Archivo de la categoría: bautismo

RESPUESTA A UN HERMANO SEPARADO

RESPUESTA A UN HERMANO SEPARADO

Por el padre Jorge Luis Zarazúa Campa, fmap
Un hermano separado, que se presenta como Johnny Fernández, escribió esto en mi cuenta de Facebook:
********************************
Sabes que tan “APOSTOLICA” es la Iglesia Romana papal??
Sabías que la iglesia Romana papal enseña y hace TODO LO CONTRARIO de lo que dice LA BIBLIA, todo lo contrario de la PALABRA DE DIOS, todo lo CONTRARIO de lo que enseñaron y hacían los Apóstoles:
1. ¿Los apóstoles tenían a un Papa por dirigente? NO. Ellos enseñaron que el fundamento de la iglesia es solo Jesucristo.
2. ¿Los apóstoles rezaban a María, o a los Santos o a los ángeles? NO. Toda oración debe dirigirse al Padre, en el nombre de Jesús.
3. ¿Los apóstoles veneraban algún tipo de imágenes? NO. Ellos enseñaron a cuidarnos de toda forma de ídolos.
4. ¿Los apóstoles usaban ropas sacerdotales? NO. Jesús tampoco usaba ropas así.
5. ¿Los apóstoles recibían confesión de pecados? NO. Pedro confesó su pecado directamente al Señor y fue restaurado.
Judas confesó su pecado a los sacerdotes y luego se suicidó.
6. ¿Los apóstoles rezaban el Padre Nuestro ó el Ave María? NO. Jesús les enseñó a no hacer vanas repeticiones.
7. ¿Los apóstoles rezaban por los muertos? NO
Ellos sabían que los muertos duermen en el polvo hasta la resurrección.
8. ¿Los apóstoles bautizaban bebés? NO
Solo un adulto puede decidir si cree para luego ser bautizado.
9. ¿Los apóstoles practicaban celibato obligatorio? NO
Todos eran casados. Jesús sanó a la suegra de Pedro.
10. ¿Los apóstoles hacían romerías o procesiones? NO
Ellos obedecían los Mandamientos de Dios,
no las tradiciones de hombres.
etc, etc, etc….
Por eso advierte el Señor:
“Y oí otra voz del cielo, que decía:
SALID DE ELLA, PUEBLO MÍO,
para que no seáis partícipes de sus pecados,
ni recibáis parte de sus plagas;
porque sus pecados han llegado hasta el cielo,
y Dios se ha acordado de sus maldades.”
Apocalipsis 18:4-5.
************************************************
He aquí una breve respuesta:
1. Los Apóstoles y la Iglesia primitiva tenían a San Pedro como dirigente (Mt 16, 18-19; Lc 22, 31-31; Jn 21, 15-17; Hch 1, 15-26; Hch 2, 14; Gal 1–2). De hecho, san Pedro fue el primer Papa; los Papas son Sucesores de Pedro. La Iglesia sigue conservando la estructura que tenía en el Siglo I, conformada por obispos, presbíteros y diáconos (1Tim; 2Tim; Tit;); algo de lo que carecen los diversos grupos proselitistas.
Cristo estableció a Pedro y los demás Apóstoles como pastores de la Iglesia (Hch 20, 28; 1Pe 5; Lc 10, 16; Mt 10, 40; Mt 18, 18) y ellos fueron estableciendo colaboradores, como se ve, especialmente en 1Tim, 2Tim y Tit.
La Iglesia cree firmemente en lo que dice Ef 2, 20.
2. Los primeros cristianos pedían la intercesión de la Virgen María. Interceder es pedir a Dios en favor de alguien (Cfr. Gn 18, 16-33). Ella intercedió por los jóvenes esposos en Caná de Galilea (Jn 2, 1-11) y ella estuvo en oración con los Apóstoles y los primeros discípulos (Hch 1, 1-14). Ella sigue acompañando a los discípulos de Jesús e intercede por ellos. Es también nuestra Madre (Ap, 12, 1-17).
De hecho, aunque no le llaman así, los hermanos separados interceden unos por otros; es decir, oran unos por otros.
3. Los Apóstoles conocían las Escrituras y sabían distinguir entre una imagen y un ídolo. Estaban conscientes de que Dios permite las imágenes (Ex 25, 18; Nm 21, 8; 1Re 6, 23ss; 1Re 7, 25ss) y prohíbe los ídolos de los paganos (Ex 20, 3-5; Sal 115; Sal 135).
4. La Iglesia adoptó las vestiduras sacerdotales del Antiguo Testamento (Cfr. Ex 28; Ex 39), porque Jesús instituyó a los Apóstoles como sacerdotes de la Nueva Alianza. Jesús y los Apóstoles usaron las vestiduras de su época, como hacen hoy los pastores y feligreses protestantes al utilizar saco y corbata, especialmente cuando ministran y hacen proselitismo. De hecho, los pastores protestantes no visten como vestían Jesús los Apóstoles. Por lo demás, hay grupos protestantes que utilizan y adaptan las vestiduras de los sacerdotes católicos, particularmente en el ámbito litúrgico y cultual.
5. Los primeros cristianos se confesaban con un sacerdote, primero como judíos (Lv 5, 1-13; Nm 5, 5-10), después como cristianos, pues sabían que Jesús dio a los Apóstoles el poder de perdonar los pecados (Jn 20, 21-23) y era una práctica de la Iglesia primitiva (Hch 19, 18; Stgo 5, 16). Sabían que a los Apóstoles y sus colaboradores y sucesores les fue encomendado el ministerio de la reconciliación (2Cor 5, 18-20).
Judas Iscariote no se confesó con los sacerdotes judíos de la manera prescrita por la Ley (Lv 5, 1-13; Nm 5, 5-10); él fue a pedir que liberaran a Jesús. Además, su suicidio no se debió a reconocer su falta delante de los sacerdotes sino por desesperar y no confiar en la misericordia de Dios.
6. Los Apóstoles sí rezaban el Padre nuestro pues Jesús les dio esa indicación cuando les dijo: Vosotros, pues, oraréis así: Padre nuestro que estás en el cielo” (Mt 6, 9) Y: “Cuando oréis, decid, Padre nuestro…” (Lc 11, 2). Por eso, desde los inicios de la Iglesia, se le conoce como la Oración del Señor (Oración dominical). Las palabras del Ave María son bíblicas y son palabras que pronunciaron el Arcángel San Gabriel y santa Isabel (Cfr. Lc 1). La Iglesia las usa para recordar que Dios “miró la humildad de su esclava” (Lc 1, 48). Cuando le decimos a la Virgen María las palabras del Ave María, estamos cumpliendo su anuncio profético: “Todas las generaciones me llamarán bienaventurada” (Lc 1, 48).
Además, en Getsemaní, Jesús oraba repitiendo las mismas palabras. Lo mismo hace el pueblo Dios en el Salmo 136.
7. Los Apóstoles oraban por los difuntos. Ellos tenían la Biblia completa, no la Biblia mutilada por las Sociedades Bíblicas Unidas en el siglo XIX. Ellos sabían que podemos orar por los difuntos, como puede verse en 2Mac 12, 38-46. Ellos, que conocían las Escrituras, habían leído lo siguiente: “Esta fue la razón por la cual Judas ofreció este sacrificio por los muertos; para que fueran perdonados de su pecado” (2Mac 12, 46). San Pablo también oró por los difuntos, especialmente por Onesíforo: “Que el Señor derrame su misericordia sobre la casa de Onesíforo, porque muchas veces me ha dado nuevo aliento, sin avergonzarse de estas cadenas. Al contrario, cuando vino a Roma, me buscó activamente, y me encontró. Que el Señor le conceda encontrar su misericordia en aquel día” (2Tim 1, 16-18).
Los Apóstoles, que sí conocían la Biblia, sabían que el polvo vuelve a la tierra, pero que el espíritu regresa a Dios (Cfr. Ecl 12, 7). Sabían también, porque Jesús se lo enseñó, que el alma no muere con el cuerpo: “No teman a los que pueden matar el cuerpo, pero no el alma; teman más bien al que puede echar el alma y el cuerpo al infierno (Mt 10, 28). Sabían que es noble y justo orar por los difuntos. Para nosotros es una obra de misericordia.
8. Los Apóstoles bautizaban familias completas, como puede verse en Hch 16, 15, que nos informa que se bautizó Lidia con toda su familia; igualmente en Hch 16, 31-33, donde se narra que se bautizó el carcelero con toda su familia. San Pablo dice que él bautizó a la familia de Estefanas (1Cor 1). Además, el día de Pentecostés san Pedro dijo a los presentes que escuchaban su predicación: “La promesa es para ustedes y también para sus hijos” (Cfr. Hch 2, 38-39).
Además, nunca hay una prohibición de Jesús y los Apóstoles para el bautismo de niños. Nuestro Señor dijo: “Dejen que los niños vengan a mí; no se lo impidan, porque de ellos es el reino de los Cielos”. Ahora bien, Jesús ce que el que no renace del agua y del Espíritu no puede entrar en el Reino de Dios (Cfr. Jn 3, 5-6).
9. Como sucede ahora, algunos de los Apóstoles guardaban celibato; algunos eran casados, como san Pedro. Otros, como san Pablo, preferían y recomendaban el celibato (1Cor 7).
Jesús habló del celibato en Mt 19, 11, reservado a aquellos que no se casan por amor al reino de los Cielos. Como dice Jesús: “No todos entienden esto sino aquel que recibe el don” (Mt 19, 12).
10. Los Apóstoles, como buenos judíos hacían procesiones y peregrinaciones (Cfr. Sal 118). El Domingo de Ramos Jesús y los Apóstoles hicieron una hermosa romería y procesión para entrar en la Ciudad Santa (Mt 21, 1-9; Mc 11, 1-10; Lc 19, 28-40; Jn 12, 12-19). El mismo David llevó en procesión el Arca de la Alianza: “David y toda la gente de Israel subían el Arca de Yahvéh, entre clamores y toques de corneta” (2Sam 6, 15).
Ya Josué y los sacerdotes judíos lo habían hecho (Jos 3, 1 – 4,18) y fue así que conquistaron Jericó, llevando precisamente en procesión el Arca de la Alianza (Jos 6, 3-13).
Ap 18, 4-5 no se refiere a la Iglesia católica sino al Imperio romano, a la ciudad imperial, dónde se perseguía a la Iglesia, a los primeros cristianos. De hecho, la Iglesia Católica es la única Iglesia fundada personalmente por Cristo (Mt 16, 18-19). Es la única Iglesia que viene desde el tiempo de Cristo. El protestantismo está por cumplir 500 años de existencia el 31 de octubre de 2017. No viene desde el tiempo de Jesús y los Apóstoles. Empezó 1500 años después.
Conclusión
La Biblia nos dice claramente que no debemos mentir ni levantar falso testimonio. Lamentablemente los hermanos separados levantan falso testimonio contra la Iglesia y mienten sobre muchos temas por una mala interpretación de la Biblia. De parte nuestra, decimos como San Esteban: “Señor, no les tomes en cuenta estos pecados”.
Ojalá nuestros hermanos separados tomen más en serio la Biblia para vivirla cada día y no la hagan decir cosas que no dice.

El bautismo ¿en el nombre de quien?

La frase “en el nombre de Jesús” no es una referencia a alguna fórmula bautismal, sino es una referencia a la autoridad.
Autor: Joel Adán Domínguez Gallo | Fuente: Apologética Siloeen el nombre de Jesus

Varios grupos evangélicos unicitarios -rechazan el dogma de la Santísima Trinidad- afirman que el bautismo debe ser en el nombre de Jesucristo, esto no lo dicen estudiando conceptos teológicos ni antropológicos, ni mucho menos algo de historia, sino para afirmar que ellos son la iglesia primitiva y engañar a los demás, para ello usan el Libro de los Hechos donde se menciona el bautismo en el nombre de Jesucristo, ahora pasemos a explicar por que se menciona así.
Por si usted no lo sabía, muchísimas culturas en el mundo utilizan una especie de baño sagrado, o sea bautismo, por ejemplo:

El agua se utilizaba como símbolo de purificación en muchas religiones desde fechas muy lejanas. En el mundo antiguo, las aguas del Ganges en India, del Éufrates en Babilonia, y del Nilo en Egipto se utilizaban para baños sagrados.
El baño sagrado era también conocido en cultos mistéricos helénos. La ley judía establecía la utilización del agua como limpieza ritual (Lev. 11,25-40; 15,5-7); y Elisha ordenó al dirigente sirio Naaman que se sumergiera en el río Jordán para ser limpiado de lepra.
Antes del siglo I d.C., se pedía a los conversos al judaísmo que se bañaran (o bautizaran) ellos mismos como signo de aceptación de la alianza (tebilath gerim).
Algunos de los profetas consideraron más tarde que los exiliados judíos que volvían a casa cruzarían el río Jordán y serían rociados con su agua para ser limpiados de sus pecados antes del establecimiento del reino de Dios (Ez. 36,25).
En esta tradición, el contemporáneo de más edad que Jesús, Juan Bautista, urgió a los judíos a bautizarse en el Jordán para la remisión de sus pecados (Mc. 1,4).

Biblioteca de Consulta Microsoft Encarta 2005. 1993-2004
Microsoft Corporatión.Reservados todos los derechos.

Por tanto el bautismo no es un ritual solo cristiano, cuando el escritor del Libro de los Hechos (San Lucas) menciona el bautismo en “nombre de Jesucristo” no lo hace mencionando la fórmula bautismal, sino que intenta diferenciar el bautismo cristiano del bautismo de las demás culturas, (entre ellos el bautismo de Juan el bautista), indicando que se lo hace con la autoridad otorgada por Jesús a sus apóstoles.
La frase “en el nombre de Jesús” o “en el nombre del Señor Jesús” no es una referencia a alguna fórmula bautismal, sino es una referencia a la autoridad. Es similar a un policía diciendo: “¡Deténgase en el nombre de la Ley!”. Entendemos que en el “nombre de la Ley” significa con la autoridad con que la Ley ha revestido a ese policía. Sucede lo mismo con el bautismo “en el nombre de Jesús”. Bautizar en el nombre de Jesús es bautizar en la autoridad de Jesús.
En realidad “en el nombre de Jesucristo” no es fórmula bautismal, sino aquello que se acaba de mencionar, ¿por qué? Por que si fuera fórmula bautismal seria expresado siempre de una sola manera en todos los casos del Libro de los Hechos, y vemos que no es así:

HECH 2,38…en el nombre de Jesucristo
HECH 8,16…en el nombre de Jesús
HECH 10,48…en el nombre del Señor Jesús
HECH 19,5…en el nombre del Señor Jesús

Los hermanos que hacen uso de esta supuesta fórmula bautismal, mencionan el siguiente texto:

HECH 4,12…Por que no hay otro nombre bajo el cielo, dado a los hombres por el que podamos ser salvos

Esta bien, pero aquí no menciona nada en absoluto sobre el bautismo. Cuando Jesús hace un mandato, no hay por que cambiar nada en absoluto, el dijo:

Mt 28,19… por tanto, ir y hacer discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo.

Y esa es la forma correcta de bautizar: la que nos enseñó Jesús.
¿Que dice la historia?
Según los escritos apostólicos de los primeros siglos, el bautismo no era un mero acto simbólico de arrepentimiento o conversión, entre los principales documentos encontramos la Didajé o Didaché del siglo I y San Ireneo del siglo II, pero veamos que dicen:

Didajé Cáp. VII…En cuanto al bautismo, he aquí como hay que administrarle: Después de haber enseñado los anteriores preceptos (evangelizar), bautizad en el agua viva, en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Si no pudiere ser en el agua viva,(por inmersión) puedes utilizar otra; si no pudieres hacerlo con agua fría, puedes servirte de agua caliente; si no tuvieres a mano ni una ni otra, echa tres veces agua sobre la cabeza, en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Antes del bautismo, debe procurarse que el que lo administra, el que va a ser bautizado, y otras personas, si pudiere ser, ayunen.

Este documento apostólico del siglo I en el año 60, representaba para los primeros cristianos lo que hoy conocemos como el catecismo de la iglesia, en este tramo extraído se nota que no era necesario por inmersión, y se utiliza también el método de aspersión, también menciona que de ser posible ayunen antes del bautismo así como el presbítero (sacerdote) y claro un niño no puede ayunar, por eso es “si pudieren”.
Este documento también con esto nos hace ver que las sectas unicitarias no son la restauración de la iglesia primitiva, como ellos afirman.
San Ireneo (Siglo II):

“He aquí lo que nos asegura la Fe, tal como los presbíteros, discípulos de los apóstoles nos la transmitieron. Lo primero de todo, recomienda que nos acordemos de que hemos recibido el bautismo para el perdón de los pecados en el nombre del Padre y en el nombre de Jesucristo y del Espíritu Santo”

Vemos claramente que la Iglesia primitiva practicaba el bautismo con la misma fórmula que seguimos usando, en nuestros días, aquellos que cumplimos con lo que Jesús nos ordena hacer.

Bautismo de niños

Bautismo de niños

Que dice la Biblia:

Jesús enseñó la necesidad de que todos se bauticen para obtener la salvación (Jn 3,5), la cual es un don. El no excluyó a los niños.El bautismo es un don para todos, no solo adultos: San Pablo: “pues la Promesa es para vosotros y para vuestros hijos, y para todos los que están lejos, para cuantos llame el Señor Dios nuestro.”

Hechos 2,39 Jesús dice: “Dejad que los niños vengan a mi” y los pone como modelos para atener el Reino:”Le presentaban también los niños pequeños para que los tocara, y al verlo los discípulos, les reñían. Más Jesús llamó a los niños, diciendo: «Dejad que los niños vengan a mí y no se lo impidáis; porque de los que son como éstos es el Reino de Dios”. -Lucas 18,15-16, cf Mateo 19,14.”Niños pequeños” (Lc 18,15), en el texto griego (original) es “brepha”, que significa “infantes”, es decir, niños de brazo que aún no tienen uso de razón.

Jesús mismo dice que de ellos es el Reino de los Cielos.

¿Podemos nosotros prohibirle a los niños el bautismo, por el cual se entra en la vida del Reino?.

El bautismo es para todos y cada cual se le pide el asentimiento que es capaz de dar según su edad.El bautismo, según Pablo, remplaza la circuncisión (cf. Col. 2,11–12). Normalmente los judíos circuncidan a sus niños poco después de nacer, antes de que estén formados en la fe. De la misma manera un niño nacido en familia cristiana es bautizado poco después de nacer. Más tarde recibirá la formación en su fe según su edad, podrá cooperar con el don del bautismo que ha recibido y será libre para decidir si acepta o no el don de Cristo.

Bautismo

Estudio sobre la palabra; BAPTIZO

Bautismo y su traducción

EL BAUTISMO CRISTIANO

Los reformadores protestantes, ¿ bautizaron niños?,

¿Cómo consigue la Iglesia de Corea más de 100.000 bautizos de adultos cada año?

En 1960 sólo había 250 curas en el país; hoy son 5.000

 

“El que se convierte sabe que debe comprometerse en uno de los grupos o movimientos, no se admiten católicos pasivos”. Los matrimonios mixtos, el prestigio del catolicismo y el compromiso de los laicos perfilan la Iglesia más evangelizadora del mundo.


Actualizado 4 mayo 2012








Pablo J. Ginés

En 1960, siete años después de la Guerra de Corea, sólo un 2% de los coreanos eran cristianos. Hoy lo son casi uno de cada tres. En una población de 48 millones de habitantes, 5,3 millones son católicos (un 10% de los coreanos). Al empezar los años 60, sólo había 250 sacerdotes católicos coreanos, pero dieron fruto: hoy son 5.000 y exportan misioneros a todo el mundo. En los seminarios estudian 1.587 aspirantes.
El mejor misionero, el católico de a pie
Pero los mejores “misioneros” coreanos son los católicos de a pie, laicos que evangelizan a sus familias y amigos. Cada año se bautizan más de 100.000 adultos en este país. En 2011, por ejemplo, fueron unos 109.000 los adultos y casi 26.000 los niños que entraron en la Iglesia católica. Para entender estas cifras recordemos que este año se bautizaron 3.000 adultos franceses y en 2011, 43.000 adultos en Estados Unidos. Corea gana, “de goleada”, en la liga de las conversiones.
Hay un desequilibrio entre hombres y mujeres católicos: ellos son el 41,5% de la Iglesia; ellas son un 58,5%. Demográficamente puede favorecer a la expansión de la fe: ellas son las que transmiten la fe a los hijos, las que se animan a tener más hijos… y las que convierten a sus novios.Porque, como en el resto del mundo, casarse con un católico es un “empujón final” (a veces inicial) para adoptar la fe. De 20.000 matrimonios en la Iglesia en Corea, 12.000 incluían un cónyuge no cristiano.
El obispo de Daejeon, Lázaro You Heung-sik, explica a la agencia misionera AsiaNews que “el sacramento nupcial se convierte en un camino hacia la conversión; puedo decir con gozo que después de un año de vida casada casi siempre llega un nuevo bautizo de adultos a esas familias“. En 2011, sólo en Daejeon, se bautizaron 7.000 adultos (el doble que en toda Francia) y se celebraron 100 matrimonios mixtos. Y después de la conversión, llegan los hijos.
Cada católico en un movimiento
Pero es que, además, los conversos no son tibios: la Iglesia es muy exigente en Corea, y la gente responde con compromisos fuertes.
“Hoy en Corea el que se convierte sabe que debe comprometerse en uno de los grupos, asociaciones o movimientos parroquiales. No es admitido el católico pasivo”, escribe el misionero Piero Gheddo en Avvenire. En su visita a Seúl hace unos años, este misionero descubrió la forma de trabajo: parroquias con 8 cursos de catequesis, catecumenados de 1 año que tras el bautismo ingresaban al neófito en algún movimiento inmediatamente, siendo la Legión de María uno de los más activos.
“Abrazar el cristianismo en Corea significa entrar en un grupo que te compromete a fondo, te da normas de comportamiento y de compromiso, te hace pagar las cuotas de participación y te da las oraciones para rezar todos los días. Cuando se entra en la Iglesia se acepta todo esto. Éste es el espíritu coreano: o aceptas y te comprometes o no aceptas y te vas“, explicó al padre Gheddo el párroco Paul Kim Bo Rok.
Una religión para tiempos modernos
Los cristianos tienen buena fama en Corea. Católicos y protestantes se negaron a quemar incienso y adorar como Dios al emperador de Japón durante la ocupación nipona en la Segunda Guerra Mundial, y se ganaron la admiración de sus compatriotas. También se mostraron defensores de las libertades durante las dictaduras militares posteriores.

El cristianismo atrae, según el secretario de la Conferencia Episcopal, Simon E. Chen, porque “introduce la idea de igualdad de todos los seres humanos, creados por un único Dios“, que además es “un Dios hecho persona“.
Además, en apenas 50 ó 60 años, el país ha experimentado un cambio absoluto, pasando de una cultura rural tradicional a una urbana y moderna, con mucha tecnología y un ritmo frenético. Muchos coreanos urbanos, cultos, sienten que las viejas vías del budismo, el confucionismo y el chamanismo local no encajan en su vida, mientras que el cristianismo ofrece comunidad real, compromiso, participación y sentido.
Curso para evangelizadores en cada parroquia
Ambición evangelizadora no falta en Corea. En la capital, el 13,6% de la población ya es católica. La Iglesia ha decretado el “Plan 20-20”, que consiste en intentar que en 2020 sean católicos el 20% de los coreanos. No parece factible, pero eso no les detiene. “En mi diócesis ofrecemos un curso en cada parroquia enseñando a los laicos a proclamar el Evangelio, y está dando frutos”, explica el obispo de Daejeon.
¿Y qué pasará con Corea del Norte?
La Iglesia calcula que antes de la Guerra de Corea (1950-1953), había unos 55.000 católicos en Corea del Norte. En la diócesis norcoreana de Pyongyang había unos 20 sacerdotes. Quedan siete de ellos activos, viviendo en el Sur.
Cuando caiga el telón de bambú
El anciano padre Mateo Hwang In-kuk, nacido en 1936 y fugado del Pyongyang con 14 años, es -para la Iglesia- el vicario episcopal de la capital del Norte. No puede pastorear a los católicos de su diócesis pero desde 2009 entrena en el sur a la Jornada de sacerdotes que quieren ser misioneros voluntarios en el norte, en un programa de 10 años de entrenamiento sacerdotal y misionero. ¿Se abrirá el norte en 2019? “Nosotros, los viejos sacerdotes del norte, quizá estaremos muertos, pero nuestros estudiantes espero que no lo estén”, dice el padre Hwang.