Archivo de la categoría: biblia o iglesia

Tradición vs. Sola Escritura

Tradición vs.  Sola Escritura
Desde la reforma Luterana, entre los diferentes temas que han dividido la Iglesia se encuentra el tema de la “Tradición”. Mientras que la Iglesia Católica (tanto la rama Romana como la Ortodoxa) insiste en proclamar la Palabra Escrita (Biblia) y la Palabra transmitida oralmente (Tradición), las iglesias Protestantes claman que solo la Biblia tiene autoridad como única fuente de la Palabra de Dios o “Sola Escritura ” como la llamó Lutero. ¿Quién tiene la razón?

Primeramente tenemos que hacer la diferenciación entre Tradición y tradiciones, Veamos:

La Iglesia Católica nos dice en el punto 83 del Nuevo Catecismo:
“La Tradición, con T (mayúscula) es la que viene de los Apóstoles y de lo que éstos recibieron de la enseñanza y del ejemplo de Jesús y lo que reveló el Espíritu Santo.
En efecto, la primera generación de cristianos no tenía aun el Nuevo Testamento escrito, y el Nuevo Testamento mismo atestigua el proceso de la Tradición viva.
Es preciso distinguir de ella las tradiciones (con t minúscula) teológicas disciplinares, litúrgicas o devociones nacidas en el transcurso del tiempo en las iglesias locales.
Solo a la luz de la gran Tradición aquellas pueden ser mantenidas, modificadas o también abandonadas bajo la guía del Magisterio de la Iglesia.”

O sea, la “Tradición” proviene de los Apóstoles y estos la escucharon de JESÚS y parte de ésta se reflejó más tarde en los Evangelios escritos o “Canónicos”. La “tradición” es un conjunto de costumbres eclesiales influidas por culturas o expresiones locales y puede ser cambiada o abandonada según lo exijan los tiempos y lo decida la Iglesia.
La doctrina que la Iglesia Católica recibió de los Apóstoles es que la Palabra de DIOS está contenida en la Escritura y en la Tradición Apostólica teniéndose la Iglesia como depositaria y custodia de ambas.

Tanto los judíos como musulmanes son llamados los “Pueblos del Libro “, pues ambos se basan en un libro, la Biblia y el caso de los musulmanes en el Corán, y sólo en ellos.

Nosotros los Cristianos NO somos el “Pueblo del Libro”, somos el Pueblo de la Palabra, viva y eficaz que es contenida en la Biblia y en la Tradición.

Veamos al pueblo Hebreo, al cual hemos llamado “Pueblo del libro”. Este pueblo tuvo la Palabra de DIOS en forma escrita y en forma oral o Tradición. El Pentateuco o Torah (los cinco primeros libros del Antiguo Testamento) fue, por siglos, Tradición oral. El periodo comprendido entre Moisés y David fue el periodo de Tradición oral por excelencia, aunque, según el erudito Bernahard W. Abderson, profesor de teología del seminario Protestante de “Princeton”, aun después de David la Tradición religiosa de Israel continuó en sus cánticos, cultura y oráculos proféticos. Algunos ejemplos de la Tradición oral aceptada como parte de la revelación por el Templo la encontramos en:

NUMEROS 21, 14
“Por eso dice en el Libro de las guerras de YAHVEH”
Este “Libro de las guerras ” no es un libro inspirado según el canon más exacto del Antiguo Testamento, pero en él sale lo que YAHVEH dice a Moisés como Palabra de DIOS en el Libro del Exodo.

JOSUE 10,13
“Y el sol se detuvo y la luna se paró hasta que el pueblo hubo tomado desquite de sus enemigos. Así esta escrito en el Libro del Justo”.
Todo el famoso episodio de Gabaon aparentemente es narrado en el Libro del Justo, el cual era parte de la Tradición de Israel. El Libro de Josué recoge como canónico este hecho. También en II de Samuel, 1.18 se toma el cántico fúnebre para Saúl de este libro y se incluye en las Escrituras y es Aceptado como Palabra de DIOS hasta el día de hoy.
Para los fariseos la Tradición tenía casi tanta importancia como la Escritura, más tarde el Talmud y la Mishna (libros que contienen la Tradición oral de Israel) serán reverenciados y estudiados tanto como la Escritura hasta el día de hoy.

EL NUEVO TESTAMENTO Y LA TRADICION
En el nuevo Testamento no se encuentra ni un sólo versículo donde se afirma que lo que dijo JESÚS se encuentra solamente en los Evangelios. Muy al contrario, en San Juan 21,25 dice: “JESÚS hizo muchas otras cosas. Si se escribieran todas, creo que no habría lugar en el mundo para tantos libros”. Por lo tanto, todo lo dicho por JESÚS no está en los Evangelios. Esto es lo que la Iglesia llama Tradición, lo que por diversas fuentes nos ha llegado de lo que dijo JESÚS y no se reflejó en las Escrituras canónicas. Estas fuentes son Los Padres de la Iglesia y la misma historia de la Iglesia.
Veamos varios puntos prácticos para clarificar y sentar bases en esta controversia.
JESÚS no ordeno escribir nada, ningún libro, ningún discurso. El Señor manda a sus Apóstoles a predicar ( San Marcos 16,15 ).
De los 12 Apóstoles sólo 2 escribieron Evangelios, los diez restantes no escribieron Evangelios, si hubiera sido tan importante el escribir todo, lo hubieran hecho. Sin embargo todos predicaron.
El Evangelio antes de ser escritura fue Tradición. El primer Evangelio se cree fue el de Marcos y se escribió alrededor del año 60 de nuestra era, por esto Pablo en Corintios 11,2 dice: “os alabo porque en todas las cosas os acordáis de mí que conserváis la Tradiciones que les he transmitido”.
No se tiene Tradición cuando no hay Sucesión, pues no existe la transmisión de los datos. La Iglesia Católica SI tiene sucesión y transmisión, pues su existencia sé remota al mismo JESÚS. El resto de las Iglesias surgen en el siglo XVI por lo tanto no tienen tradición alguna y si la tuvieran seria la tradición de la Iglesia Católica y éste es el motivo de su rechazo pues aceptar la Tradición de la Iglesia seria aceptar su autoridad.
La palabra griega para definir “Tradición” es “Paradosis”. En el Libro de Concordancias sobre el Nuevo Testamento Griego-Español, compilado por Jorge G. Parker y basado en la revisión de 1960 de la Reina-Valera (editado por la editora protestante “Mundo Hispano”) dice en su punto 3268: que la palabra Paradosis se utiliza en los siguientes pasajes:

1 Corintios 11,12
“Os alabo porque en todas las cosas os acordáis de mí y conserváis las Tradiciones (Paradosis) tal como os las he transmitido.”
Como podemos ver, San Pablo está alabando a la comunidad de Corintios no por guardar el Evangelio, sino por guardar las “Tradiciones”, lo cual se clarifica al saber que los Evangelios en esa época aun no circulaban en las comunidades cristianas y el conocimiento de JESÚS se comunicaba oralmente, o sea en forma de Tradición.

Curiosamente la versión Reina-Valera editada por la sociedad Bíblica Trinitaria y que es la más utilizada en las Iglesias no católicas lee de esta forma: y os alabo hermanos, que en todo os acordáis de mí, y retenéis las INSTRUCIONES de la manera que os enseñe”……. ¿Qué ocurrió aquí? ….. ¿Por qué se ha cambiado la Palabra de Dios? ……..La palabra griega para instrucciones es Paideia entre otras, pero ésta nunca sustituye a la palabra Tradición. Aquí se ha alterado la palabra de Dios lo cual constituye un hecho muy grave contra el Señor y su Iglesia.
En otras versiones protestantes la palabra Tradición es cambiada por “Doctrina”, pero resulta que la palabra doctrina se dice en Griego Didescalia, didace, eterodidaskaleo, que tampoco sustituye a Tradición.

II Tesalonisenses 2,15
“Así pues hermanos manteneos firmes y conservad las Tradiciones que habéis recibido de nosotros”.
Aquí de nuevo la versión Reina – Valera vuelve a cambiar la palabra Paradosis incurriendo en un nuevo error. San Pablo insiste continuamente en que se debe conservar todo lo recibido por él y que a su vez recibió de los Apóstoles y esto es Tradición.
Otro ejemplo de cómo se instituyó la Tradición nos lo da Pablo en II Timoteo 2,2 donde el Apóstol dice: “Y lo que has oído de mí, entre muchos testigos, esto engargolo a los hombres fieles que sean idóneos para enseñar a otros”. San Pablo enseña a Timoteo para que éste enseñe a otros… he aquí un magnifico ejemplo de Tradición. Otro ejemplo de Tradición se encuentra en I Corintios, 11,23 donde dice el apóstol: “porque yo recibí del SEÑOR lo que les he transmitido”, esto hablando de la Eucaristía, así pues el SEÑOR mismo le entrega a Pablo la Tradición, pues Pablo no habla aquí de ningún libro escrito, sino de palabra escuchada.

I Corintios 15,5
” Y que apareció a Cefas, y después a los doce”
Aquí San Pablo nos da un dato del cual no nos habla ningún Evangelista…… El SEÑOR se le apareció primero a Pedro. ¿De dónde saca Pablo este dato? ¡De la Tradición!.
Concluyendo. Los Apóstoles y los primeros cristianos sólo tuvieron Tradición Apostólica en forma de predicación Evangélica, pues los Apóstoles no se dedicaron a escribir, ni tenían mandato directo del SEÑOR de escribir nada. Solamente muchos años después, cuando la Iglesia reconoció que la venida del SEÑOR no era inminente, algunos Apóstoles ( Mateo y Juan ) van a escribir sus recuerdos del SEÑOR JESÚS, Marcos y Lucas van a escribir, uno lo que escuchó de Pedro y otro lo que investigo de testigo oculares de la vida del SEÑOR. Los otros diez Apóstoles NO ESCRIBIERON NADA y dejaron su legado en forma de Tradición en la Iglesia.
En las primeras comunidades cristianas circularon muchos escritos que se atribuyeron a los Apóstoles, pero que en realidad eran de contenido herético o falso. En el año 397 los Obispos de la Iglesia Católica (era la única que existía) y para que no quede duda, después de que Constantino promulgó el edicto de Milán dando libertad al culto cristiano, se reunieron en una ciudad del Norte de Africa llamada Cartago y allá se dieron a la tarea de definir cuáles escrituras eran Apostólica y cuáles no.
¿Qué concepto utilizaron para esta revisión? Pues sencillamente la Tradición de la Iglesia ya que los Evangelios no se definen solos, pues JESÚS no dejó una lista de ellos. Ni JESÚS, ni los Apóstoles definieron el canon de las Escrituras que todas las iglesias utilizan hoy (hasta los Testigo de Jehová). Fueron sus sucesores, o sea Obispos de la Iglesia Católica los que lo hicieron, es por esta razón que DUDAR DE LA IGLESIA ES DUDAR DE LAS ESCRITURAS.
Eusebio, primer historiador de la Iglesia en los años 300 DC lista la sucesión de varios Obispos y decía que estas listas de sucesión eran una SEGURIDAD DE QUE LOS Evangelios fueron conservados y transmitidos sin error y que esto constituía la base de la Iglesia Católica (KENET Scott Laturette, pag. 177, tomo 1 )
Algunos argumentan que San Pablo alertó contra las tradiciones, y presentan versículos tales como Colosenses 2,3, pero si se lee el versículo en su contexto se darán cuenta que Pablo se refiere a las Tradiciones Judaicas que eran el camino a la ley, no a la Tradición de la Iglesia la cual él recomendaba guardar.

1 Timoteo 3, 15
Y si no fuera tan presto, para que sepas como te conviene conversar en la casa del Dios que es la Iglesia del Dios vivo columna y apoyo de la verdad”
San Pablo en este versículo arroja gran claridad sobre el tema del cual hablamos. Nosotros no somos el pueblo del libro, como el Hebreo. Somos el pueblo de la Palabra. El SEÑOR no mandó a escribir, el Señor mando a predicar……. La Escrituras, surgieron como una necesidad de la Iglesia de conservar las palabras de JESÚS. La Iglesia definió las Escrituras, ¿por qué? … Lo dice Pablo, ella es columna y apoyo de la verdad y, como tal, ha definido, conservado y custodiado la Palabra Escrita y la Tradición como autentica Palabra de DIOS. Si la Iglesia fue buena para definir la Escritura también es buena para definir la Tradición, pues lo ha hecho con la misma autoridad. Si se acepta una, hay que aceptar la otra, si se desecha una, hay que desechar la otra, sino es pura hipocresía o malicia. Y esto no es de DIOS.
San Cipriano, Padre de la Iglesia, escribió hacia el año 255 D. C. “JESÚS edifico la Iglesia sobre uno sólo, y aunque después de la resurrección les dio a todos los Apóstoles igual potestad, sin embargo para manifestar la unidad dispuso con su autoridad que el origen de la misma unidad se iniciara en uno sólo, en Pedro”.
También San Ignacio de Antioquía, otro de los Padres, el cual murió en el año 106 D.C. escribe en su carta a los Tralianos “Donde no hay Obispo ni presbíteros, ni diáconos no hay Iglesia”.
Quiero concluir con unas palabras del eminente teólogo protestante Robert Brown: “cuando miramos a la Iglesia primitiva los signos apuntan a Roma “……. A la Iglesia que es Pilar y base de Verdad. Amén

POR: Ministerio de Apologética
SOBRE ESTA ROCA

Anuncios

LA TRADICCIÓN Y LA ESCRITURA ESTAN AL MISMO NIVEL EN LA BIBLIA:

LA TRADICCIÓN Y LA ESCRITURA ESTAN AL MISMO NIVEL EN LA BIBLIA:

Los conceptos de tradición, evangelio, y palabra de Dios (así como otros términos) son esencialmente sinónimos. Todos son predominantemente orales, y todos son referidos como algo que está siendo entregado y recibido:

  • 1ª Corintios 11:2 . . . conserváis las tradiciones . . . tal como os las he transmitido
  • 2ª Tesalonicenses 2:15 . . . conservad las tradiciones . . .habéis aprendido . . . de viva voz o por carta
  • 2ª Tesalonicenses 3:6 . . . la tradición que recibisteis de nosotros
  • 1ª Corintios 15:1 . . . el Evangelio . . . que habéis recibido
  • Gálatas 1:9 . . . el evangelio . . . que habéis recibido
  • 1ª Tesalonicenses 2:9 . . . os proclamamos el Evangelio de Dios
  • Hechos 8:14 . . . Samaria había aceptado la Palabra de Dios
  • 1ª Tesalonicenses 2:13 . . . al recibir la Palabra de Dios que os predicamos
  • 2ª Pedro 2:21 . . . del santo precepto que les fue transmitido

Solo en las dos epístolas de San Pablo a los Tesalonicenses podemos ver que tres de esos términos son usados de forma intercambiable. Es claro entonces que tradición no es una palabra sucia en la Biblia, particularmente para San Pablo. Si, por otro lado, alguien quiere mantener que eso es así, entonces evangelio y palabra de Dios ¡son también palabras malas! De esa manera, la “dicotomía-comúnmente-mencionada” entre el evangelio y la tradición, o entre la Biblia y la tradición es anti bíblica en sí misma y debe ser descartada por la “persona verdaderamente bíblico-orientada” como (¡ya es irónica la cosa!) una corrupta tradición de hombres.

LA IGLESIA Y NO LA BIBLIA ES EL PILAR DE LA VERDAD:

LA IGLESIA Y NO LA BIBLIA ES EL PILAR DE LA VERDAD:

Veamos el análisis respectivo que sustenta tal aseveración

Leemos  que en 1Tim 3:15 vemos se usan dos palabras importantes:

ἐὰν δὲ βραδύνω, ἵνα εἰδῇς πῶς δεῖ ἐν οἴκῳ θεοῦ ἀναστρέφεσθαι, ἥτις ἐστὶν ἐκκλησία θεοῦ ζῶντος, στῦλος καὶ ἑδραίωμα τῆς ἀληθείας.

στῦλος -Que se translitera como ” stulos”
.
Según el diccionario de Strong se traduce como : pilar, soporte o columna.

Y nos dice otro sitio donde se usa esa palabra:
Gálatas 2:9  : y reconociendo la gracia que me había sido dada, Jacobo, Cefas y Juan, que eran considerados como columnas, nos dieron a mí y a Bernabé la diestra en señal de compañerismo, para que nosotros fuésemos a los gentiles, y ellos a la circuncisión.

Así que en el NT tenemos otro lugar donde se usa la misma palabra para designar la importancia que tenían estos apóstoles en la primera comunidad Cristiana. Esta claro entonces que “columna” o “pilar” no siempre se usa en sentido real de un cilindro de cemento que sujeta edificios o construcciones también se usa en sentido teológico denotando cierta autoridad, pues Santiago, Cefas y Juan eran los 3 apóstoles más queridos del Señor y los que se consideraban columnas de la primera comunidad Cristiana, esto es autoridad sobre los demás.

Tenemos luego otra palabra que es: ἑδραίωμα transliterada “edraiōma” que se traduce como soporte o fundación y se usa en otros pasajes de la Escritura por ejemplo en 1Cor 15:58 o Colosenses 1:23 para denotar firmeza y fundación.
-Teniendo en cuenta todo esto podríamos decir que 1Tim 3:15 cuando dice “columna y soporte de la Verdad” se refiere a eso, es el medio que mantiene firme la Verdad y la enseña con Autoridad. Sin embargo deseo profundizar más al respecto sobre este pasaje pues deseo llegar a la conclusión final que San Pablo nos enseña aquí: La IGLESIA ES INFALIBLE. Para ello debemos estudiar que significa columna a lo largo de las Escrituras.

Esta palabra “columna” se puede usar en sentido arquitectónico (sujetar un edificio) como es el caso de Éxodo 24:2, 26:32,26:37,27:11-12-14-15 Números 3:36,37 etc.

 

Pero también encontramos en la escritura esta palabra con un sentido “teológico”:

  • Y Jehová iba delante de ellos de día en una columna de nube para guiarlos por el camino, y de noche en una columna de fuego para alumbrarles, a fin de que anduviesen de día y de noche. Éxodo 13:21
  • Nunca se apartó de delante del pueblo la columna de nube de día, ni de noche la columna de fuego.Éxodo 13:22
  • Y el ángel de Dios que iba delante del campamento de Israel, se apartó e iba en pos de ellos; y asimismo la columna de nube que iba delante de ellos se apartó y se puso a sus espaldas,
    Éxodo 14:19
  • Cuando Moisés entraba en el tabernáculo, la columna de nube descendía y se ponía a la puerta del tabernáculo, y Jehová hablaba con Moisés Éxodo 33:9
    Y viendo todo el pueblo la columna de nube que estaba a la puerta del tabernáculo, se levantaba cada uno a la puerta de su tienda y adoraba.
    Éxodo 33:10
  • Entonces Jehová descendió en la columna de la nube, y se puso a la puerta del tabernáculo, y llamó a Aarón y a María; y salieron ambos.
    Números 12:5
  • Con columna de nube los guiaste de día, y con columna de fuego de noche, para alumbrarles el camino por donde habían de ir.
    Nehemías 9:12
  • tú, con todo, por tus muchas misericordias no los abandonaste en el desierto. La columna de nube no se apartó de ellos de día, para guiarlos por el camino, ni de noche la columna de fuego, para alumbrarles el camino por el cual habían de ir.
    Nehemías 9:19
  • En columna de nube hablaba con ellos; Guardaban sus testimonios, y el estatuto que les había dado.
    Salmo 99:7

 

En todos estos textos he citado vemos que se usa columna en el sentido de “guía,mantenimiento y manifestación de Dios”. Y es que por medio de una columna de fuego el pueblo de Dios fue guiado por el desierto, a veces era de nube en el día y otras veces era de fuego en las noches, el objetivo guiar al pueblo de Dios por el desierto. En otros textos, como Salmo 99:7,Números 12:5 vemos que es en la columna de nube donde Dios hablaba con su pueblo, y desde allí se establecían los estatutos y las normas que el pueblo debía guardar.

Todo esto nos ayuda a entender que quiere decir “columna de fuego/columna de Verdad” en la Escritura: Es el instrumento elegido por Dios, en el caso del NT la Iglesia para guiar y mantenernos,por el desierto de esta vida (llena de problemas, dificultades, pecados) a su pueblo de la nueva alianza, es decir a todos nosotros. A través de esa columna de la Verdad, que es la Iglesia del Dios vivo (1Tim 3:15) el pueblo no se pierde en el desierto y alcanza la promesa, pero es más a través de esa columna de la Verdad Dios se manifiesta al pueblo y enseña sus estatutos y normas, dando a conocer su infinita sabiduría, tal y como San Pablo enseñó en otro pasaje de la Escritura:
3:10 para que la multiforme sabiduría de Dios sea ahora dada a conocer por medio de la iglesia a los principados y potestades en los lugares celestiales, Efesios 3:10

Todo esto nos conduce al segundo punto: si la Iglesia es el pilar y fundamento de la verdad, eso significa que la Iglesia apoya la verdad, evitando que se colapse. Evidentemente, si la Iglesia puede errar, entonces no es ninguna base sólida. La verdad se derrumbaría como la casa construida sobre arena – en lugar de una fundación – de la que habla Jesús. . Si la Iglesia puede errar, y sin embargo mantener la verdad, esto implica que un pilar de error y un pilar de la mentira sostiene la verdad. La verdad no es un error y, de hecho no puede ser de error, por su propia esencia y definición.


Por todo ello, es la Iglesia y no la Biblia la que define y establece las doctrinas y los dogmas, la Biblia y la Tradición sirven de apoyo a la Iglesia para establecerlas, es lo que se llama el taburete de tres patas. Por eso el grito de SOLO NECESITO LA BIBLIA….es GRITO DE HOMBRES no de Dios…..
Ad Majoreim Dei Gloriam

paz y bien

¿Todo el que usa la Biblia lo hace en verdad para corregir y amar?

por JAIME GOMEZ
 
¿Todo el que usa la Biblia lo hace en verdad para corregir y amar?
Un hermano evangélico me dice: “falso. Los cristianos no odian, aman. Por eso usamos la Biblia para corregir”
Cito un pasaje de la misma Biblia que dice:
“entonces el diablo le lleva consigo a la ciudad santa, le pone sobre el alero del Templo, y le dice: «si eres hijo de Dios, tírate abajo, PORQUE ESTÁ ESCRITO: a sus ángeles te encomendará, y en sus manos te llevarán, para que no tropiece tu pie en piedra alguna.», Mt 4, 6.
Dios dice a sus hijos que a sus ángeles ha dado la instrucción de que no permitan que tropecemos en nuestra vida diaria y común, pero el demonio agrega de su propia razón que eso significa que si nos tiramos de un edificio no nos pasará nada. Como vemos, hay malicia y engaño en su libre, racional y personal interpretación de la Escritura, usando versículos aislados y fuera de contexto para tergiversar la verdad bíblica.
¿Podemos decir que el demonio amaba a Jesús solo por el hecho de haber usado la Escritura para según él “corregirlo”?
Por supuesto que no lo amaba porque lo que buscaba en el fondo, detrás de sus argumentos bíblicos solo racionales y fuera de contexto, era hacerle creer un error para que se perdiera. Porque en el fondo envidiaba la legitimidad de su fe, su felicidad y su entrega y amor a Dios.
Y no buscaba corregirlo de un error con buena fe, sino convencerlo de su propia “verdad” personal sacada de torcer las Escrituras, lo que proviene más del egoísmo que del amor.
¿Como respondió el Señor?: “Jesús le dijo: «TAMBIÉN ESTÁ ESCRITO: no tentarás al Señor tu Dios.»”
Respondió como vemos con la interpretación que el Espíritu le daba de todo el contexto de la Escritura, no de versículos aislados y por eso mal interpretados.
Algunos escribas y fariseos también usaron mucho su libre, racional y personal interpretación de la Escritura en contra de Jesús y buscando siempre condenar a los demás:
“«maestro, esta mujer ha sido sorprendida en flagrante adulterio. Moisés nos mandó EN LA LEY apedrear a estas mujeres. ¿tú qué dices?» esto LO DECÍAN PARA TENTARLE, PARA TENER DE QUE ACUSARLE.” (esta misma actitud la tenemos muchos hoy, de usar la Biblia para acusar de errores a los demás).
¿Y cómo les respondió el Señor?: “les dijo: «aquel de vosotros que esté sin pecado, que le arroje la primera piedra».”, Jn 8, 2-11.
Respondió Jesús a la mala intención de los fariseos con el amor y la misericordia de Dios por el Espíritu que había recibido en su corazón desde su Bautismo, buscando siempre salvar, no condenar, y con la interpretación que Éste le daba de la fe verdadera. Y sin malicia alguna en contraste con la actitud de los escribas y fariseos.
Esto prueba que NO TODO EL QUE USA LA ESCRITURA LO HACE POR AMOR NI BUSCA CORREGIR SINO LLEVAR A UNA FALSA y PROPIA VERDAD QUE NO ES LA DE CRISTO. Porque si corrigen desde su propia razón, y sin vivir la experiencia real del amor de Cristo vivo en ellos, usarán la Biblia para juzgar y condenar, para acusar a los demás de supuestos e inexistentes errores doctrinales (o personales), como hacen muchos hoy, para descalificar a los que no piensan como ellos.
Por ello el fariseo en la famosa parábola, Lc 18, 9, solo veía los pecados de los demás pero se veía puro y se justificaba a sí mismo. Mientras el publicano que tenía la verdadera espiritualidad no juzgaba a los demás sino que pedía perdón por sus propios pecados. Se miraba a sí mismo para mejorar y no a los otros para juzgarlos y condenarlos (muchos no lo hacen de mala fe, así se los han enseñado sus pastores, pero lo han elegido libremente y eso tiene consecuencias espirituales en quien lo hace).
Jesús le dijo a los dirigentes de su única Iglesia hace dos mil años: “El que A USTEDES escucha, A MI me escucha”, Lc 10, 16. Y también “ABRIÓ SUS INTELIGENCIAS PARA QUE COMPRENDIERAN LAS ESCRITURAS”, Lc 24, 45.
De esa forma Cristo le dio a su Iglesia única y universal que formó El mismo en persona hace dos mil años, la Católica, la potestad y la luz para interpretar la Escritura con el amor y la misericordia que El mismo usó, presente en ellos por su Espíritu recibido desde Pentecostés hasta hoy, para que fueran a hablar como Cristo y A SALVAR a las gentes que creyeran a su predicación, NO A CONDENARLAS NI JUZGARLAS por sus actos u omisiones, Mc 16, 15-16; Jn 12, 47.
Por ello dijo Pablo que en sus manos, las de los dirigentes de su Iglesia, “Toda Escritura es inspirada por Dios y útil para enseñar, para argüir, para corregir y para educar en la justicia; así el hombre de Dios se encuentra perfecto y preparado para toda obra buena.”.
Solo quien vive en el amor y la luz de Dios puede lograr esos objetivos usando la Escritura. Quien no lo vive no solo caerá en errores propios que obstaculizarán su crecimiento, sino que lastimará y ofenderá a los demás mas que corregirlos para edificarlos porque sin Dios ninguna predicación edifica.

Biblia: Preguntas y Respuestas

Biblia: Preguntas y Respuestas

¿Qué es la Biblia?
La palabra “Biblia” viene del griego y significa “libros”. Es el conjunto de Libros Sagrados llamados también “Sagradas Escrituras” (Mateo 21:42; Hechos 8:32) que contienen la Palabra Viva de Dios y narran la “Historia de Salvación” (como Dios nos salva). Nos revela las verdades necesarias para conocerle, amarle y servirle.

La Biblia se divide en dos partes: Antiguo Testamento (antes de Cristo) y Nuevo Testamento (plenitud de la promesa en Cristo). “Testamento” significa “alianza” y se refiere a las alianzas que Dios pactó con los Israelitas en el Antiguo Testamento y la nueva y definitiva alianza que Dios hizo con los hombres en la Sangre de Jesucristo.

Ver: Libros de la Biblia

¿Por qué decimos que la Biblia es revelación de Dios?
“Revelación” significa darse a conocer. A través de todas las palabras de la Sagrada Escritura, Dios dice sólo una palabra, su Verbo único (Jesucristo), en quien él se dice en plenitud (Heb 1,1-3). Por esta razón, la Iglesia ha venerado siempre lasSagradas Escrituras como venera también el Cuerpo del Señor. La Iglesia, guiada por el Espíritu Santo, determinó los libros de la Biblia y los reconoció comorevelación divina. Ver desarrollo del canon>>>

Dios es el autor de la Sagrada Escritura. Las verdades reveladas por Dios, que se contienen y manifiestan en la Sagrada Escritura, se consignaron por inspiración del Espíritu Santo. Dios inspira a sus autores humanos: actúa en ellos y por ellos. Da así la seguridad de que sus escritos enseñan sin error la verdad salvífica.

¿Quién escribió la Biblia?
La Biblia es la Palabra de Dios, su autor es Dios que escribe por medio de los autores humanos. Muchos de los libros llevan el nombre del autor, otros, como los primeros, escritos por Moisés, no.

¿Cuando se escribió la Biblia?
Fue un largo proceso que comenzó unos 1300 años antes de Jesucristo. El último escritor fue San Juan +aprox.100AD. 

¿Porque la Iglesia nos exhorta a leer la Biblia?
La Iglesia no cesa de presentar a los fieles el Pan de vida que se distribuye en la mesa de la Palabra de Dios y del Cuerpo de Cristo. En la Sagrada Escritura, la Iglesia encuentra sin cesar su alimento y fuerza, porque, en ella, no recibe solamente una palabra humana, sino lo que es realmente: la Palabra de Dios (Tes 2,13). En los libros sagrados, el Padre que está en el cielo sale amorosamente al encuentro de sus hijos para conversar con ellos.

Es tan grande el poder y la fuerza de la palabra de Dios, que constituye sustento y vigor de la Iglesia, firmeza de fe para sus hijos, alimento del alma, fuente límpida y perenne de vida espiritual.

Recomendaciones para leer la Biblia
1) Orar al Espíritu Santo para recibir su luz y entendimiento.
2) Leer con humildad, no pretendiendo tenerlo ya todo entendido.
3) Interpretar según la Iglesia. La humildad exige que se pregunte y estudie.
4) Leer la Biblia con frecuencia para beber mas de la fuente.
5) Leer con el fin de amar y obedecer mas a Dios y amar mas al prójimo
6) No buscar en la Biblia ciencia natural sino un mensaje espiritual.

¿Cómo buscar un pasaje en la Biblia?
La Biblia se divide en libros, capítulos y versículos.
Ejemplo: Juan 3, 16 significa: el Evangelio de Juan, capítulo 3, versículo 16.

Puedes buscar el libro en el índice. Entonces, habiendo encontrado el libro, busca el capítulo y finalmente el versículo.

¿Qué libros nos revelan la vida y enseñanzas de Jesús?
La vida y enseñanzas de Jesús fueron transmitidas por los Apóstoles por medio de dos vias:
a) Por la Tradición que recoge el mensaje comunicado primero oralmente.
b) Por las Sagradas Escrituras procedentes de los Apóstoles que componen los libros del Nuevo Testamento, en especial en los cuatro Evangelios los cuales fueron escritos por Mateo, Marcos, Lucas y Juan. (“Evangelio” significa “buena noticia” porque Jesús ES la Buena Noticia).

Estamos llamados a vivir el Evangelio con el poder del Espíritu Santo. Asi hicieron los santos. Todos estamos llamados por Dios a ser santos.

Si tengo la Biblia, ¿para qué necesito la Iglesia?
Necesitamos también a la Iglesia porque:
La Iglesia es el Cuerpo De Cristo, instituido por el mismo Jesucristo para salvarnos. No podemos guiarnos solos: “Ninguna profecía de la Escritura puede interpretarse por cuenta propia” (2 Pedro 1, 20). La Iglesia, como madre y maestra, es la auténtica intérprete y formadora a través de sus pastores. Aceptar y vivir esta verdad requiere humildad.

Lee en la Biblia: Hechos 2, 42; 2 Timoteo 4, 1-5.

¿Que orden seguir para leer la Biblia con más provecho?

Sin quitar la inspiración para recurrir a cualquier parte de la Biblia en cualquier momento, se puede establecer algún orden que ayude en el mayor entendimiento.

Hay varias opciones.

1. Seguir por orden las etapas de la historia de la salvación: del Antiguo al Nuevo Testamento.

Ventajas: Es una lectura que nos lleva progresivamente por la Historia de Salvación.

Inconvenientes: Es un camino muy largo para llegar al Evangelio que es “la plenitud de la revelación”. Se encuentran secciones difíciles de leer y de menos importancia que los Evangelios.

2. Leer primero el Nuevo Testamento y pasar luego al Antiguo.

Ventajas: Con la lectura del Evangelio, el lector entra inmediatamente en contacto con la persona de Cristo, su vida y su doctrina; y percibe luego, en los demás escritos del Nuevo Testamento, el desarrollo y profundización de la fe y de la moral cristiana, gracias a las luces del Espíritu Santo dado en Pentecostés..

Después vendrá la lectura del Antiguo Testamento que es la preparación, querida por Dios en vista de la Nueva Alianza.

Inconvenientes: Este método no permite constatar suficientemente que el Nuevo Testamento es la plenitud de realización de las promesas hechas en el Antiguo, que el Nuevo Testamento se enraíza en el Antiguo y que éste sirve porosamente para “iluminarlo y explicarlo”.

3. Lectura combinada de Antiguo y Nuevo Testamento.

Ventajas: Se pueden escoger los principales libros que nos ofrecen una enseñanza fundamental y después ir a los demás.

Inconveniente: Si no se tiene cuidado podrían olvidarse algunos libros o escoger lo que mas nos guste y no lo que Dios quiere enseñarnos. Este inconveniente puede vencerse si se advierte el peligro.

LE FALTAN LIBROS A LA BIBLIA, O LE SOBRAN ???

20 citas bíblicas imprescindibles para todo católico.

20 citas bíblicas imprescindibles para todo católico.

 

vaticano full

AMOR


1. Tanto amó Dios al mundo que le envió a su Hijo único, para que todo el que crea en Él no se pierda, sino tenga vida eterna (Jn 3,16).
2. Dios es amor (1Jn 4,8).
3. A Dios nadie lo ha visto jamás; pero si nos amamos unos a otros, Dios está entre nosotros (1Jn 4,12).
4. Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma y con toda tu mente. Este es el primero y más grande mandamiento. El segundo es semejante a éste: Amarás a tu prójimo como a ti mismo. Toda la Ley y los Profetas se fundamentan en estos dos mandamientos (Mt 22,37-40).
SALVACIÓN EN CRISTO JESÚS


5. Si decimos que no tenemos pecado, nos estamos engañando a nosotros mismos, y la verdad no está en nosotros (1Jn 1,8).
6. Ante el nombre de Jesús toda rodilla se doble, en el cielo, en la tierra y en el abismo. Y que toda lengua proclame que Jesús es el Señor para gloria de Dios Padre (Filip 2,11).
7. Quien quiera salvar su vida, la perderá; pero quien pierda su vida por mí y por el Evangelio, la salvará (Mc 8,35).
8. ¿De qué le sirve al hombre ganar el mundo entero, si pierde su vida? (Mc 8,36).
9. Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, tome su cruz y sígame (Mc 8,34).
10. El que come mi carne y bebe mi sangre, tiene vida eterna, y yo le resucitaré el último día (Jn 6,54).
11. Yo estoy con ustedes todos los días hasta que se termine este mundo (Mt 28,20).
MARÍA


12. Dijo María: «Yo soy la esclava del Señor; hágase en mí según tu palabra.» (Lc 1,38).
13. Jesús, al ver a su madre y junto a ella al discípulo a quien más amaba, dijo a su madre: «Mujer, ahí tienes a tu hijo.» Luego dijo al discípulo: «Ahí tienes a tu madre.» Y desde aquella hora el discípulo se la llevó a su casa (Jn 19,25-27).
PALABRA DE DIOS


14. Tu Palabra es lámpara para mis pasos y luz en mi sendero (Sal 119,105).
15. Proclama la Palabra, insiste a tiempo y a destiempo, reprende, amenaza, exhorta con toda paciencia y doctrina (2Tim 4,2).
16. Cuando me llegaban palabras tuyas, yo las devoraba. Ellas eran para mí el gozo y la alegría de mi corazón (Jer 15,16).
17. Me has seducido, Señor, y me dejé seducir por ti (Jer 20,7).

MISIÓN

18. La cosecha es abundante, pero los obreros son pocos. Rueguen, pues, al Dueño de la cosecha que envíe obreros a su cosecha (Lc 10,2).
19. Vayan por todo el mundo y prediquen mi Evangelio a toda creatura (Mc 16,15).
20. ¡Ay de mí si no anuncio el Evangelio! (1Cor 9,16).

Publicado por Servicio Bíblico Católico Paita 

La Sagrada Escritura en la vida de la Iglesia

Prohibió la Iglesia Católica leer la Biblia a los Cristianos?

BASTA LA BIBLIA PARA SALVARSE???.

Como surgió la Biblia?
Acaso la escribió Jesús?….


LA REVELACIÓN
Es la manifestación de Dios y de su voluntad acerca de nuestra salvación. Esta contiene dos elementos: verdades que hay que creer y mandamientos que hay que observar. Además se realiza mediante hechos y palabras, íntimamente ligados entre sí.
1.- Revelación natural
Dios empezó a revelarse (manifestarse) mediante la creación. Todo lo que nos rodea nos habla de la existencia, del poder y del amor de Dios. Todo lo que vemos, representa una huella de su presencia.
En realidad lo que se puede conocer de Dios no es un secreto para ellos, pues Dios mismo se los dio a conocer. Pues, si bien no se puede ver a Dios, podemos, sin embargo, desde que él hizo el mundo, contemplarlo a través de sus obras y entender por ellas que él es eterno, poderoso, y que es Dios (Rom 1,19-20).
2.- Revelación sobrenatural o divina
Tratándose de un conocimiento algo difícil, desde la antigüedad Dios empezó a revelarse mediante los profetas, realizando un contacto más directo con los hombres.
Cristo, «con su presencia y manifestación, con sus palabras y obras, signos y milagros, sobre todo con su muerte y gloriosa resurrección, con el envío del Espíritu de verdad, lleva a plenitud toda la Revelación» (Dei Verbum, 7).
Dios habló a nuestros padres en distintas ocasiones y de muchas maneras por los profetas. Ahora, en esta etapa final, nos ha hablado por medio de su Hijo (Heb 1,1-2).
Cristo es la máxima revelación de Dios:
El que me ha visto a mí, ha visto al Padre (Jn 14,9).
Al mismo tiempo es el Evangelio de Dios, es decir la Buena Noticia que Dios da a la humanidad.
Arrepiéntanse y crean en el Evangelio (Mc 1,15).
Es decir, «dejen su manera de pensar y actuar y crean en mí, que soy el Evangelio de Dios». En realidad, el Evangelio no es un mensaje y nada más; antes que nada es una persona, Cristo mismo. Por lo tanto, todo lo que Cristo hizo y enseñó es Evangelio, es decir, Buena Noticia, en cuanto manifiesta el poder y el amor de Dios en nuestro favor.
Yo escribí en mi primer libro
todo lo que Jesús hizo y enseñó (Hech 1,1).
El hecho fundamental, mediante el cual Jesús se transformó en Evangelio de Dios para toda la humanidad, fue su pasión, muerte y resurrección, lo que se llama «Misterio Pascual». Jesús es el verdadero cordero pascual, por cuya sangre quedamos a salvo. Mediante Jesús, el Nuevo Pueblo de Dios pasa de la muerte a la vida, de la esclavitud del pecado a la gloriosa libertad de los hijos de Dios.

TRANSMISIÓN DE LA REVELACIÓN DIVINA
Pues bien, ¿qué hizo Jesús para que su Evangelio llegara a todo el mundo, es decir para que Él mismo se hiciera presente en todo el mundo como Evangelio de Dios, mediante su Palabra y sus hechos salvadores?
Aquí empieza el problema de la diferencia entre los católicos y los evangélicos. Para los evangélicos, basta la Biblia. En la Biblia está la salvación y basándose en la Biblia cada uno puede fundar «su» Iglesia, como comunidad de creyentes salvados.
Pero no es así. Para que la salvación, es decir el Evangelio, llegara a todo el mundo, Jesús no escribió nada. Lo que hizo fue fundar la Iglesia, dirigida por los apóstoles con Pedro a la cabeza. Esta Iglesia hará presente a Jesús en todo el mundo como Evangelio de Dios, es decir como Buena Noticia salvadora, no un libro llamado Biblia.
«Dios quiso que todo lo que había revelado para la salvación de todos los pueblos, se conservara por siempre íntegro y fuera transmitido a todas las edades. Por eso Cristo nuestro Señor, plenitud de la Revelación (Cf. 2Cor 1,20 y 3,16-4,6), mandó a los apóstoles predicar a todo el mundo el Evangelio como fuente de toda la verdad salvadora y de toda norma de conducta» (Dei Verbum, 7).
Vayan y hagan que todos los pueblos sean mis discípulos. Bautícenlos en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo, y enséñenles a cumplir todo lo que yo les he encomendado. Yo estoy con ustedes todos los días hasta que se termine este mundo (Mt 28,19-20).
Vayan por todo el mundo
y proclamen la Buena Nueva a toda la creación (Mc 16,15).

Aquí notamos como Jesús ordenó «predicar», «proclamar», no «escribir» su Evangelio. Y de hecho todos los apóstoles «predicaron» la Buena Nueva de Cristo, mientras solamente algunos escribieron algo, muchos años después de haber predicado.

1.- La Tradición

Este mensaje, escuchado por boca de Jesús, vivido, elaborado y transmitido oralmente por los apóstoles, se llama Tradición.
Yo trasmití a ustedes
lo que yo mismo recibí (1Cor 15,3).
Pues bien, hasta el año 50 de nuestra era, la Tradición fue la única base de la predicación de los apóstoles y sus colaboradores.

2.- La Biblia

Parte de este mensaje, proclamado oralmente, fue puesto por escrito por los mismos apóstoles u otros inspirados por el Espíritu Santo, dando origen al Nuevo Testamento.
Sobre ciertos libros, desde un principio no hubo ninguna duda, como por ejemplo algunas cartas de San Pablo que pronto fueron consideradas como Palabra de Dios a la par que los libros del Antiguo Testamento (2 Pe 3,16).
Pero sobre otros libros hubo ciertas dudas, hasta que los obispos católicos hicieron la lista completa de los libros inspirados por Dios y los incluyeron, dando origen a lo que llamamos el Nuevo Testamento (Sínodo Romano: año 382; Concilio de Hipona: año 393; Concilio de Cartago: año 397).
¿Y qué pasó después? Que los grupos separados de la Iglesia Católica aceptaron el Nuevo Testamento, así como salió de las manos de la Iglesia Católica y rechazaron a la misma Iglesia, considerada como infiel. Evidentemente se trata de un absurdo. Sería como querer la leche y rechazar la vaca; querer el coco y rechazar la palmera.
Además, si de veras la Iglesia que fundó Cristo se hubiera vuelto infiel, ¿qué garantía tendríamos para afirmar que el Nuevo Testamento es «Palabra de Dios»? Ninguna. En efecto, la única garantía que tenemos es el hecho que el Nuevo Testamento salió de aquella única Iglesia que fundó Cristo, Iglesia que es «columna y apoyo de la verdad» (1Tim 3,15) y que por lo tanto no se puede desviar por ningún motivo.

BIBLIA Y TRADICIÓN
Así que la Biblia no contiene toda la Tradición. Esta es más amplia. Lo afirma el mismo San Juan:
Jesús hizo muchas otras cosas.
Si se escribiera una por una,
creo que no habría lugar en el mundo
para tantos libros (Jn 21,25).
No todo lo que se escribió se ha conservado, como por ejemplo una carta de San Pablo, anterior a la primera carta a los Corintios (1 Cor 5,9).
Además la misma Biblia hace referencia a la Tradición oral como base de la fe de los creyentes. En ninguna parte de las Sagradas Escrituras se dice que la Biblia contiene toda la Revelación o que es suficiente para salvarnos.
San Pablo, para confirmar la fe de los cristianos, no usa solamente la Palabra de Dios escrita, sino recuerda de una manera especial la Tradición o predicación oral, cuyo contenido viene desde un principio y es el Evangelio de Dios.
Todo lo que han aprendido, recibido y oído de mí,
todo lo que me han visto hacer, háganlo. (Filip 4,9)
Fíjense bien: No dice San Pablo: «Hagan solamente lo que les escribí». San Pablo habla en un sentido más amplio, refiriéndose a todo lo que les transmitió.
Lo que aprendiste de mí, confirmado por muchos testigos, confíalo a hombres que merezcan confianza, capaces de instruir después a otros (2 Tim 2,2).
Esta es la Tradición: se recibe el mensaje y se transmite, hasta el fin del mundo.
Hermanos, manténganse firmes y conserven las tradiciones que han aprendido de nosotros de viva voz o por escrito (2Tes 2,15).
Aquí vemos cómo la Tradición oral primitiva sigue transmitiéndose «de viva voz o por escrito», teniendo la misma importancia las dos formas de transmisión. En realidad, una vez que se escribió el Nuevo Testamento, no se consideró acabada la Tradición, como si estuviera contenida completamente en la Escritura. Esta es una idea que surgió entre los protestantes, unos 1,500 años después. La Biblia no dice esto. Si ellos aman la Biblia, ¿por qué no reconocen en ella una enseñanza tan clara acerca del valor de la Tradición?

TRADICIONES HUMANAS
Algunos grupos no católicos alegan que Jesús condenó las tradiciones de los hombres (Mc 7,1-14). Claro. Pero aquí nosotros no estamos hablando de las tradiciones de los hombres, sino de la Tradición divino-apostólica, es decir del mismo Evangelio, que los apóstoles recibieron de Jesús, vivieron y trasmitieron; Evangelio que será predicado por la Iglesia que fundó Cristo hasta el fin del mundo.
Lo que rechazó Jesús, fue la actitud de los judíos que en nombre de «sus» tradiciones invalidaban la ley de Dios. ¿Qué dice el mandamiento de Dios? «Honrarás a tu padre y a tu madre» (Lc 18,20). Y ellos «inventaron» una norma que se hizo «tradición: «Si tú consagras al templo tus bienes, los puedes disfrutar tranquilamente, mientras vivas y a tu muerte pasan al templo. Por mientras, no estás obligado a socorrer a tus papás, si se encuentran en alguna necesidad».
Así que, mediante una «tradición humana», los judíos hacían inválido un mandamiento «divino». Esto es lo que condena Jesús y nada más. No hay que confundir entre «tradiciones humanas» y la «Tradición» que viene desde Cristo y los Apóstoles (2Tes 2,15).
TESTIMONIO DE SAN IRENEO
En la Iglesia Católica, al contrario, hubo siempre una conciencia clara sobre la importancia de la Tradición, sin quitar a la Biblia el valor que tiene. Es suficiente escuchar el testimonio de San Ireneo (140-205 d.C.):
«En todas las Iglesias del mundo, se conserva viva la Tradición de los apóstoles, pues podemos contar a todos y cada uno de sus sucesores hasta nosotros. Como sería largo enumerar aquí la lista de los obispos que sucesivamente ocuparon la silla de los obispos que ordenaron los mismos apóstoles, basta citar la silla de Roma, la mayor y la más antigua de las Iglesias, conocida en todas partes y fundada por San Pedro y San Pablo. La Tradición de esta sede basta para confundir la soberbia de aquellos que por su malicia se han apartado de la verdad; pues, ciertamente la preeminencia de esta Iglesia de Roma es tal, que todas las Iglesias que aún conservan la Tradición apostólica están en todo de acuerdo con sus enseñanzas».

MAGISTERIO
«La Tradición y la Escritura constituyen un solo depósito sagrado de la Palabra de Dios, confiado a la Iglesia. (…) El oficio de interpretar auténticamente la Palabra de Dios, oral o escrita, ha sido encomendado únicamente al Magisterio de la Iglesia, el cual lo ejercita en nombre de Jesucristo» (Dei Verbum, 10).
Los sucesores de los apóstoles son los encargados de entender sin errores el mensaje recibido y transmitirlo fielmente, por mandato divino y con la asistencia del Espíritu Santo (Cf. Mt 28,20).
El haber descuidado un aspecto tan importante, ha dado origen a tantos errores y un sinfín de sectas.
Cumpliendo fielmente con su tarea de vivir, meditar y transmitir el depósito revelado, la Iglesia va aclarando la Palabra de Dios, haciendo explícito lo que estaba implícito en ella. En este sentido, la Tradición divino-apostólica va creciendo, como sucede en cualquier organismo vivo, que se desarrolla teniendo en cuenta las circunstancias concretas en que se mueve, sin dejar de ser el mismo de antes.
Es precisamente esto el sentido de las definiciones dogmáticas, hechas por el Magisterio de la Iglesia, como por ejemplo, la infalibilidad del Papa, la Inmaculada Concepción de la Virgen y su Asunción al cielo en cuerpo y alma.

¿ES LA IGLESIA o ES LA BIBLIA?

Quién tiene la autoridad? ¿La Biblia o la Iglesia?

Artículo cortesía de www.defiendetufe.org y librería MISION 2000

Boletín N° 27 ¡Ser discípulos!, Aprende a defender tu Fe

¿Quién tiene la autoridad? ¿La Biblia o la Iglesia?

¿Quién tiene la autoridad? ¿La Biblia o la Iglesia?

Pregunta:
Tengo amigos protestantes que me dicen que la autoridad es la Biblia y no la Iglesia. ¿Entonces como un cristiano preparado que puedo contestarles?
Respuesta:
1.-Autoridad, ¿qué es? ¿Qué significa?
Tiene la raíz en la palabra ´autor´, la cual significa creador u originador. Viene del Latín ´auctoritas´, el poder del creador para ordenar o tomar decisiones. El diccionario lo define como, “el poder que impone leyes, obediencia, ordena, determina o juzga”. También significa, “uno que esta investido con este poder, especialmente un gobierno”.
Así es que la palabra puede aplicarse a una forma de gobierno como a un individuo. El Senado tiene la autoridad de hacer leyes, la Corte Suprema tiene la autoridad de interpretar esas leyes, y el Presidente tiene la autoridad de enforzar esas leyes. La Biblia como única fuente de autoridad desconectada de la autoridad de la Iglesia da como resultado miles de sectas. Eso es lo que esta pasando. Cada quien crea su propia doctrina y todos dicen tener la verdad con la Biblia leyéndola pero interpretándola a su modo. Y hasta dicen ser cristianos…
¿Qué supones que pasaría si no hubiera autoridad? Habría una anarquía, inquietud, caos, cada uno “haciendo lo suyo”. La Civilización como sabemos se desplomaría en poco tiempo. Miremos a Albania. A los días del derrumbe de la autoridad, hubo anarquía, con miles tratando de salir para salvar sus vidas. Las Escrituras nos recuerdan, “Donde no hay gobierno va el pueblo a la ruina, en la abundancia del consejo está la salvación.” Prov 11:14,24:6. La autoridad viene del “Autor de la Vida”. Viene de Dios, Rom 13:1. Toda sociedad viene de Dios, El nos da el poder.
2.- La Iglesia Católica tiene una forma de gobierno llamado una “Jerarquía”.
Como cualquier otra forma de gobierno, tiene que tener “autoridad” para funcionar. La Iglesia recibió su autoridad de su fundador, Jesucristo…
A) “Tú eres Pedro, y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia, y las puertas del infierno no prevalecerán contra ella” Mt 16:18. Jesús construirá su Iglesia sobre roca firme. El será la “piedra angular” Salmo 118:22 y Ef 2:20-22, la fundación (piedra angular) 1Cor 3:11, y la ´roca´ 1Cor 10:4. Las “puertas del Infierno no prevalecerán contra ella”, significa, El la defenderá desde dentro y desde fuera, contra todas las adversidades, todo el tiempo.
B) Los Apóstoles son la fundación, con Jesucristo como la “Piedra angular principal”, Ef 2:20.
C) Jesucristo dio una autoridad más alta para las disputas entre personas, incluso cuando hay dos o más testigos. El les dijo que apelaran a la Iglesia en Mt 18:17, “Si les desoye a ellos, díselo a la comunidad. Y si hasta a la comunidad desoye, sea para ti como el gentil y el publicano (un colectador de impuestos del Imperio Romano)” Aquí Cristo dio gran autoridad a Su Iglesia.
D) Pablo reprende a aquellos que se niegan a aceptar la autoridad dada a la Iglesia y advierte lo que les pasará en Rom 13:1-2, “Sométanse todos a las autoridades constituidas, pues no hay otra autoridad que no prevenga de Dios, y las que existen por Dios han sido constituidas. De modo que, quien se opone a la autoridad, se revela contra el orden divino, y los rebeldes se traen sobre si mismos la condenación.”
E) Jesucristo Mismo es la cabeza de la Iglesia que El fundó, la “Cabeza de Su Cuerpo”, Ef 1:22. Esto es lo más autoritativo que se puede alcanzar.
F) Jesucristo se aseguró que Su Iglesia fuera merecedora de la autoridad que El le dio. Se aseguró que Su Iglesia fuera sin mancha, “y presentársela resplandeciente a sí mismo; sin que tenga mancha ni arruga ni cosa parecida, sino que sea santa e inmaculada.” Ef 5:27. El se aseguró que Su Iglesia fuera merecedora de ser llamada la “Casa de Dios”, y el “Pilar de la Verdad”, “… para que sepas cómo hay que portarse en la casa de Dios, que es la Iglesia de Dios vivo, columna y fundamento de la verdad.” 1Tm 3:15.
G) Jesucristo ama la Iglesia que El fundó, Ef 5:29. Y usted?
H) Dios ha dicho que El estará con Su Iglesia por siempre, “No te dejaré ni te abandonaré,” Hb 13:5. En Mt 28:20, Jesús dijo, “Y he aquí que Yo estoy con vosotros todos los días hasta el fin del mundo.” Esto significa que El estará con Su Iglesia todos los días en cada siglo hasta el fin del mundo. Cual Iglesia fue Su Iglesia cuándos estos versículos fueron emitidos?
3.- Dios ha dado autoridad a varias personas en la Biblia. Especialmente a su Iglesia
El simboliza este paso de autoridad con el cambio de nombre de la persona. Algunos ejemplos son…
A) Dios cambió el nombre de Abram a Abrahán cuando El lo hizo el “Padre de una Multitud de Naciones” en Gen 17:5.
B) Dios cambió el nombre de Sara por Sarah cuando El la hizo la ´Madre de las Naciones en Gen 17:15-16.
C) Dios cambió el nombre de Jacob por Israel, el nombre de la Nación Judía, y el pasó a ser el primer Israelita en Gen 32:29
D) Dios cambió el nombre de Simón por Pedro cuando El lo hizo la cabeza de Su Iglesia en Mt. 16:18. Dios le dio a Pedro la autoridad, y Dios le cambió el nombre para enfatizarlo. En Mt 16,19, Jesucristo le dio a Pedro incluso más autoridad. El le dio a él, a nadie más, las ´llaves del reino de los cielos´, y le dijo ” lo que ates en la tierra quedará atado en los cielos, y lo que desates en la tierra quedará desatado en los cielos.” Mucha autoridad se le dio a Simón, ahora Pedro, una simple criatura de Dios, en estos dos versículos.
E) Hay más de 50 versículos en la Biblia que se refieren a la supremacía de Pedro sobre todos los Apóstoles en el Nuevo Testamento. Cuando los Apóstoles son nombrados, Pedro es nombrado primero en todos los casos, excepto en Gal 2:9. En Mt 10:2, Pedro es incluso llamado ´primero´. “Los nombres de los doce Apóstoles son éstos: primero Simón, llamado Pedro…” En Hechos 15,7, Pedro dijo, “Hermanos, vosotros sabéis que ya desde los primeros días me eligió Dios entre vosotros para que por mi boca oyesen los gentiles la Palabra de la Buena Nueva y creyeran.” Pedro se refirió a su supremacía, como Dios se la había dado en Mt 16:18-19.
En Lc 22:31-32, Jesús dijo, ” ¡Simón, Simón! Mira que Satanás ha solicitado el poder cribaros como trigo; pero yo he rogado por ti, para que tu fe no desfallezca. Y tú, cuando hayas vuelto, confirma a tus hermanos.” Aquí Jesús ordena a Pedro confirmar sus hermanos, otra señal clara de su supremacía. Finalmente en Jn 21:15-17, es Pedro, y solamente Pedro, a quien el Señor le ordena tres veces apaciguar Sus ovejas. Pedro fue el Apóstol supremo. El Obispo supremo de hoy, el Obispo de Roma, es el Papa, el sucesor directo de Pedro en una larga línea de Papas.
F) Jesucristo dio completa autoridad a los Apóstoles cuando en Lc10:16, El dijo, “Quien a vosotros os escucha, a mí me escucha; y quien a vosotros os rechaza, a mí me rechaza; y quien me rechaza a mí, rechaza al que me ha enviado.” Nosotros escuchamos Sus palabras a través de Su Iglesia. Por lo tanto estas palabras tienen que aplicarse a la Iglesia también, “el que rechaza Mi Iglesia, a Mi me rechaza”. Pablo reconoce la autoridad dada a los Apóstoles en 2Cor 10:8, “Porque aunque con exceso me gloríe yo de la autoridad que me dio el Señor para edificación y no para destrucción vuestra, no por eso me avergonzaré”
G) Jesús dio autoridad a otros 72 discípulos en Lc 10:1-12, y les dijo que El los enviaba como “corderos en medio de los lobos”. El les dijo que se sacudieran el polvo de los pies, de las ciudades que no los recibieron.
H) Hemos sido ordenados obedecer nuestros superiores (sacerdotes, Obispos y el Papa) y someternos a ellos, porque ellos “velan sobre vuestras almas como quienes han de dar cuenta de ellas”, Hb 13:17.
I) DIOS puso a otros en Su Iglesia también, “Según la disposición de Dios en la Iglesia, primero Apóstoles, luego profetas, luego doctores, luego el poder de los milagros, las virtudes, después las gracias de curación, de asistencia, de gobierno, los géneros de lenguas.” 1Cor 12:28. Tiene tu Iglesia todo esto?
4.- La autoridad dada a la Iglesia es permanente.
Sabiendo por supuesto, que los Apóstoles no vivirían para siempre, y que Su Iglesia continuaría hasta el ´fin del mundo ´ (Mt 28:20), Jesucristo hizo la provisión de pasar la autoridad de generación en generación…
A) “Yo puse los cimientos, otro edifica encima. Cada uno mire como edifica, que cuanto al fundamento, nadie puede poner otro sino el que está puesto, que es Jesucristo.” 1Cor 3:10-11. Así es que habrán seguidores que construirán sobre la fundación.
B) “No me habéis elegido vosotros a mí, sino que yo os he elegido a vosotros, y os he destinado para que vayáis y deis fruto, y que vuestro fruto permanezca…” Jn 15:16.
C) “…para que acabases de ordenar lo que faltaba y constituyeses por las ciudades presbíteros (sacerdotes) en la forma que te ordené.” Tito 1:5. Pablo les ordena hacer nuevos sacerdotes.
D) “Tened cuidado de vosotros y de toda la grey, en medio de la cual os ha puesto el Espíritu Santo como Obispos para pastorear la Iglesia de DIOS.” Hechos 20:28. Aquí a los Obispos se les da la autoridad por el Espíritu Santo de gobernar la Iglesia que Jesucristo fundó. ¿Tiene tu Iglesia Obispos?
E) “Ahora os encomiendo a Dios y a la Palabra de su gracia, que tiene poder para construir el edificio y daros la herencia con todos los santificados.” Hechos 20:32. Pasa la autoridad a sus herederos.
F) El Papa y los Obispos son los sucesores legítimos de los Apóstoles. Si rechazamos su autoridad, entonces rechazamos a Cristo.
5.- Es el Espíritu Santo el que guía y guarda la Iglesia que Jesucristo fundó. El es la autoridad máxima y final.
“Yo pediré al Padre y os dará otro Paráclito, para que esté con vosotros para siempre, el Espíritu de Verdad que el mundo no puede recibir, porque, o ni Lo ve o no Lo conoce, pero vosotros Lo conoceréis, porque El habita con vosotros y está en vosotros.” Jn 14:16-17,26, Jn 15:26,16:13. El Espíritu Santo habitará en la Iglesia que Jesucristo fundó: La Católica, y El estará con esa Iglesia por siempre.
6.- No todo será revelado a la Iglesia a un tiempo, porque no podríamos soportarlo. Todo será revelado con el tiempo. Esta es la autorización para la Iglesia de revelar las doctrinas como la Inmaculada Concepción.
A) “Mucho tengo todavía que deciros, pero ahora no podéis con ello. Cuando venga El, el Espíritu de la verdad, os guiará hasta la verdad completa; pues no hablará por su cuenta, sino que hablará lo que oiga, y os anunciará lo que ha de venir.” Jn 16: 12-13
B) “Os di a beber leche y no alimento sólido, pues todavía no lo podíais soportar….yo planté …pero quien dio el crecimiento fue DIOS.” 1Cor 3:1-15.
C) Ef 4:11-16, “…para el recto ordenamiento de los santos en orden a las funciones del ministerio, para edificación del Cuerpo de Cristo, hasta que lleguemos todos a la unidad de la fe y del conocimiento pleno del Hijo de Dios, al estado de hombre perfecto, a la madurez de la plenitud de Cristo. Para que no seamos ya niños, llevados a la deriva y zarandeados por cualquier viento de doctrina, a merced de la malicia humana y de la astucia que conduce engañosamente al error.”
D) Fil 1:5-11, “…quien inició en vosotros la buena obra, la irá consumando hasta el Día de Cristo Jesús. Y lo que pido en mi oración es que vuestro amor siga creciendo cada vez más en conocimiento perfecto y todo discernimiento.” Claramente DIOS nos está diciendo que el conocimiento aumentará con el tiempo.
7.- Ahora la respuesta a la importante pregunta, ¿”Quien tiene la autoridad?”
Para poder tener una sola verdad, es necesario tener solamente una autoridad. La Iglesia que Jesucristo fundó, fue la que recibió la autoridad como se muestra en esta carta. ¿Reúne tu Iglesia todos los requisitos de las Escrituras dados en este texto? ¿Puedes hacer retroceder tú Iglesia hasta Cristo? Si no puedes, entonces tu Iglesia no tiene la autoridad. Si tu Iglesia no tiene la autoridad, entonces ¿porqué estás ahí? La principal diferencia entre la Iglesia Católica y las otras Iglesias, es que la Iglesia Católica, sólo la Iglesia Católica, tiene la autoridad.
Para profundizar este tema te recomiendo los CD´s de defensa de la fe en http://www.defiendetufe.com
Dios te siga bendiciendo en abundancia.
Si eres católico, no olvides que como cristianos que somos, debemos de buscar como renovar nuestra vida en Cristo(Jn 15,1-7) e impulsar nuestro apostolado para traer a mucha gente a los pies de Jesucristo(Mt 28,18-20) y no dejar esa labor a las sectas o iglesias protestantes que no poseen la plenitud de los medios de salvación.
Si eres evangélico, mormón o testigo de Jehová te invito a que conozcas en serio lo que es la fe cristiana(Ef 4,13), la Biblia(2 Tes 2,15) y la Iglesia de Cristo(Ef 5,25). Estudia la historia del cristianismo y ora para que Dios siga actuando en tu vida. Dios te ama y espera en el redil de plenitud que ha dejado: La Iglesia católica(Mt 16,18).
Yo simplemente deseo cumplir la voluntad de Dios en plenitud.(Mt 7,21-23) ¿Y usted…?