólo de un acto puramente material, sino de una acción formal, advertida y consentida

    De la ley divina: o sea, de cualquier ley obligatoria, ya que todas reciben su fuerza de la ley eterna

    Entendamos que significa pecar

    El Sacerdote Jesuita Jorge Loring nos dice que el pecado es “La gran estafa” y “La gran canallada”, y nos lo explica con dos ejemplos:

    El Pecado “La gran estafa”:

    Un niño de 6 años iba por la calle y se encontró un billete de 100 dólares, caminando contento por el acontecimiento se lo mostró a otro niño de 10 y tuvo con él el siguiente dialogo:

    Niño de 6: “¡Mira lo que me he encontrado!”

    Niño de 10: “¡Aleja ese billete de mi! ¿No ves que está sucio? ¡No vale nada! ¡En cambio yo tengo un sabroso y delicioso caramelo!”

    Niño de 6: “¿no quieres cambiarme el billete por tu caramelo?”

    Niño de 10: “Bueno…, solo porque me haz caído bien, te lo cambio”

    El niño de 6 años se va contento pensando: ¡Hay que ver, ese niño tan grande y tan tonto, me ha cambiado un sucio pedazo de papel por un caramelo! ¡Lo que pasa es que soy muy listo!

    El niño pequeño no sabe que con el billete de cien dólares hubiera podido comprar 1000 caramelos y que realmente ha sido estafado. La verdad es que así somos nosotros cuando pecamos. Nadie puede ganar pactando con el Diablo, ya que el diablo es ciertamente más inteligente que nosotros, tiene inteligencia de ángel, y cualquiera que pacte con el, ¡pues es estafado! El nos ofrece un caramelo (un disfrute pasajero) y nos quita lo realmente valioso (la gracia de Dios). Al perder la gracia de Dios estamos muertos espiritualmente, como lo dice la escritura:

    “Pues el salario del pecado es la muerte; pero el don gratuito de Dios, la vida eterna en Cristo Jesús Señor nuestro.” Romanos 6,23

    Morir sin gracia de Dios nos lleva a la condenación, por eso debemos estar siempre preparados, porque no sabemos cuando moriremos

    “«Velad, pues, porque no sabéis qué día vendrá vuestro Señor. Entendedlo bien: si el dueño de casa supiese a qué hora de la noche iba a venir el ladrón, estaría en vela y no permitiría que le horadasen su casa. Por eso, también vosotros estad preparados, porque en el momento que no penséis, vendrá el Hijo del hombre. «¿Quién es, pues, el siervo fiel y prudente, a quien el señor puso al frente de su servidumbre para darles la comida a su tiempo? Dichoso aquel siervo a quien su señor, al llegar, encuentre haciéndolo así. Yo os aseguro que le pondrá al frente de toda su hacienda. Pero si el mal siervo aquel se dice en su corazón: “Mi señor tarda”, y se pone a golpear a sus compañeros y come y bebe con los borrachos, vendrá el señor de aquel siervo el día que no espera y en el momento que no sabe, le separará y le señalará su suerte entre los hipócritas; allí será el llanto y el rechinar de dientes.” Mateo 24,42-51

    El Pecado “La gran canallada”:

    Había una vez un hombre rico que tenía una gran fortuna, y decidió confiársela a un gran amigo para que la invirtiera en la bolsa de valores, cuando el amigo recibió el dinero, en vez de invertirlo, compró un anillo de diamantes, se lo regaló a la esposa de su amigo rico, la sedujo, la conquisto y se la quitó. Aquí vemos un hombre que se ha comportado como gran un canalla, ya que con lo mismo que ha recibido del amigo, le ha utilizado para ofenderle. Pues la verdad así somos nosotros, ofendemos a Dios con los mismos tesoros que Dios nos ha dado. A muchas mujeres Dios les da el don de la belleza y las vemos posando en revistas pornográficas, a otros hombres les hace bien parecidos y tienen tantas mujeres como puedan engañar, a otros hombres les da el don de la inteligencia y les vemos realizando las más increíbles estafas. ¿No son esos regalos que Dios nos ha dado? No nos damos cuenta que con el pecado, tomamos esos regalos y los ponemos al servicio del peor enemigo de Dios, dando la espalda a quien realmente nos los ha dado y nos ama, y poniéndonos del lado de quien nos odia terriblemente y quiere la muerte para nosotros.

    Tenemos que estar muy conscientes siempre de que realmente significa pecar, para que no nos dejemos engañar de la ilusión que este representa.

    El Pecado nos hace esclavos

    Cuando pecamos, nos hacemos esclavos del pecado, Cristo nos lo explica de la siguiente manera:

    “Jesús les respondió: «En verdad, en verdad os digo: todo el que comete pecado es un esclavo. Y el esclavo no se queda en casa para siempre; mientras el hijo se queda para siempre. Si, pues, el Hijo os da la libertad, seréis realmente libres.” Juan 8,34-36

    El libro de imitación de Cristo dice:

    “Resistiendo, pues, a las pasiones y no doblegándose a su yugo como esclavo es como se haya la verdadera paz del corazón” Imitación de Cristo LI, 6,7

    “Y cuando más tardo y perezoso es uno en oponerle resistencia, tanto más débil se va tornando cada día, y el enemigo cobra mayores fuerzas contra él” Imitación de Cristo LI, 13,21

    La esclavitud del pecado destruye nuestra voluntad, y sino forjamos una voluntad fuerte no podremos seguir a Cristo.

    Cristo nos exhorta a temer al pecado

    “Y no temáis a los que matan el cuerpo, pero no pueden matar el alma; temed más bien a Aquel que puede llevar a la perdición alma y cuerpo en la gehenna.”Mateo 10,28

    Por eso dice el libro del Eclesiástico:

    “Como de serpiente huye del pecado, porque, si te acercas, te morderá. Dientes de león son sus dientes, que quitan la vida a los hombres.” Eclesiástico 21,2

    Y Cristo nos pide que hagamos lo que sea necesario para apartarnos de las ocasiones de pecar:

    “Si, pues, tu ojo derecho te es ocasión de pecado, sácatelo y arrójalo de ti; más te conviene que se pierda uno de tus miembros, que no que todo tu cuerpo sea arrojado a la gehenna.” Mateo 5,29-30

    Con esta hipérbole Cristo nos enseña que no es suficiente por tanto, proponernos no pecar, sino proponernos decididamente a apartarnos de cualquier ocasión que nos pueda llevar a pecar, si una amistad, un lugar determinado, un programa de televisión o cualquier otra cosa nos puede llevar a pecar es necesario apartarnos con voluntad de ellos.

    ¿Qué hacer si ya hemos pecado?

    Si hemos cometido pecado grave debemos arrepentirnos de nuestro pecado, formar un verdadero propósito de enmienda y acudir a un sacerdote para confesarnos. Los sacerdotes recibieron de Cristo la autoridad de perdonar pecados:

    “A quienes perdonéis los pecados, les quedan perdonados; a quienes se los retengáis, les quedan retenidos.»” Juan 20,23

    Y en la Biblia vemos los pecados deben confesarse:

    “Confesaos, pues, mutuamente vuestros pecados y orad los unos por los otros, para que seáis curados. La oración ferviente del justo tiene mucho poder.” Santiago 5,16

    Ya desde tiempos de Cristo los creyentes acudían a los apóstoles a confesar los pecados

    “Muchos de los que habían creído venían a confesar y declarar sus prácticas.” Hechos 19,18

    Por medio de este poder otorgado a los apóstoles y sus sucesores, Cristo les ha confiado el ministerio de la reconciliación, y esto no es un invento de los hombres sino que proviene de Dios:

    “Y todo proviene de Dios, que nos reconcilió consigo por Cristo y nos confió el ministerio de la reconciliación.” 2 Corintios 5,18

    Conclusión

    El pecado es la desobediencia a Dios, cuando pecamos no solo le ofendemos a Él y perdemos la gracia sino que nos dañamos a nosotros mismos. Pecar siempre es una gran tontería de nuestra parte y una canallada contra Dios, cometer pecado nos hace esclavos y débiles de voluntad, por eso debemos temer al pecado, renunciar a él y apartarnos de toda ocasión de pecar. Si ya hemos pecados debemos arrepentirnos de corazón, hacer un firme propósito de enmienda y acudir al sacramento de la confesión.

    Es bíblico el protestantismo?

     

    16 de agosto 2011 Autor: La Santa Biblia | Enviado el: Sectas y Herejías

    Fuente: Sana Doctrina

    Probablemente todo el mundo ha oído hablar de un protestante la siguiente frase:

    “Creemos que la Biblia sola, y toda la Biblia es la única regla de fe para los cristianos”

    Esta frase es como un dogma que el protestantismo, y todo el pensamiento refleja la doctrina fundamental de esta facción religiosa “Sola Scriptura”, o la sola Escritura. Niegan, por tanto, las enseñanzas transmitidas oralmente por Cristo y los apóstoles se conoce como la Sagrada Tradición.

    Sobre esta base, nos muestran que hay varias inexactitudes en el uso de esta frase por los protestantes y demostrar que sus doctrinas principales de la Biblia no tiene nada.

    “La tradición oral se remonta a Cristo y los Apóstoles. Es anterior a la Escritura y que se expresa. El punto de que parece que necesita más de algo antes de la Escritura, se refiere al canon bíblico: Con un libro es o no inspirado?

    El propio protestantismo, que sólo reconocen que dice la Escritura, necesariamente se refiere a la tradición oral en dos ocasiones:

    1. Sin la tradición oral, no se puede definir el libro sagrado, porque en ninguna parte está escrito en las Escrituras que los libros inspirados por Dios, tiene que integrar. Usted tiene que buscar la definición de los libros sagrados de las Escrituras: La tradición. Pero Lutero y el Protestantismo apelaron a la tradición de los Judíos de Palestina, mientras que la Iglesia Católica, a raíz de la utilización de los Apóstoles, había optado por la tradición de los Judíos de Alejandría.

    2. A su manera de interpretar la Biblia, los protestantes también buscan a una tradición. Porque, aunque el texto bíblico es el mismo para todas las denominaciones, que no está de acuerdo, por ejemplo, con respecto al bautismo de infantes, la observancia del sábado o el domingo, etc. Las diferencias no vienen en el texto bíblico, pero la interpretación de este texto para cada fundador. Es decir, se basan en la tradición oral o por escrito a cada fundador quería empezar en su congregación. Así, mientras que querer rechazar la tradición oral, el cristiano profesa siempre, profesa la tradición que viene de Cristo y los Apóstoles, o la tradición derivada de Lutero, Calvino … Cada “profeta” hace lo que protestantes de Lutero, la tradición protestante rechaza anterior y comienza una nueva tradición: sí, leer la Biblia en su propio camino y se deduce proposiciones de la fe y la moral, de acuerdo con la intuición humana falible, parece más correcto.

    Por lo tanto, sólo la Escritura no puede ser, ni en el protestantismo es la única fuente de fe. Por otro lado, la tradición oral y el Magisterio de la Iglesia sólo tiene sentido si hacen eco de la Sagrada Escritura “(Don Esteban Bettencourt, OSB; folleto” diálogo ecuménico “, la Escuela Mater Ecclesiae).

    En momentos muy oportunos:

    1517: Martín Lutero Monk fija sus 95 tesis en la puerta del castillo de Wittenberg, en Alemania, las indulgencias defensa, lo cual es negado por la mayoría de los protestantes y desafiante muchas doctrinas de la Iglesia. Así nace el protestantismo.

    1521: Lutero empezó a traducir la Biblia al alemán, modificación y eliminación de algunos pasajes de los libros de la Biblia, siete del Antiguo Testamento y algunos del Nuevo Testamento como Santiago, Apocalipsis, etc. (Los libros que no eran compatibles con sus nuevas doctrinas) como base lo hizo?

    1524: nace entonces los anabaptistas (o nombre). Audazmente interpretar las ideas de Lutero, y que rechazaron el bautismo infantil, que no fue condenado por Lutero.

    1525: Levántate varios levantamientos campesinos inspirado en las ideas de Lutero y fueron incitados por el anabaptista Thomas Münzer. Lutero dejó el castillo donde estaba y regresó a Wittenberg. Obtuvo el apoyo del brazo secular para restaurar el orden, y tuvo que hacer frente a los campesinos. Lutero eligió asfixia violenta de los rebeldes, y Thomas Münzer fue decapitado, lo que hizo Lutero perdió popularidad entre la gente porque la gente vio que su nueva “Iglesia” no era para los ricos y los pobres.

    1534: traducción acabado de la Biblia, donde permaneció en el castillo durante este tiempo sufrió rabietas muy violento, que él consideraba como ataques diabólicos. ¹

    1537: Lutero, debido a sus pensamientos, que él no era digno de la salvación y que nada de lo que hiciera, pudiera contribuir a su salvación, entonces, formuló la doctrina de la “sola fide” o “sola fe”, que dice que sólo la fe nos puede salvar , la obra no llegó a nada, que era uno de los motivos que llevaron al inicio de la epístola de Santiago de la Biblia, porque contradice su doctrina, cf. Santiago 2, 14-26.

    Por lo que también fue un paso en la proliferación de nuevas sectas iluminadas por las ideas de Lutero:

    1534: Aparece el anglicanismo en Inglaterra, con el rey Enrique VIII, en la que el Papa no quería divorciarse de él, cuando él y su esposa.

    1541: Calvino creía calvinismo en Ginebra, Suiza, así como las nuevas ideas de Lutero. País, que ahora es uno de los países que más ateos en el mundo. Calvin partil ante aunque las doctrinas de Lutero, tuvo su punto característico en el concepto de Dios. Puso el énfasis en la majestad divina como para decir que hay dos predestinación: una para la salvación y otras explícitas a la condenación eterna. Para él, Dios prohíbe todo pecado, pero en realidad quiere un poco de pecado, para ser condenado. En otras palabras, Dios creó a unos cuantos para ir al cielo y otros al infierno, y las palabras de Jesús: “Id y predicad el evangelio a toda criatura”, cf. Mc 16, 15, entonces inútil porque no sirve de nada a predicar a los que ya van al infierno.

    1567: John Knox en Escocia crea presbiterianismo inspirado en las ideas de Calvino.

    1604: John Smith fundó la Iglesia Bautista en Holanda, también es hoy en día es uno de los países más ateos del mundo. (Así que inspiró fueron incapaces incluso de evangelizar el país de nacimiento?)

    1649: John Fox (EE.UU.) funda Quarckers. No el valor de la Biblia en vez valora más inspiración del creyente. Así que no tenían dogmas, ni sacramentos, sólo una corriente de regeneración moral basada en la mano muy violento. Ellos no tenían iglesias o pastores.

    1739: Aparece el metodismo, fundada por John Wesley en Inglaterra. La ruptura con el anglicanismo dio lugar a esta “iglesia”. Ordenado a sus propios obispos. La única condición es llegar a ser un metodista que tiene el deseo de escapar de la ira venidera y estar libre de pecado.

    1830: Joseph Smith (EE.UU.) guiado por Dios, supuestamente descubierto algunos escritos (inspirado?) Lost, entonces el mormonismo es nacido. Joseph Smith tiene una visión de dos ángeles que le dijeron que no debía unirse a ninguna denominación religiosa y restaurar “el cristianismo primitivo.” En 1822 tuvo una segunda visión, donde fue visitada por un supuesto ángel Moroni, en la que anunció que José se encuentra escondido planchas de oro que fue una maravillosa historia del pueblo de Dios en los EE.UU.. En 1827, el ángel le llevó a una montaña, excavó y encontró las planchas para que el mormonismo era nacido.

    Algunos de sus principios son los siguientes:

    Hay un Dios “Padre, Hijo y Espíritu Santo” Pero el padre tiene sangre y carne, cuando el hijo y el ES son emanaciones de su padre.

    El hombre es eterno y vive en el reino de Dios antes de venir a la tierra, este mundo los hombres no tienen recuerdos de vidas pasadas, para poder aceptar o rechazar libremente el evangelio. Si usted no vengan al conocimiento de Cristo en esta vida puede venir después de la muerte en un bautismo póstumo (o más allá).

    Este bautismo es una de las más extrañas doctrinas de esta secta, que está a cargo de familiares de los fallecidos.

    También el muerto por el matrimonio, una mujer que muere sin haberse casado en esta vida puede ser casado por sus familiares el uno al otro muerto en la otra vida.

    1831: William Muller fundó el SDA (EE.UU.) 1831, vino de la Iglesia Bautista con una revelación supuestamente nuevo, cuando Cristo regresaría, establecer la fecha y aún hoy en día Cristo no regresó. Sus discípulos trataron de volver a calcular las fechas y las previsiones para 1844 y de nuevo a Cristo no regresó. En medio del descontento de la gente que los seguía, allí la señora entona una llamada Goud Elena G. de White, quien llegó con una nueva interpretación, por lo que explicó que la fecha estaba bien lo que estaba mal que estaba sucediendo, ella dijo que el año de Cristo no pero volver al “Santo de los Santos” del cielo para poner fin al sacrificio en la cruz no terminó, ella dijo haber visto con sus propios ojos. Luego viene la IJ que supone que Jesús no terminó su sacrificio en la cruz, pero en 1844.

    Después de Müller murió Ellen White se convirtió en el gran maestro del adventismo, luego fue a observar el sábado, requieren de la fe no sólo en las Escrituras, sino también en los escritos de este ciudadano.

    Ellos predican una doctrina rígida en cuanto a la comida que nos hace recordar a una secta herética religiosa que surgió en los primeros siglos, a través de un sacerdote montanismo.

    Algunos escritos de su gran “profeta” enseña que Jesús es como nosotros en el pecado, incluyendo la Biblia, pero dice que Jesús es “santo, inocente, sin mancha, apartado de los pecadores, por encima de los cielos, no es necesario, al igual que los otros sumos sacerdotes, de ofrecer primero sacrificios por sus propios pecados, y luego para el pueblo, para lo hizo de una sola vez siempre, ofreciéndose a sí mismo “(cf. Hb 7,22-27)

    1900: Aparece el pentecostalismo en los EE.UU. creado por Charles Parham. Este movimiento enseña que el hombre después de su conversión (necesario para la salvación), el cristiano tiene que pasar por una “segunda bendición” o una nueva experiencia religiosa más profunda y que se llamó “el bautismo en el Espíritu Santo.” Iniciar los precursores de este movimiento no tenía la intención de crear una nueva denominación, pero fueron rechazados por sus denominaciones han roto con ellos, que inició la más grande historia de la denominación protestante. No denominación protestante está sujeta a dividir y subdividir tanto como los pentecostales. Esto se debe a las raíces y las fuerzas motrices son muy subjetivos y emocionales. El creyente pentecostal que usted piensa que tiene una visión o una “profecía”, fácilmente se convierte en el fundador de una rama independiente.

    1. Emoción a menudo supera la razón.
    1. Fuerte propensión a los fenómenos que se consideran extraordinarios, vibrante, aplaudiendo, gritando, haciendo el razonamiento y el pensamiento crítico.
    1. A este ritmo, el movimiento pentecostal de distancia cada vez más auténtico cristianismo. Ellos tienden a hacer de la religión de servicio al hombre y no Dios; antropocentrismo predomina, aunque encubierta. Sus templos se salones más y más en la proclamación de la Biblia y la predicación, con la realización de “milagros” de los corresponsales. (PR No 282/1985, p. 373s)

    1916: Charles Taze Russell en los EE.UU. también “inspirado” por “Dios”, fundada Testigos de Jehová. (Esa rama del protestantismo difiere en algo normal). Se trata de un culto de características peculiares, pero que surgieron como todas las otras denominaciones protestantes de supuestas revelaciones de Dios. Russell era un presbiteriano, insatisfecho con su nombre y con un descubrimiento que hizo después de los apóstoles que nadie había entendido el evangelio fue reservado para cantar la misión de Russell para proclamar al mundo.

    Basado en textos de Daniel y Ezequiel, este ciudadano en repetidas ocasiones trató de adivinar la fecha de la venida de Cristo a 1914, llegó el momento no pasó nada, y luego sus sucesores trataron de adivinar para 1925, no pasó nada, lo intentó de nuevo en 1968, y volvió a pasar nada para 1975 y todavía esperan la venida de Cristo.

    El error principal es que los Testigos de Jehová que niegan la divinidad de Cristo, que Cristo es como un semi-dios que acaba de llegar a cumplir un papel aquí.

    Ellos dicen que sólo 144,000 van al cielo para ver la otra cara de Dios aquí en la tierra se salvaron.

    Las almas de aquellos que no aceptan Jehová serán aniquilados, o dejan de existir.

    1977: En Brasil, Edir Macedo fundó la “Iglesia Universal del Reino de Dios.” Edir Macedo después de pasar por varias religiones entrado en la Iglesia Pentecostal Nueva Vida después de la ruptura con el mismo año fundó la Iglesia Universal, la auto-consagrado obispo y por lo tanto coronado sus compañeros. Hecho de que “obispo”, Edir creado para sí mismo un vasto imperio. Como un predicador del evangelio y la curación Herald, ha adquirido diversos medios de comunicación y otros bienes materiales, en Brasil y en el interior.

    Él dice: “El dinero es una herramienta sagrada que Dios usa en su trabajo” (Diario de la tarde, 04.06 / 1991, p. 14)

    Este es otro nombre en el servicio del hombre y no Dios. Se convierte en una sala de emergencia donde las personas religiosas van a ser sanado y no adorar a Dios.

    En primer lugar la religión es la relación del hombre con Dios tiene como objetivo primero para adorar y glorificar a Dios, porque Él es infinitamente santo y bueno y sabio, a pesar de la hazaña de este o aquel extraordinario que ha hecho.

    Años:

    Oleada neo-pentecostalismo.

    Entre los neo-pentecostales surgen despierta re-te, las reuniones celebradas los días viernes a partir de la medianoche donde el culto llega en medio de gritos y se vuelve a recordarnos la mayoría de los centros de Umbanda que la adoración a Dios. Cualquier persona que quiera aprender más acerca de este reloj sólo la lectura de un artículo ya publicado en el blog:

    http://sadoutrina.wordpress.com/2010/06/30/louvor-e-adoracao-ou-macumbaria/

    No es la teología de la prosperidad, una de las más insidiosas doctrinas que surgieron en la media protestante. De acuerdo con la teología de la prosperidad, Dios da riquezas y posesiones a las que él es fiel y generosamente pagado el diezmo, pero este concepto no está bien fundada. Sin embargo, los seguidores de esta teología, basado en el Antiguo Testamento para decir que los hombres de Dios eran ricos como Salomón y Jesús promete que hemos llegado a la “vida en abundancia”. (Juan 10:10)

    Jesús nunca enseñó que el Evangelio puede ser una fuente de enriquecimiento o una manera de conseguir una vida “beneficios”, “en el nombre de Dios”, sino que el Señor ofreció la renuncia y la cruz a los que siguen:

    “Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, tome su cruz cada día y sígame. Porque el que quisiere salvar su vida, la perderá, pero quien sacrificó su vida por mí la salvará “(Lc 9,23-24).

    Jesús habla de sacrificio, la renuncia, la pérdida de su propia vida, y dice que si el grano de trigo no cae en tierra y muere, no puede dar fruto (cf. Jn 12, 24). Esto está lejos de ser un enriquecimiento de la enseñanza porque es la voluntad de Dios. No es contra la riqueza de manera justa, y con sabiduría por el bien de usted y los demás, pero esto está lejos de justificar la teología de la prosperidad.

    Las sectas fraguimentação hizo tan grande que no podemos cubrir todos aquí, se citan aquí sólo los más conocidos.

    Después de leer este nuevo podemos preguntarnos: “¿Es bíblico el protestantismo?”

    “Amados, no creáis a todo espíritu, sino probad los espíritus si son de Dios, porque muchos falsos profetas han aumentado en el mundo. Así lo reconoce el Espíritu de Dios: todo espíritu que confiesa que Jesucristo es Dios encarnado, y todo espíritu que no proclama que Jesús no es Dios, sino que es el espíritu del Anticristo, cuya venida se han escuchado, y ahora ya está en del mundo “(1 Juan 4: 1-3).

    “Por el momento llegará cuando los hombres no soportarán la sana doctrina. Impulsado por sus propias pasiones y con ganas de escuchar la noticia, a los propios profesores. Apartarán sus oídos de la verdad y sumergirse en las fábulas “(2 Tim 4, 3-4).

    Referencias:

    – Aquino, Felipe Queiroz de Rinaldo, falsas doctrinas, sectas y religiones 10 ª Ed. – Lorena: Cleofás, 2009.
    – El Obispo Stephen Bettencourt, OSB; folleto “diálogo ecuménico”, la Escuela Mater Ecclesiae
    Preguntas y Respuestas Diario No 282/1985, p. 373s

    Lo que pierde un Católico cuando se hace protestante

    Nadie sabe lo que tiene hasta que lo ve perdido…

    Publicado por Católicos Hispanos el agosto 13, 2011 a las 10:00pm

    Es tanto, tanto lo que pierde un católico que se hace protestante, que apenas si podemos dejar consignada una mínima parte de ello en este breve articulo.

    Pierde desde luego los sacramentos.

    Empecemos por llamar la atención hacia la pérdida más concreta, la más clara, la más fácil de entender, pues basta con tener buena intención y un mínimo conocimiento del cristianismo y de la Biblia, para darse cuenta de cuán grande es lo que pierde un católico al hacerse protestante y perder los sacramentos que son ¡El oro de la religión de Cristo! Esos 7 auxilios sagrados que Él nos dejó para darnos su Santidad, y que pudiéramos llevar a la práctica su Santa Doctrina, para que pudiéramos ser buenos, no tan solo con una bondad natural, sino sobrenatural; para que pudiéramos ser no solamente buenos, sino Santos.

    Bien podemos decir que es por no haber entendido lo que son los Sacramentos, su excelencia, la gran necesidad que de ellos tenemos para poder seguir la Moral de Cristo, que hay católicos que de buena fe se hacen protestantes.

    Ellos saben que Nuestro Señor Jesucristo dijo: Sin Mí, nada podéis hacer (Jn. 15,5) y que con su ayuda, todo lo podemos “todo lo puedo en Aquél que me conforta” (Fil.4,13) pero no saben, no se han dado cuenta, de que son los Sacramentos el medio de que se valió Nuestro Señor para confortarnos, para que estemos con El, para ayudarnos a ser buenos.

    ¿Qué nos dan los Sacramentos?

    Los Sacramentos nos dan la Santidad de Cristo, ellos conservan e incrementan en el Cristiano la Gracia, ese Don Divino del que Nuestro Señor Jesucristo nos dijo: es como un manantial de agua viva que mana sin cesar dentro de quien la posee hasta la Vida Eterna (Jn.4,14) y cuya excelencia desconocen los católicos que abandonan su Religión.

    ¿Por qué son Siete los Sacramentos?

    Nuestro Señor Jesucristo para auxiliamos, instituyó 7 Sacramentos porque nuestra alma, como nuestro cuerpo, tiene 7 diferentes necesidades, a saber: nacer, crecer, alimentarse, medicinas, la vida de familia, autoridades que lo gobiernen y auxilios especiales a la hora de la muerte.

    Y nuestra alma:

    1. Por el Bautismo nace a la Vida Cristiana, a la Vida de la Gracia. (Mt.28,19)

    2. La Confirmación la fortalece en ella (Hech.8,14-17)

    3. La Eucaristía la alimenta (Jn.6,34-72; Mt.26,26)

    4. La Reconciliación la sana en caso de enfermedad (Jn. 20,23)

    5. El Matrimonio la santifica en la familia (Et.5,32)

    6. El Orden le proporciona el gobierno espiritual que le es necesario (Jn.21,22; Hech. 14,22; 2 Tim. 1,6); y

    7. La Unción de los Enfermos le proporciona todos los auxilios que necesita en caso de muerte (Sant.5,14-15).

    Es falso que la Iglesia haya Inventado los Sacramentos.

    Los Pastores protestantes niegan los Sacramentos porque no tienen el Poder Divino para administrarlos. Ellos afirman que han sido “inventados” por la Iglesia Católica, pero esto es falso, pues todos ellos fueron instituidos por Nuestro Señor Jesucristo, como consta en la propia Biblia protestante.

    Cierto es que en la Biblia no consta cuándo fueron instituidos 3 de ellos, pero esto no es de extrañar, ya que los Evangelios no son una exposición completa de la Religión de Nuestro Señor Jesucristo, ni su biografía completa, pues hay muchas cosas que El hizo, que no están en la Biblia, como nos lo dice San Juan con estas palabras: “Muchas otras cosas hay que hizo Jesús que si se escribieran una por una me parece que no cabrían en el mundo los libros que se habrían de escribir” (Jn.21,25).

    Pruebas de que los 7 Sacramentos fueron Instituidos por nuestro Señor Jesucristo.

    Nos prueba que los 7 Sacramentos fueron instituidos por nuestro Señor Jesucristo, que todos ellos ya estaban en uso en la Iglesia apostólica, como lo testifica la misma Biblia.

    En efecto, el bautismo fue instituido por nuestro Señor  Jesucristo cuando después de su Resurrección y antes de ascender a los Cielos, ordenó a sus Apóstoles la forma como debía administrarse diciéndoles: adoctrinad a los gentiles bautizándoles en el Nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo (Mt.28,1 9)

    El Sacramento de la Eucaristía fue instituido por nuestro Señor  Jesucristo en la Ultima Cena que celebró con sus Apóstoles, la víspera de su Pasión, tomando el pan en sus manos y diciendo: tomad y comed, esto es mi cuerpos y dándoles a beber el Cáliz diciendo: bebed todos de él porque esto es mi sangre del nuevo pacto, la cual es derramada por muchos para remisión de los Pecados (Mt.26,26-28).

    Biblia Católica: porque ésta es mi sangre, que será el sello del Nuevo Testamento, la cual será derramada por muchos para remisión de los pecadosY dio a sus Apóstoles la orden y el poder de hacer lo que El había hecho diciéndoles: “Haced esto en memoria mía” (Lc.22,19).

    Instituyó el Sacramento del orden cuando ya, para ascender a los Cielos dijo a sus Apóstoles:

    “Como mi Padre me envío así yo los envío a ustedes”, y dirigiendo el aliento hacia ellos les dijo: recibid el Espíritu Santo, quedan perdonados los pecados a quienes los perdonareis; y quedan retenidos a quienes los retuviéreis (Jn.20,21-23).

    Y fue también entonces cuando N.S. Jesucristo instituyó el Sacramento de la reconciliación, dando a sus apóstoles el poder de perdonar los pecados.

    Los protestantes han cambiado en algunas de sus Biblias, en este pasaje la palabra perdonar por remitir, para hacer creer a las personas ignorantes que no saben que ambas palabras significan lo mismo, que entienden por remitir tan solo enviar una cosa de un lugar a otro, que Nuestro Señor no dio a sus Apóstoles el poder de perdonar los pecados, sino simplemente el de remitirlos al Cielo, para que fuera Dios el que los perdonara o no.

    Y como prueba de ello dicen que el hombre no puede perdonar los pecados, que solo Dios puede perdonarlos. Y eso mismo decían los fariseos, y Nuestro Señor, para confundirlos, hizo el milagro de curar a un paralítico (Lc.5,21-25) probando que era Dios y que como Dios tenía el poder de perdonar los pecados, así como el de conferir este poder a otros hombres, y tal lo confirió a sus Apóstoles y de ellos lo heredan sus únicos

    Sucesores legítimos, los Sacerdotes católicos, que adquieren este poder al recibir el Sacramento del Orden. No consta en la Biblia cuándo fueron instituidos los Sacramentos de la Confirmación, el Matrimonio y la Extremaunción, lo que como ya dijimos, nada tiene de extraño; pero sí consta en ella que ya estaban en uso en la Iglesia Apostólica.

    En efecto: leemos en la Biblia sobre la Confirmación, que tanto San Pedro como San Juan y San Pablo conferían este Sacramento en Jerusalén, en Samaria, en Efeso, etc. Leemos así en (Hechos 8,15) que San Pedro y San Juan llegados a Samaria, oraron por ellos (por los samaritanos) para que recibiesen el Espíritu Santo “Porque aún no había descendido sobre ninguno de ellos, mas solamente eran bautizados en el Nombre de Jesús. Entonces les impusieron las manos y recibieron el Espíritu Santo”. (Hech. 8, 15-17, 19,6 y 2 Cor. 1,21).

    Y tan el Matrimonio era considerado como Sacramento en la Iglesia Apostólica, que leemos en (Efesios 5,32) que respecto de él San Pablo dice: Sacramento es este grande, mas yo hablo con respecto a Cristo y a la Iglesia, es decir que sólo el Matrimonio Eclesiástico es Sacramento.

    Y prueba que el Sacramento de la Extremaunción estaba ya en uso en la Iglesia Apostólica, que leemos en la Biblia: ¿Está enfermo alguno entre vosotros? llame a los Presbíteros de la Iglesia y que oren sobre él y le unjan con óleo en el Nombre del Señor. Y la oración de Fe salvará al enfermo y el Señor hará que se levante, y si hubiera cometido pecados, le serán perdonados”. (Sant. 5, 14-15)

    Males que se originan por no tener los Sacramentos

    Los católicos que se han hecho protestantes, no se han dado cuenta de la pérdida tan grande que para ellos ha significado no tener Sacramentos, sobre todo el de la Reconciliación y el de la Sagrada Eucaristía, que tanto nos santifican.

    Es por no tenerlos, que no entienden la santidad que en vez de trabajar para alcanzarla, distraen su atención de lo que a este fin tiene verdadera importancia, con puerilidades, con pequeñeces que no tienen ninguna, a semejanza de los fariseos cuya conducta a este respecto reprobó nuestro Señor . Jesucristo diciéndoles: vosotros coláis el mosquito del agua que vais a beber, mas tragáis el camello (Mt.23,34).

    Y en cambio dan máxima importancia a minucias que no tienen ninguna, como a no fumar ni beber vino, lo que no ha de ser tan malo hacerlo, con moderación, cuando Nuestro Señor Jesucristo cambió el agua en vino en las Bodas de Caná y lo dio a beber a sus apóstoles en la Ultima Cena.

    El Sacramento del orden

    Es por no tener el Sacramento del Orden que los protestantes no tienen Sacerdotes, ni verdaderos Ministros de Dios, pues sus pastores no heredan de los Apóstoles los Poderes Divinos que confiere este Sacramento.

    Es por eso que afirman que les es imposible guardar la castidad, por lo que deben casarse, error que quieren fundar en esta cita: “Conviene pues que el Obispo sea irreprensible, marido de una sola mujer…” (1 Tim.3,2), la que al efecto mal interpretan, pretendiendo que ella ordena que sean casados los Ministros de Dios, cuando su finalidad era apartar del Sacerdocio, en tiempos de la Iglesia Apostólica, en que eran rarísimos los solteros, a los que tenían varias mujeres, a los divorciados y a los viudos vueltos a casar, y no ponen su atención en tantas frases y palabras con que San Pablo recomienda el Celibato a los Sacerdotes, como éstas: “El soltero tiene cuidado de las cosas que son del Señor, cómo ha de agradar al Señor; empero el que se casó, tiene cuidado de las cosas del mundo; cómo ha de agradar a su mujer” (1 Cor.7, 32-33) Ver también 1. Cor 7, 1,7,27 y Mt. 19,12

    El culto sobrenatural católico

    Los católicos que se han hecho protestantes, han cambiado su culto sobrenatural y bíblico por un culto simplemente natural.

    En efecto: El hecho más importante en la Vida de Nuestro Señor Jesucristo es, sin lugar a duda, el Sacrificio del Calvario, que ofreció al Eterno Padre, la Víspera de su Pasión, en la Ultima Cena que celebró con sus Apóstoles, en la que instituyó la Sagrada Eucaristía, dándoles la orden y el poder de hacer lo que El había hecho diciéndoles: “Haced esto en memoria mía” (Lc.20,19).

    Y obedeciendo esta orden de Nuestro Señor, ha hecho la Iglesia Católica, de todo esto, su culto sobrenatural, en la ceremonia llamada en los tiempos Apostólicos: “La fracción del Pan” o “Los Sagrados Misterios” y ahora la Santa Misa, la que sólo pueden celebrar los Sacerdotes Católicos, pues sólo ellos han heredado el poder sobrenatural que Nuestro Señor confirió a sus Apóstoles.

    En cambio el culto protestante es un culto natural, pues consiste principalmente en cantar a Dios Himnos, como lo hacen los mahometanos, los budistas, los judíos y los miembros de cualquier otra religión natural.

    Han perdido el auxilio de María, la Virgen.

    Una prueba irrecusable del gran poder intercesor de María, la Virgen, de la solicitud que ella tiene por ayudarnos en nuestras necesidades, lo tenemos en la propia Biblia protestante, pues en ella leemos que en las Bodas de Caná, notando María que se había agotado el vino, bastó que dijera a su hijo: “No tienen vino”, para que Nuestro Señor hiciera su primer milagro cambiando el agua en vino, a pesar de que no era entonces el momento oportuno para que, haciendo milagros, probara su divinidad. (Jn. 22-8).

    Y este poder intercesor de la Santísima Virgen María, lo han perdido los católicos que se han hecho protestantes.

    Estos, abusando de la ignorancia de los fieles en el lenguaje de los judíos, quieren desvirtuar esta escena, llamando la atención a que Nuestro Señor llama a la Virgen, mujer, que como en el español antiguo, era el modo más respetuoso para dirigirse a una dama.

    Y han perdido la maternidad de María, la Virgen, a la que Cristo nos dio por Madre, cuando crucificado en el Calvario le dijo: Mujer, ahí tienes a tu Hijo (Jn.19,26), y a pesar de leer esto en sus propias Biblias, los protestantes no la quieren por Madre.

    Los Protestantes y las Imágenes.

    Como el protestantismo no es una Religión Sobrenatural, no puede producir Santos. De aquí el odio que tienen por las Imágenes, las que combaten de cuantas maneras pueden.

    Una de ellas, la principal, es pretender que el Decálogo las condena, habiendo hecho al efecto de sus versículos 4 y 5, su segundo mandamiento, para lo que no tienen ninguna razón, pues la Biblia no precisa dónde termina mandamiento y dónde principia el siguiente, y esos versículos no son sino una ampliación del verso 3, del mismo modo que los versos 9 y 10 son una ampliación del verso 8.

    Y tan la Biblia no prohibe las imágenes, que nuestro Señor Jesucristo nunca las condenó y que hasta en el Antiguo Testamento vemos que Yahvé ordenó a Moisés “Harás también dos querubines de oro” (Ex.25,18); “y hazte una serpiente ardiente y ponla sobre la bandera” (Núm.21,8).

    ¿Podrán salvarse los protestantes?

    Entendámonos: porque hay dos clases de protestantismo, el que llamaremos protestantismo positivo y el negativo.

    Pertenecen al primero, aquellos protestantes que nacieron en el protestantismo, creen que su Religión es la verdadera y estudian la Biblia para amoldar su conducta a lo que ella enseña y llegan a llevar una vida moral que podría servir de ejemplo a tantos católicos como hay, que ignorando su Religión, ni se confiesan, ni comulgan, ni siquiera van a Misa. Qué duda cabe de que estos protestantes sí pueden salvarse.

    Pero los protestantes negativos, los que habiendo nacido católicos, no han sabido estimar su Religión y se han dejado embabucar llegando a la apostasía y usan la Biblia más que para mejorar su conducta, para buscar versículos con los que, puedan atacar a la Iglesia Católica, habiendo vuelto la Religión de amor de Cristo, una Religión de odio a la Iglesia Católica. ¡Ellos sí que están en peligro de perder su salvación eterna!

    Para concluir:

    Expuesto brevemente lo anterior, cabe preguntar ¿en cambio de haber perdido tanto, tantísimo, qué es lo que ha ganado un católico que se ha hecho protestante? Cuando se pregunta esto a uno de ellos, suele contestar: conocer mejor la Biblia, no tener que confesarme, ser libre.

    Los católicos que se han hecho protestantes no son libres ni de reconciliarse con Dios a la hora de la muerte, pues sus “hermanos” no los dejarán que se confiesen y los dejarán libres, pero no en la libertad de los hijos de Dios.

    Fuente: Conoce tu Fe

    http://conocetufe.blogspot.com/2011/07/lo-que-pierde-un-catolico-qu…
    Autor: P. Pedro Herrasti, S. M.

    Jesús y Dios. RESPUESTAS

    Jesús y Dios.
    El Padre es la fuente primera de donde brota todo amor; la roca sobre la que puedes construir sólidamente tu vida; la ternura que te sirve de fortaleza.
    Autor: André Manaranche | Fuente: Libro preguntas jóvenes a la vieja fe.

    Boletín ¡Ser discípulos! Aprende a defender tu fe
    Tema: Preguntas jóvenes
    Fuente: Libro preguntas jóvenes a la vieja fe. Autor André Manaranche,
    II. Tus preguntas sobre Jesús.
    Querido amigo, de Jesús ya te he hablado mucho, porque todo lo dicho de Dios puede aplicarse a El. Es curioso que tus preguntas sobre Jesús sean menos que sobre Dios. Además, las preguntas que me planteas sobre Dios muestran que quieres resolver muchos problemas prescindiendo del Hijo. Y eso es imposible. No tomes, pues este capitulo como si el Hijo fuese un apéndice, y no pienses tampoco que Dios es más conocido que Jesús.
    Con tus preguntas sobre Jesús se pueden hacer cinco grupos:
    1. ¿Cuál es la relación que hay entre Dios y Jesús?
    2. ¿Qué sabemos del Jesús histórico?
    3. ¿Cómo comprender la persona de Jesús?
    4. ¿Cómo creer en su concepción virginal?
    5. ¿Para que sirven los sacramentos?
    Me parece que este plan engloba todas tus interrogantes. De todas formas, permíteme remitirme a mi libro «un amor llamado Jesús», en el que muchos de estos temas están mas ampliamente tratados.
    Jesús y Dios
    Entre el cúmulo de preguntas que hacen referencia este tema, me permito seleccionar estas tres:
    «Jesús y Dios ¿son dos personas diferentes?»
    «¿Por qué se habla mas de Jesús que de Dios?»
    «¿Por qué no soy capaz de rezar a Dios Padre?»
    ¿Cómo relacionar a Jesús con Dios?
    Comprendo perfectamente tu dificultad, amigo mío. Cuando era pequeño me di cuenta que mi abuelo materno hablaba de «Dios» y del «buen Dios». El primero era… Dios; él «buen Dios» era Jesús. En estos términos, que aparecen oponer a las dos personas sugiriendo que una es mejor que la otra, se expresaba mi abuelo. Ahora bien, en el texto del joven rico, Cristo rechaza categóricamente esta idea. « ¿Por que me llamas bueno? Nadie es bueno mas que Dios»
    Ya ves que no eres el único en pensar así. Muchos cristianos creen en lo mismo, aunque no se atrevan a confesarlo. En Europa, «Dios» evoca al ser supremo; en África, a una antigua divinidad pagana mal bautizada. En ambos casos, ¿quién es Jesús?¿Un hombre bueno, un profeta, un mensajero, un testigo? Tú sabes bien quien es Jesús es mucho más que todo esto.
    En el fondo, la dificultad radica en lo mal que se nos ha enseñado el misterio de la trinidad. Para muchos cristianos, este misterio no es más que un puro detalle que no cambia nada y que lo complica todo. La trinidad sería un invento de los teólogos que clasifican el espacio divino para colocar en él a tres personas difíciles de identificar. En el fondo, piensan estos cristianos, la trinidad no cambia nada a la cuestión de Dios, a no ser en que ofende a los musulmanes, y hace mucho más difícil el diálogo. Más en concreto, estos cristianos piensan que la divinidad es un plato común de todas las religiones en la gran cocina ecuménica que cada religión puede preparar y condimentar a su manera. ¡La trinidad sería, pues, una especie de salsa para todo! O dicho de otra manera, Dios es un patrón confeccionado en la fábrica ecuménica al que cada confesión religiosa puede modificar y adornar como le plazca, sin salirse del modelo estándar. Cuando la gente dice que todas las religiones tienen el mismo Dios, esto es lo que sobreentienden. Para ellos, Dios es un objeto, una cantidad sin calidad (sin amor). La trinidad es pura palabrera: sugiere aspectos diferentes, pero no relaciones vivas. Por eso, su oración es mortalmente aburrida.
    No, amigo mío. El creyente no comienza creyendo simplemente en Dios para después irle añadiendo florituras sin importancia. Desde el principio el cristianismo, en compañía de Jesús, empieza por descubrir al Padre, «Abba, Padre querido», al que el espíritu hace nombrar así. Desde el principio conoces su ternura y no solo su existencia bruta, sin embargo, fíjate que en todas tus preguntas del capitulo anterior versaban sobre un ser concebido como un supe objeto, cuya mecánica solo ponía en funcionamiento el mal. ¡Por eso me preguntabas como un Dios así podía amarte! Y yo te contesté, no con teorías, sino acurrucándome contra el corazón de Jesús para oír los latidos del Hijo. La fuente de mis enseñanzas es la oración.
    Jesús es pues, el Hijo de Dios Padre, que se hizo hombre en el seno virginal de María para revelarnos un misterio maravilloso: que somos hijos queridos, salvados y destinados a la gloria.
    En el nuevo testamento, Dios es casi siempre el Padre, o«el Dios y Padre». Ciertamente, el Padre no es el único que posee la vida divina, por la sencilla razón de que no la posee, sino que la entrega. Ahora bien, como Él es la fuente, se le atribuye, en primer lugar, el nombre de «Dios». Hay un solo Dios porque hay un solo Padre, del que procede todo. Eso no quiere decir que Jesús no sea Dios, ciertamente lo es, pero recibe su divinidad del Padre. Y también es hombre.
    Lo mismo ocurre en la liturgia, donde «Dios» significa el Padre. De ahí que todas las oraciones estén compuestas siguiendo el mismo esquema básico: «Dios todopoderoso y eterno… tú que has hecho esto o aquello…, te pedimos… nos concedas… por Jesucristo tu Hijo. » el Dios que tiene un Hijo no puede ser mas que el Padre. No olvides y note lo imagines mas allá arriba como un Júpiter barbudo que se burla de tu oración. Y entonces caerás en la cuenta de que el poder divino más colosal es, ante todo, la misericordia.
    En el lenguaje corriente, «Dios» suele designar a toda la trinidad. En este sentido me encanta una frase sé sor Isabel, que repito todos los días al levantarme: «OH, Dios mío, trinidad que yo adoro.» Es decir. Tienes que tener cuidado para que la palabra «Dios» no pierda su sabor trinitario y se convierta en una palabra pagana. En este caso se vacía de vida, evoca un desierto por donde el amor no circula, y te encuentras ante un bloque de cemento sin entrañas que no puede responder a tus preguntas.
    Desgraciadamente, esto se produce muy a menudo. Amigo, no «descristianices» nunca a tu Dios.
    Lo mismo ocurre con el titulo de «Señor». En la Biblia Adonaí se aplica, como nombre propio de Dios. Pero, en san Pablo, «Señor» (kyrios) se aplica sobre todo al Cristo resucitado. Entonces la palabra funciona como un adjetivo. «Jesús es el Señor» significa que Jesús es tan Señor como el Padre. El gloria de la misa dice lo mismo: «solo Tú Señor, Jesucristo», señalando con ello que ningún ser humano (ni siquiera el emperador) puede reivindicar esta apelación. Hay mártires que dieron su vida por ello.
    ¿Hay que hablar de Dios o de Jesús?
    Entiende muy bien tu segunda pregunta, porque también yo me la planteo. De hecho, parece que hay dos clases de cristianos: los adultos que siempre hablan de «Dios» y los jóvenes que hablan de Jesús con afecto. ¿Por qué? Es toda una historia.
    En el nuevo testamento el problema no se plantea. En efecto, la primera predicación de los apóstoles recoge todo el plan de salvación. «El Dios de nuestros padres, que hizo a Abraham la promesa de un pueblo nuevo, acaba de cumplir sus promesas, entregándonos a su Hijo, anunciando por los profetas. Pero vosotros habéis matado al dador de la vida. Sabed, sin embargo, que Dios le ha resucitado, mostrándonos así a Jesús, como Cristo y Señor. De eso somos testigos. Creed, pues en la palabra, uniros a nosotros y recibid el bautismo. Este era el discurso de los apóstoles a sus compatriotas judíos. En cambio, a los paganos, que desconocen las escrituras, les hablan así: « ¡escuchadnos! Por lo que parece, sois muy religiosos, pero os engañáis creyendo encerrar a Dios en vuestros templos. En efecto, el credo del mundo no es un objeto en nuestras manos, al contrario, él es el que nos da la vida. Eso es lo que vislumbraron algunos de vuestros poetas. Pero para clausurar el tiempo de la ignorancia, durante el cual los hombres buscaron lo divino en la oscuridad a ciegas, Dios ha enviado a su Hijo Jesús. Y para acreditarlo ante nuestros ojos, le ha resucitado de entre los muertos. La carcajada que en ese momento resonó en el areópago ateniense impidió a Pablo proseguir su discurso y proponerles el bautismo. Sin embargo, algunos le siguieron. En ambos casos, la fe cristiana es un conjunto coherente. Esta claro que no hay Dios sin Jesús, ni Jesús sin Dios.
    Pero también es verdad que en el centro del anuncio (del kerigma) es un grito gozoso: «Jesucristo es el Señor», o «Cristo ha resucitado. Lo que en el fondo, quiere decir: «Dios le ha resucitado. Fíjate en una cosa. Al decir«Jesucristo», no estamos pronunciando un nombre, si no haciendo una profesión de fe. En efecto, el nombre es Jesús, Yeschoua en hebreo. «Cristo», en cambio, es el título dado a Jesús para confesar que es el Mesías y el Señor. Juntando las dos palabras, proclamo que el hombre llamado Jesús, el hijo de María es, para mí, el hijo de Dios resucitado. Pero, ¿quién sabe hoy esto? La gente dice «Jesucristo» como si dijese cualquier otra cosa. Tienes que tener, amigo mío, ideas claras a ese respecto. Pablo, en sus cartas, utiliza diversas formas: «Jesús el Cristo», «el Cristo Jesús», «el Señor Jesús» o el Señor «Jesucristo». Si Jesús hubiera tenido un carnet, se leería en él: Nombre, yeschoua; sobrenombre, alias «el Cristo». Pero en el credo le llamamos «Jesucristo nuestro Señor. ¿Entiendes ahora el por que?
    Si sigues avanzando en el devenir de los siglos, veras que, en la practica espiritual, los cristianos han privilegiado en cada momento una manera de invocar al Señor. Hay toda una corriente muy antigua, que se decanta por «Jesús», con un matiz muy afectivo. Esta forma se encuentra en la edad media, en un poema latino, por ejemplo, utilizando en la liturgia:
    «Jesu, dulcis memoria». En el siglo XV nos volvemos a encontrar con él, en la vigorosa predicación de Bernandino de Siena. En Ignacio de Loyola, «fundador de la compañía de Jesús» en el siglo XVI. Y más cerca ya de nosotros, en Charles de Foucauld y en la pequeña teresa. Charles trataba a su Señor de usted; en cambio, teresa lo tuteaba.
    Fue al final del siglo pasado, en un contexto muy deísta (en el que Dios era una adquisición de la razón), cuando algunos santos revalorizaron el nombre de Jesús. Sin hacer cortes absolutos en la historia de la iglesia, la revalorizaron del nombre de Jesús preside también el nacimiento de la acción católica hacia 1925. Jesús de la JOC, que era cordial sin ser dulzón, estalla, de alguna manera, en el movimiento carismático y en su calurosa oración. Las dos silabas de la palabra «Jesús» se musitaban libremente después de la acción de gracias colectiva.
    Entretanto, se produjo una gran debacle en el seno de la iglesia. Sucumbiendo ante las ciencias humanas que denunciaban a Dios como un ser perverso, fruto del ser humano enfermo (psicológicamente para Freud y Nietzsche, y sociológicamente Marx), o negaban cualquier valor filosófico a la misma cuestión de absoluto, algunos teólogos comenzaron a cantarnos una canción que les duro unos veinte años. El estribillo era siempre el mismo: «Dios ha muerto.» La frase es ambigua y puede interpretarse de diferentes maneras: «Dios ha muerto sobre la cruz en Jesús crucificado», lo cual es cierto; o «muriendo, Jesús ha hecho perecer una idea falsa de Dios», lo que es verdad a medias, porque, después de eso, ¿hay que hablar del verdadero Dios o hay que guardar el mas absoluto silencio sobre el? o, por ultimo, «para nuestros contemporáneos, ha muerto la misma pregunta sobre Dios; Abordemos, pues, el evangelio reduciéndolo a filantropía social y utilizándolo solamente para la hacino política». ¡Que catástrofe!
    La reacción no se hizo esperar y fue una reacción por parte doble. Primero en América, y después en Francia, surgió el movimiento hippy «Jesús people», que, apartándose de la droga y del sexo, extendió por la sociedad europea una ola de admiración por un Jesús en vaqueros y bastante mal definido. En su camino, un éxito al menos: el espectáculo musical «Godspell» La otra reacción partió de una serie de familias espirituales (no me atrevo a llamarles sectas) que, obviando la pantomima de un Jesús ídolo y vedette, recogieron de la tierra al Dios que los cristianos (al menos, algunos) habían tirado al suelo. Dicho de otra forma, tanto unos como otros nos acusaron de habernos convertido en ateos. ¿Y cómo sostener lo contrario, cuando los mismos teólogos lo escribían en grandes caracteres y los marxistas trataban de atraer hacia sus tesis a este «ateísmo cristiano» que les presentamos en bandeja de plata?
    Quizá por eso habían surgido diversas escuelas que, con una curiosa mezcla de psicología y religión, ofrecían sus servicios a los cristianos que se sentían mal consigo mismos, ofreciéndoles un Dios aspirina… muy parecidos a ellos mismos o a su ombligo. En este contexto, una vez participé en la clausura de una de estas sesiones en la que la Eucaristía no tenía sentido, y menos durante el tiempo de Cuaresma. Pero el colmo lo constituyó la fiesta compartida, en la que algunos dieron gracias a Dios, pero en la que nadie pronunció el nombre de Jesucristo. La curación no es la conversión. No se adhiere uno a Jesús mirándose en un espejo.
    Discúlpame por contarte todas estas cosas, pero tengo que hacerla si quiero contestar a tu pregunta. Volvamos ahora al fondo de la cuestión y escúchame bien.
    Jesús no vino a anunciar a los judíos otra religión u otro Dios, sino a cumplir la Promesa. No vino a enseñamos otra! doctrina sobre Dios, sino a actuar de parte de Dios y como el mismo Dios. Ni siquiera vino a revelarles una misericordia divina de la que no tuviesen ni la más mínima idea, sino a enseñarles que dicha misericordia no excluía a nadie, ni siquiera a los pecadores o a los paganos.
    Jesús no vino a ocupar el sitio de Dios ni a suplantarle. Ya te lo dije: el no es todo Dios, ya que no es más que el Hijo; y no sólo es Dios, ya que también es hombre (1 Timoteo 2,5). Cierta¬mente, los judíos le acusaron de blasfemar (Juan 5,18; 10,33), por hacerse igual al Padre, lo que, efectivamente, pretendía (Juan 10,30); pero nunca le acusaron de ser un ateo (6: Los primeros cristianos fueron acusados de ateísmo, pero porque negaban los falsos dioses paganos). Sobre esta cuestión, los exámenes más minuciosos siempre le fueron favorables. «Muy bien, Maestro», le dice el escriba, «tienes razón al decir que Dios es único» (Marcos 12,32).
    Jesús tampoco tuvo la intención de añadirse a Dios, herejía que el Islam reprocha a los cristianos. « ¿Cómo situáis a Dios, a Jesús y a María en el mismo nivel?», me preguntaba un musulmán, creyendo que esa era la Trinidad de los cristianos. Es evidente que María no es Dios (¿por qué, entonces, algunos de nuestros hermanos protestantes nos acusan de adorarla?). El Hijo -y el Espíritu- no se añaden aritméticamente a un Dios que sería ya un sólo Dios aritméticamente. Y es que no se puede someter al Infinito a nuestras raquíticas sumas. Como dice con razón Tertuliano, un abogado africano del final del siglo IlI, dándonos a su Hijo y al Espíritu, «Dios ha querido ser creído uno de una nueva manera». En efecto, el Dios Trinidad no es uno como un bloque de cemento sólido y estático. Es uno como el Amor que circula del Padre al Hijo en el Espíritu. Su unidad dimana del dinamismo de la ternura. Una vez más constatas que, a pesar de la semejanza de los términos, las religiones apenas se parecen, a no ser para el ignorante o para el miope.
    No estás, pues, forzado a escoger entre Dios y Jesús. Puedes quedarte con todo, como Teresa.
    ¿Cómo hay que rezar a Dios Padre?
    Antes de responder a tu pregunta, quisiera que analizaras la procedencia de esta dificultad. Quizá sea debida a que en tu hogar no ha habido un papá, porque tu mamá era madre soltera; o quizá porque tu madre se casó después de tu nacimiento, y un padrastro, por muy cariñoso que sea, nunca es lo mismo que un padre. O todavía peor, quizá has sido abandonado por una madre a la que nunca llegaste a conocer, y, por supuesto, mucho menos a tu padre, aunque quizá hayas sido adoptado por un matrimonio que te quiere como a un hijo. «Con ellos estoy tranquilo, me decía un chaval hablando de sus padres adoptivos, por¬que estoy completamente seguro de que nunca me abandonarán…» O puede, incluso, que tengas un verdadero padre con el que no te entiendes, porque es demasiado severo. O incluso puede que tus padres estén divorciados y tu padre viva con otra mujer, lo que te ha herido profundamente. En cualquier caso, necesitas urgentemente una «papá terapia». Necesitas que el Señor ponga en tu camino la ternura de un hombre que cure tu herida y que sea como la imagen del papá de Jesús. Incluso el cariño de tu novia, único para ti, se sitúa en otro nivel.
    Seas lo que seas, casado o soltero consagrado, ojalá consigas la experiencia de la paternidad, aunque sea simplemente espiritual, y ojalá descubras a este Padre «de donde viene toda paternidad, en el cielo y en la tierra» (Efesios 3,15).
    Más allá de estos casos trágicos, quizá sólo seas un adolescente que tiene un amigo muy cerca del corazón y, en casa, continuas escenas con tus padres. En este caso estarás predispuesto a rezar a Jesús como a tu amigo más querido, mientras que Dios Padre te parece más lejano. Pero ten cuidado de no hacer cómplice de tus sentimientos a Cristo, que amaba apasionadamente a su Padre, incluso en su agonía en Getsemaní. No intentes arrastrado a tus posiciones; de lo contrario no entenderás nada del Evangelio.
    Quizás seas un joven lanzado a la acción, y la Escritura te sirva para revitalizar tu fervor y recalentar calderas. Buscas en el Evangelio textos en los que puedas encontrar una imitación de Jesús o una incitación a amar a los pobres. Pones la oración al servicio de tus compromisos; ella es, para ti, como el alcohol del combatiente. Por eso no tienes demasiadas ganas de contemplar al Padre…, lo que, sin embargo, Jesús hacía a menudo y nos aconseja hacer. Por lo tanto, te hace falta rectificar un poco tu postura.
    No voy a repetirte lo que ya he escrito en «Un Amor llamado Jesús». Quiero decirte simplemente que no entenderás nada del corazón de tu amigo si no adivinas el secreto de su ternura: Abba. No entenderás el Evangelio si no pones el «estéreo»; es decir, si al captar la voz de Jesús, haces callar a la otra fuente sonora, la del testigo oculto que dará a tu escucha relieve trinitario. Empieza inmediatamente. Verás como eso lo cambia todo.
    El Padre es la fuente primera de donde brota todo amor; la roca sobre la que puedes construir sólidamente tu vida; la ternura que te sirve de fortaleza. El es la respuesta a todas tus preguntas…, no la busques en otra parte.
    Amigo mío, para tener un corazón filial sólo puedes hacer una cosa: vivir en estado de vocación. Y entiéndeme bien. No hablo sólo de las grandes orientaciones vitales y de las grandes decisiones. No hablo sólo de un camino de Damasco, sino de la vida diaria. Por otra parte, ten presente que no eres el único hombre en la tierra y no serás el último. Desde hace mucho tiempo, la humanidad ha elaborado una sabiduría (más o menos exacta) y la ha confiado a su memoria. Esta sabiduría te llega bajo la forma de leyes generales recapituladas en códigos. Pero cuando tienes que escoger el bien, no te encuentras ante un libro, sino ante el Padre del cielo, que te mira con una infinita ternura. «Pobre Dios, estará tan ocupado que no sabrá a quién atender, y su central telefónica debe estar continuamente saturada. Aunque lo intente, seguramente lo único que conseguirá será conectar con el contestador automático, en el que la voz de un ángel desesperadamente suave repetirá hasta la saciedad: «Este es el Secretariado de la Primera Persona de la Santísima Trinidad, que os pide disculpas por no poder atenderos a causa de sus múltiples ocupaciones, pero os remite al código de la moral universal, editado por su Iglesia, que podéis comprar en las buenas librerías. Al final de la obra encontrará un índice detallado, en el que con toda seguridad estará resuelto su caso personal. ¡Animo y hasta la próxima!» No, amigo mío. El Padre Eterno no tiene problemas de tiempo. Rézale: es todo tuyo. Ama a todo el mundo y, por tanto, te ama a ti. Escucha cómo te dice en las más pequeñas circunstancias de la vida: «Pequeño mío, soy yo el que te lo pide; hazlo por mí.» Y contéstale, sin dudado: «Sí, Papá, te quiero, y por ti lo hago inmediatamente» (cf. Mateo 21,28-32). Verás cómo eso lo cambia todo, y cómo el Padre te adjudicará tareas que no están en el código: las más bellas tareas, evidentemente.
    Así pues, di conmigo una vez más:
    Oh, Padre, soy tu hijo,
    Tengo mil pruebas de tu amor. Quiero alabarte con mi canto, el canto de amor de mi bautismo.

    Sacerdote sin pelos en la lengua! 5 de 7

    GRUPOS DE ORACIÓN, que deberían hacer ?

    GRUPOS DE ORACIÓN

    En la Actualidad se oye hablar cada día más acerca de los Grupos de Oración que en todas partes, sin distinción de países, razas y culturas “se han multiplicado, espontáneamente de modo imprevisto” como afirmó el Papa Juan Pablo II.

    grupo de oracionEl Santo Padre hablando de estos grupos ha dicho que “se puede hablar de UNA GRACIA dirigida a santificar la Iglesia, a renovar en ella el gusto por la oración, a hacer redescubrir con el Espíritu Santo, el sentido de la gratuidad, de la alegre alabanza, de la confianza en la intercesión y convertirse en una nueva fuente de evangelización” (L`Osservatore Romano, 15-3-87).

    El CENTRO del Grupo de Oración es el Señor Jesús y está formado por personas que creen su promesa:

    “…les digo en verdad que si dos de ustedes convinieran sobre la tierra en pedir cualquier cosa, se lo otorgará mi Padre que está en los cielos. Porque donde están dos o tres reunidos en mi nombre, allí estoy yo en medio de ellos” (Mt.18,19-20).

    El Espíritu Santo es la FUENTE de la oración en el grupo. Allí se aprende a vivir guiados por el amor y por la Palabra del Señor, a ser dóciles a su Espíritu y a poder decir con María: “Hágase en mí según tu palabra” (Lc.1,38).

    El Grupo de Oración lo forman un número variable de personas y su composición es heterogénea. La frecuencia de las reuniones es semanal y la duración de cada encuentro oscila entre una y dos horas.

    EL PRIMER GRUPO

    Los Grupos de Oración no son nada nuevo en la Iglesia. Esta nació en una reunión de oración el día de Pentecostés.

    Los Apóstoles y los 120 discípulos “perseveraban unánimes en la oración con algunas mujeres, con María, la madre de Jesús y con los hermanos de éste” (Hch.1,14).

    También las primeras comunidades cristianas se caracterizaron por sus reuniones de oración (Hch.2,42-46; 4,33; 12,5-12).

    LO QUE NO ES

    -No es una clase de Teología o de Moral,

    -No es un grupo de discusión,

    -No es una sesión de terapia,

    -No es una reunión social,

    -No es un grupo de personas selectas,

    -No es un grupo ajeno o paralelo a la comunidad eclesial.

    LA DISPOSICION FUNDAMENTAL que debe tenerse al participar en las reuniones del Grupo de Oración es el deseo profundo de ser transformados por el Señor. Nunca asistir como espectador o como un crítico.

    CARACTERISTICAS

    1.-Apertura y docilidad al Espíritu Santo

    La primera preocupación de cada participante es estar lo más abierto y dócil que pueda al Espíritu Divino. En cada reunión se pide su asistencia y existe la convicción de que Jesús realiza sus promesas también en nuestros días:

    “Yo rogaré al Padre, y les dará otro abogado, que estará con ustedes para siempre: el Espíritu de Verdad que… permanece con ustedes y está en ustedes”. “El Abogado, el Espíritu Santo, que el Padre enviará en mi nombre, ése les enseñará todo y les traerá a la memoria todo lo que Yo les he dicho” (Jn.14,16-17. 26).

    Es el Espíritu quien va creando la Comunidad Cristiana auténtica. Sin esa acción resultarán inútiles todos los esfuerzos que hagamos.

    Es normal que donde actúa el Espíritu también se manifiesten sus frutos, sus dones y los carismas. Por el uso de éstos es que a veces se les llama Grupos de Oración de la Renovación Carismática, pero esto no significa que sean lo central ni mucho menos.

    2.-Paz, alegría; frutos del Espíritu.

    Si el Espíritu de Dios es el que anima y guía la reunión, entonces, es normal que se manifiesten en ella los frutos del mismo según afirma San Pablo: Gál.5,22-23.

    3.-Participación espontánea.

    Se ora con las palabras que brotan del corazón sin preparar la frase ni pensar mucho en lo que se va a decir. Dejándonos guiar por el Espíritu abrimos nuestro interior al Señor y a los hermanos.

    Las reuniones de oración se desarrollan en un ambiente de libertad y espontaneidad que facilitan la comunicación y la autenticidad. Nadie está obligado a hablar u orar en voz alta, todos tienen el derecho de participar activamente. A veces el silencio puede ser una oración muy elocuente.

    4.-Amor fraterno.

    Esta es otra característica del Grupo de Oración. A través de las reuniones el Espíritu suscita el amor entre todos los participantes. Amor verdadero y realista; no teórico. El Señor quiere que nos unamos con una unión mayor que la que los hombres hayan visto jamás:

    “Que todos sean uno, como Tú Padre, estás en mí y yo en tí, para que también ellos sean en nosotros y el mundo crea que Tú me has enviado” (Jn.17,21).

    “En esto conocerán todos que son mis discípulos; si se aman unos a otros” (Jn.13,35).

    5.-El Orden.

    A pesar de la libertad en que se desenvuelve la reunión de oración siempre se desarrolla con orden y armonía. El orden es fruto del Espíritu.

    ELEMENTOS DE LA REUNION DE ORACION

    1.-Adoración, Alabanza y Acción de Gracias.

    Tienen mucha importancia, nunca faltan; es como el clima o la atmósfera en que se desenvuelve la oración desde el comienzo hasta el final.

    “Dios nos escogió para ser su pueblo, para alabanza de su gloria” (Ef.1,12).

    Se puede alabar con palabras, gestos y el silencio, pero sobre todo con el corazón.

    2.-Silencio.

    El silencio es esencial para poder escuchar al Señor por eso es común que en las reuniones de oración hayan tiempos de silencio y escucha de la Palabra de Dios a su pueblo.

    3.-Lectura de la Palabra de Dios.

    Nunca falta. Ocupa un lugar muy importante en toda reunión. La lectura y escucha de la Palabra se realiza con mucho respeto y atención.

    4.-La Enseñanza.

    Esta se desarrolla de forma breve, sencilla, de acuerdo a las necesidades de la comunidad orante.

    5.-Testimonios.

    Es común escucharlos, pues con ellos se proclama lo que Dios realiza en nuestra vida y en la Comunidad.

    6.-El Canto.

    El orar cantando es muy importante. Generalmente se comienza y se termina con cantos.

    7.-Peticiones.

    Como hijos que reconocen sus necesidades y su dependencia del Padre, se elevan las peticiones propias y las de los demás.

    EL ANIMADOR

    Es el medio del que Dios se sirve para que el grupo alcance el fin para el cual fueron congregados por Él. No es necesario que sea la persona de más preparación doctrinal, puede ser hombre o mujer.

    Debe ser una persona llena de fe y Espíritu Santo, persona de oración, de vida recta, prudente y sensata, llena de sabiduría, conocedora de las Escrituras, constructora de la paz, equilibrada, persona en comunión con el Obispo y la Iglesia Católica y de vida cristiana probada y madura.

    FRUTOS

    Entre otros: presencia más íntima y renovadora de Cristo en las vidas, incremento de la vida de oración comunitaria e individual, creciente amor a la Palabra de Dios, se descubre la cercanía y el amor de la Virgen María, mayor frecuencia y valoración de los Sacramentos, mayor compromiso eclesial y social.

    images

    ¿Somos idólatras los católicos? : Respuesta a un católico confundido

    Catolicos Hispanos

    ¿Somos idólatras los católicos? : Respuesta a un católico confundido

    Soy católico, pero no adoro imágenes ni nada por el estilo. Si la biblia es tan clara de no usar ídolos o imágenes a semejanza, ¿Cómo pueden seguir defendiendo eso?

    Respuesta:
    Yo también soy católico y no adoro imágenes y mucho menos ídolos. De hecho ningún católico con un mínimo de instrucción lo hace.
    La segunda parte, discúlpame, pero estas equivocado y mal entendiendo las palabras ídolos e imágenes identificándolas a la par como si fueran lo mismo. Eso es lo que muchos protestantes hacen y por eso dicen que los Católicos somos idólatras. Te presento 11 respuestas:

    1.- ¿Por que dicen eso? ¿Cual es su referencia? ¿Dónde encuentran prueba documentaria? Favor de enseñármela. Hasta el momento no he visto documento Católico que hable de que los Católicos adoramos ídolos. Yo siempre he sido católico y NUNCA he adorado ídolos. De hecho los católicos no adoramos ídolos pues no tenemos ídolos sino simplemente imágenes.

    2.- Veamos la Definición:
    Ídolo: Una imagen usada como un objeto de adoración. Un falso Dios.
    Esta es la manera que el diccionario define un ídolo.

    Imagen: Una reproducción de la forma de una persona o un objeto.
    Duplicado óptico, complemento, u otra reproducción representativa de un objeto, especialmente una reproducción óptica de un objeto producida por lentes o un espejo.
    Esto es lo que el diccionario dice una imagen es. Puede ser una estatua, icono, o hasta una foto.
    3.- Adoración:
    Amor reverente y devoción acordada a una deidad, un ídolo, u objeto sagrado.
    Esta es la definición ofrecida en el diccionario.
    Latría es en griego. Nosotros no adoramos por lo tanto las imágenes ya que ese culto solamente se le da a Dios. A las imágenes se les respeta como algo sagrado. De hecho todos los evangélicos tienen también fotos en sus casas. Si todas las imágenes son ídolos porque no tiran esas fotos o acaso les interesa mas una foto de su familia que de Jesucristo?
    4.- ¿Tiene usted una foto de un ser querido? ¿Lo adora usted? Yo lo dudo.
    Lo más seguro es que usted usa la foto para recordar a la persona. ¿No es verdad?
    ¿ Que me dicen de la estatua de Abraham Lincoln en el Memorial de Lincoln? ¿O la foto de Martin Lutero en Institutos evangélicos o la de los candidatos protestantes a algún puesto publico y que ponen por las calles?

    ¿Adora usted u otra persona esa estatua o cualquier otra? Por supuesto que no.
    ¿Entonces porqué mantenemos la estatua ahí? Es para recordarnos del gran hombre que fue y con una imagen que nos podemos relacionar.

    5.- Esta es la misma situación en la Iglesia Católica. Las estatuas en la Iglesia Católica están ahí para recordarnos de nuestro fundador, Jesucristo, su madre, y los grandes santos de la Iglesia. Cristianos que testificaron de Jesucristo incluso hasta la muerte.
    6.- Prohibición de ídolos
    “No te harás escultura ni imagen alguna ni de lo que hay arriba en los cielos, ni de lo que hay abajo en la tierra, ni de lo que hay en las aguas debajo de la tierra.” Éxodo 20:4

    DIOS claramente manda construir imágenes. “Y dijo Yahveh a Moisés, “Hazte un Abrasador y ponlo sobre un mástil. Y Moisés hizo una serpiente de bronce y la puso en un mástil, todo el que haya sido mordido y lo mire, vivirá.” Moisés así lo hizo.”

    Números 21:8-9 DIOS claramente dijo, haz una imagen.
    Ahora, es esto un conflicto Bíblico, o un mal entendimiento, o mala interpretación por alguna persona? Tiene que ser una o la otra. La Respuesta es sencilla para quien acepta la Escritura. La prohibición es sobre los ídolos y lo que Dios mando hacer fueron simplemente imágenes y eso es lo que tenemos simplemente los católicos.
    7.- “Y todo el pueblo se quitó los pendientes de oro que llevaba en las orejas y los entregó a Aarón, quién aceptó la ofrenda, e hizo un molde y fundió un becerro. Entonces ellos clamaron, ‘Este es tu Dios, o Israel, el que te ha sacado de la tierra de Egipto’.”
    Éxodo 32:3-4

    Esta es una clara violación del primer mandamiento. Ellos aceptaron y se hicieron para ellos un falso dios. Cómo respondió DIOS?

    “Y Yahveh castigó al pueblo a causa del becerro fabricado por Aarón.”
    Éxodos 32:35
    DIOS claramente dijo una vez más, no construyan ídolos.

    “Harás dos querubines de oro macizo; los harás en los dos extremos del propiciatorio,
    haz el primer querubín en un extremo y el segundo en el otro.”
    Éxodo 25:18-19

    Otro claro mensaje directo de DIOS acerca de la construcción de imágenes. ¿Notaron que estos dos querubines de oro fueron montados encima del objeto más sagrado en la tierra, el Arca de la Alianza?
    8.- Los Capítulos 5 y 6 de 1Reyes cuentan de la construcción del Templo de Salomón como DIOS mandó, decorándolo en el interior con…”Hizo en el Debir dos querubines de acebuche de diez codos de altura.”
    1Reyes 6:23

    Aquí tenemos otra ordenanza de DIOS concerniendo la construcción de imágenes.
    Estas imágenes eran inmensos, ya que un codo equivale a aproximadamente l8 pulgadas. Esto quiere decir, que cada uno medía 3 metros de alto.

    Si Dios prohibiera las imágenes para que el rey sabio las mando hacer y a Dios le agrado. Acaso los evangélicos nunca han leído esto o mas bien no tienen la sinceridad que viene de Dios para aceptar lo que la Biblia dice y punto.

    9.- Los católicos rezamos a la persona no a las imágenes.

    Esto hay que tenerlo muy en claro y no inventar cosas que no hacemos ni creemos. Nuestra oración NUNCA la dirigimos a una imagen sino a Dios o a María o algún santo. La imagen nos recuerda a ellos.

    10.- Los evangélicos, mormones y Testigos de jehová si tienen imágenes. Si todas las imágenes son ídolos entonces porque las tienen??? Ejemplos:
    A) Los billetes de muchos países tienen imágenes, incluyendo los de Estados Unidos que es un país fundado por protestantes puritanos.
    ¿¿¿Por que nos los queman si todas las imágenes son ídolos???

    B) La mayoría de los sitio evangélicos usan imágenes en sus sitios web. Un ejemplo entre decenas es el portal evangélico sígueme el cual las usa en abundancia.
    Y así tienen cientos de ellas. ¿¿¿Porque si son malas y toda imagen es ídolo las usan en sus sitios????

    C) No quieren imágenes de la Virgen ni de Jesucristo peri si las tienen los protestantes en revistas y en portadas de sus CD de música protestante de sus artistas o ídolos Witt, Rabito, Samuel:
    Portadas de CD evangélicos de cantos, Portada de revistas evangélicas, Fotos en revista de los testigos con fotos en ella.

    Si el libro del Éxodo 20,4 y el Salmo 115 prohíbe hacer TODO TIPO DE IMAGEN porque entonces los evangélicos las usan en libros, revistas y CD. Vamos hermano protestante cuando menos se coherente y acepta que ustedes las usan y mas que nosotros. Ah… y no vayas a decirme que no les rinden ningún tipo de culto porque la prohibición en la Biblia en el libro del Éxodo 20,4 es clara y precisa: No hacer ningún tipo de imagen. N O H A C E R
    Si la Biblia prohíbe TODO tipo de imagen y ustedes piensan que todas son ídolos entonces empiecen por poner el ejemplo tirando el dinero, las revistas, los CD, las atalayas, los libros de Helen Gold White y los de José Smith. Si no todas las imágenes son ídolos dejen de decir mentiras diciendo que los católicos adoran ídolos cuando solo son imágenes y eso siguen el ejemplo bíblico.

    11.- ¿Vean ustedes la configuración aquí? Es muy claro.
    DIOS dijo que imágenes podían ser hechas que viniesen de DIOS pero no imágenes que representaran algo contra EL.

    1. Ángeles son Santos, San Miguel, San Rafael, San Gabriel.

    2. Hay muchos Santos que nunca fueron Ángeles, Santa María, San Pedro, etc. Ef. 1,1 Fil 1,1 Col 1,1-2

    3. Santos son no por que el Papa les nombre así sino que por estar unidos a JESUCRISTO EL PERFECTO EN SANTIDAD por medio del bautismo 1 Chor 12,13 participan así de DIOS. Así que cual es el problema en construir una estatua de ellos si hay miles de fotos que los protestantes también tienen y usan con respeto?
    4. Jesucristo es ciertamente de DIOS, así que cual es el problema de tener un crucifijo recordándonos la pasión que sufrió por cada uno de nosotros? 1 Chor 1,18-23
    5. Los Católicos, que rezan ante una estatua no le están dirigiendo la petición a la estatua sino a la persona a quién representa.
    6. Si usted cree que rezándole a los Santos es un error, favor de referirse a Apocalipsis 5:8 y 8:1-4 Ah… y si piensas que no hay que rezarles porque ya están muertos discúlpame pero necesitas leer mejor la Biblia, pues esa idea es del Antiguo Testamento mas no del Nuevo Testamento que afirma:

    +Dios, no es un Dios de muertos, sino de vivos.
    Hay algunos hermanos separados que no creen como nosotros porque según ellos cuando uno se muere se acaba todo y no pasa nada hasta que Jesús vuelva.

    Eso es falso porque la misma Biblia nos dice claramente que Dios no es un Dios de muertos sino de vivos. Veamos algunas citas bíblicas que nos confirman esto:

    ” Yo soy el Dios de Abraham, el Dios de Isaac y el Dios de Jacob Dios no es un Dios de muertos, sino de vivos”
    Mt 22,32

    “Me siento apremiado por las dos partes: por una parte, deseo partir y estar con Cristo, lo cual, ciertamente, es con mucho lo mejor”
    Fil 1,23

    “… Se les aparecieron Elías y Moisés, los cuales conversaban con Jesús.”
    Mc 9,1-4

    Si estaban muertos como dicen muchos evangélicos… entonces porque estaban conversando con Jesucristo???. Por que el apóstol Pablo deseaba morir para partir y estar con Cristo??? Por que al malhechor le dice “Hoy mismo estarás conmigo en el paraíso: Pc 23,43??? y porque en He 9,27 dice que el hombre muere una vez y VIENE el juicio.

    Todos eso es porque siguen vivos después de muerto su cuerpo su Espíritu permanece junto a Dios. Por eso pueden presentar nuestras oraciones al mismo Dios. Apocalipsis 5:8 y 8:1-4

    Soy católico y no adoramos ídolos. Como la Palabra de Dios nos dice: “Al Señor tu Dios solamente adorarás” Mt 4,10

    Dios te ama y nosotros también.

    Tengo que preguntar una vez más a aquellos que acusan a los Católicos de idolatría, favor de proveerme con la documentación que lo prueba y afirma.
    Así que si dices ser evangélico o católico no lo olvides. Soy católico y los católicos no adoramos ídolos, simplemente tenemos imágenes al igual que el pueblo de Dios en la Biblia.

    Estaré esperando la respuesta. Si no la tienen favor de no mentir ni querer confundir diciendo cosas que nosotros los católicos como auténticos cristianos no creemos y callando lo que la Biblia dice sobre las imágenes.

    Fuente: Yo soy Católico
    http://www.yosoycatolico.com/preguntas_silc.php
    Por Bip Stanley y Martin Zavala

    Soy católico, pero no adoro imágenes ni nada por el estilo. Si la biblia es tan clara de no usar ídolos o imágenes a semejanza, ¿Cómo pueden seguir defendiendo eso?

     

    Respuesta:
    Yo también soy católico y no adoro imágenes y mucho menos ídolos. De hecho ningún católico con un mínimo de instrucción lo hace.
    La segunda parte, discúlpame, pero estas equivocado y mal entendiendo las palabras ídolos e imágenes identificándolas a la par como si fueran lo mismo. Eso es lo que muchos protestantes hacen y por eso dicen que los Católicos somos idólatras. Te presento 11 respuestas:

    1.- ¿Por que dicen eso? ¿Cual es su referencia? ¿Dónde encuentran prueba documentaria? Favor de enseñármela. Hasta el momento no he visto documento Católico que hable de que los Católicos adoramos ídolos. Yo siempre he sido católico y NUNCA he adorado ídolos. De hecho los católicos no adoramos ídolos pues no tenemos ídolos sino simplemente imágenes.

    2.- Veamos la Definición:
    Ídolo: Una imagen usada como un objeto de adoración. Un falso Dios.
    Esta es la manera que el diccionario define un ídolo.

    Imagen: Una reproducción de la forma de una persona o un objeto.
    Duplicado óptico, complemento, u otra reproducción representativa de un objeto, especialmente una reproducción óptica de un objeto producida por lentes o un espejo.
    Esto es lo que el diccionario dice una imagen es. Puede ser una estatua, icono, o hasta una foto.
    3.- Adoración:
    Amor reverente y devoción acordada a una deidad, un ídolo, u objeto sagrado.
    Esta es la definición ofrecida en el diccionario.
    Latría es en griego. Nosotros no adoramos por lo tanto las imágenes ya que ese culto solamente se le da a Dios. A las imágenes se les respeta como algo sagrado. De hecho todos los evangélicos tienen también fotos en sus casas. Si todas las imágenes son ídolos porque no tiran esas fotos o acaso les interesa mas una foto de su familia que de Jesucristo?
    4.- ¿Tiene usted una foto de un ser querido? ¿Lo adora usted? Yo lo dudo.
    Lo más seguro es que usted usa la foto para recordar a la persona. ¿No es verdad?
    ¿ Que me dicen de la estatua de Abraham Lincoln en el Memorial de Lincoln? ¿O la foto de Martin Lutero en Institutos evangélicos o la de los candidatos protestantes a algún puesto publico y que ponen por las calles?

    ¿Adora usted u otra persona esa estatua o cualquier otra? Por supuesto que no.
    ¿Entonces porqué mantenemos la estatua ahí? Es para recordarnos del gran hombre que fue y con una imagen que nos podemos relacionar.

    5.- Esta es la misma situación en la Iglesia Católica. Las estatuas en la Iglesia Católica están ahí para recordarnos de nuestro fundador, Jesucristo, su madre, y los grandes santos de la Iglesia. Cristianos que testificaron de Jesucristo incluso hasta la muerte.
    6.- Prohibición de ídolos
    “No te harás escultura ni imagen alguna ni de lo que hay arriba en los cielos, ni de lo que hay abajo en la tierra, ni de lo que hay en las aguas debajo de la tierra.” Éxodo 20:4

    DIOS claramente manda construir imágenes. “Y dijo Yahveh a Moisés, “Hazte un Abrasador y ponlo sobre un mástil. Y Moisés hizo una serpiente de bronce y la puso en un mástil, todo el que haya sido mordido y lo mire, vivirá.” Moisés así lo hizo.”

    Números 21:8-9 DIOS claramente dijo, haz una imagen.
    Ahora, es esto un conflicto Bíblico, o un mal entendimiento, o mala interpretación por alguna persona? Tiene que ser una o la otra. La Respuesta es sencilla para quien acepta la Escritura. La prohibición es sobre los ídolos y lo que Dios mando hacer fueron simplemente imágenes y eso es lo que tenemos simplemente los católicos.
    7.- “Y todo el pueblo se quitó los pendientes de oro que llevaba en las orejas y los entregó a Aarón, quién aceptó la ofrenda, e hizo un molde y fundió un becerro. Entonces ellos clamaron, ‘Este es tu Dios, o Israel, el que te ha sacado de la tierra de Egipto’.”
    Éxodo 32:3-4

    Esta es una clara violación del primer mandamiento. Ellos aceptaron y se hicieron para ellos un falso dios. Cómo respondió DIOS?

    “Y Yahveh castigó al pueblo a causa del becerro fabricado por Aarón.”
    Éxodos 32:35
    DIOS claramente dijo una vez más, no construyan ídolos.

    “Harás dos querubines de oro macizo; los harás en los dos extremos del propiciatorio,
    haz el primer querubín en un extremo y el segundo en el otro.”
    Éxodo 25:18-19

    Otro claro mensaje directo de DIOS acerca de la construcción de imágenes. ¿Notaron que estos dos querubines de oro fueron montados encima del objeto más sagrado en la tierra, el Arca de la Alianza?
    8.- Los Capítulos 5 y 6 de 1Reyes cuentan de la construcción del Templo de Salomón como DIOS mandó, decorándolo en el interior con…”Hizo en el Deber dos querubines de acebuche de diez codos de altura.”
    1Reyes 6:23

    Aquí tenemos otra ordenanza de DIOS concerniendo la construcción de imágenes.
    Estas imágenes eran inmensos, ya que un codo equivale a aproximadamente l8 pulgadas. Esto quiere decir, que cada uno medía 3 metros de alto.

    Si Dios prohibiera las imágenes para que el rey sabio las mando hacer y a Dios le agrado. Acaso los evangélicos nunca han leído esto o mas bien no tienen la sinceridad que viene de Dios para aceptar lo que la Biblia dice y punto.

    9.- Los católicos rezamos a la persona no a las imágenes.

    Esto hay que tenerlo muy en claro y no inventar cosas que no hacemos ni creemos. Nuestra oración NUNCA la dirigimos a una imagen sino a Dios o a María o algún santo. La imagen nos recuerda a ellos.

    10.- Los evangélicos, mormones y Testigos de jehová si tienen imágenes. Si todas las imágenes son ídolos entonces porque las tienen??? Ejemplos:
    A) Los billetes de muchos países tienen imágenes, incluyendo los de Estados Unidos que es un país fundado por protestantes puritanos.
    ¿¿¿Por que nos los queman si todas las imágenes son ídolos???

    B) La mayoría de los sitio evangélicos usan imágenes en sus sitios web. Un ejemplo entre decenas es el portal evangélico sígueme el cual las usa en abundancia.
    Y así tienen cientos de ellas. ¿¿¿Porque si son malas y toda imagen es ídolo las usan en sus sitios????

    C) No quieren imágenes de la Virgen ni de Jesucristo peri si las tienen los protestantes en revistas y en portadas de sus CD de música protestante de sus artistas o ídolos Witt, Rabito, Samuel:
    Portadas de CD evangélicos de cantos, Portada de revistas evangélicas, Fotos en revista de los testigos con fotos en ella.

    Si el libro del Éxodo 20,4 y el Salmo 115 prohíbe hacer TODO TIPO DE IMAGEN porque entonces los evangélicos las usan en libros, revistas y CD. Vamos hermano protestante cuando menos se coherente y acepta que ustedes las usan y mas que nosotros. Ah… y no vayas a decirme que no les rinden ningún tipo de culto porque la prohibición en la Biblia en el libro del Éxodo 20,4 es clara y precisa: No hacer ningún tipo de imagen. N O H A C E R
    Si la Biblia prohíbe TODO tipo de imagen y ustedes piensan que todas son ídolos entonces empiecen por poner el ejemplo tirando el dinero, las revistas, los CD, las atalayas, los libros de Helen Gold White y los de José Smith. Si no todas las imágenes son ídolos dejen de decir mentiras diciendo que los católicos adoran ídolos cuando solo son imágenes y eso siguen el ejemplo bíblico.

    11.- ¿Vean ustedes la configuración aquí? Es muy claro.
    DIOS dijo que imágenes podían ser hechas que viniesen de DIOS pero no imágenes que representaran algo contra EL.

    1. Ángeles son Santos, San Miguel, San Rafael, San Gabriel.

    2. Hay muchos Santos que nunca fueron Ángeles, Santa María, San Pedro, etc. Ef. 1,1 Fil 1,1 Col 1,1-2

    3. Santos son no por que el Papa les nombre así sino que por estar unidos a JESUCRISTO EL PERFECTO EN SANTIDAD por medio del bautismo 1 Chor 12,13 participan así de DIOS. Así que cual es el problema en construir una estatua de ellos si hay miles de fotos que los protestantes también tienen y usan con respeto?
    4. Jesucristo es ciertamente de DIOS, así que cual es el problema de tener un crucifijo recordándonos la pasión que sufrió por cada uno de nosotros? 1 Chor 1,18-23
    5. Los Católicos, que rezan ante una estatua no le están dirigiendo la petición a la estatua sino a la persona a quién representa.
    6. Si usted cree que rezándole a los Santos es un error, favor de referirse a Apocalipsis 5:8 y 8:1-4 Ah… y si piensas que no hay que rezarles porque ya están muertos discúlpame pero necesitas leer mejor la Biblia, pues esa idea es del Antiguo Testamento mas no del Nuevo Testamento que afirma:

    +Dios, no es un Dios de muertos, sino de vivos.
    Hay algunos hermanos separados que no creen como nosotros porque según ellos cuando uno se muere se acaba todo y no pasa nada hasta que Jesús vuelva.

    Eso es falso porque la misma Biblia nos dice claramente que Dios no es un Dios de muertos sino de vivos. Veamos algunas citas bíblicas que nos confirman esto:

    ” Yo soy el Dios de Abraham, el Dios de Isaac y el Dios de Jacob Dios no es un Dios de muertos, sino de vivos”
    Mt 22,32

    “Me siento apremiado por las dos partes: por una parte, deseo partir y estar con Cristo, lo cual, ciertamente, es con mucho lo mejor”
    Fil 1,23

    “… Se les aparecieron Elías y Moisés, los cuales conversaban con Jesús.”
    Mc 9,1-4

    Si estaban muertos como dicen muchos evangélicos… entonces porque estaban conversando con Jesucristo???. Por que el apóstol Pablo deseaba morir para partir y estar con Cristo??? Por que al malhechor le dice “Hoy mismo estarás conmigo en el paraíso: Pc 23,43??? y porque en He 9,27 dice que el hombre muere una vez y VIENE el juicio.

    Todos eso es porque siguen vivos después de muerto su cuerpo su Espíritu permanece junto a Dios. Por eso pueden presentar nuestras oraciones al mismo Dios. Apocalipsis 5:8 y 8:1-4

    Soy católico y no adoramos ídolos. Como la Palabra de Dios nos dice: “Al Señor tu Dios solamente adorarás” Mt 4,10

    Dios te ama y nosotros también.

    Tengo que preguntar una vez más a aquellos que acusan a los Católicos de idolatría, favor de proveerme con la documentación que lo prueba y afirma.
    Así que si dices ser evangélico o católico no lo olvides. Soy católico y los católicos no adoramos ídolos, simplemente tenemos imágenes al igual que el pueblo de Dios en la Biblia.

    Estaré esperando la respuesta. Si no la tienen favor de no mentir ni querer confundir diciendo cosas que nosotros los católicos como auténticos cristianos no creemos y callando lo que la Biblia dice sobre las imágenes.

    Fuente: Yo soy Católico
    http://www.yosoycatolico.com/preguntas_silc.php
    Por Bop Stanley y Martin Zavala

    Alma misionera (Canción del Misionero)

    i

    Ignacio de Loyola, Santo

    Ignacio de Loyola, Santo
    Fundador de la Compañía de Jesús, 31 de julio
    Autor: Cristina Fernández | Fuente: Catholic.net

    Fundador de la Compañía de Jesús (Jesuitas)z_ignacio_loyola2

    Martirologio Romano: Memoria de san Ignacio de Loyola, presbítero, quien, nacido en el País Vasco, en España, pasó la primera parte de su vida en la corte como paje del contador mayor hasta que, herido gravemente, se convirtió. Completó los estudios teológicos en París y conquistó sus primeros compañeros, con los que más tarde fundaría en Roma la Compañía de Jesús, ciudad en la que ejerció un fructuoso ministerio escribiendo varias obras y formando a sus discípulos, todo para mayor gloria de Dios (1556).
    San Ignacio de Loyola supo transmitir a los demás su entusiasmo y amor por defender la causa de Cristo.
    Un poco de historia
    Nació y fue bautizado como Iñigo en 1491, en el Castillo de Loyola, España. De padres nobles, era el más chico de ocho hijos. Quedó huérfano y fue educado en la Corte de la nobleza española, donde le instruyeron en los buenos modales y en la fortaleza de espíritu.
    Quiso ser militar. Sin embargo, a los 31 años en una batalla, cayó herido de ambas piernas por una bala de cañón. Fue trasladado a Loyola para su curación y soportó valientemente las operaciones y el dolor. Estuvo a punto de morir y terminó perdiendo una pierna, por lo que quedó cojo para el resto de su vida.
    Durante su recuperación, quiso leer novelas de caballería, que le gustaban mucho. Pero en el castillo, los únicos dos libros que habían eran: Vida de Cristo y Vidas de los Santos. Sin mucho interés, comenzó a leer y le gustaron tanto que pasaba días enteros leyéndolos sin parar. Se encendió en deseos de imitar las hazañas de los Santos y de estar al servicio de Cristo. Pensaba: “Si esos hombres estaban hechos del mismo barro que yo, también yo puedo hacer lo que ellos hicieron”.
    Una noche, Ignacio tuvo una visión que lo consoló mucho: la Madre de Dios, rodeada de luz, llevando en los brazos a su Hijo, Jesús.
    Iñigo pasó por una etapa de dudas acerca de su vocación. Con el tiempo se dio cuenta que los pensamientos que procedían de Dios lo dejaban lleno de consuelo, paz y tranquilidad. En cambio, los pensamientos del mundo le daban cierto deleite, pero lo dejaban vacío. Decidió seguir el ejemplo de los santos y empezó a hacer penitencia por sus pecados para entregarse a Dios.
    A los 32 años, salió de Loyola con el propósito de ir peregrinando hasta Jerusalén. Se detuvo en el Santuario de Montserrat, en España. Ahí decidió llevar vida de oración y de penitencia después de hacer una confesión general. Vivió durante casi un año retirado en una cueva de los alrededores, orando.
    Tuvo un período de aridez y empezó a escribir sus primeras experiencias espirituales. Éstas le sirvieron para su famoso libro sobre “Ejercicios Espirituales”. Finalmente, salió de esta sequedad espiritual y pasó al profundo goce espiritual, siendo un gran místico.
    Logró llegar a Tierra Santa a los 33 años y a su regreso a España, comenzó a estudiar. Se dio cuenta que, para ayudar a las almas, eran necesarios los estudios.
    Convirtió a muchos pecadores. Fue encarcelado dos veces por predicar, pero en ambas ocasiones recuperó su libertad. Él consideraba la prisión y el sufrimiento como pruebas que Dios le mandaba para purificarse y santificarse.
    A los 38 años se trasladó a Francia, donde siguió estudiando siete años más. Pedía limosna a los comerciantes españoles para poder mantener sus estudios, así como a sus amigos. Ahí animó a muchos de sus compañeros universitarios a practicar con mayor fervor la vida cristiana. En esta época, 1534, se unieron a Ignacio 6 estudiantes de teología. Motivados por lo que decía San Ignacio, hicieron con él voto de castidad, pobreza y vida apostólica, en una sencilla ceremonia.
    San Ignacio mantuvo la fe de sus seguidores a través de conversaciones personales y con el cumplimiento de unas sencillas reglas de vida. Poco después, tuvo que interrumpir sus estudios por motivos de salud y regresó a España, pero sin hospedarse en el Castillo de Loyola.
    Dos años más tarde, se reunió con sus compañeros que se encontraban en Venecia y se trasladaron a Roma para ofrecer sus servicios al Papa. Decidieron llamar a su asociación la Compañía de Jesús, porque estaban decididos a luchar contra el vicio y el error bajo el estandarte de Cristo. Paulo II convirtió a dos de ellos profesores de la Universidad. A Ignacio, le pidió predicar los Ejercicios Espirituales y catequizar al pueblo. Los demás compañeros trabajaban con ellos.
    Ignacio de Loyola, de acuerdo con sus compañeros, resolvió formar una congregación religiosa que fue aprobada por el Papa en 1540. Añadieron a los votos de castidad y pobreza, el de la obediencia, con el que se comprometían a obedecer a un superior general, quien a su vez, estaría sujeto al Papa.
    La Compañía de Jesús tuvo un papel muy importante en contrarrestar los efectos de la Reforma religiosa encabezada por el protestante Martín Lutero y con su esfuerzo y predicación, volvió a ganar muchas almas para la única y verdadera Iglesia de Cristo.
    Ignacio pasó el resto de su vida en Roma, dirigiendo la congregación y dedicado a la educación de la juventud y del clero, fundando colegios y universidades de muy alta calidad académica.
    Para San Ignacio, toda su felicidad consistía en trabajar por Dios y sufrir por su causa. El espíritu “militar” de Ignacio y de la Compañía de Jesús se refleja en su voto de obediencia al Papa, máximo jefe de los jesuitas.
    Su libro de “Ejercicios Espirituales” se sigue utilizando en la actualidad por diferentes agrupaciones religiosas.
    San Ignacio murió repentinamente, el 31 de julio de 1556. Fue beatificado el 27 de julio de 1609 por Pablo V, y canonizado en 1622 por Gregorio XV.
    ¿Qué nos enseña su vida?

  • A ser fuertes ante los problemas de la vida.
  • A saber desprendernos de las riquezas.
  • A amar a Dios sobre todas las cosas.
  • A saber transmitir a los demás el entusiasmo por seguir a Cristo.
  • A vivir la virtud de la caridad ya que él siempre se preocupaba por los demás.
  • A perseverar en nuestro amor a Dios.
  • A ser siempre fieles y obedientes al Papa, representante de Cristo en la Tierra.
    Oración
    Virgen María, ayúdanos a demostrar en nuestra vida de católicos convencidos, una profunda obediencia a la Iglesia y al Papa, tal como San Ignacio nos lo enseñó con su vida de servicio a los demás.
    Amén.
    Para profundizar más en la vida de San Ignacio de Loyola consulta: Corazones.org