Archivo de la categoría: primacia de Pedro

SOLEMNIDAD DE LOS APÓSTOLES SAN PEDRO Y SAN PABLO

SOLEMNIDAD DE LOS APÓSTOLES SAN PEDRO Y SAN PABLO


HOMILÍA DEL SANTO PADRE BENEDICTO XVI

Basílica Vaticana

Viernes 29 de junio de 2012

…En el pasaje del Evangelio de san Mateo que hemos escuchado hace poco, Pedro hace la propia confesión de fe a Jesús reconociéndolo como Mesías e Hijo de Dios; la hace también en nombre de los otros apóstoles. Como respuesta, el Señor le revela la misión que desea confiarle, la de ser la «piedra», la «roca», el fundamento visible sobre el que está construido todo el edificio espiritual de la Iglesia (cf. Mt 16, 16-19). Pero ¿de qué manera Pedro es la roca? ¿Cómo debe cumplir esta prerrogativa, que naturalmente no ha recibido para sí mismo? El relato del evangelista Mateo nos dice en primer lugar que el reconocimiento de la identidad de Jesús pronunciado por Simón en nombre de los Doce no proviene «de la carne y de la sangre», es decir, de su capacidad humana, sino de una particular revelación de Dios Padre. En cambio, inmediatamente después, cuando Jesús anuncia su pasión, muerte y resurrección, Simón Pedro reacciona precisamente a partir de la «carne y sangre»: Él «se puso a increparlo: … [Señor] eso no puede pasarte» (16, 22). Y Jesús, a su vez, le replicó: «Aléjate de mí, Satanás. Eres para mí piedra de tropiezo…» (v. 23). El discípulo que, por un don de Dios, puede llegar a ser roca firme, se manifiesta en su debilidad humana como lo que es: una piedra en el camino, una piedra con la que se puede tropezar – en griego skandalon. Así se manifiesta la tensión que existe entre el don que proviene del Señor y la capacidad humana; y en esta escena entre Jesús y Simón Pedro vemos de alguna manera anticipado el drama de la historia del mismo papado, que se caracteriza por la coexistencia de estos dos elementos: por una parte, gracias a la luz y la fuerza que viene de lo alto, el papado constituye el fundamento de la Iglesia peregrina en el tiempo; por otra, emergen también, a lo largo de los siglos, la debilidad de los hombres, que sólo la apertura a la acción de Dios puede transformar.


En el Evangelio de hoy emerge con fuerza la clara promesa de Jesús: «el poder del infierno», es decir las fuerzas del mal, no prevalecerán, «non praevalebunt». Viene a la memoria el relato de la vocación del profeta Jeremías, cuando el Señor, al confiarle la misión, le dice: «Yo te convierto hoy en plaza fuerte, en columna de hierro, en muralla de bronce, frente a todo el país: frente a los reyes y príncipes de Judá, frente a los sacerdotes y la gente del campo; lucharán contra ti, pero no te podrán -non praevalebunt-, porque yo estoy contigo para librarte» (Jr 1, 18-19). En verdad, la promesa que Jesús hace a Pedro es ahora mucho más grande que las hechas a los antiguos profetas: Éstos, en efecto, fueron amenazados sólo por enemigos humanos, mientras Pedro ha de ser protegido de las «puertas del infierno», del poder destructor del mal. Jeremías recibe una promesa que tiene que ver con él como persona y con su ministerio profético; Pedro es confortado con respecto al futuro de la Iglesia, de la nueva comunidad fundada por Jesucristo y que se extiende a todas las épocas, más allá de la existencia personal del mismo Pedro.

Pasemos ahora al símbolo de las llaves, que hemos escuchado en el Evangelio. Nos recuerdan el oráculo del profeta Isaías sobre el funcionario Eliaquín, del que se dice: «Colgaré de su hombro la llave del palacio de David: lo que él abra nadie lo cerrará, lo que él cierre nadie lo abrirá» (Is 22,22). La llave representa la autoridad sobre la casa de David. Y en el Evangelio hay otra palabra de Jesús dirigida a los escribas y fariseos, a los cuales el Señor les reprocha de cerrar el reino de los cielos a los hombres (cf. Mt 23,13). Estas palabras también nos ayudan a comprender la promesa hecha a Pedro: a él, en cuanto fiel administrador del mensaje de Cristo, le corresponde abrir la puerta del reino de los cielos, y juzgar si aceptar o excluir (cf. Ap 3,7). Las dos imágenes – la de las llaves y la de atar y desatar – expresan por tanto significados similares y se refuerzan mutuamente. La expresión «atar y desatar» forma parte del lenguaje rabínico y alude por un lado a las decisiones doctrinales, por otro al poder disciplinar, es decir a la facultad de aplicar y de levantar la excomunión. El paralelismo «en la tierra… en los cielos» garantiza que las decisiones de Pedro en el ejercicio de su función eclesial también son válidas ante Dios.

En el capítulo 18 del Evangelio según Mateo, dedicado a la vida de la comunidad eclesial, encontramos otras palabras de Jesús dirigidas a los discípulos: «En verdad os digo que todo lo que atéis en la tierra quedará atado en los cielos, y todo lo que desatéis en la tierra quedará desatado en los cielos» (Mt 18,18). Y san Juan, en el relato de las apariciones de Cristo resucitado a los Apóstoles, en la tarde de Pascua, refiere estas palabras del Señor: «Recibid el Espíritu Santo; a quienes les perdonéis los pecados, les quedan perdonados; a quienes se los retengáis, les quedan retenidos» (Jn 20,22-23). A la luz de estos paralelismos, aparece claramente que la autoridad de atar y desatar consiste en el poder de perdonar los pecados. Y esta gracia, que debilita la fuerza del caos y del mal, está en el corazón del misterio y del ministerio de la Iglesia. La Iglesia no es una comunidad de perfectos, sino de pecadores que se deben reconocer necesitados del amor de Dios, necesitados de ser purificados por medio de la Cruz de Jesucristo. Las palabras de Jesús sobre la autoridad de Pedro y de los Apóstoles revelan que el poder de Dios es el amor, amor que irradia su luz desde el Calvario. Así, podemos también comprender por qué, en el relato del evangelio, tras la confesión de fe de Pedro, sigue inmediatamente el primer anuncio de la pasión: en efecto, Jesús con su muerte ha vencido el poder del infierno, con su sangre ha derramado sobre el mundo un río inmenso de misericordia, que irriga con su agua sanadora la humanidad entera

Anuncios

San Pedro , el primer Papa de la Iglesia católica

San Pedro
Papa de la Iglesia católica

30/33 – 67
Información personal
Nombre secular Shimón Bar Ioná
Títulos Apóstol, Sumo Pontífice y Mártir
Nacimiento fecha desconocida, Betsaida, Galilea
Fallecimiento c. 67, Roma, por crucifixión
Santidad

Festividad • 29 de junio, junto a San Pablo
• 18 de enero, Cátedra de San Pedro en Roma
• 22 de febrero Cátedra de San Pedro en Antioquía
• 1 de agosto San Pedro encadenado (Vetus Ordo)
• 16 de enero, veneración de sus santas cadenas (Bizantino)

Venerado en Iglesia católica, Iglesia copta, Iglesia ortodoxa, Comunión anglicana y las confesiones protestantes, siguiendo sus enseñanzas bíblicas.
Patronazgo sobre pescadores, constructores y reparadores de redes de pescar, cosechadores, panaderos, carniceros, zapateros, cerrajeros, relojeros, albañiles, constructores de puentes, constructores de barcos; protector contra la fiebre, el envejecimiento; patrón de la Iglesia Universal, de la Santa Sede y el Papado; de Roma

San Pedro (Betsaida, c. 1 a. C. – Roma, 29 de junio de 67), conocido también como Cefas o Simón Pedro; y cuyo nombre de nacimiento era Shimón bar Ioná, fue –de acuerdo con el Nuevo Testamento– un pescador, conocido por ser uno de los doce apóstoles, discípulos de Jesús de Nazaret. Es llamado “El príncipe de los Apóstoles”. La Iglesia Católica Romana lo identifica a través de la sucesión apostólica como el primer Papa de la Iglesia, basándose, entre otros argumentos, en las palabras que le dirigió Jesús: “Tú eres Pedro, y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia, y el poder de la Muerte no prevalecerá contra ella. Yo te daré las llaves del Reino de los Cielos. Todo lo que ates en la tierra, quedará atado en el cielo, y todo lo que desates en la tierra, quedará desatado en el cielo” (Mateo 16:18-19).1 Otras Iglesias Católicas Apostólicas, como los Ortodoxos, no lo consideran de esta manera, pues éstos entienden que Jesús no edificaría su Iglesia sobre un hombre (Pedro) sino sobre la confesión de fe que Pedro hizo: “Tu eres el Cristo, el Hijo de Dios vivo”(Mateo 16:16), es decir que para los Ortodoxos la Iglesia se edifica sobre Cristo Hijo de Dios y Pedro no es la cabeza de la Iglesia, sino un apóstol que pudo ver en ese momento por gracia del Espíritu Santo lo que Jesús sería según la creencia cristiana
•Simón Pedro en el Nuevo Testamento
Todos los evangelios mencionan el nombre de Simón; Jesús se dirige a él siempre así, salvo con una excepción (Lucas 22,34): Pero él dijo: «Te digo, Pedro: No cantará hoy el gallo antes que hayas negado tres veces que me conoces.»
Cabe resaltar que se menciona a Pedro (Petro-πέτρος)2 como la masculinización de Petra, en griego πέτρα, es decir Roca, cambiando apenas su terminación pero manteniendo la raíz de la palabra; nunca realizan la traducción a lithos (λίϑος), que sería lo más común, pero que vendría a señalar una piedra del camino y con lo cual pudiera interpretarse que sería una piedra pequeña.3
Por otra parte, Pablo de Tarso siempre le llamó Cefas. Esta palabra hebrea helenizada del arameo (כיפא) Kefa, no era un nombre propio, pero Pablo se lo asigna como tal.4
La palabra significa en ambos idiomas, por lo general, “piedra”.
Griego Original del Códice Sinaítico:
καγω δε ϲοι λεγω οτι ϲυ ει πετροϲ και επι ταυτη τη πετρα οικοδομηϲω μου την εκ κληϲιαν και πυλαι αδου ου κατιϲχυϲου
Mateo 16:18

Origen
Conocemos la vida de San Pedro por los datos que de él recoge el Nuevo Testamento, más algunos documentos de Clemente de Alejandría y Clemente Romano; este último fue obispo de Roma a finales del siglo I, y con bastante probabilidad le conoció en persona.
De acuerdo con la narración evangélica, Pedro era un pescador judío de Galilea. (Es reconocido como galileo en Marcos 14,70: Y Pedro lo volvió a negar. Después de un rato, los que estaban allí dijeron de nuevo a Pedro: «Es evidente que eres uno de ellos, pues eres galileo.»)
Su lugar de nacimiento fue Betsaida (Juan 1,42-44), un pueblo junto al Lago de Genesaret, de cuya ubicación no hay certeza, aunque generalmente se busca en el extremo norte del lago. Ejercía la profesión de pescador junto a su hermano Andrés, ambos poseían un barco (Lucas 5,3).
Casi todas las tradiciones e informaciones que tenemos de él son a partir de la llamada de Jesús; muy poca información tenemos de su vida anterior. Su padre es mencionado por su nombre en Mateo 16,17: Jesús le habla como “Simón hijo de Jonás”, en hebreo, (סיימון בן יונה).

Simón se estableció en Cafarnaúm, donde vivía con su suegra en su propia casa (Mateo 8,14; Marcos 1,29-31; Lucas 4,38) al tiempo de comenzar el ministerio público de Cristo (alrededor del 26-28 D.C.). Por ende, Simón era casado y según Clemente de Alejandría tenía hijos.5 Otros escritos, parte del corpus declarado apócrifo en Nicea, mencionan que había tenido, exactamente, una hija. También gracias al autor Clemente de Alejandría nos llega la información de que la esposa de Pedro sufrió el martirio.6 Así pues, estás son las pocas referencias que tenemos de Pedro antes de conocer a Jesucristo.

Porque le decimos “Santidad” al Papa??

PRIMACÍA DE PEDRO,en la biblia

Pedro y Pablo, Los Santos gloriosos y Todo Alabados Jefes de los Apóstoles

¿Donde Jesús llamó a Pedro “Papa”?

Lo que los Cristianos Católicos creemos sobre la Primacía de Pedro , Simón bar Jonás .

 

La base de nuestra fe se funda “sobre la roca de esta fe, confesada por Pedro”. (CATECISMO DE LA IGLESIA CATOLICA, 424)166253_133412743386907_100001545473061_217910_7304663_n

                                                                                                                                       Por eso debemos diferenciar aquella metáfora que se entiende en un contexto como la “Roca” de la fe, es decir, la creencia más importante y que es el corazón del Cristianismo (“TU ERES EL MESIAS,  EL HIJO DEL DIOS VIVO”) donde se apoyan las demás verdades o doctrinas.  “Nadie puede poner otro fundamento que el que está puesto,  el cual es Jesucristo mismo.” (1Corintios 3:11)

Este el fundamento del cristiano (1Corintios 3,10), es el fundamento del templo que es cada uno y el único fundamento de la predicación (1Corintios 3,12-17).

De aquella metáfora de “Roca”, que en contexto de Mateo, se refiere a la entrega de un ministerio sobre el cual Cristo fundó su iglesia para que “Confirme a sus hermanos” y la “Proteja de los ataques de satanás” (Lucas 22,31-32), Disponga las doctrinas que deben seguirse Y las que no (Mateo 16,17).

Para que “los hombres de Dios hablen (y enseñen) inspirados por el Espíritu Santo” (2Pedro 1,20-21) y no se enseñe cualquier doctrina errónea.

Y así “no haya divisiones” y entonces”tener un mismo modo de pensar y un mismo parecer.”(1Corintios 1,10).

Manteniendo  “Un solo cuerpo y un mismo espíritu…. Un solo Señor, una sola fe, un solo bautismo” (Efesios 4,3-5)  y una cabeza que es “Cristo” (Efes 5,23), (Colos 1,18)

Pedro es aquel servidor el cual Cristo confía “La Casa de David” a semejanza de Yahvé y Eliaquim (Isaías 22,20-22) y les dio las “llaves” para “abrir” y “cerrar”, “atar” y “desatar” (Isaías 22,22) y (Mateo 16,19)

Pedro es aquel pastor, el cual responde a “El jefe de los Pastores” (1Pedro 5,2-4)

Es el portero dejado por el dueño de la casa, y le pide que este vigilante (Marcos 13.34-37), le pedir a él y a los demás que no se duerman. Comparar con (Marcos 14,37)

Solo lo reprende a él por haberse dormido, al “portero” (Marcos 14,37) (Esta reprimenda nos muestra aquel papel que debe cumplir como portero, debe estar vigilante de los demás hermanos).

El Señor reafirma la fe de Pedro, reafirmando su amor por él, preguntándole ¿Me amas más que estos? Para terminar con las negaciones (Marcos 14,66-72), pero además incesantemente le pide: “Cuida y pastorea mis ovejas” (Juan 21,15-17)