Archivo de la categoría: APOCALIPSIS

¿ES LA IGLESIA CATÓLICA LA RAMERA DE BABILONIA?

¿Es la Iglesia Católica la Ramera de Babilonia?

Muchas veces he escuchado de protestantes fundamentalistas la afirmación de que la Iglesia es La Gran Ramera de Babilonia de la que habla la Biblia en el capítulo 17 del apocalipsis. “La Biblia lo dice muy claro” me comentan.

Por: José Miguel Arráiz | Fuente: ApologeticaCatolica.org

En esta ocasión he querido hacer un breve resumen de las razones que dan para justificar su interpretación, y las respuestas que han dado los apologistas católicos.

¿De donde surgieron estas interpretaciones?

A lo largo de la historia esta interpretación ha sido adoptada por diferentes grupos heréticos en su rechazo a la Iglesia Católica. Entre ellos tenemos a los albigenses (herejes gnósticos de tendencias maniqueas) , y posteriormente los reformadores protestantes (Lutero, Calvino, Tyndale, Knox, etc.). Con esos antecedentes, no es de extrañar que haya sido adoptada por numeros grupos fundamentalistas hoy día.

¿Quienes son los exponentes de esta interpretación hoy día?

Debido a su gran número no los podré comentar todos, pero se podría decir que entre varios de los autores más leídos están:

A Woman Rides the Beast, por Dave Hunt (Traducido al español como “Una mujer cabalga la bestia”)

The Two Babylons, por Alexander Hislop (Las dos Babilonias)

Babilonia Misterio Religioso, por Ralph Woodrow

Nota: Ralph Woodrow se retractó de este libro y publicó otro (¿La conexión Babilonia?) rechazando sus argumentos previos. Actualmente Woodrow sigue siendo protestante e inclusive anticatólico, pero ha tenido la suficiente honestidad para retractarse de los disparates que había escrito.

Argumentos basados en razonamientos falaces

Para poder comprender la falla de raíz de estos argumentos, hay que conocer un poco las falacias a las que recurren para establecer sus silogismos. Para ilustrar esto voy a citar un ejemplo que pone Greg Oatis en su artículo “El Paganismo de la Iglesia Católica”, en el que, se usan los mismísimos métodos “deductivos” para “demostrar” una teoría descabellada: que una determinada cadena de restaurantes de comida rápida tiene sus orígenes en Babilonia. Citamos:

“Los arcos dorados” son conocidos en todo el mundo como el símbolo identificativo de McDonald’s. Sin embargo, debemos señalar que el arco fue usado habitualmente por los antiguos babilonios en sus puertas y palacios. De hecho, en pinturas realizadas por los babilonios, ¡vemos que sus reyes son representados en marcos con forma de arco! También sabemos que Nabucodonosor, rey babilónico, ordenó a sus súbditos que adoraran una imagen de oro (Daniel 3, 5-10). Y Babilonia era conocida en el mundo antiguo como “la ciudad dorada”. Finalmente, nótese que la primera letra de McDonald’s, la M, es la decimotercer letra del alfabeto (inglés), un número reconocido como poseedor de un poder místico y que trae mala suerte. ¿Puede ser eso una simple coincidencia? Incluso, ¿a qué señala la M además de a McDonald’s? Claramente a Moloc, el dios pagano del fuego adorado en Babilonia. ¿Y qué se utiliza para calentar la comida en un McDonald’s moderno? La electricidad, ¡que muchos asociarían con una forma controlada de fuego! Por tanto, ¿quién puede dudar que la cadena de restaurantes de McDonald’s, conocida por sus arcos dorados, es en realidad un culto mistérico relacionado con el dios de fuego adorado por la antigua realeza babilónica?

Si yo le diera a cualquier persona los razonamientos anteriores para probar que McDonald’s es un culto secreto “pagano” seguramente terminará riéndose de mi. Lo curioso es que en esencia, las mismas falacias (exageradas por su puesto) utilizadas en ese ejemplo, son utilizadas por fundamentalistas para probar sus argumentos (analogía , non sequitir, etc.).

Ralph Woodrow en su retractación escribe:

¡Coja bastantes tribus, bastantes cuentos, bastante tiempo, brinque de un tiempo a otro, de un país a otro, seleccione y elija semejanzas – y el porque cualquier cosa se podría “probar”!

Así, no es difícil buscar en alguna cultura antigua alguna diosa pagana con un bebe en brazos, buscar una foto parecida de la Virgen María cargando a Jesús, para luego colocarlo como “prueba” de que la veneración de María proviene realmente de un culto antiguo a una diosa pagana. Lo mismo puedo hacer con casi cualquier creencia, práctica, cultura hoy, inventarme un paralelo basándome en similitudes casuales y asumir procedencia sin la más mínima prueba ni seriedad histórica, y no faltarán quienes crean que es una investigación seria y documentada, y hasta nos envíen cartas de felicitación…y si no lo cree, pregúntenle a Dawn Brown, ha hecho millones de esa manera.

Algunos ejemplos de como con esta forma de sacar conclusiones se puede paganizar hasta a la misma Escritura:

Ejemplo 1:

Según algunos estudiosos y eruditos Moisés nunca existió, sino que es la réplica de una leyenda réplica de la historia del gobernante de los sumerios Sargón de Akkad (2334-2279 a.C.), el cual fue depositado en una canasta de juncos y abandonado en las aguas del Eufrates hasta que fue rescatado por un aguador que le adoptó y crió. Actualmente en un estudio realizado sobre los lenguajes originales de ambas historias se ha descubierto que en la historia de Moisés hay palabras que no pudieron venir de la leyenda Babilónica, aún así muchos creen que la historia de Moisés es un “reencauchado babilónico”.

Ejemplo 2:

Algunos historiadores piensan que la narración de la Biblia del diluvio es un plagio de una leyenda sumeria mucho más antigua, conocida como el «Ciclo de Ziusudra». En esa leyenda los dioses deciden destruir a la humanidad a causa de las muchas culpas cometidas por ésta. Sin embargo, el dios Enki advierte de esto al rey Ziusudra de Shuruppak, y le ordena construir una nave para que pueda salvarse con su familia, junto con animales y plantas de todas clases.

El diluvio se produjo dice la leyenda, y después de siete días y siete noches, cesó y Ziusudra pudo salir de la barca.

Ejemplo 3:

Lo mismo se puede decir de la historia de Esaú y Jacob, donde una historia similar, donde Acrisio (hijo de Abante, rey de Argos, y de Aglaye. Padre de Dánae) y su hermano gemelo Preto luchaban entre sí cuando aún estaban en el vientre de su madre. Ya adultos, se disputaron el trono y, habiendo vencido Acrisio, Preto fue expulsado del reino, pero volvió con un ejército y obligó a su hermano a dividir la Argólide: Argos y sus alrededores serían para Acrisio, mientras Preto se quedaba con Tirinte, Midea y la zona costera. Casó con Eurídice, hija de Lacedemón, y tuvo una hija, Dánae. Habiendo sabido por un oráculo que el hijo de Dánae causaría su muerte y como quiera que las precauciones tomadas para impedir la maternidad de la muchacha resultaron infructuosas, ya que esta fue fecundada por Zeus, la arrojó al mar en un arca junto con el recién nacido Perseo, pero ambos se salvaron. Años después, Perseo quiso ver a su abuelo, quien, al saberlo, huyó a Larisa, ciudad de Tesalia muy alejada de Argos; sin embargo, el rey de Larisa, Teutámides, organizó por entonces unos juegos a los que acudió Perseo. Acrisio estaba allí como espectador, y el disco lanzado por su nieto, desviado fatalmente por el viento, le dio en la cabeza y lo hirió de muerte, cumpliéndose así el oráculo. La fábula de Preto y Acrisio corresponde al tema mitológico de los mellizos rivales, y en el detalle de la disputa dentro del seno materno coincide con la historia de Esaú y Jacob referida en el Génesis.

Siguiendo esa línea de pensamiento, ¿por qué no decir entonces que la creencia en la resurrección de Cristo salió del paganismo que enseñaba que Osiris y Dionisos, dioses de la fertilidad morían y resucitaban?. ¿Por qué no decir que el título de Cristo de Rey de Reyes proviene también del paganismo ya que Nabucodonosor es llamado Rey de reyes en Daniel 2,37? ¿Por qué no decir que el bautismo también tiene origen pagano?. Después de todo el bautismo fue antes un rito religioso pagano practicado entre los pueblos de la antigüedad y eran comunes a muchas religiones antiguas, como los ritos eléusicos o el hinduismo y el budismo. Los romanos del tiempo de Cristo se interesaron en las religiones místicas de Egipto y Babilonia en algunas de las cuales se practicaba el bautismo como ritual. Por ejemplo en los ritos de iniciación del culto de Isis, el iniciado confesaba sus pecados delante de otros devotos y era luego bautizado en la creencia que el baño ritual lo purificaba de sus faltas y lo enrolaba en las filas de la diosa salvadora.

¿Cuales son en resumen las razones que dichas obras plantean para acusar a la Iglesia Católica de ser la ramera?

Por cuestión de espacio trataré solo un resumen de los principales argumentos que esas obras plantean.

1.- La Ramera es descrita como una gran ciudad o un imperio poderoso. Una gran ciudad que se sienta sobre siete colinas

“Y la mujer que has visto es la Gran Ciudad, la que tiene la soberanía sobre los reyes de la tierra. Apocalipsis 17,18

Y aquí asumen que se refiere a Roma, más específicamente a la Iglesia Católica Romana.

“Aquí es donde se requiere inteligencia, tener sabiduría. Las siete cabezas son siete colinas sobre las que se asienta la mujer. «Son también siete reyes” Apocalipsis 17,9

Aquí objetan que Roma se encuentra asentada sobre siete colinas (Quirinal, Viminal, Capitolino, Esquilino, Palatino, Celio, Aventino) al igual que la Ramera (incluso recientemente un protestante me decía “era demasiada casualidad” que ambas estuvieran sobre siete colinas)

Pero si los textos bíblicos se refieren a la Ramera como una Ciudad, y no como una Iglesia el argumento comienza a verse flaco. Ahora, un fundamentalista dirá “¡El Vaticano es una ciudad!”,pues bien, sin discutir de momento la diferencia entre una Ciudad y una institución con sede en una ciudad, lo cierto es que el Vaticano no se asienta sobre siete colinas (a diferencia de la antigua Roma pagana), ya que está situada al oeste del Tíber, mientras que las siete colinas de la Roma antigua estaban al este. Así, si el argumento es que es la Iglesia Católica, porque el Vaticano es una ciudad, y se asienta sobre siete colinas, este argumento falla.

Adicionalmente a esto, hay que hacer notar que no solo la antigua ciudad de Roma estaba asentada sobre siete colinas, sino también Jerusalén, las cuales eran (Escopus, Nob, Monte de la Destrucción, Monte Sión, la colina situada al suroeste también llamada de este monte Sión, Monte Ofel y la Roca). Sería entonces más coherente asumir que los textos bíblicos se refieren o a la Roma Pagana o a Jerusalén, dado que eran grandes ciudades situadas sobre siete colinas. (Y todo eso asumiendo que el término montañas se deba interpretar literalmente)

2.- Derrama la sangre de los santos y profetas

“y en ella fue hallada la sangre de los profetas y de los santos y de todos los degollados de la tierra” Apocalipsis 18,24.

“Y vi que la mujer se embriagaba con la sangre de los santos y con la sangre de los mártires de Jesús. Y me asombré grandemente al verla” Apocalipsis 17,6

Pero si la Ramera se embriagaba con la sangre de los mártires y profetas, allí hay otro problema con las tesis protestantes, porque es el mismo Cristo quien identifica a la ciudad de Jerusalén como la que mata a los profetas. Compárece:

“«¡Jerusalén, Jerusalén!, la que mata a los profetas y apedrea a los que le son enviados. ¡Cuántas veces he querido reunir a tus hijos, como una gallina su nidada bajo las alas, y no habéis querido!”Lucas 13,34

Cristo también habló de que no convenía que un profeta muriera fuera de Jerusalén.

“Pero conviene que hoy y mañana y pasado siga adelante, porque no cabe que un profeta perezca fuera de Jerusalén.” Lucas 13,33

Es el mismo libro del apocalipsis el que menciona claramente que la Gran Ciudad (La Ramera) es aquella donde Jesús fue crucificado (Jerusalén):

“Y sus cadáveres, en la plaza de la Gran Ciudad, que simbólicamente se llama Sodoma o Egipto, allí donde también su Señor fue crucificado.” Apocalipsis 11,8

Sin embargo, prefieren ignorar cualquier exégesis bíblica seria, y basarse en sus prejuicios creyendo “santos y profetas” a quienes sufrieron persecución religiosa durante la inquisición. Sin embargo, respecto a estos supuestos santos debo decir que casi ninguna comunidad eclesial protestante se identifican hoy con sus doctrinas. De hecho, los mismos países protestantes no hubieran dudado en juzgarles en sus propias inquisiciones, lo cual en muchos casos hicieron, como fue el caso de Servet, quemado en la hoguera por los calvinistas, o los anabaptistas y arminianos, perseguidos por luteranos y calvinistas. ¿Será que consideran a los albigenses, unitarios, sabelianos o nestorianos como santos?.

El hecho de que alguien sufra persecución religiosa independiente de las ideas que profese no le hace santo y mucho menos profeta. Yo podría volverme hoy hereje hasta la médula de los huesos, ser perseguido por mi fe y ser injustamente condenado a muerte, pero eso no me haría ni ortodoxo, ni santo, ni profeta. Y si así piensan la misma persecución la sufrieron los católicos en países protestantes y no por eso ellos se consideran a sí mismos como la “ramera”.

3.- Comete abominaciones y fornica con los reyes de la tierra

con ella fornicaron los reyes de la tierra, y los habitantes de la tierra se embriagaron con el vino de su prostitución.” Apocalipsis 17,2

Colocan ejemplos de como el Vaticano a lo largo de la historia ha mantenido relaciones con las distintas potencias mundiales, pero eso no tiene nada de malo. Los presidentes de los países desarrollados hoy día suelen pedir consejo no solo a la Iglesia Católica, sino a líderes protestantes preeminentes, y no por eso están “fornicando con ellos”. El texto del apocalipsis no se refiere a eso, sino a las abominaciones que continuamente cometía la Jerusalén apostata con los pueblos paganos.

“Hijo de hombre, haz saber a Jerusalén sus abominaciones” Ezequiel 16,2

“Así dice el Señor Yahveh: Por haber prodigado tu bronce y descubierto tu desnudez en tus prostituciones con tus amantes y con todas tus abominables basuras, por la sangre de tus hijos que les has dado, por esto he aquí que yo voy a reunir a todos los amantes a quienes complaciste, a todos los que amaste y también a los que aborreciste; los voy a congregar de todas partes contra ti, y descubriré tu desnudez delante de ellos, para que vean toda tu desnudez” Ezequiel 16,36-37

“…te entregaré en sus manos, ellos arrasarán tu prostíbulo y demolerán tus alturas, te despojarán de tus vestidos, te arrancarán tus joyas y te dejarán completamente desnuda” Ezequiel 16,39

te construiste un prostíbulo, te hiciste una altura en todas las plazas” Ezequiel 16,24

Te prostituiste a los egipcios…” Ezequiel 16,26

“Luego, multiplicaste tus prostituciones en el país de los mercaderes, en Caldea…”Ezequiel 16,29

“¡Oh, qué débil era tu corazón – oráculo del Señor Yahveh – para cometer todas estas acciones, dignas de una prostituta descarada!” Ezequiel 16,30

Pues bien, prostituta, escucha la palabra de Yahveh. Así dice el Señor Yahveh: Por haber prodigado tu bronce y descubierto tu desnudez en tus prostituciones con tus amantes y con todas tus abominables basuras, por la sangre de tus hijos que les has dado, por esto he aquí que yo voy a reunir a todos los amantes a quienes complaciste, a todos los que amaste y también a los que aborreciste; los voy a congregar de todas partes contra ti, y descubriré tu desnudez delante de ellos, para que vean toda tu desnudez. Voy a aplicarte el castigo de las mujeres adúlteras y de las que derraman sangre: te entregaré al furor y a los celos, te entregaré en sus manos, ellos arrasarán tu prostíbulo y demolerán tus alturas, te despojarán de tus vestidos, te arrancarán tus joyas y te dejarán completamente desnuda. Ezequiel 16,35

Es Dios mismo quien reclama e identifica a Jerusalén como la que se ha prostituido con los reyes de la tierra y de cometido abominaciones.

4.- Está vestida de púrpura y escarlata

“¡Ay, ay, la Gran Ciudad, vestida de lino, púrpura y escarlata, resplandeciente de oro, piedras preciosas y perlas” Apocalipsis 18,16

Aquí no pueden faltar fotos escogidas de sacerdotes y obispos con vestiduras púrpura y escarlata. Lo cierto es que los sacerdotes no visten “púrpura y escarlata”, sino que de acuerdo al ciclo litúrgico los colores de sus vestiduras cambian. Una breve descripción del significado de estos colores:

Colores en la liturgia de la Iglesia

– el VERDE: simboliza la esperanza. Para los pueblos antiguos, el verde era la primavera, la vegetación, el renacimiento, la esperanza de una cosecha abundante. La palabra “verde” proviene de la palabra latina “viride”, que significa “fresco”, “lozano” o “floreciente”. Este color se utiliza en la liturgia en el “tiempo ordinario”, que son los días en que no se celebra ninguna fiesta especial.

– el BLANCO: simboliza la pureza y la alegría. El blanco se utiliza en el tiempo de Navidad y Pascua y para las fiestas de la Ascensión de Jesús al cielo y la Epifanía, en definitiva, los eventos que no conmemoran la pasión y muerte de Cristo. También se utiliza en las festividades de la Virgen María, de los ángeles y de los santos que no fueron martirizados. La palabra “blanco” parece provenir del antiguo alemán, de la palabra “blank”.

– el VIOLETA o PÚRPURA: simbolizan pa neitencia y el duelo. Se llevan durante la Semana Santa, los domingos de Cuaresma y en los cuatro domingos de Adviento. El violeta era el color preferido para las túnicas de los antiguos reyes. La palabra “púrpura” proviene del griego “porphyra”, una especie de marisco del que se obtiene un tinte de este color. La palabra “violeta” proviene del latín “viola”, el nombre de una planta púrpura azulada.

– el ROJO: simboliza el fuego, la sangre y la realeza. Este color se puede ver durante las celebraciones de la Pasión, incluido el Viernes Santo, y en los días en que se conmemoran las muertes de los mártires, los apóstoles y los evangelistas. Siendo el color del fuego, es la elección natural para Pentecostés, al simbolizar el ígneo descenso del Espíritu Santo. La palabra “rojo” proviene del latín, concretamente de la palabra “russus”.

En este sentido, los fundamentalistas ni por error mostrarían fotos de sacerdotes como estas:

Ya que se derrumbarían sus razonamientos falaces. Prefieren publicar fotos como estas:

Para acto seguido vociferar: ¡¡¡Ven!!!, ¡¡¡Rojo!!!, ¡¡¡la Ramera!!!

Es también curioso que siendo el apocalipsis un libro simbólico hayan tomado los colores de la ramera de forma literal, cuando los colores en el apocalipsis tienen un sentido simbólico. Los justos salen vestidos de blanco (pureza y santidad) en contraste a los colores de la ramera (rojo por derramar la sangre de los santos, púrpura por fornicar con los reyes de la tierra).

Su interpretación literal no solo falla porque el color predominante del clero católico es el blanco, sino porque Dios mismo mandó a hacer las vestiduras de los sacerdotes levitas de color púrpura y escarlata:

“Harán las vestiduras siguientes: un pectoral, un efod, un manto, una túnica bordada, una tiara y una faja. Harán, pues, a tu hermano Aarón y a sus hijos vestiduras sagradas para que ejerzan mi sacerdocio. Tomarán para ello oro, púrpura violeta y escarlata, carmesí y lino fino. Bordarán el efod de oro, púrpura violeta y escarlata, carmesí y lino fino torzal. Se le pondrán dos hombreras y se fijará por sus dos extremos. La cinta con que se ciña el efod será de la misma hechura y formará con él una misma pieza: de oro, púrpura violeta y escarlata, carmesí y lino fino torzal” Exodo 28,4-8

“Bordarás también el pectoral del juicio; lo harás al estilo de la labor del efod. Lo harás de oro, púrpura violeta y escarlata, de carmesí y lino fino torzal” Exodo 28,15

“En todo su ruedo inferior harás granadas de púrpura violeta y escarlata, de carmesí y lino fino torzal; y entre ellas, también alrededor, pondrás campanillas de oro” Exodo 28,33

“Bordaron también el pectoral, al estilo de la labor del efod, de oro, púrpura violeta y escarlata, carmesí y lino fino torzal.” Exodo 39,9

 
Conclusión

Mucho más se podría agregar de este tema, pero básicamente siempre el argumento fundamentalista se sostiene este “modus operandi”. Si usted es un fundamentalista el que me lee, ya tiene para reflexionar. Siendo que se considera cristiano, debe saber que la verdad está siempre por delante y la calumnia no viene de Dios.

Anuncios

La célebre Ramera del Apocalipsis

La gran apostasía de la Iglesia

La gran apostasía de la Iglesia

Estos grupos acusan en mayor o menor medida a la Iglesia Católica de corrupción para justificar su existencia ante el mundo y su propia conciencia, presentando una excusa para su propia fundación.

Por: José Miguel Arráiz | Fuente: ApologeticaCatolica.org

Considero este un tema importante a tratar porque todas las denominaciones protestantes que se han separado y se mantienen apartadas de la Iglesia Católica justifican su existencia así. Es este para mi, pues, el “meollo del asunto”, “el quid de la cuestión”, o como decía el célebre G. K. Chesterton, “la cosa”[1]. Y es que si bien hay notables diferencias entre estas denominaciones, todas sin excepción han abrazado la hipótesis de que la Iglesia se fue corrompiendo paulatinamente cuando tradiciones humanas y falsas enseñanzas fueron infiltrándose en la Iglesia cristiana al punto de desplazar las verdades de fe contenidas en la Escritura.

Es en esta situación donde Dios “decide” renovar la Iglesia refundándola en un nueva “Iglesia”, “grupo” u “organización” que si es capaz de mantenerse fiel a la verdad, y cada uno está convencido de pertenecer a ese grupo. Algunos de los nombres que toman para sí mismos son más sujerentes que otros: “La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días”[2], “La verdadera Iglesia de Jesucristo”[3]; otros no lo son tanto: luteranos, metodistas, presbiterianos, pentecostales, adventistas, testigos de Jehová, etc. etc; pero lo cierto es que todos sin excepción creen ser una reforma y renovación del cristianismo auténtico, y la nueva y verdadera Iglesia de Jesucristo.

Ellos no piensan ser cismáticos o apóstatas porque su fundador ha salido de la Iglesia Católica o de algún otro grupo salido de ella, sino “reformadores”. Si salieron de la Iglesia es porque creen que se “corrompió”, y si salieron de otra denominación cristiana es porque creen que esta también se “corrompió”[4]. En este contexto donde se hace necesario una y otra vez “refundar” la Iglesia, se produce un circulo vicioso donde el cisma aparece de manera continua, y degenera en las múltiples divisiones que observamos en las denominaciones protestantes hoy.

Pero si la Iglesia Católica no se corrompió, al ser la única fundada realmente por Jesucristo, con una legítima sucesión que se remonta directamente a los apóstoles, no hay una excusa válida para apartarse de ella. Un luterano, por ejemplo, no podría afirmar que su Iglesia la fundó Jesucristo, porque el mismo nombre de su denominación le recuerda que la fundó un hombre, Martín Lutero, en pleno siglo XVI. Lo mismo aplica para cualquier otra, aunque el nombre no derive del nombre de su fundador. Si estudiamos la historia de los presbiterianos, reformados y calvinistas, encontramos su origen en Juan Calvino (Siglo XVI); si investigamos a los metodistas encontramos como fundador a John Wesley (siglo XVIII); a los adventistas los fundó William Miller y Ellen White (siglo XIX); detrás de los mormones está José Smith (Siglo XIX); a los testigos de Jehová, Charles Russell (siglo XIX); etc. etc[5].

Es esta la razón por la que estos grupos acusan en mayor o menor medida a la Iglesia Católica de corrupción (algunos más otros menos), para justificar su existencia ante el mundo y su propia conciencia, presentando una excusa para su propia separación. Es también la razón por la que en esta Web se analizan las objeciones más importantes o más comunes que cada uno de estos grupos hacen, y los lectores puedan reflexionar a la luz de esta evidencia, si esos reclamos son fundados o no lo son.

El comienzo de la “apostasía”

Otro elemento que llama la atención, es que aunque curiosamente todas estas denominaciones están de acuerdo en que ocurrió una apostasía, no se ponen de acuerdo exactamente en que momento comenzó. La gran mayoría son partidarios de ubicarla cuando el emperador romano Constantino el Grande concedió libertad de culto a los cristianos en el Edicto de Milán[6] (año 313 d.C). Otros más osados señalan una fecha mucho más temprana, llegando incluso a ubicar su comienzo con la muerte del último apóstol.

También hay diferencias en lo que ellos consideran “apostasía”. Para los adventistas por ejemplo, la apostasía comienza cuando la Iglesia deja de guardar el sábado como día del Señor y lo sustituye por el domingo. Para los testigos de Jehová comienza al abrazar doctrinas como la divinidad de Cristo y la Trinidad. Para los protestantes más tradicionales el argumento suele ser que la Iglesia olvidó que la salvación es “Solo por Fe” y se volvió pelagiana. Y así para cada denominación hay “algo” que la distingue sustancialmente de las otras y es la razón por la cual ellos -y no los otros- son la Iglesia “verdadera”. Encuentran también una excusa en las típicas menciones a la inquisición, las cruzadas y la vida corrupta de algunos miembros del clero católico.

Pero aunque esta hipótesis pueda ser fácilmente digerida por personas embebidas de prejuicios y sentimientos anticatólicos, lo importante acá es estudiar si dicha hipótesis se adecúa a la realidad.

¿Qué dice la Biblia?

Las puertas del infierno no prevalecerán contra la Iglesia que es columna y fundamento de la verdad.

Mucho de lo que sabemos de Jesús lo sabemos por medio del testimonio de la Escritura y es precisamente por ella que vemos a Jesús profetizando una y otra vez acontecimientos que iban a ocurrir, sin embargo, no se puede encontrar ningún texto en la Escritura que analizado seriamente permita inferir ni que Jesús ni los apóstoles pensaron que la Iglesia se corrompería al punto de deslizarse a una gran apostasía que duraría milenios. Ocurre más bien lo contrario, toda la evidencia bíblica apunta en sentido contrario tal como veremos a continuación.

“Y yo a mi vez te digo que tú eres Pedro, y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia, y las puertas del Hades no prevalecerán contra ella”[7]

En el pasaje anterior Jesús promete que las fuerzas del infierno no prevalecerían contra su Iglesia. Un protestante puede estar de acuerdo con esto, pensando que finalmente las puertas del Hades no prevalecieron porque el fundador de su “iglesia” la ha reformado y renovado, pero no tiene mucho sentido interpretar estas palabras de esa manera, pues significaría que el mal prevaleció en la Iglesia por más de 16 siglos (en el caso de las sectas más recientes como testigos de Jehová, adventistas y mormones durante más de 18 o 19 siglos). ¿Cómo podría ocurrir esto a la Iglesia que la misma Biblia llama “columna y fundamento de la verdad”?

“pero si tardo, para que sepas cómo hay que portarse en la casa de Dios, que es la Iglesia de Dios vivo, columna y fundamento de la verdad”[8]

No resulta convincente pensar que Cristo, que prometió estar con su Iglesia “todos los días hasta el fin del mundo“[9], permitió que la apostasía prevaleciera durante todos esos siglos en perjuicio de todas las personas que vivieron durante esa época. Pero esto implica creer que Jesús y sus apóstoles eran una especie de incompetentes que fundaron una Iglesia que se apresuró a corromperse al momento de su partida. En la Escritura sin embargo encontramos algo distinto. Es Jesús mismo quien ora para que la fe de Pedro, a quien entrega las llaves del Reino de los cielos, no desfallezca:

“¡Simón, Simón! Mira que Satanás ha solicitado el poder cribaros como trigo; pero yo he rogado por ti, para que tu fe no desfallezca. Y tú, cuando hayas vuelto, confirma a tus hermanos.”[10]

Es a la Iglesia a quien Jesús promete que les enviaría el Espíritu Santo para guiarlos a la verdad completa:

“Cuando venga él, el Espíritu de la verdad, os guiará hasta la verdad completa; pues no hablará por su cuenta, sino que hablará lo que oiga, y os anunciará lo que ha de venir”[11]

¿Qué clase de guía hubiese sido una que solo duraría hasta que el último apóstol muriese? ¿Es sensato creer que el Espíritu Santo no pudo lograr su cometido por más de 1600 años hasta la venida de un Martín Lutero o un Juan Calvino, por no mencionar líderes de sectas más recientes como Charles Rusell, Ellen White o José Smith?. Si esto fuese así, en vano Jesús mandó a la Iglesia a bautizar a todas las naciones y a enseñarles a guardar todo lo que Él les enseñó, pues hubiese sabido que les terminarían enseñando una falsa doctrina.

“Id, pues, y haced discípulos a todas las gentes bautizándolas en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo, y enseñándoles a guardar todo lo que yo os he mandado. Y he aquí que yo estoy con vosotros todos los días hasta el fin del mundo.”[12]

Es la Iglesia Católica y no otra la que ha llevado el evangelio a todo el mundo. Ninguna denominación protestante puede atribuirse el mismo logro; ya que no puede demostrar su existencia los primeros 16 siglos de la historia cristiana.

Es precisamente al estudiar la Biblia que encontramos el firme propósito de los apóstoles de que la enseñanza de la Iglesia se mantuviera incorrupta de generación en generación, y para ello la orden era adoctrinar hombres fieles capaces de instruir a otros:

“Tú, pues, hijo mío, mantente fuerte en la gracia de Cristo Jesús; y cuanto me has oído en presencia de muchos testigos confíalo a hombres fieles, que sean capaces, a su vez, de instruir a otros.”[13]

Los malos cristianos dentro de la Iglesia – El trigo y la cizaña

Muchos de los protestantes que sostienen la hipótesis de la gran apostasía suelen citar en su favor la parábola del trigo y la cizaña, pues allí se anuncia que dentro de la Iglesia habría falsos cristianos:

“Otra parábola les propuso, diciendo: El Reino de los Cielos es semejante a un hombre que sembró buena semilla en su campo. Pero, mientras su gente dormía, vino su enemigo, sembró encima cizaña entre el trigo, y se fue. Cuando brotó la hierba y produjo fruto, apareció entonces también la cizaña. Los siervos del amo se acercaron a decirle: “Señor, ¿no sembraste semilla buena en tu campo? ¿Cómo es que tiene cizaña?” El les contestó: “Algún enemigo ha hecho esto.” Dícenle los siervos: “¿Quieres, pues, que vayamos a recogerla?” Díceles: “No, no sea que, al recoger la cizaña, arranquéis a la vez el trigo. Dejad que ambos crezcan juntos hasta la siega. Y al tiempo de la siega, diré a los segadores: Recoged primero la cizaña y atadla en gavillas para quemarla, y el trigo recogedlo en mi granero.””[14]

La existencia de falsos cristianos dentro de la Iglesia no implica que apostataría y su doctrina se corrompería. Es precisamente este uno de los textos que permite mostrarle a los protestantes su error, sobre todo si se lee la explicación de la parábola de parte del propio Jesús:

“Entonces despidió a la multitud y se fue a casa. Y se le acercaron sus discípulos diciendo: Explícanos la parábola de la cizaña del campo. El respondió: El que siembra la buena semilla es el Hijo del hombre; el campo es el mundo; la buena semilla son los hijos del Reino; la cizaña son los hijos del Maligno; el enemigo que la sembró es el Diablo; la siega es el fin del mundo, y los segadores son los ángeles. De la misma manera, pues, que se recoge la cizaña y se la quema en el fuego, así será al fin del mundo. El Hijo del hombre enviará a sus ángeles, que recogerán de su Reino todos los escándalos y a los obradores de iniquidad, y los arrojarán en el horno de fuego; allí será el llanto y el rechinar de dientes. Entonces los justos brillarán como el sol en el Reino de su Padre. El que tenga oídos, que oiga”[15]

Obsérvese en primer lugar, que Jesús establece como un hecho que el trigo y la cizaña siempre estarán mezclados en la Iglesia. Siempre habrá mejores y peores cristianos.

Obsérvese en segundo lugar, que esto no es excusa para salir la Iglesia y pretender fundar una nueva, pues cuando dice uno de los ciervos que van a recoger la cizaña, el dueño de la siembra contesta que la dejen crecer juntas no sea que al arrancar la cizaña arranquen también el trigo. Alguien que puede ser hoy “cizaña” el día de mañana puede convertirse y llegar a ser “trigo”. Ya será en el juicio cuando Jesús separará uno de los otros. Las mismas comunidades protestantes que se dividen pensando fundar una Iglesia sin pecadores terminan descubriendo que dentro de ellos también hay pecadores, porque todos lo somos.

Lo que distingue a los falsos cristianos

Pero si estudiamos todavía más a fondo la Escritura encontraremos que esta identifica precisamente a estos falsos cristianos con aquellos que con una actitud cismática abandonaron la Iglesia para fundar la propia:”Hijos míos, es la última hora. Habéis oído que iba a venir un Anticristo; pues bien, muchos anticristos han aparecido, por lo cual nos damos cuenta que es ya la última hora. Salieron de entre nosotros; pero no eran de los nuestros. Si hubiesen sido de los nuestros, habrían permanecido con nosotros. Pero sucedió así para poner de manifiesto que no todos son de los nuestros.”[16]El apóstol llega al extremo de llamar a los que abandonaron la Iglesia “anticristos”. No deja de resultar curioso que sectas como los testigos de Jehová, adventistas y mormones aplican esos textos a quienes abandonan sus filas, olvidando precisamente que sus respectivas denominaciones fueron fundadas por hombres que a su vez abandonaron sus antiguas denominaciones, cumpliéndose así el proverbio coloquial de “cachicamo diciéndole a morrocoy conchudo”. Ellos fueron cismáticos al abandonar la Iglesia fundada por Cristo, y luego tienen el descaro de acusar de cismáticos a quienes les abandonan.

Hace algún tiempo un pastor protestante me decía que las divisiones de la Iglesia eran beneficiosas porque permitían que hubiese pluralidad y libertad de opiniones, pero la Escritura en cambio sostiene que son precisamente quienes dividen la Iglesia quienes carecen del Espíritu Santo:

“En cambio vosotros, queridos, acordaos de las predicciones de los apóstoles de nuestro Señor Jesucristo. Ellos os decían: Al fin de los tiempos aparecerán hombres sarcásticos que vivirán según sus propias pasiones impías. Estos son los que crean divisiones, viven una vida sólo natural sin tener el espíritu.”[17]

Las divisiones son llamadas por el apóstol una “obra de la carne” al mismo nivel que las orgías, idolatrías, fornicaciones, etc.

“Ahora bien, las obras de la carne son conocidas: fornicación, impureza, libertinaje, idolatría, hechicería, odios, discordia, celos, iras, rencillas, divisiones, disensiones, envidias, embriagueces, orgías y cosas semejantes, sobre las cuales os prevengo, como ya os previne, que quienes hacen tales cosas no heredarán el Reino de Dios.”[18]

La orden dada a los cristianos era por el contrario mantener la unidad doctrinal: Un solo Señor, un solo bautismo y una sola fe:

“Os ruego, hermanos, que os guardéis de los que suscitan divisiones y escándalos contra la doctrina que habéis aprendido; apartaos de ellos”[19]

“Os conjuro, hermanos, por el nombre de nuestro Señor Jesucristo, a que tengáis todos un mismo hablar, y no haya entre vosotros divisiones; antes bien, estéis unidos en una misma mentalidad y un mismo juicio”[20]

Si el árbol se reconoce por su fruto, no puede ser el sistema protestante, dividido hasta el extremo, el legítimo representante de la Iglesia de Cristo. En ellos lamentablemente se cumple lo que ya había sido profetizado en 2 Timoteo 4,3-4:

“Porque vendrá un tiempo en que los hombres no soportarán la doctrina sana, sino que, arrastrados por su propias pasiones, se harán con un montón de maestros por el prurito de oír novedades; apartarán sus oídos de la verdad y se volverán a las fábulas.”

Más adelante profundizaremos con más detalle sobre las diferencias doctrinales que existen entre las distintas denominaciones protestantes, pero es un hecho que la verdad es una sola. Si entre ellas no se enseña la misma doctrina, por simple lógica se deduce que no todas pueden estar en la verdad, por lo que la gran mayoría estarán enseñando errores mezclados con medias verdades, y acusándo a las otras de estar en el error. No se puede dejar de apreciar la coincidencia asombrosa de esta profecía con el sistema protestante (aunque no exclusivamente con él) en donde distintos maestros agrupan tras de sí personas enseñandoles doctrinas conforme su propio entendimiento personal de la Biblia.

Se da tortas con la historia

La hipótesis de la gran apostasía se da de tortas también con la historia. Quienes se animan a investigar la doctrina que profesaban los primeros cristianos se encuentran con que la misma doctrina que profesaban los primeros cristianos es esencialmente la misma que profesamos los católicos hoy. Quienes sostienen que la corrupción vino a raíz del emperador Constantino descubren que no hay cambios sustanciales entre lo que creían los cristianos antes y después de su reinado, y para demostrar esto, cada uno de los temas tratados en esta Web serán abordados desde el punto de vista bíblico y patrístico. Encontrará acá decenas de testimonios cristianos primitivos anteriores a Constantino que lo demostrarán. Este descubrimiento lo han hecho y siguen haciendo muchos protestantes que han buscado incansablemente la verdad y han terminado por abrazar la comunión plena con la Iglesia Católica. Son tantos testimonios que es imposible mencionarlos todos, pero quiero aprovechar de recomendar dos testimonios notables: el de John Henry Newman[21], y el de Gilbert Keith Chesterton[22].

La razón de que otras sectas hayan preferido ubicar el comienzo de la apostasía en fechas tan tempranas como la muerte del último apóstol, radica en que no han podido encontrar en un período de más de 1600 años un grupo de cristianos con cuyas doctrinas ellos puedan identificarse. Si fuera así ellos podrían alegar que había verdaderos cristianos en tal o cual época y fueron tales, pero no pueden identificarse ni siquiera con los grupos heréticos del primer milenio porque tampoco creen lo mismo que ellos. No les queda por tanto otra alternativa que colocarles el saco de herejes y apóstatas a todos, cual si antes de ellos no hubo cristianos verdaderos. He aquí no solo el pecado de la soberbia, al menospreciar sus antepasados en la fe, sino una deficiente noción del concepto de Iglesia.

Así, si uno de estas personas se llega a encontrar con algunos textos patrísticos primitivos y se llega a dar cuenta de que estos cristianos, creían doctrinas católicas que ellos hoy rechazan, estarán condicionados para pensar que ya para entonces eran apóstatas o herejes. Estarán predispuestos a considerar más confiable la interpretación de las Escrituras del fundador de su denominación, nacido miles de años después de Cristo, y que sin haberle conocido ni a Él ni a sus apóstoles se puso a interpretar a su modo la Biblia.

Otros prefieren pensar que si hubo cristianos “verdaderos” que pensaban como ellos, pero que por ser perseguidos por la Iglesia oficial no dejaron noticia y permanecieron ocultos. Pero esta hipótesis también tiene un problema de fondo, porque equivale a confesar que hasta los que ellos mismos consideran herejes, de los que tenemos abundantes noticias a lo largo de la historia, eran más valientes para defender su fe y sus principios que estos cristianos anónimos e invisibles. Jesús comparó a los verdaderos cristianos con “la luz del mundo” y decía de ellos “No puede ocultarse una ciudad situada en la cima de un monte”[23]. En el evangelio encontramos numerosos ejemplos de la valentía de los apóstoles que nunca pararon de predicar a pesar de ser perseguidos y apresados[24]. No es lógico entender asumir que hubo unos verdaderos cristianos ocultos al mundo y de los cuales no quedaron noticias. El hecho puro y duro es que no podemos encontrar en 1600 años de historia alguien interpretando la Biblia de la misma manera como lo hacía Lutero, Calvino, Zwinglio, o como lo hace hoy un bautista o un pentecostal.

Como católico reconozco que entre esas denominaciones protestantes separadas abundan cristianos que sinceramente creen estar en la verdad, excelentes personas que buscan adorar y servir a Dios de corazón, pero son víctimas de un sistema que les ha engañado y les utiliza para captar más prosélitos que propagan los mismos errores como un círculo vicioso. Como decía el arzobispo Fulton Shenn, la gran mayoría no odia la Iglesia Católica, sino lo que erróneamente piensan que es la Iglesia Católica. También reconocemos que en el protestantismo aún dividido en numerosas comunidades eclesiales y sectas hay cosas muy buenas, pero todo aquello bueno y santo que se pueda encontrar en ellos ha pertenecido y pertenece al patrimonio de la Iglesia Católica, comenzando por la misma Biblia.

________________________________________________
NOTAS

[1] Gilbert Keith Chesterton, La cosa y otros artículos de fe.

[2] Comúnmente conocidos como mormones. El nombre de su Iglesia refleja su convicción de que nuestro Señor luego de la temprana corrupción de la Iglesia fundó una nueva solo para “los últimos días”.

[3] Iglesia de corte pentecostal conocida en inglés como True Jesus Church, o TJC.

[4] No pretendo acá juzgar el fuero interno de cada una de las personas que se unen a estos grupos, y ni siquiera el de sus fundadores cismáticos. Concedo como perfectamente posible (y es lo más probable en muchos casos) que ellos esten sinceramente convencidos que la Iglesia se ha vuelto corrupta y apostata y que es su deber moral sacar personas de ella. Lo que se juzga acá es la validez de esta hipótesis y si se ajusta o no a la verdad.

[5] Me refiero acá a las denominaciones protestantes surgidas en la Reforma Protestante, no a las iglesias ortodoxas, que aunque en cisma y en comunión imperfecta con la Iglesia conservan la sucesión apostólica y sacramentos válidos.

[6] Hay que reconocer que incluso dentro del protestantismo hay voces que cuestionan esta hipótesis. En el año 2004, el pastor Rick Wade, graduado con honores en 1990 en la Trinity Evangelical Divinity School con un M.A. en Pensamiento Cristiano (teología/filosofía), escribió un artículo donde afirmaba:

“Ocasionalmente, uno encuentra referencias a la idea de la “caída” de la iglesia luego de la conversión del emperador Constantino en el siglo IV. Algunos creen que bajo Constantino la iglesia comenzó su deslizamiento hacia una religión de estado, habiendo sido corrompida por el poder y el dinero. Los intereses de la iglesia y el estado se superpusieron, resultando en la corrupción de la iglesia. Esto arrojó una sombra sobre toda la historia de la iglesia hasta la Reforma. La tradición se considera un elemento de la iglesia corrompida e institucionalizada.

Si bien es cierto que la nueva libertad que experimentó la iglesia bajo Constantino sí tuvo su lado negativo, no se deduce de esto que la iglesia “cayó”, como dicen algunos. A lo largo de la historia la iglesia ha cometido errores en sus tratos con la sociedad secular y en saber cómo manejar adecuadamente la libertad y el poder que ha experimentado. Algunos se quejan hoy de que los cristianos se vinculan demasiado estrechamente con partidos políticos, orillando la transigencia al hacerlo. Esto no difiere en nada de lo que ocurría en el tiempo de Constantino. Que la iglesia adquirió un nuevo color cuando se estableció bajo Constantino, nadie lo cuestiona. Pero la idea de que la iglesia se volvió corrupta rápidamente, y que los concilios convocados bajo su reino eran simples peones del emperador es simplista. La iglesia siguió siendo fiel a la tarea de clarificar y transmitir la tradición apostólica. “La fe profesada y practicada en las iglesias primitivas no fue determinada por maquinaciones políticas de emperadores y jerarquías episcopales”, dice Williams. “La formulación y construcción esencial de la identidad cristiana fue algo que el siglo cuarto recibió y continuó ampliando mediante la exégesis bíblica y la vida litúrgica, según se refleja en la tradición de los credos”” Rick Wade, Las escrituras y la tradición en la iglesia primitiva, Probe Ministries (Ministerios Probe) 2004.

[7] Mateo 16,18

[8] 1 Timoteo 3,15

[9] Mateo 28,20

[10] Lucas 22,31-32

[11] Juan 16,13

[12] Mateo 28,19-20

[13] 2 Timoteo 2,1-2

[14] Mateo 13,24-30

[15] Mateo 13,26-43

[16] 1 Juan 2,18-19

[17] Judas 1,17-19

[18] Gálatas 5,19-21

[19] Romanos 16,17

[20] 1 Corintios 1,10

[21] Fue un presbítero anglicano que luego de su conversión llegó a ser cardenal de la Iglesia Católica. Todavía como anglicano comienza a escribir un Ensayo sobre el Desarrollo de la Doctrina Cristiana, en el cual descubre que la Iglesia Católica es la Iglesia verdadera, y termina por convertirse. Su célebre obra: Apología Pro Vita Sua, Historia de mis ideas religiosas, donde narra el mismo su camino de conversión, ha ayudado a miles de persona a seguir el mismo camino.

[22] Célebre escritor que pasó del agnosticismo al anglicanismo y del anglicanismo al catolicismo. Sus obras han movido a incontables agnósticos, ateos y protestantes a la conversión. Recomiendo principalmente dos de ellas: El hombre eterno, y la Cosa y otros artículos de fe.

[23] Mateo 5,14

[24] Hechos 5,29

LA GRAN RAMERA

La Gran Ramera


A continuación detallare las características que identifican bíblicamente a la Ramera de Babilonia y no sacando retazos y asociando semejanzas infundadas fuera de contexto para señalar a la Iglesia Católica como hoy en día lo hace todo el mundo. Antes de entrar en detalles veamos que lo que se narra en apocalipsis y en los profetas es simplemente la consecuencia acepta que cayó sobre el antiguo pacto al desviarse del camino de Dios, veamos

Deuteronomio 28
58. Si no cuidas de poner en práctica todas las palabras de esta Ley escritas en este libro, temiendo a ese nombre glorioso y temible, a Yahveh tu Dios,
59. Yahveh hará terribles tus plagas y las de tu descendencia: plagas grandes y duraderas, enfermedades perniciosas y tenaces.
60. Hará caer de nuevo sobre ti aquellas epidemias de Egipto a las que tanto miedo tenías, y se pegarán a ti.
61. Más todavía, todas las enfermedades y plagas que no se mencionan en el libro de esta Ley, las suscitará Yahveh contra ti, hasta destruirte.
62. No quedaréis más que unos pocos hombres, vosotros que erais tan numerosos como las estrellas del cielo, por haber desoído la voz de Yahveh tu Dios.
63. Y sucederá que lo mismo que Yahveh se complacía en haceros favor y en multoplicaros, así se gozará en perderos, y destruiros. Seréis arrancados del suelo adónde vas a entrar para tomarlo en posesión.
64. Yahveh te dispersará entre todos los pueblos, de un extremo a otro de la tierra, y allí servirás a otros dioses, de madera y de piedra, desconocidos de ti y de tus padres.
65. No hallarás sosiego en aquellas naciones, ni habrá descanso para la planta de tus pies, sino que Yahveh te dará allí un corazón trémulo, languidez de ojos y ansiedad de alma.
66. Tu vida estará ante ti como pendiente de un hilo, tendrás miedo de noche y de día, y ni de tu vida te sentirás seguro.
Empecemos con las características de la Ramera a la Luz de la Biblia.

1.) Tiene Nombres de Blasfemia.

Apocalipsis 17
3. Me trasladó en espíritu al desierto. Y vi una mujer, sentada sobre una Bestia de color escarlata, cubierta de títulos blasfemos;
Juan describe en tiempo presente en el siglo I haciendo una parodia respectiva de Jerusalén haciendo referencia a que la Ramera tiene escrita nombres de blasfemia, sabemos que la blasfemia es la ofensa a Dios y lo contrario a ella es la santidad; veamos que en la Biblia el pueblo de Israel estaba caracterizado por tener escritos sobre sus ministros en las mitras que usaban, Santidad a Dios. Veamos
Éxodo 28
36. Harás, además, una lámina de oro puro y en ella grabarás como se graban los sellos: «”Consagrado a Yahveh.»
37. La sujetarás con un cordón de púrpura violeta, de modo que esté fija sobre la tiara; estará en la parte delantera de la tiara.
Éxodo 39
30. E hicieron de oro puro una lámina, la diadema sagrada en la que grabaron, como se graban los sellos: «Consagrado a Yahveh.»
Es lógico pensar que quien tubo escrito una vez sobre de ella el nombre de santidad a Dios al haberse prostituido varias veces con otros pueblos y otros dioses se caracterice por tener escrito lo contrario de lo que tenía antes escrito habiéndolo mancillado. Pasemos a lo siguiente

2.) Tiene soberanía sobre los reyes de la tierra.
Apocalipsis 17
18. Y la mujer que has visto es la Gran Ciudad, la que tiene la soberanía sobre los reyes de la tierra.
Notemos nuevamente que Juan habla en presente en el siglo Primero (I) habla de que esa mujer es la Gran Ciudad como se le conoce también tiene soberanía sobre los reyes de la tierra, además notemos que ahora ya no existen reyes salvo algunos muy pocos casos veamos que desde el antiguo testamento se hacía referencia a esta misma ramera quien es pues Jerusalén. Veamos
Nahúm 3
4. Es por las muchas prostituciones de la prostituta, bella de gracia y maestra en sortilegios, que vendía a las naciones con sus prostituciones y a los pueblos con sus sortilegios.
Jeremías 51
7. Copa de oro era Babilonia en la mano de Yahveh, que embriagaba toda la tierra. De su vino bebieron las naciones, lo que las hizo enloquecer.
Jeremías 13
13. Entonces les dices: «Pues así dice Yahveh: (Hablando de Jerusalén) He aquí que yo lleno de borrachera a todos los habitantes de esta tierra, a los reyes sucesores de David en el trono, a los sacerdotes y profetas y a todos los habitantes de Jerusalén,
14. y los estrellaré, a cada cual contra su hermano, padres e hijos a una – oráculo de Yahveh – sin que piedad, compasión y lástima me quiten de destruirlos.»
Habacuc 2
8. Por haber saqueado a naciones numerosas, te saqueará a ti todo el resto de los pueblos, por la sangre del hombre y la violencia a la tierra, a la ciudad y a todos los que la habitan.
Vemos que son los últimos profetas antes de la venida de Cristo quienes hablan de Jerusalén la que está ya condenada por sus infracciones e infidelidades y que las palabras de Cristo que luego veremos y de Juan no hacen más que relatar y confirmar las consecuencias que caen sobre Jerusalén por trasgredir el pacto. Seguimos

3.) Se viste Lino, Purpura y Escarlata y Piedras preciosas
Apocalipsis 18
16. «¡Ay, ay, la Gran Ciudad, vestida de lino, púrpura y escarlata, resplandeciente de oro, piedras preciosas y perlas,
Veamos en el antiguo testamento que este pueblo era el que se caracterizaba por ello.
Éxodo 28. / éxodo 28:5-8
15. Bordarás también el pectoral del juicio; lo harás al estilo de la labor del efod. Lo harás de oro, púrpura violeta y escarlata, de carmesí y lino fino torzal.
16. Será cuadrado y doble, de un palmo de largo y otro de ancho.
17. Lo llenarás de pedrería, poniendo cuatro filas de piedras: en la primera fila, un sardio, un topacio y una esmeralda;
18. en la segunda fila, un rubí, un zafiro y un diamante;
19. en la tercera fila, un ópalo, una ágata y una amatista;
20. en la cuarta fila, un crisólito, un ónice y un jaspe; todas estarán engastadas en oro.
21. Las piedras corresponderán a los nombres de los hijos de Israel: doce, como los nombres de ellos. Estarán grabadas como los sellos, cada una con su nombre, conforme a las doce tribus.

4.) La Ramera porta y Bebe de la copa del furor
Apocalipsis 14
8. Y un segundo Angel le siguió diciendo: «Cayó, cayó la Gran Babilonia, la que dio a beber a todas las naciones el vino del furor.»
Veamos primero que es Jerusalén a quien se le atribuye beber de esa copa.
Jeremías 8 / Jeremías 9:15
14. – «¿Por qué nos quedamos tranquilos? ¡Juntaos, vamos a las plazas fuertes para enmudecer allí, pues Yahveh nuestro Dios nos hace morir y nos propina agua envenenada, porque hemos pecado contra Yahveh!
Y que todo aquel que bebiese de esa copa iba a compartir la condenación de ella. Veamos
Habacuc 2:
16. ¡Te has saciado de ignominia, no de gloria! ¡Bebe tú también y enseña tu prepucio! ¡A ti se vuelve el cáliz de la diestra de Yahveh, y la ignominia sobre tu gloria!
Y que además según Jeremías acerca de Jerusalén dice para invitarlos a regresar a su camino diciéndoles de parte de Dios lo que ella misma hace, tal y como cite en el pasaje de Jeremías 13:13-14, es decir que Jerusalén sabía lo que estaba haciendo al hacer beber a las naciones de esa copa y a sus mismos descendientes por eso Jeremías dice que Dios no tendrá piedad de ellos. Sigamos

5.) Se prostituyó a Babilonia
el termino ramera de babilonia hace por sentido común referencia a babilonia al pueblo que se prostituyo a babilonia olvidando el camino que había prometido a Dios por medio de su pacto. Veamos
Jeremías 29: 22- 23 / 1Cronicas 9:1-2
22. y de ellos tomarán esta maldición todos los deportados de Judá que se encuentran en Babilonia: “Vuélvete Yahveh como a Sedecías y como a Ajab, a quienes asó al fuego el rey de Babilonia”,
23. porque obraron con fatuidad en Jerusalén, cometieron adulterio con las mujeres de sus prójimos y fingieron pronunciar en mi Nombre palabras que yo no les mandé. Yo soy sabedor y testigo – oráculo de Yahveh -.»
Además Ezequiel nos narra la situación de Jerusalén y da explicación de porqué estas consecuencias veamos
Ezequiel 17:
12. Di a esa casa de rebeldía: ¿No sabéis lo que significa esto? Di: Mirad, el rey de Babilonia vino a Jerusalén; tomó al rey y a los príncipes y los llevó con él a Babilonia.
13. Escogió luego a uno de estirpe real, concluyó un pacto con él y le hizo prestar juramento, después de haberse llevado a los grandes del país,
14. a fin de que el reino quedase modesto y sin ambición, para guardar su alianza y mantenerla.
15. Pero este príncipe se ha rebelado contra él enviando mensajeros a Egipto en busca de caballos y tropas en gran número. ¿Le saldrá bien? ¿Se salvará el que ha hecho esto? Ha roto el pacto ¡y va a salvarse!
16. Por mi vida, oráculo del Señor Yahveh, que en el lugar del rey que le puso en el trono, cuyo juramento despreció y cuyo pacto rompió, allí en medio de Babilonia morirá.
17. Ni con su gran ejército y sus numerosas tropas le salvará Faraón en la guerra, cuando se levanten terraplenes y se hagan trincheras para exterminar muchas vidas humanas.
18. Ha despreciado el juramento, rompiendo el pacto; aun después de haber dado su mano, ha hecho todo esto: ¡no tendrá remedio!
19. Por eso, así dice el Señor Yahveh: Por mi vida que el juramento mío que ha despreciado, mi alianza que ha roto, lo haré recaer sobre su cabeza.
20. Extenderé mi lazo sobre él y quedará preso en mi red; le llevaré a Babilonia y allí le pediré cuentas de la infidelidad que ha cometido contra mí.
Pues tal como cite en Deuteronomio 28:58-66 había consecuencias sobre ellos por violar el pacto cosa que Ezequiel sabía y ratifica en lo que dice.

6.) Está sentada sobre aguas.
Apocalipsis 17:1
1. Entonces vino uno de los siete Ángeles que llevaban las siete copas y me habló: «Ven, que te voy a mostrar el juicio de la célebre Ramera, que se sienta sobre grandes aguas,
Veamos la referencia que nos da la biblia (no inventando no lo que dicen otros) acerca de la Ciudad donde hay muchas aguas. Veamos
Isaías 48
1. Escucha esto, casa de Jacob, los que lleváis el nombre de Israel, los que habéis salido de las aguas de Judá.
Jeremías 51:12-14
13. Tú, la que estás instalada sobre ingentes aguas, la de ingentes tesoros, llegó tu fin, el término de tus ganancias.
Incluso veamos que desde sus inicios Dios prometió dar esas tierras con abundancia de aguas.
Génesis 15 / Deuteronomio 11:24
18. Aquel día firmó Yahveh una alianza con Abram, diciendo: «A tu descendencia he dado esta tierra, desde el rio de Egipto hasta el Río Grande, el río Eufrates:

7.) Estaba en tierra de Comercio
Apocalipsis 18:23 / 18:3
Lo que nos dice la escritura es que Jerusalén al prostituirse a babilonia se asimiló a ella y se hizo también poderosa en comercio. Veamos
Ezequiel 17:4 / Ezequiel 27:12-18
12. Tarsis era cliente tuya, por la abundancia de toda riqueza: plata, hierro, estaño y plomo daba por tus mercancías.
13. Yaván, Túbal y Mések traficaban contigo: te daban a cambio hombres y utensilios de bronce.
14. Los de Bet Togarmá daban por tus mercancías caballos de tiro y de silla, y mulos.
15. Los hijos de Rodán traficaban contigo; numerosas islas eran clientes tuyas; te pagaban con colmillos de marfil y madera de ébano.
16. Edom era cliente tuyo por la abundancia de tus productos: daba por tus mercancías malaquita, púrpura, recamados, batista, coral y rubíes.
17. Judá y la tierra de Israel traficaban también contigo: te daban a cambio trigo de Minnit, pannag, miel, aceite y resina.
18. Damasco era cliente tuya por la abundancia de tus productos; gracias a la abundancia de toda riqueza, te proveía de vino de Jelbón y lana de Sajar.

 

8.)Se siente segura de ser Inquebrantable
Apocalipsis 18:7
7. En proporción a su jactancia y a su lujo, dadle tormentos y llantos. Pues dice en su corazón: Estoy sentada como reina, y no soy viuda y no he de conocer el llanto…
Veamos lo que nos dice Isaías sobre este detalle.
Isaías 47: / Sofonías 2:15
7. Tú decías: «Seré por siempre la señora eterna.» No has meditado esto en tu corazón no te has acordado de su fin.
8. Pero ahora, voluptuosa, escucha esto, tú que te sientas en seguro y te dices en tu corazón: «¡Yo, y nadie más! No seré viuda, ni sabré lo que es carecer de hijos.»
9. Estas dos desgracias vendrán sobre ti en un instante, en el mismo día. Carencia de hijos y viudez caerán súbitamente sobre ti, a pesar de tus numerosas hechicerías y del poder de tus muchos sortilegios.
10. Te sentías segura en tu maldad, te decías: «Nadie me ve.» Tu sabiduría y tu misma ciencia te han desviado. Dijiste en tu corazón: «¡Yo, y nadie más!»
11. Vendrá sobre ti una disgracia que no sabrás conjurar; caerá sobre ti un desastre que no podrás evitar. Vendrá sobre ti súbitamente una devastación que no sospechas.

 

9.) Tiene en sus Manos la Sangre de Profetas y Santos
Apocalipsis 16:6 / Apocalipsis 19:2
Apocalipsis 17
6. Y vi que la mujer se embriagaba con la sangre de los santos y con la sangre de los mártires de Jesús. Y me asombré grandemente al verla;
Estos dos pasajes de Juan de Justos asesinados habla de los profetas enviados por Dios en el antiguo pacto para persuadir a Jerusalén que cambie y a los enviados por Jesús después de su ascensión a los cielos. Debido a que son muy extensas las referencias desde el antiguo testamento acerca de las persecuciones de Jerusalén a los profetas enviados por Dios pondré las referencias en el nuevo Testamento acerca de esta característica tan importante.
Veamos
Lucas 13:34 / Mateo 23:37
34. «¡Jerusalén, Jerusalén!, la que mata a los profetas y apedrea a los que le son enviados. ¡Cuántas veces he querido reunir a tus hijos, como una gallina su nidada bajo las alas, y no habéis querido!
Mateo 5
12. Alegraos y regocijaos, porque vuestra recompensa será grande en los cielos; pues de la misma manera persiguieron a los profetas anteriores a vosotros.
Aquí una brevísima referencia acerca de los profetas que fueron enviados antes de Jesús que fueron perseguidos. Nehemías 9:26, Nahúm 3:1-3
Veamos estas palabras de Jesús acerca de estos dos grupos que fueron enviados y que fueron perseguidos por los trasgresores. Veamos
Mateos 23
31. Con lo cual atestiguáis contra vosotros mismos que sois hijos de los que mataron a los profetas.
32. ¡Colmad también vosotros la medida de vuestros padres!
33. «¡Serpientes, raza de víboras! ¿Cómo vais a escapar a la condenación de la gehenna?
34. Por eso, he aquí que yo envío a vosotros profetas, sabios y escribas: a unos los mataréis y los crucificaréis, a otros los azotaréis en vuestras sinagogas y los perseguiréis de ciudad en ciudad,
Hechos 7:
52. ¿A qué profeta no persiguieron vuestros padres? Ellos mataron a los que anunciaban de antemano la venida del Justo, de aquel a quien vosotros ahora habéis traicionado y asesinado;
53. Vosotros que recibisteis la Ley por mediación de ángeles y no la habéis guardado.»
54. Al oír esto, sus corazones se consumían de rabia y rechinaban sus dientes contra él.
Incluso como escribe Juan para ese tiempo quienes pagaron por la sangre de los enviados por Dios fueron aquellos a quienes se les demando en esa generación a los contemporáneos trasgresores que violaron el pacto y sobre quienes cae el castigo de Dios. Veamos
Lucas 11:
49. «Por eso dijo la Sabiduría de Dios: Les enviaré profetas y apóstoles, y a algunos los matarán y perseguirán,
50. para que se pidan cuentas a esta generación de la sangre de todos los profetas derramada desde la creación del mundo,
51. desde la sangre de Abel hasta la sangre de Zacarías, el que pereció entre el altar y el Santuario. Sí, os aseguro que se pedirán cuentas a esta generación.
Como vamos viendo hasta ahora todo señala a Jerusalén. Continuemos

 

10.) Ha fornicado con todas las naciones
Apocalipsis 19:
2. Porque sus juicios son verdaderos y justos; porque ha juzgado a la Gran Ramera que corrompía la tierra con su prostitución, y ha vengado en ella la sangre de sus siervos.»
Veamos lo que nos dicen los profetas sobre la ciudad que una vez fue la elegida del Señor pero por culpa de sus desviaciones se volvió ramera ante sus ojos. Veamos
Isaías 1:
21. ¡Cómo se ha hecho adúltera la villa leal! Sión llena estaba de equidad, justicia se albergaba en ella, pero ahora, asesinos.
Ezequiel 16:
37. por esto he aquí que yo voy a reunir a todos los amantes a quienes complaciste, a todos los que amaste y también a los que aborreciste; los voy a congregar de todas partes contra ti, y descubriré tu desnudez delante de ellos, para que vean toda tu desnudez.
38. Voy a aplicarte el castigo de las mujeres adúlteras y de las que derraman sangre: te entregaré al furor y a los celos,
39. te entregaré en sus manos, ellos arrasarán tu prostíbulo y demolerán tus alturas, te despojarán de tus vestidos, te arrancarán tus joyas y te dejarán completamente desnuda.
Tal y como nos dice el mismo Juan en Apocalipsis 17:16 que será desnudada y aniquilada además veamos como el profeta Nahúm también explica el porqué de esta consecuencia funesta sobre Jerusalén. Veamos
Nahúm 3:4-7
4. Es por las muchas prostituciones de la prostituta, bella de gracia y maestra en sortilegios, que vendía a las naciones con sus prostituciones y a los pueblos con sus sortilegios.
5. Aquí estoy contra ti – oráculo de Yahveh Sebaot -: voy a alzar tus faldas hasta tu cara, mostraré a las naciones tu desnudez, a los reinos tu vergüenza.

 

11.) Estaba Ebria.
Apocalipsis 17
6. Y vi que la mujer se embriagaba con la sangre de los santos y con la sangre de los mártires de Jesús. Y me asombré grandemente al verla;
Aquí hay una doble significancia puesto que Ramera además de tener sobre si la sangre de los profetas estaba ebria también junto con esa sangre. Veamos Nahúm 1:10, Jeremías. 25:27, Isaías 56:12 y vemos además que Jerusalén en lugar de retractarse de su camino de perdición y autodestrucción buscaba complacerse hasta donde pueda antes de que caiga sobre ella la destrucción.

 

12.) Está condenada y plenamente advertida
Apocalipsis 18:10
10. se quedarán a distancia horrorizados ante su suplicio, y dirán: «¡Ay, ay, la Gran Ciudad! ¡Babilonia, ciudad poderosa, que en una hora ha llegado tu juicio!»
Como hemos visto en Deuteronomio 28:58-66 se especifica que el pueblo elegido hizo un pacto con Dios y que este tenía como en un contrato clausulas las cuales acarreaban bienestar cuando se cumple y perjuicio cuando se rompe lo pactado y todo lo que sobre la ramera sobre vino no fue más que las consecuencias que aceptaron recibir en caso violaran el pacto cosa que fue así por siglos pero Dios al ser un Dios fiel mando más de una vez mensajeros a los cuales eliminaron y persiguieron, veamos primeros las palabras de Jesús al saber la terrible consecuencia que le deparaba a Jerusalén.
Lucas 19:
41. Al acercarse y ver la ciudad, lloró por ella,
42. diciendo: «¡Si también tú conocieras en este día el mensaje de paz! Pero ahora ha quedado oculto a tus ojos.
43. Porque vendrán días sobre ti, en que tus enemigos te rodearán de empalizadas, te cercarán y te apretarán por todas partes,
44. y te estrellarán contra el suelo a ti y a tus hijos que estén dentro de ti, y no dejarán en ti piedra sobre piedra, porque no has conocido el tiempo de tu visita.»
Pues como dije fueron las consecuencias de violar el pacto ya estaba plenamente advertido
Jeremías 35:
17. Por tanto, así ha dicho Yahveh, el Dios Sebaot, el Dios de Israel: He aquí que yo traigo contra Judá y contra los habitantes de Jerusalén todo el mal que pronuncié respecto a ellos, por cuanto les hablé y no me oyeron, les llamé y no me respondieron.

 

13.) Es la ciudad donde Crucificaron a Jesús
Apocalipsis 11
8. Y sus cadáveres, en la plaza de la Gran Ciudad, que simbólicamente se llama Sodoma o Egipto, allí donde también su Señor fue crucificado.
La misma ciudad que es conocida como Ramera según vimos en el pasaje de apocalipsis 17:18, sabemos que Jesús fue Crucificado en Jerusalén y no en la iglesia Católica pues ni siquiera existía aun en ese momento y decir que la Ramera es la Iglesia Católica puede ser tres cosas: Una ignorancia bíblica, Una tremenda estupidez o una tremenda maldad para engañar a quienes les oyen.

 

14.) La parábola dedicada a ellos
Por ultimo conociendo la parábola de los viñadores malvados la cual se narra en el evangelio de marcos 12:1-9, pero debemos tener en cuenta que estos capítulos nos hablan de hechos consecutivos puesto que debemos notar que en el capítulo 11 de Marcos ya que trabaje con ese capítulo dice lo siguiente:
Marcos11:
27. Vuelven a Jerusalén y, mientras paseaba por el Templo, se le acercan los sumos sacerdotes, los escribas y los ancianos,
Este suceso que es un dialogo empieza cuando Jesús llega a Jerusalén y se encuentra con sus habitantes con los cuales tiene una conversación acerca de la autoridad que él tiene luego empieza el capítulo 12 siguiendo con el mismo suceso en el que cuenta la parábola de los viñadores malvados, pues notemos que después de terminar de contarlas a ellos a los de Jerusalén dice:
Marcos 12:
12. Trataban de detenerle – pero tuvieron miedo a la gente – porque habían comprendido que la parábola la había dicho por ellos. Y dejándole, se fueron.

Incluso como dato adicional vemos en el evangelio de Lucas acerca de los de Jerusalén los siguientes Lucas 20: 16. Vendrá y dará muerte a estos labradores, y entregará la viña a otros.» Al oír esto, dijeron: «De ninguna manera.»
Es por esto que Jesús dice: «¡Jerusalén, Jerusalén, la que mata a los profetas y apedrea a los que le son enviados! ¡Cuántas veces he querido reunir a tus hijos, como una gallina reúne a sus pollos bajo las alas, y no habéis querido! Mateo 23:37. Ellos sabían su situación de trasgresión y sentían miedo de las palabras de Jesús puesto que la parábola la termina con que aquellos viñadores malvados haciendo referencia a ellos como bien entendieron se les iba a exterminar, y su pacto, su viña se les iba dar a otros la Nueva Jerusalén que es la Iglesia como vemos en Mateo 16:18-19 la cual pablo dice en Efesios 3:10 que es el medio por el cual Dios nos dará su sabiduría.

 

 

 

 

p

Sobre la ramera de Apocalipsis

lean estos los anti católicos por favor

Jeremías 31:31. Llegarán los días –oráculo del Señor– en que estableceré una nueva Alianza con la casa de Israel y la casa de Judá. No será como la Alianza que establecí con sus padres el día en que los tomé de la mano para hacerlos salir del país de Egipto, mi Alianza que ellos rompieron, aunque yo era su dueño –oráculo del Señor–.

Isaías 1:19-20. Si están dispuestos a escuchar, comerán los bienes del país; pero si rehúsan hacerlo y se rebelan, serán devorados por la espada, porque ha hablado la boca del Señor.
Lamentablemente esta ciudad y su gente se corrompieron, no fueron fieles al Pacto y se fueron alejando cada vez más de Dios y prostituyéndose con todos los reinos posibles, tranzando la voluntad de su Señor la cual debieron seguir.

Jerusalén es la novia de Dios, pero la novia se prostituyó.

En el Pacto judío el lugar santo era una ciudad, la Tierra Prometida, allí está Jerusalén la cual fue fundada por el Rey David, por lo tanto proviene de la tierra. En cambio, la Nueva Tierra Prometida, en la nueva alianza (o Nuevo Pacto) es la Jerusalén Celestial (Apocalipsis 21:2), es decir, el Cielo.

Cuando uno se da cuenta que Jerusalén del antiguo Pacto es la prostituta comprende la gran mayoría del Apocalipsis sin dificultad.

“Microchip” ¿La marca de la Bestia?

ANALISIS SOBRE EL APOCALIPSIS

Jesus_CABALLO BLANCOAlgunos anti-Católicos argumentan que la Iglesia Católica es la Ramera de Babilonia de los capítulos 17 y 18 del Apocalipsis. El autor fundamentalista Dave Hunt, en su libro de 1994 A Woman Rides The Beast (Una Mujer Cabalga La Bestia), presenta nueve argumentos para tratar de probar esto. Sus reclamos son un útil resumen de todo lo usado por los fundamentalistas, y un breve examen de este material nos enseña que tales reclamos simplemente no funcionan.

#1: Siete Colinas

Hunt argumenta que la Ramera “es una ciudad construida sobre siete colinas”, las cuales identifica con las siete colinas de la antigua Roma. Este argumento esta basado en Apocalipsis 17:9, que expresa que la mujer se sienta sobre siete montañas. 

La palabra griega en este pasaje es horos. De las sesenta y cinco ocurrencias de esta palabra en el Nuevo Testamento, solo tres son vistas como “colina” en la versión del Rey Jaime. Las restantes sesenta y dos son traducidas como “montaña” o “monte”. Las Biblias modernas tienen similares proporciones. Si el pasaje expresa que la Ramera se sienta en “siete montañas”, podría referirse a cualquier cosa. Las montañas son símbolos bíblicos comunes, a menudo simbolizan reinos enteros (Cf. Sal 68:15; Dan 2:35; Amos 4:1, 6:1; Abdías 1, 8-21). Las sietes montañas de la Ramera pueden ser siete reinos sobre los que reinó, o siete reinos que tenían algo en común con ella.

El número siete también puede ser simbólico, frecuentemente representa completo en la Biblia. Si esto es así, las siete montañas puede significar que la Ramera reinó sobre todos los reinos de la tierra.

Aun si aceptamos que la palabra horos debería ser literalmente traducida como “colina” en este pasaje, todavía no nos aproxima a Roma. Otras ciudades son conocidas por haber sido construidas en siete colinas también.

Aun si se permite que la referencia sea Roma, de cual Roma estamos hablando ¿la Roma pagana o la cristiana? Como veremos, la Roma pagana coincide en todo con el criterio de Hunt mejor que la Roma cristiana.

Haciendo la distinción entre Roma y el Vaticano –la ciudad donde la Iglesia Católica tiene su sede actualmente- el argumento de Hunt se vuelve menos verosímil aún. La Ciudad del Vaticano no esta construida sobre siete colinas, sino sólo sobre una colina, a saber, la colina del Vaticano, que ni siquiera es una de “las siete” sobre los que la antigua Roma fue construida. Estas colinas están al este del río Tíber; la colina del Vaticano esta al oeste.

#2: “Babilonia” – ¿Qué significa ese nombre?

Hunt hace notar que la Ramera deberá ser una ciudad “conocida como Babilonia”. Esto esta basado en Apocalipsis 17:5, el cual dice que su nombre es “Babilonia la Grande.”

La frase “Babilonia la Grande” (griego: Babulon ha megala) se menciona cinco veces en Apocalipsis (14:8, 16:19, 17:5, 18:2 y 18:21). Su significado se aclara cuando se nota que Babilonia es mencionada en Apocalipsis siete veces como “la gran ciudad” (16:19, 17:18, 18:10, 16, 18, 19, 21). Además de estas, hay una sola referencia a “la gran ciudad”. El pasaje es 11:8 que dice “y sus cadáveres, en la plaza de la Gran Ciudad, que simbólicamente se llama Sodoma o Egipto, allí donde también su Señor fue crucificado”.

El Apocalipsis consistentemente habla como si solo hubiera una gran ciudad (“la gran ciudad”), sugiriendo que la gran ciudad en 11:8 es la misma que la gran ciudad mencionada en las otras siete citas: Babilonia. Evidencia adicional para la identidad de las dos es el hecho de que ambas son simbólicamente nombradas después de los grandes enemigos de la fe en el Antiguo Testamento: Sodoma, Egipto y Babilonia.

Esto sugiere que Babilonia la grande puede ser Jerusalén, no Roma. Muchos comentaristas Protestantes y Católicos han adoptado esta interpretación. Por otro lado, los primeros Padres de la Iglesia a menudo llaman a Roma como “Babilonia”, pero todas las referencias eran para la Roma pagana, que martirizó Cristianos.

#3: Comete Fornicación

Hunt dice, “La mujer es llamada Ramera (versículo 1), con los reyes de la tierra ha cometido fornicación (versículo 2). Solo hay dos ciudades contra las cuales se puede hacer semejante cargo: Jerusalén y Roma.”

Aquí Hunt admite que los profetas a menudo se referían a Jerusalén como una ramera espiritual, sugiriendo que la Ramera puede ser la Jerusalén apóstata. La Roma pagana de la antigüedad también coincide con esta descripción, ya que a través de la adoración al culto del emperador también cometió fornicación espiritual con los “reyes de la tierra” (aquellas naciones que conquistó).

Para identificar a la Ramera con el Vaticano, Hunt interpreta la fornicación como la realización de “alianzas profanas” que se fraguaron entre  el Vaticano y otras naciones, pero falla en citar las razones por las que las relaciones diplomáticas del Vaticano con otras naciones son “profanas”.

También confunde la Ciudad del Vaticano con la ciudad de Roma, y omite el hecho de que la Roma pagana tenía “alianzas profanas” con los reinos que gobernó (profanas porque estaban hechas sobre el paganismo y la adoración al emperador).

#4: Vestida en Púrpura y Rojo

Hunt declara, “la Ramera esta vestida de ‘púrpura y escarlata’ (versículo 4), los colores del clero Católico.” Después cita la Enciclopedia Católica para mostrar que los Obispos llevan determinada vestimenta púrpura y los Cardenales determinada vestimenta roja.

Hunt ignora el obvio significado simbólico de los colores –púrpura para la realeza y rojo por la sangre de los mártires Cristianos. Notamos que aquí Hunt, repentinamente, se vuelve literal en su interpretación. Entendió bien que la mujer simboliza una ciudad y que la fornicación simboliza otra cosa que literalmente sexo, pero ahora quiere asignar los colores literalmente a alguna vestimenta de determinada clerecía Católica.

Púrpura y rojo no son los colores dominantes de la vestimenta del clero Católico. El blanco lo es. Todos los sacerdotes llevan blanco (incluyendo Obispos y Cardenales cuando están celebrando Misa), inclusive el Papa también lo hace.

El púrpura y escarlata de la Ramera son contrastados con el blanco de la nueva Jerusalén, la Esposa de Cristo (Ap 19,8). Esto es un problema para Hunt por tres razones:

a) ya hemos asentado que el color dominante de la vestimenta del clero Católico es el blanco, que se identificaría con la nueva Jerusalén si el color es tomado literalmente;

b) el vestido de la Esposa esta dado como una interpretación simbólica (“las justas acciones de los santos” 19,8), implicando que el vestido de la Ramera también debe estar dado en un significado simbólico; y

c) la identificación de la Esposa como la Nueva Jerusalén (Ap 3;12, 21:2-10) sugiere que la Ramera puede ser la antigua Jerusalén apóstata –un contraste usado en otra parte de la Escritura (Gal 4, 25-26).

Hunt ignora el significado litúrgico del púrpura y el rojo en la simbología Católica. El púrpura significa arrepentimiento, y el rojo honra la sangre de Cristo y los mártires Cristianos.

Es apropiado para el clero Católico usar púrpura y escarlata, si no por otra razón sino porque han sido los colores litúrgicos de la religión verdadera desde los tiempos del antiguo Israel.

Hunt omite el recordar a sus lectores que Dios ordenó que el hilo y la lana escarlata serían usados en las ceremonias litúrgicas (Lev 14:4; 6, 49-52; Num 19:6), y que Dios ordenó que las vestiduras de los sacerdotes fueran hechas con hilo púrpura y escarlata (Ex 28: 4-8, 15, 33, 39;39;1-8,24,29). 

#5: Posee Gran Riqueza

Hunt declara, “la increíble riqueza de la Ramera sorprendió a Juan. Resplandecía con oro, piedras preciosas y perlas…(Ap, 17,4)”. El problema es que, a pesar de lo que haya tenido en el pasado, el Vaticano moderno no es fantásticamente rico. De hecho, opera con un déficit en el presupuesto en años recientes y tiene un presupuesto anual aproximadamente del tamaño del presupuesto de la Arquidiócesis de Chicago. Además, la riqueza coincide más con la Roma pagana o la Jerusalén apóstata, ambas centros económicos claves.

#6: Una Copa de Oro

Hunt también dice que la Ramera “tiene una copa de oro [cáliz] en su mano, lleno de abominaciones y de las impurezas de su fornicación.” Esta es otra referencia a Apocalipsis 17:4. Luego él declara que “la Iglesia es conocida por sus cientos de cálices alrededor del mundo”.

Para sugerir que la copa de oro es el cáliz Eucarístico, Hunt inserta la palabra “cáliz” entre corchetes, aunque aquí la palabra griega es la común para copa (poterion), que aparece treinta y tres veces en el Nuevo Testamento y siempre es traducida como “copa”.

Ignora el hecho de que el cáliz Católico es usado en la celebración de la Última Cena –un ritual ordenado por Cristo (Lc 22,19-20; I Cor 11, 24-25); ignora el hecho de que la mayoría de los cálices Eucarísticos Católicos no están hechos de oro, sino de otros materiales, tales como latón, plata, cristal, y hasta vasijas de barro; ignora el hecho de que las vasijas y utensilios litúrgicos dorados han sido parte de la verdadera religión desde los tiempos del antiguo Israel –otra vez por orden de Dios (Ex 25:38-40, 37:23-24; Num 31:50-51; “ Cron 24:14); y otra vez usa una interpretación literal, por la cual la copa de la Ramera no es un único símbolo que se aplica a Roma, sino una colección de muchas copas (literalmente) usadas en las ciudades a todo lo largo del planeta. Pero el Apocalipsis nos dice que es la copa de la ira de Dios la que se le da a la Ramera (Ap 14:10; cf. Ap 18:6). Esto no tiene nada que ver con los cálices Eucarísticos.

#7: La Madre de las Prostitutas

Ahora el argumento de Hunt más risible: “la atención de Juan es fijada en la frente de la mujer: LA MADRE DE LAS PROSTITUTAS Y DE LAS ABOMINACIONES DE LA TIERRA (versículo 5). Tristemente, la Iglesia Católica Romana encaja en esta descripción como en las otras. Mucho de la causa de esto es la doctrina anti-bíblica del celibato sacerdotal, que ha hecho pecadores en el clero y prostitutas a aquellas con quien secretamente cohabitan.”

El celibato sacerdotal no es una doctrina, es una disciplina –una disciplina en el Rito Latino de la Iglesia- y aún este rito no siempre es obligatorio. La disciplina no puede ser ni remotamente anti-bíblica, ya que el mismo Hunt menciona, “El gran apóstol Pablo fue célibe y recomendó este estado a otros que quisieran dedicarse de lleno al servicio de Cristo.”

Hunt de nuevo ha dado bandazos absurdamente con una interpretación literal. Debe interpretar la prostitución de las hijas de la Ramera como la misma que la de su madre, por lo que es llamada su madre en primer lugar. Esto sería la fornicación espiritual o política o la persecución de los mártires Cristianos (Cf. 17:2,6; 18:6). En vez de eso, Hunt da una interpretación literal de las hijas, prostitutas terrenales cometiendo, literalmente, fornicación terrenal.

Si Hunt no tuviera una fijación sobre la versión del Rey Jaime, él observaría otro punto que identificaría las iniquidades de las hijas con la de su madre: la misma palabra griega (porne) es usada tanto para la madre como para las hijas. La versión del Rey Jaime traduce esta palabra como “ramera” siempre que se refiere a la madre, pero como “golfa” cuando se refiere a las hijas. Las traducciones modernas, por el contrario, traducen esta palabra usando siempre un mismo término en español. Juan ve “la gran ramera” (17:1, 15, 16; 19:2) quien es “la madre de las rameras” (17:5). Las iniquidades de las hijas deben ser las mismas que las de su madre, ¡pero entonces no puede ser sexo literal!

#8: Derramó la Sangre de los Santos

Hunt menciona, “enseguida Juan observa que la mujer esta embriagada –no con alcohol sino con la sangre de los santos, y con la sangre de los mártires de Jesús… [Cf. versículo 6]”. Entonces acusa de brutalidad y matanzas a las Inquisiciones, supuestas conversiones forzadas de naciones, y ¡hasta el holocausto Nazi!

Esta sección del libro abunda en errores históricos, siendo el menor el de su implicación que le endosa a la Iglesia la conversión forzada de naciones. La Iglesia enfáticamente no lo hizo. Ha condenado las conversiones forzadas desde el tercer siglo (antes de que remotamente fuera posible), y formalmente las ha condenado en repetidas ocasiones, como en el Catecismo de la Iglesia Católica (CCC 160, 1738, 1782, 2106, 2107).

Pero la Roma pagana y la Jerusalén apóstata coinciden con la descripción de la ciudad embriagada con la sangre de los santos y los mártires de Jesús. Y ya que fueron notorios perseguidores de Cristianos, el público original habría automáticamente pensado en una de estas dos como la ciudad que persigue Cristianos, no una Roma Cristiana nunca soñada que estaba a siglos en el futuro.

#9: Reinó sobre Reyes

Para su último argumento, Hunt dice, “Finalmente, el ángel revela que la mujer es ‘la gran ciudad, que tiene soberanía sobre los reyes de la tierra’ (versículo 18). ¿Existe tal ciudad? Sí, y otra vez solo una: Ciudad del Vaticano.”

Esto es una broma. El Vaticano no tiene poder sobre otras naciones; ciertamente no reina sobre estas. De hecho, la misma existencia del Vaticano ha sido amenazada en los pasados dos siglos por el nacionalismo Italiano.

Hunt apela al poder que los papas alguna vez tuvieron sobre gobernantes políticos Cristianos (descuidando el hecho de que esto siempre fue una autoridad limitada, por propia admisión de los papas), pero en aquel tiempo no había una Ciudad del Vaticano. El Vaticano solo llego a ser una ciudad separada hasta 1929, cuando la Santa Sede e Italia firmaron el Tratado de Letrán.

Hunt parece entender que este pasaje esta hablando acerca del Vaticano, ya que la moderna ciudad de Roma es solo una fuerza política menor. Si el reinado es literalmente, político, entonces la Roma pagana cumple el requisito mucho mejor que lo que la Roma Cristiana jamás lo pudo haber hecho.

Para mayor información sobre la Ramera de Babilonia, ver el artículo La Ramera de Babilonia.