Archivos diarios: 22 febrero, 2014

La homosexualidad en la doctrina católica

La homosexualidad en la doctrina católica

por José María Iraburu

–¿Y cómo se atreve usted a exponer públicamente esta doctrina?

–Confirmo así el testimonio de la verdad que hace poco ha dado con fortaleza apostólica Don Fernando Sebastián, el que fue mi Arzobispo en Pamplona (1993-207).

El Papa Francisco anunció (12-II) que Mons. Fernando Sebastián Aguilar será nombrado Cardenal el 22 de febrero de 2014. Con esta ocasión los periodistas le hicieron varias entrevistas, y en una de ellas, preguntado acerca de la homosexualidad, declaró que es «una manera deficiente de manifestar la sexualidad», añadiendo que las personas en «muchos casos de homosexualidad se pueden recuperar y normalizar con un tratamiento adecuado».

Esta breve declaración de la doctrina católica ocasionó un linchamiento generalizado, del que doy cuenta al final de este artículo. Don Fernando, en todo caso, no hizo sino confesar la doctrina católica sobre la homosexualidad, según podremos comprobar en los tres documentos más importantes publicados sobre el tema por la Congregación de la Doctrina de la Fe (= CDF) y por el Catecismo de la Iglesia Católica. Son míos los subrayados, subtítulos y maquetación de estos documentos que reproduzco en fragmentos, pero que en los enlaces pueden verse íntegros.

* * *

CDF. (1975-XII-29)

Declaración «Persona humana», acerca de ciertas cuestiones de ética sexual, firmada por el Prefecto, Card. Franjo Seper, aprobada y confirmada por el Papa Pablo VI, que ordenó su publicación.

–Hoy es frecuente considerar natural la homosexualidad y lícito su ejercicio

8. En nuestros días –fundándose en observaciones de orden psicológico– han llegado algunos a juzgar con indulgencia, e incluso a excusar completamente, las relaciones entre personas del mismo sexo, contra la doctrina constante del Magisterio y contra el sentido moral del pueblo cristiano.

Se hace una distinción –que no parece infundada– entre los homosexuales cuya tendencia, proviniendo de una educación falsa, de falta de normal evolución sexual, de hábito contraído, de malos ejemplos y de otras causas análogas, es transitoria o a lo menos no incurable, y aquellos otros homosexuales que son irremediablemente tales por una especie de instinto innato o de constitución patológica que se tiene por incurable.

Ahora bien, en cuanto a los sujetos de esta segunda categoría, piensan algunos que su tendencia es natural hasta tal punto que debe ser considerada en ellos como justificativa de relaciones homosexuales en una sincera comunión de vida y amor semejante al matrimonio, en la medida en que se sienten incapaces de soportar una vida solitaria.

–La fe cristiana, fundada en la Escritura, enseña lo contrario

Indudablemente, esas personas homosexuales deben ser acogidas en la acción pastoral con comprensión y deben ser sostenidas en la esperanza de superar sus dificultades personales y su inadaptación social. También su culpabilidad debe ser juzgada con prudencia. Pero no se puede emplear ningún método pastoral que reconozca una justificación moral a estos actos por considerarlos conformes a la condición de esas personas. Según el orden moral objetivo, las relaciones homosexuales son actos privados de su ordenación necesaria y esencial. En la Sagrada Escritura están condenados como graves depravaciones e incluso presentados como la triste consecuencia de una repulsa de Dios [18]. Este juicio de la Escritura no permite concluir que todos los que padecen esta anomalía por esta causa incurran en culpa personal; pero atestigua que los actos homosexuales son por su intrínseca naturaleza desordenados y que no pueden recibir aprobación en ningún caso.

[18]. Rom 1,24-27: «Por eso los entregó Dios a los deseos de su corazón, a la impureza con que deshonran sus propios cuerpos; pues cambiaron la verdad de Dios por la mentira y adoraron y sirvieron a las criaturas en lugar del Criador, que es bendito por los siglos, Amén. Por lo cual los entregó Dios a las pasiones vergonzosas, pues las mujeres cambiaron el uso natural en uso contra naturaleza, e igualmente los varones, dejando el uso natural de la mujer, se abrasaron en la concupiscencia de unos por otros, los varones de los varones, cometiendo torpezas y recibiendo en sí mismos el pago debido a su extravío». Cf. también lo que dice San Pablo a propósito de los que practican la sodomía en 1Cor 6,10; 1Tim 1,10.

Es falsa la tendencia a disminuir o eliminar en el ejercicio de la sexualidad la realidad del pecado grave

10. El respeto de la ley moral en el campo de la sexualidad, así como la práctica de la castidad, se ven comprometidos en una medida no pequeña, sobre todo en los cristianos menos fervorosos, por la tendencia actual a reducir hasta el extremo, al menos en la existencia concreta de los hombres, la realidad del pecado grave, si no es que se llega a negarla.

Algunos llegan a afirmar que el pecado mortal que separa de Dios sólo se verifica en el rechazo directo y formal de la llamada de Dios, o en el egoísmo que se cierra al amor del prójimo completa y deliberadamente. Sólo entonces tendría lugar una «opción fundamental», es decir, una de aquellas decisiones que comprometen totalmente una persona, y que serían necesarias para constituir un pecado mortal; mediante ella tomaría o ratificaría el hombre, desde el centro de su personalidad, una actitud radical en relación con Dios o con los hombres. Por el contrario, las acciones que llaman «periféricas» –en las que niegan que se dé por lo regular una elección decisiva– no llegarían a cambiar una opción fundamental; y tanto menos cuanto que, según se observa, con frecuencia proceden de los hábitos contraídos. De esta suerte, esas acciones pueden debilitar las opciones fundamentales, pero no hasta el punto de poderlas cambiar por completo. Ahora bien, según esos autores, un cambio de opción fundamental respecto de Dios ocurre más difícilmente en el campo de la actividad sexualdonde, en general, el hombre no quebranta el orden moral de manera plenamente deliberada y responsable, sino más bien bajo la influencia de su pasión, de su debilidad, de su inmadurez; incluso, a veces, de la ilusión que se hace de demostrar así su amor por el prójimo; a todo lo cual se añade con frecuencia la presión del ambiente social. Sin duda, la opción fundamental es la que define en último término la condición moral de una persona; pero una opción fundamental puede ser cambiada totalmente por actos particulares, sobre todo cuando éstos hayan sido preparados, como sucede frecuentemente, con actos anteriores más superficiales. En todo caso, no es verdad que actos singulares no son suficientes para constituir un pecado mortal […]

Por lo tanto, el hombre peca mortalmente no sólo cuando su acción procede de menosprecio directo del amor de Dios y del prójimo, sino también cuando consciente y libremente elige un objeto gravemente desordenado, sea cual fuere el motivo de su elección. En ella está incluido, en efecto, según queda dicho, el menosprecio del mandamiento divino: el hombre se aparta de Dios y pierde la caridad. Ahora bien, según la tradición cristiana y la doctrina de la Iglesia, y como también lo reconoce la recta razón, el orden moral de la sexualidad comporta para la vida humana bienes tan elevados, que toda violación directa de este orden es objetivamente grave (24.- Cf. las notas anteriores 17 y 19; Decreto del Santo Oficio18-III-1666: Denz 2060; Pablo VI, 1968: enc. Humanæ vitæ, 13 y 14).

–Haya verdad y prudencia al evaluar la gravedad del pecado concreto contra la castidad

Es verdad que en las faltas de orden sexual, vista su condición especial y sus causas, sucede más fácilmente [en comparación con otros pecados] que no se les dé un consentimiento plenamente libre. Y esto invita a proceder con cautela en todo juicio sobre el grado de responsabilidad subjetiva de las mismas. Es el caso de recordar en particular aquellas palabras de la Sagrada Escritura: «El hombre mira las apariencias, pero Dios mira el corazón» (1Sam 16,7). Sin embargo, recomendar esa prudencia en el juicio sobre la gravedad subjetiva de un acto pecaminoso particular no significa en modo alguno sostener que en materia sexual no se cometen pecados mortales.

Los Pastores deben, pues, dar prueba de paciencia y de bondad; pero no les está permitido ni hacer vanos los mandamientos de Dios, ni reducir desmedidamente la responsabilidad de las personas: «No menoscabar en nada la saludable doctrina de Cristo es una forma de caridad eminente hacia las almas. Pero esto debe ir acompañado siempre de la paciencia y de la bondad de que el mismo Señor dio ejemplo en su trato con los hombres. Venido no para juzgar, sino para salvar, El fue ciertamente intransigente con el mal, pero misericordioso con las personas» (Humanæ vitæ, 29).

* * *

CDF. (1986-X-1)

Carta a los Obispos de la Iglesia Católica sobre la atención pastoral a las personas homosexuales, firmada por el Prefecto, Card. Joseph Ratzinger, y aprobada por el Papa Juan Pablo II, que ordenó su publicación. Esta larga carta contesta objeciones y rectifica interpretaciones pastorales erróneas sobre el documento de 1975, antes citado.

La tendencia homosexual es objetivamente desordenada

3. …En la discusión que siguió a la publicación de la Declaración [de 1975], se propusieron unas interpretaciones excesivamente benévolas de la condición homosexual misma, hasta el punto que alguno se atrevió incluso a definirla indiferente o, sin más, buena. Es necesario precisar, por el contrario, que la particular inclinación de la persona homosexual, aunque en sí no sea pecado, constituye sin embargo una tendencia, más o menos fuerte, hacia un comportamiento intrínsecamente malo desde el punto de vista moral. Por este motivo la inclinación misma debe ser considerada como objetivamente desordenada.

Quienes se encuentran en esta condición deberían, por tanto, ser objeto de una particular solicitud pastoral, para que no lleguen a creer que la realización concreta de tal tendencia en las relaciones homosexuales es una opción moralmente aceptable.

Sólo es lícita la unión sexual del hombre y de la mujer unidos en matrimonio

7. La Iglesia, obediente al Señor que la ha fundado y la ha enriquecido con el don de la vida sacramental, celebra en el sacramento del matrimonio el designio divino de la unión del hombre y de la mujer, unión de amor y capaz de dar vida. Sólo en la relación conyugal puede ser moralmente recto el uso de la facultad sexual. Por consiguiente, una persona que se comporta de manera homosexual obra inmoralmente.

Optar por una actividad sexual con una persona del mismo sexo equivale a anular el rico simbolismo y el significado, para no hablar de los fines, del designio del Creador en relación con la realidad sexual. La actividad homosexual no expresa una unión complementaria, capaz de transmitir la vida, y por lo tanto contradice la vocación a una existencia vivida en esa forma de auto-donación que, según el Evangelio, es la esencia misma de la vida cristiana. Esto no significa que las personas homosexuales no sean a menudo generosas y no se donen a sí mismas, pero cuando se empeñan en una actividad homosexual refuerzan dentro de ellas una inclinación sexual desordenada, en sí misma caracterizada por la auto-complacencia.

Como sucede en cualquier otro desorden moral, la actividad homosexual impide la propia realización y felicidad porque es contraria a la sabiduría creadora de Dios. La Iglesia, cuando rechaza las doctrinas erróneas en relación con la homosexualidad, no limita sino que más bien defiende la libertad y la dignidad de la persona, entendidas de modo realístico y auténtico. […]

Hay una gran presión actual de grupos y de políticos para legitimar el ejercicio de la homosexualidad

8. …Sin embargo, en la actualidad un número cada vez más grande de personas, aun dentro de la Iglesia, ejercen una fortísima presión para llevarla a aceptar la condición homosexual, como si no fuera desordenada, y a legitimar los actos homosexuales. Quienes dentro de la comunidad de fe incitan en esta dirección tienen a menudo estrechos vínculos con los que obran fuera de ella. Ahora bien, estos grupos externos se mueven por una visión opuesta a la verdad sobre la persona humana, que nos ha sido plenamente revelada en el misterio de Cristo. Aunque no en un modo plenamente consciente, manifiestan una ideología materialista que niega la naturaleza trascendente de la persona humana, como también la vocación sobrenatural de todo individuo. […]

Ha de condenarse el menosprecio y persecución contra los homosexuales

10. Es de deplorar con firmeza que las personas homosexuales hayan sido y sean todavía objeto de expresiones malévolas y de acciones violentas. Tales comportamientos merecen la condena de los pastores de la Iglesia, dondequiera que se verifiquen. Revelan una falta de respeto por lo demás, que lesiona unos principios elementales sobre los que se basa una sana convivencia civil. La dignidad propia de toda persona siempre debe ser respetada en las palabras, en las acciones y en las legislaciones.

También ha de reprobarse el fomento cultural, político y legal de la homosexualidad

Sin embargo, la justa reacción a las injusticias cometidas contra las personas homosexuales de ningún modo puede llevar a la afirmación de que la condición homosexual no sea desordenada. Cuando tal afirmación es acogida y, por consiguiente, la actividad homosexual es aceptada como buena, o también cuando se introduce una legislación civil para proteger un comportamiento al cual ninguno puede reivindicar derecho alguno, ni la Iglesia, ni la sociedad en su conjunto deberían luego sorprenderse si también ganan terreno otras opiniones y prácticas torcidas y si aumentan los comportamientos irracionales y violentos.

La condición homosexual congénita o la adquirida

11. Algunos sostienen que la tendencia homosexual, en ciertos casos, no es el resultado de una elección deliberada y que la persona homosexual no tiene alternativa, sino que es forzada a comportarse de una manera homosexual. Como consecuencia se afirma que ella, no siendo verdaderamente libre, obraría sin culpa en estos casos.

Al respecto es necesario volver a referirse a la sabia tradición moral de la Iglesia, la cual pone en guardia contra generalizaciones en el juicio de los casos particulares. De hecho en un caso determinado pueden haber existido en el pasado o pueden todavía subsistir circunstancias tales que reducen y hasta quitan la culpabilidad del individuo; otras circunstancias, por el contrario, pueden aumentarla. De todos modos se debe evitar la presunción infundada y humillante de que el comportamiento homosexual de las personas homosexuales esté siempre y totalmente sujeto a coacción y por consiguiente sin culpa. En realidad también en las personas con tendencia homosexual se debe reconocer aquella libertad fundamental que caracteriza a la persona humana y le confiere su particular dignidad. Como en toda conversión del mal, gracias a esta libertad, el esfuerzo humano, iluminado y sostenido por la gracia de Dios, podrá permitirles evitar la actividad homosexual.

La actitud espiritual del homosexual cristiano

12. ¿Qué debe hacer entonces una persona homosexual que busca seguir al Señor?Sustancialmente, estas personas están llamadas a realizar la voluntad de Dios en su vida, uniendo al sacrificio de la cruz del Señor todo sufrimiento y dificultad que puedan experimentar a causa de su condición. Para el creyente la cruz es un sacrificio fructuoso, puesto que de esa muerte provienen la vida y la redención. Aun si toda invitación a llevar la cruz o a entender de este modo el sufrimiento del cristiano será presumiblemente objeto de mofa por parte de alguno, se deberá recordar que ésta es la vía de la salvación para todos aquellos que son seguidores de Cristo.

Esto no es otra cosa, en realidad, que la enseñanza de apóstol Pablo a los Gálatas, cuando dice que el Espíritu produce en la vida del creyente: «amor, gozo, paz, paciencia, benevolencia, bondad, fidelidad, mansedumbre y dominio de sí» y aún más: «No podéis pertenecer a Cristo sin crucificar la carne con sus pasiones y sus deseos» (Gal 5,22.24) […]

Las personas homosexuales, como los demás cristianos, están llamadas a vivir la castidad. Si se dedican con asiduidad a comprender la naturaleza de la llamada personal de Dios respecto a ellas, estarán en condición de celebrar más fielmente el sacramento de la Penitencia y de recibir la gracia del Señor, que se ofrece generosamente en este sacramento para poderse convertir más plenamente caminando en el seguimiento a Cristo. […]

La verdadera pastoral católica en relación a los homosexuales

15. Esta Congregación, por consiguiente, anima a los Obispos para que promuevan en sus diócesis una pastoral que, en relación con las personas homosexuales, esté plenamente de acuerdo con la enseñanza de la Iglesia. Ningún programa pastoral auténtico podrá incluir organizaciones en las que se asocien entre sí personas homosexuales, sin que se establezca claramente que la actividad homosexual es inmoral. Una actitud verdaderamente pastoral comprenderá la necesidad de evitar las ocasiones próximas de pecado a las personas homosexuales.

Deben ser estimulados aquellos programas en los que se evitan estos peligros. Pero se debe dejar bien en claro que todo alejamiento de la enseñanza de la Iglesia, o el silencio acerca de ella, so pretexto de ofrecer un cuidado pastoral, no constituye una forma de auténtica atención ni de pastoral válida. Sólo lo que es verdadero puede finalmente ser también pastoral. Cuando no se tiene presente la posición de la Iglesia se impide que los hombres y las mujeres homosexuales reciban aquella atención que necesitan y a la que tienen derecho.

Un auténtico programa pastoral ayudará a las personas homosexuales en todos los niveles de su vida espiritual, mediante los sacramentos y en particular a través de la frecuente y sincera confesión sacramental, mediante la oración, el testimonio, el consejo y la atención individual. De este modo la entera comunidad cristiana puede llegar a reconocer su vocación a asistir a estos hermanos y hermanas, evitándoles ya sea la desilusión, ya sea el aislamiento. […]

17. …Será conveniente además promover programas apropiados de catequesis, fundados sobre la verdad concerniente a la sexualidad humana, en su relación con la vida de la familia, tal como es enseñada por la Iglesia. Tales programas, en efecto, suministran un óptimo contexto, dentro del cual se puede tratar también la cuestión de la homosexualidad.

Esta catequesis podrá ayudar asimismo a aquellas familias, en las que se encuentran personas homosexuales, a afrontar un problema que las toca tan profundamente.

Solamente es verdadera acción pastoral la que se fundamenta en la verdad

Se deberá retirar todo apoyo a cualquier organización que busque subvertir la enseñanza de la Iglesia, que sea ambigua respecto a ella o que la descuide completamente. […]

18. El Señor Jesús ha dicho: « Vosotros conoceréis la verdad y la verdad os hará libres » (Jn 8, 32). La Escritura nos manda realizar la verdad en la caridad (cf. Ef 4, 15). Dios que es a la vez Verdad y Amor llama a la Iglesia a ponerse al servicio de todo hombre, mujer y niño con la solicitud pastoral del Señor misericordioso.

* * *

CDF. (1992-VII-23)

Algunas consideraciones acerca de la respuesta a propuestas legislativas sobre la no discriminación de las personas homosexuales

Premisa.

Recientemente, en diversos lugares, ha sido propuesta una legislación que haría ilegal la discriminación basada en la tendencia sexual. En algunas ciudades las autoridades municipales han puesto a disposición de las parejas homosexuales (y heterosexuales no casadas) casas populares, destinadas a las familias. Esas iniciativas, aunque parecen orientadas más a ofrecer un apoyo a los derechos civiles fundamentales que a mostrarse indulgentes con su actividad o con su estilo de vida homosexual, pueden influir negativamente en la familia y en la sociedad. Por ejemplo, muchas veces surgen problemas como la adopción de niños, la contratación de profesores, la necesidad de casas por parte de las familias auténticas, y las preocupaciones legítimas de los propietarios de casas al seleccionar a los potenciales arrendatarios.

Aunque es imposible imaginar las eventuales consecuencias de propuestas legislativas en este sector, las siguientes observaciones intentarán indicar algunos principios y hacer algunas distinciones de carácter general que tanto el legislador consciente como el elector y las autoridades eclesiásticas, llamados a afrontar ese problema, deberían tener siempre presentes.

Igualdad fundamental de los derechos civiles de los homosexuales, y algunas limitaciones

6. «La Iglesia es consciente de que la opinión, según la cual la actividad homosexual sería equivalente, o por lo menos igualmente aceptable, a la expresión sexual del amor conyugal, tiene una incidencia directa sobre la concepción que la sociedad tiene acerca de la naturaleza y de los derechos de la familia, poniéndolos seriamente en peligro» (Carta CDF1986, n. 9).

10. La «tendencia sexual» no constituye una cualidad comparable con la raza, el origen étnico, etc., respecto a la no discriminación. A diferencia de esas cualidades, la tendencia homosexual es un desorden objetivo (cf. Carta CDF 1986, n. 3) y conlleva una cuestión moral. (cf. Carta, n. 9).

12. Las personas homosexuales, en cuanto personas humanas, tienen los mismos derechos que todas las demás personas, incluso el derecho a no ser tratados de una manera que ofenda su dignidad personal (cf. Carta n. 10). Entre otros derechos, todas las personas tienen derecho al trabajo, a la casa, etc. Sin embargo, esos derechos no son absolutos. Pueden ser limitados legítimamente a causa de un comportamiento externo objetivamente desordenado. Esto, a veces, no sólo es lícito, sino también obligatorio; no sólo se impondrá a causa de un comportamiento culpable, sino también en el caso de personas enfermas física o mentalmente. Así, se acepta que el Estado puede limitar el ejercicio de los derechos, por ejemplo, en el caso de personas contagiosas o enfermos mentales, con el fin de proteger el bien común.

No debe considerarse la homosexualidad como fundamento de ciertos derechos

13. Incluir la «tendencia homosexual» entre las consideraciones según las cuales es ilegal discriminar, puede llevar fácilmente a considerar la homosexualidad como fuente positiva de derechos humanos, por ejemplo, en relación con la así llamada «acción positiva», o tratamiento preferencial en tema de contratos de alquiler. Esto es tanto más perjudicial cuanto que no existe un derecho a la homosexualidad (cf. n. 10) y que, por tanto, no debería constituir una plataforma para reivindicaciones judiciales. El paso del reconocimiento de la homosexualidad como factor según el cual es ilegal discriminar puede llevar fácilmente, si no de modo automático, a la protección legislativa y a la promoción de la homosexualidad. Se invocaría la homosexualidad de una persona, contraponiéndola a una discriminación comprobada, y así el ejercicio de los derechos se defendería precisamente a través de la afirmación de la condición homosexual, en lugar de hacerlo a través de la demostración de una violación de los derechos humanos fundamentales.

14. La «tendencia sexual» de una persona no es comparable con la raza, el sexo, la edad, etc.

No debe inhibirse la Iglesia ante la generación de leyes contrarias al bien común

16. Por último, cuando está en juego una cuestión acerca del bien común, no es oportuno que las autoridades eclesiales apoyen o se mantengan neutrales ante una legislación negativa, aunque ésta haga algunas excepciones con las organizaciones y las instituciones de la Iglesia. La Iglesia tiene la responsabilidad de promover la vida de la familia y la moralidad pública de la entera sociedad civil basándose en los valores morales fundamentales, y no sólo para protegerse a sí misma de la aplicación de leyes perniciosas (cf. n. 17).

* * *

Juan Pablo II (1992-X-11)

Catecismo de la Iglesia Católica

–Castidad y homosexualidad

2357 La homosexualidad designa las relaciones entre hombres o mujeres que experimentan una atracción sexual, exclusiva o predominante, hacia personas del mismo sexo. Reviste formas muy variadas a través de los siglos y las culturas. Su origen psíquico permanece en gran medida inexplicado. Apoyándose en la Sagrada Escritura que los presenta como depravaciones graves (cf. Gén 19,1-29; Rm 1, 24-27; 1Co 6,10; 1Tm 1,10), la Tradición ha declarado siempre que «los actos homosexuales son intrínsecamente desordenados» (CDF, Persona humana, 8). Son contrarios a la ley natural. Cierran el acto sexual al don de la vida. No proceden de una verdadera complementariedad afectiva y sexual. No pueden recibir aprobación en ningún caso.

2358 Un número apreciable de hombres y mujeres presentan tendencias homosexuales profundamente arraigadas. Esta inclinación, objetivamente desordenada, constituye para la mayoría de ellos una auténtica prueba. Deben ser acogidos con respeto, compasión y delicadeza. Se evitará, respecto a ellos, todo signo de discriminación injusta. Estas personas están llamadas a realizar la voluntad de Dios en su vida, y, si son cristianas, a unir al sacrificio de la cruz del Señor las dificultades que pueden encontrar a causa de su condición.

2359 Las personas homosexuales están llamadas a la castidad. Mediante virtudes de dominio de sí mismo que eduquen la libertad interior, y a veces mediante el apoyo de una amistad desinteresada, de la oración y la gracia sacramental, pueden y deben acercarse gradual y resueltamente a la perfección cristiana.

* * *

Oremos por las personas homosexuales. Ésta es la acción pastoral más eficaz para ayudarles espiritualmente. Dios les llama, como a todos nosotros, a la perfecta castidad y a la perfección evangélica, es decir, a la santidad. Cristo quiere mantenerlas libres, con la libertad de los hijos de Dios: libres de la carne, del mundo y del diablo, padre de la mentira, príncipe de las tinieblas, que busca destruirnos (Ef 6,10-13). Debemos «combatir los buenos combates de la fe» (1Tim 6,12) contra quienes promueven el pecado de la homosexualidad activa y la ideología del género contraria a la naturaleza y la gracia. Es una lucha espiritual que tendrá como armas fundamentales la oración y la penitencia, la adoración al Santísimo, el rezo del Santo Rosario. El Señor quiere que le pidamos esta gracia, y nos asegura: «Si mi pueblo, sobre el cual es invocado mi Nombre, se humilla, orando y buscando mi rostro, y se vuelve de sus malos caminos, yo le oiré desde los cielos, perdonaré su pecado y sanaré su tierra» (2Cró 7,14).

* * *

El Sr. Arzobispo emérito de Pamplona-Tudela, Don Fernando Sebastián Aquilar, fue nominado Cardenal por el Papa Francisco (12-II-2014), y como es normal en estos casos, fue entrevistado por varios medios de comunicación, entre ellos por eldiario malagueño El Sur (19-I-2014). Una de las cuestiones que se le presentaron fue ésta:

–¿Entiende como tal [deficiencia] la homosexualidad desde punto de vista de la moralidad?

–Sí. Muchos se quejan y no lo toleran, pero con todos los respetos digo que la homosexualidad es una manera deficiente de manifestar la sexualidad, porque ésta tiene una estructura y un fin, que es el de la procreación. Una homosexualidad que no puede alcanzar ese fin está fallando. Eso no es un ultraje para nadie. En nuestro cuerpo tenemos muchas deficiencias. Yo tengo hipertensión, ¿me voy a enfadar porque me lo digan? Es una deficiencia que tengo que corregir como pueda. El señalar a un homosexual una deficiencia no es una ofensa, es una ayuda porque muchos casos de homosexualidad se pueden recuperar y normalizar con un tratamiento adecuado. No es ofensa, es estima. Cuando una persona tiene un defecto, el buen amigo es el que se lo dice».

Inmediatamente se alzaron protestas enardecidas. Algunas llegan incluso a fingir una solicitud positiva por el bien de la Iglesia, amenazado por el osado Mons. Sebastián. Conmovedor.

–La portavoz socialista en el Ayuntamiento de Málaga lamenta indignada la falta de sintonía entre el Cardenal Sebastián y el Papa Francisco: «No son los vientos de cambio que soplan, en apariencia, desde el Vaticano… El Cardenal se convierte en intérprete del propio Papa, que parecía alejado de estas tesis retrógradas, insultantes, anticonstitucionales… El Papa Francisco debería plantearse si un cardenal así ayuda a la regeneración que defiende». –Por su parte, elFront d’Alliberament Gai de Catalunya solicita al Fiscal general del Estado que abra diligencias en contra del Cardenal, al ser sus declaraciones «absolutamente indecentes», ya que «esta expresión atenta contra el marco jurídico español que protege como derecho fundamental la dignidad y la no discriminación en el artículo 18 y 14 de la Constitución». –El presidente de la asociación Entiende anuncia una campaña en las redes sociales por unas declaraciones que «evidencian la homofobia de la jerarquía eclesiástica». –El portavoz del colectivo LGTB afirma que «declaraciones de este alcance homófobo son una clara incitación al odio y a la discriminación, comportamientos penados en el artículo 510 del Código Penal, y ponen en peligro la seguridad de miles de adolescentes homosexuales que ya de por sí sufren bullinghomófobo». La secretaría de Igualdad del PSOE asegura que «decir que la homosexualidad es una deficiencia es no reconocer un principio profundamente democrático como es la libertad de las personas para ejercer su sexualidad, que es diversa», principio defendido en «la Constitución y las leyes de nuestra democracia».

No quiero cansarles con la enumeración de otras muchas protestas. Pero permítanme que les traiga dos, especialmente indignantes.

–El director de Religión Digital, portal multirreligioso, en su artículo Enrocarse o pedir perdón: el dilema de Don Fernando (20-I-2014), escribe: «A mi juicio, sus declaraciones están produciendo un daño enorme a la Iglesia y al Papa que lo eligió para crearlo cardenal. Por eso y aunque no soy nadie para darle consejos, me atrevo a pedir, con todo el respeto y el aprecio que le tengo, que rectifique públicamente. Convoque, cuanto antes, una rueda de prensa con un único punto: pedir perdón. Primero a los homosexuales. Después, al Papa y a la Iglesia. No hace falta que se cubra de ceniza y se vista de saco. Basta con que pida disculpas y trate de explicar sus desafortunadas declaraciones». Palabras que ciertamente el Cardenal Sebastián sabrá apreciar en su justo valor.

El Parlamento de Navarra (27-I-2914), con la oposición de UPN y de PP de Navarra, aprueba una Declaración institucional que reprueba las palabras de Mons. Sebastián. Por su parte, la portavoz en Navarra del PP estima «innecesaria» la reprobación, e incluso la considera «injusta», porque Mons. Sebastián ha dicho «lo que a él le parece oportuno», de manera que «extiende a toda la Iglesia católica la opinión de uno de sus miembros». Está claro que la señora Portavoz del PP no sabe en esta cuestión lo que dice. Con los documentos arriba citados queda claro que lo dicho por Don Fernando no es una opinión suya, sino la doctrina católica sobre la homosexualidad.

Nada es hoy tan peligroso en las naciones apóstatas como la afirmación de la verdad católica. Por eso es silenciada tan frecuentemente, al menos en algunas cuestiones, y no sólo en medios culturales y políticos, sino también eclesiales. Pero los cristianos, y especialmente los Obispos, hemos sido enviados por Cristo al mundo para continuar la misión que recibió del Padre: «yo he venido al mundo para dar testimonio de la verdad» (Jn 18,37). Por eso en InfoCatólica queremos solidarizarnos con Mons. Fernando Sebastián, dando gracias a Cristo que le asiste para ser en el mundo su testigo fiel. En seguida de su nombramiento, recibió diversos nombres, según lugares y ambientes: Cardenal de Salamanca, Cardenal de Málaga, Cardenal de Pamplona, etc. Nosotros queremos llamarle, al menos en nuestro rincón en la web, Cardenal de InfoCatólica, pues durante varios años tuvo en nuestro diario digital un muy apreciable blog. Estamos con usted, Don Fernando.

José María Iraburu, sacerdote

SODOMA Y MATRIMONIOS GAY

SODOMA Y MATRIMONIOS GAY

El descenso hacia Sodoma

Los pastores peleaban por las tierras de pastoreo. Las tensiones crecían. Abram se dio cuenta de que él y su sobrino Lot debían separarse. (Ambos tenían numerosos siervos, manadas y posesiones.) Así que Abram dijo a Lot: «No haya ahora conflicto entre nosotros dos, entre mis pastores y los tuyos, porque somos hermanos. ¿No está toda la tierra delante de tí? Te ruego que te apartes de mí. Si fueres a la mano izquierda, yo iré a la derecha; y si tú a la derecha, yo iré a la izquierda.»1 Lot miró a su alrededor y vio que la tierra del Este, hacia el Jordán, era muy fértil, como «el huerto del Señor». De esa manera Lot se separó y habitó en Sodoma.

Mas los hombres de Sodoma y de las zonas próximas eran en sumo grado perversos, y Dios decidió destruir la ciudad y todos los pueblos vecinos. Al escuchar esto Abraham (así le llamaba ahora Dios a Abram), abogó porque se perdonaran las ciudades si se hallaban en ellas por lo menos 10 hombres justos. Como ni siquiera se pudieron hallar 10 justos, Dios hizo llover fuego y azufre del cielo para destruir por completo las viles ciudades. Dicha parte de la tierra fue al instante transformada de un jardín fértil a la inhóspita región del Mar Muerto. En esta historia vemos que la ira de Dios fue avivada por la indescriptible maldad del pueblo de Sodoma, quienes dieron a su ciudad el nombre de aquel pecado que clama venganza al cielo.

San Pablo aconseja gran cautela al hablar de los pecados de la carne: «Pero la fornicación y toda inmundicia o avaricia, ni siquiera se nombre entre vosotros, como conviene a santos» y aunque este consejo debe siempre tenerse en mente, un sacerdote tiene el deber de preocuparse por los peligros contra la moral que presentan las modas de nuestra sociedad; y por ello debe hablar (y escribir) en contra del mal, no sea que la moral y fe de la gente sencilla sea debilitada por enseñanzas falsas. En efecto, san Pablo mismo habló contra el pecado que voy a mencionar, y advirtió a los primeros cristianos con palabras duras (como veremos más adelante) de rehuir los vicios de sus compatriotas paganos. Hablo aquí del pecado contra la naturaleza, el pecado de la homosexualidad.

El magisterio de la Iglesia

Hoy se hace todo por alterar las creencias de los cristianos al tratar de convencerlos de que lo que antes se les enseñó era pecaminoso, ya no lo es necesariamente. Por todos lados los medios de comunicación nos acribillan; intentan ellos persuadirnos de que cierta gente nace con una atracción por los miembros del mismo sexo. ¿Cómo es —preguntan— que estas personas pequen al seguir sus tendencias innatas? Más adelante descubriremos el sofisma, pero primero investiguemos las enseñanzas de la Iglesia.

Un pecado que clama venganza al cielo

La Iglesia católica, fiel defensora de la Revelación divina, siempre ha mantenido la condenación de la homosexualidad en la medida en que es uno de los pecados mortales más graves. Basando sus enseñanzas en la Sagrada Escritura, los Padres y Doctores de la Iglesia siempre han sostenido que este pecado lleva una malicia especial. Tanto es así que los pecados de homosexualidad son clasificados junto con los otros tres pecados que claman al cielo venganza. (Los otros tres son el homicidio voluntario, defraudar a los trabajadores de sus salarios y la opresión de viudas y huérfanos.) La historia bíblica de la destrucción de Sodoma y Gomorra3 es bien conocida. Los pecados de sus habitantes, en efecto, llamaron sobre sí la venganza del cielo. El castigo fue presto y severo.

La evidencia de las Escrituras

He dicho que los Padres y Doctores de la Iglesia basan sus enseñanzas en la Sagrada Escritura; y es importante recordarlo, porque hoy está en voga un sofisma que intenta justificar el estilo de vida homosexual, a saber, la ausencia de alguna condena por parte de Jesús en los Evangelios. De hecho, no era necesario que Nuestro Señor hablara de este pecado al pueblo judío, pues ellos estaban bien conscientes de las duras palabras del Antiguo Testamento. Por otro lado, ¿qué no dijo: «No he venido a abrogar la ley, sino a cumplirla» y «ni una jota ni una tilde pasará de la ley», etcétera? Veamos, entonces, algunas de las citas pertinentes halladas tanto en el Antiguo como el Nuevo Testamento.

Citas del Antiguo Testamento

En el capítulo 18 de Levítico, el Señor prohibe a su pueblo cometer los pecados de la carne, incluyendo la homosexualidad, como lo hacen las naciones paganas. Después de catalogar estos pecados, dice Dios: «En ninguna de estas cosas os amancillaréis; pues en todas estas cosas se han corrompido las naciones que yo echo delante de vosotros… Guradad, pues, vosotros mis estatutos y ordenanzas que prohiben todas estas abominaciones… Porque el que hiciere alguna de estas abominaciones será cortado de entre su pueblo. Guardad, pues, mi ordenanza, no haciendo las costumbres abominables que practicaron antes de vosotros, y no os contaminéis en ellas. Yo, el Señor, soy vuestro Dios».4 En el capítulo 20 del mismo libro, Dios anuncia el castigo debido a tales actos abominables: «Si alguno se ayuntare con varón como con mujer, ambos han de ser muertos por su abominación; sobre ellos será su sangre».

Citas del Nuevo Testamento

Los escritores apostólicos del Nuevo Testamento no son menos duros en la condenación de los pecados antinaturales. En su Epístola a los Romanos, san Pablo habla de los malvados que rechazan la gracia de Dios y la luz de su razón.«Por esto Dios los entregó a pasiones vergonzosas; pues aun sus mujeres cambiaron el uso natural por el que es contra naturaleza, y de igual modo también los hombres, dejando el uso natural de la mujer, se encendieron en su lascivia unos con otros, cometiendo hechos vergonzosos hombres con hombres, y recibiendo en sí mismos la retribución debida a su extravío. Y como ellos no aprobaron tener en cuenta a Dios, Dios los entregó a una mente reprobada, para hacer cosas que no convienen».6 A los corintios les dice: «No erréis; ni los fornicarios, ni los idólatras, ni los adúlteros, ni los afeminados, ni los sodomitas… poseerán el reino de Dios».7 San Judas escribe: «Como Sodoma y Gomorra y las ciudades vecinas, las cuales de la misma manera que aquellos, habiendo fornicado e ido en pos de vicios contra naturaleza, fueron puestas por ejemplo, sufriendo el castigo del fuego eterno».

La sociedad moderna

Estas citas de la Palabra revelada de Dios nos dicen claramente cómo mira Él este pecado. Sin embargo, la permisividad de nuestra sociedad moderna promueve una actitud muy diferente. Se hace todo por proteger los derechos de los homosexuales,por que se acepte su estilo de vida como algo válido y hasta por que se condonen los matrimonios homosexuales. Dudo que haya una ciudad de tamaño considerable en este país, cuyas calles no hallan sido envilecidas por algún desfile del llamado orgullo gay. Muchas compañias ahora ofrecen beneficios a las parejas de empleados homosexuales. Hasta tenemos un presidente que buscó apoyar a la comunidad gay, prometiéndoles, antes de su primera elección, reformar las restricciones militares que había contra ellos.

Mitos de la homosexualidad

Lo verdaderamente trágico es que tanta personas han sido víctimas de las mentiras que nos bombardean los medios de difusión de corte liberal. Se nos presenta la idea de que esta gente no tiene la culpa de lo que son. Si así nacieron, dicen ellos, ¿cómo puede ser algo moralmente malo el satisfacer sus tendencias? En este argumento saltan a la vista dos errores.

Primero, el hecho de que alguien tenga una tendencia no significa que pueda satisfacerla sin culpa. Todos tenemos una naturaleza caída, así como inclinaciones a varios pecados capitales en mayor o menor grado. Y estamos obligados a controlar las tendencias de nuestra naturaleza inferior y subordinar nuestro comportamiento a los Mandamientos de Dios. Al que pelea la buena batalla nunca le falta la gracia de Dios. Así como san Pablo, debemos castigar nuestros cuerpos y someterlos: debemos alcanzar nuestra salvación con temor y temblor.

El segundo error es la noción de que las preferencias de los homosexuales están determinadas biológicamente. Pero ¿de veras nacen así los homosexuales? Como es el caso con la evolución, este argumento es presentado sin pruebas científicas serias. De dos estudios científicos que dicen tener pruebas de una conexión genética, el mejor conocido fue realizado por el Dr. Simon LeVay del Salk Institute de San Diego. Después de examinar 35 cadáveres, todos de sexo masculino, LeVay informó que un grupo de neuronas cerebrales era dos veces mayor en los heterosexuales que en los homosexuales. Mas existen varios problemas con este estudio. Primero, la orientación sexual de los 16 supuestamente heterosexuales nunca fue verificada. En segundo lugar, todos los homosexuales involucrados murieron de SIDA, y el impacto de la enfermedad misma nunca fue explorado. En tercer lugar, los hallazgos no son consistentes: en tres de los heterosexuales el grupo de nueronas era más pequeño, y en tres de los homosexuales, eran más grandes. Finalmente, como se sabe que el comportamiento en sí puede alterar los patrones cerebrales, el tamaño de los nódulos pudo haber sido el resultado del comportamiento homosexual y no la causa de éste.9En pocas palabras, no existe prueba científica para la existencia del «gen gay».

No obstante, el gay establishment [o grupo político de altas esferas que defiende sus privilegios como homosexuales.], ha tenido gran éxito en convencer al pueblo de que su comportamiento no debe ser condenado. En nombre del multiculturalismo y la diversidad, se trabaja por despertar la simpatía y la comprensión por los gays. Los que se oponen a su estilo de vida son llamados homofóbicos, término que sugiere temor a los homosexuales. De hecho, ¿no sería más exacto decir que no tememos u odiamos a estos individuos, sino que detestamos el pecado de la homosexualidad?Como católicos, se nos enseña a odiar el pecado, pero amar al pecador.

Cambios sociales efectuados por el gay establishment

Hoy abundan los indicios de éxito del gay establishment. Sería fatal querer ponermos una venda en los ojos e ignorar el proceso evolutivo que ocurre en nuestra sociedad. Las meticulosamente planeadas campañas de grupos pro homosexuales están dando resultados. Las actitudes están empezando a cambiar. Según las estadísticas, el número de gente que cree que se nace homosexual fue únicamente de 16% en 1983. Catorce años después, el número subió a 31%. En 1977, el 56% de norteamericanos pensaba que los homosexuales necesitaban protección contra la discriminación en el trabajo. Ahora es el 80%. Es seguro que estas cifras crezcan aún más conforme avanza el tiempo. ¿Cómo explicar este cambio de opiniones?

Parcialidad de los medios de difusión

Este cambio de opiniones en los norteamericanos se debe principalmente, a la influencia de los medios. Un ejemplo de esa tendencia izquierdista en los medios puede hallarse en la Walt Disney Company, que antaño era de orientación familiar. El conglomerado de empresas del entretenimiento ha dado apoyo, repetidas veces, al programa de los gays. Daré sólo unos de los muchos ejemplos que existen.

  • Disney ha ampliado los beneficios medico-hospitalarios para incluir a los compañeros de sus empleados homosexuales.
  • La compañía celebra anualmente un día de homosexuales y lesbianas en Walt Disney World.
  • Los ejecutivos de la compañía, incluyendo al presidente Michael Eisner, trabajan en colaboración con Hollywood Apoya [Hollywood Supports], un grupo que aboga por los derechos de los homosexuales y cuyo centro de atención es promover el programa de los gays en el trabajo.
  • En septiembre de 1997, Disney dio grandes cantidades de dinero a la Comisión Nacional de Gays y Lesbianas [National Gay and Lesbian Task Forc (NGLTF)], un grupo de presión homosexual.
  • El apoyo de Disney al programa de homosexuales ha sido tan pronunciado que la Asociación para Familias Norteamericanas [American Family Association (AFA)] anunció un boicoteo a Disney hace varios años. Muchos otros grupos se han unido a dicho boicoteo, tales como Southern Baptist Convention, Concerned Women for America, Focus on the Family, Catholics United for the Faith y Free Methodist Church, por mencionar unos cuantos.

Los medios de comunicación promueven el mito de que existe una base biológica para la homosexualidad. Por ejemplo, el News World Report dice en uno de sus artículos acerca de Exodus International (un movimiento cristiano que busca a ayudar a los homosexuales que desean cambiar): «El peso de la investigación científica en los últimos años sugiere que la homosexualidad tiene orígenes biológicos, y cuenta con estudios ampliamente divulgados que insinúan que un gen gay o ciertas diferencias en la estructura del cerebro pueden determinar la orientación sexual.» El artículo se refiere al antedicho estudio del Dr. Simon LeVay, quien afirma que las autopsias mostraron una diferencia en la estructura del cerebro entre los heterosexuales y los homosexuales, lo cual indica un origen biológico de la orientación sexual. A pesar de las numerosas fallas en el estudio de LeVay y de las dudas que existen sobre la parcialidad del investigador (LeVay es un homosexual declarado), los medios de difusión informaron que los estudios eran concluyentes. Pero, según el periódico Los Angeles Times, Marc Breedlove, de la Universidad de California en Berkeley, presentó evidencia a partir de estudios con ratas de laboratorio que sugieren que el comportamiento sexual cambia el cerebro humano, y no al revés.

«Estos hallazgos nos dan prueba de lo que ya sabemos teoréticamente que es el caso (así como los genes pueden alterar la estructura del cerebro, también puede hacerlo la experiencia sexual)», dijo Breedlove. «Es posible que las diferencias en el comportamiento sexual causen las diferencias en la estructura del cerebro en lugar de que éstas sean causadas por aquellas».

A pesar de no existir evidencia científica en absoluto que apoye la noción de una fuente biológica para la homosexualidad, los medios de difusión continúan repitiendo este mito.

Apoyo gubernamental

Bill Clinton fue el primer presidente norteamericano que abiertamente apoyó al gay establishment. Clinton ansiosamente buscó el apoyo de la comunidad gay en sus campañas para presidente de 1992 y 1996. Su respaldo a los gays en el ejército es uno de los muchos esfuerzos que hizo para mantener el estilo de vida homosexual. El 8 de noviembre de 1997, Clinton asistió a una cena nacional que anualmente celebra la Campaña por los Derechos Humanos [Human Rights Campaign (HRC)] y dio un discurso en el que intentó establecer la tónica de la asamblea. La HRC es la organización política de homosexuales más grande de la nación. En la cena también figuró la actriz Ellen DeGeneres, quien recibió un galardón por su episodio llamado Coming out [alusión a cuando los homosexuales declaran lo que son abiertamente, es decir, a salir del closet.], el cual apareció en la comedia Ellen en la cadena televisiva de Disney/ABC en abril del mismo año. En su discurso, Clinton declaró:

«La ley moral está evolucionando… Y nos encontramos redefiniendo, en términos prácticos, las ideas inmutables que nos han guiado… [en generaciones pasadas] estuvimos limitados en nuestra imaginación acerca de cómo deberíamos vivir».

Ese mismo año, Clinton se reunió con doce representantes de la comunidad homosexual y les garantizó su apoyo y el nombramiento de cinco homosexuales y lesbianas declarados a puestos elevados en su administración. Clinton también creó el puesto de oficial de enlace entre la Casa Blanca y la comunidad homosexual; su salario sería pagado con los impuestos de los norteamericanos. La organización Eventos Humanos [Human Events15] informó que la administración de Clinton dio $500,000 dólares a un seminario pro homosexual, el cual enseña a los hombres a vencer las enseñanzas religiosas y morales que van contra sus prácticas.

En mayo de 1998, Clinton firmó una orden ejecutiva que les concedía a todos los trabajadores federales la categoría de clase protegida, y añadió a la orientación sexual a la lista de categorías protegidas contra la discriminación dentro del gobierno federal. Esta política puede tener consecuencias de largo alcance, y posiblemente afecte a todo el que reciba un subsidio federal o que celebre contratos con el gobierno federal. Por ejemplo, cuando unos agentes federales se mostraron reacios a participar en el entrenamiento para la aceptación de la diversidad homosexual, Bruce Lehman, Comisario de patentes y marcas registradas de los EE.UU., dijo: «En lo que a mí respecta, debe imponérseles a toda costa».16 Ese mayo, en una carta a los coordinadores de la Asociación Internacional del Orgullo Gay y Lesbiano [International Association of Gay and Lesbian Pride], el presidente Clinton dijo: «Los elogio a cada uno ustedes por trabajar esmeradamente por una Norteamérica que celebre nuestra diversidad», y advirtió en contra de «las voces de odio y prejuicio» que se oponen al movimiento de los derechos gays.

Un ejemplo de Miss

“Vermont se convirtió recientemente en el cuarto estado en legalizar el matrimonio entre personas del mismo sexo. ¿Cree usted que todos los Estados deberían seguir su ejemplo? ¿Por qué sí o por qué no?” Fue la pregunta del conocido blogguero de chismes del espectáculo y homosexual declarado, Perez Hilton.

La respuesta de la entonces miss California fue contundente:

“Es fantástico que los estadounidenses sean capaces de elegir lo uno o lo otro. Vivimos en una tierra en que se puede elegir el matrimonio entre personas del mismo sexo y el matrimonio heterosexual, pero, ¿sabes qué…? En mi país y en mi familia, creo que un matrimonio debe ser entre un hombre y una mujer. Sin ofender a nadie, pero así es como a mí me criaron y así es como creo que debe de ser: entre un hombre y una mujer”.

Carrie Prejean, de 21 años, no logró hacerse con la corona de belleza de la Unión Americana y meses más tarde se le retiró incluso la de miss California. Todo sucedió a finales del mes de abril de 2009, en el concurso de Miss U.S.A., en Las Vegas. El mismo Perez Hilton diría después con palabras obscenas que la respuesta Prejean le costó la corona. En declaraciones a la cadena Fox, Carrie Prejean reveló: “Me costó la corona, pero no la habría tenido de otra forma. Dije lo que siento. Manifesté una opinión verdadera para mi país y es todo lo que puedo hacer”.

La ex representante de California estaba en sintonía con el sentir mayoritario de la población de su Estado quienes en referéndum habían votado que el matrimonio sólo podía ser entre un hombre y una mujer. El miércoles 26 de mayo de 2009, el Tribunal Supremo de California confirmó la validez de este matiz en la Constitución del Estado.

En España

El colectivo de gays, lesbianas y transexuales autodenominado COLEGAS, promovió la censura de cátedra contra la doctora Gloria Tomás Garrido, profesora de bioética en la Universidad Católica de Murcia.

Durante el V Curso de Ciencia y Sociedad celebrado el mes de abril de 2009 en la Universidad de Alicante, la doctora Tomás Garrido afirmó que la homosexualidad se había considerado durante mucho tiempo una enfermedad mental, lo cual fue suprimido por intereses políticos. El colectivo homosexual ha pedido levantar una censura contra Tomás Garrido, atentando así contra la libertad de cátedra de esta doctora, por pensar y opinar distinto a ellos.

La ley les favorece

Un artículo del diario Washington Post (cf.10.04.2009) citaba ejemplos de sentencias desfavorables a personas u organismos que no se habían amoldado al pensamiento único de aceptación pasiva de la homosexualidad.

Así, por ejemplo, la comisión de derechos civiles de Nuevo México obligó a una fotógrafa cristiana a pagar 6.637 dólares en cotas judiciales tras negarse a fotografiar la ceremonia de compromiso de una pareja homosexual. En Georgia, una psicóloga fue despedida al negarse, por motivos religiosos, a dar consejo a una lesbiana sobre su relación.

No es todo. En California, el Tribunal Supremo del Estado inhabilitó a unos médicos de fertilidad cristianos por rehusar la inseminación artificial a una paciente lesbiana alegando sus creencias religiosas. En la Universidad de California, no se dio reconocimiento a una asociación de estudiantes cristianos de la facultad de derecho por rechazar a miembros que practicasen el sexo fuera del matrimonio tradicional. Por último, según cita el mismo The Washington Post, la página de contactos online, eHarmony, creada por Neil Clark Warren, un cristiano evangélico, tuvo que acceder a proporcionar servicio a los homosexuales como parte del acuerdo tras una demanda por parte de un hombre de Nueva Jersey, quien lo acusó de discriminaciónEn Canadá, el lobby gay especializado en salud homosexual,Rainbow Health, denunció a mediados de mayo de 2009 ante la Comisión Canadiense de Derechos Humanos al ministerio de salud canadiense por supuesta homofobia, al no financiar de una manera especial la salud de estos colectivos. Más allá de la denuncia, el análisis que ofreció Rainbow Health en su portal de Internet era el primero que reconocía abiertamente la nociva y perjudicial relación entre la práctica sexual homosexual y la salud deficiente.

¿Ejemplos? 1) Los suicidios en gays y lesbianas son de 2 a 14 veces más alta que entre la población heterosexual canadiense; 2) la tasa de fumadores es entre 1,3 y 3 veces mayor que la población no homosexual; 3) la tasa de alcoholismo entre homosexuales es de 1,4 a 7 veces más alta que el resto de la población de Canadá; 4) el uso de drogas en los homosexuales respecto a los demás canadienses, oscila entre 1,6 y 19 veces más; 5) los hombres homosexuales sufren mayor tasa de cáncer anal y las lesbianas mayor índice de cáncer de pecho, que los heterosexuales. 6) Por último, el 76% de caso de SIDA en Canadá son hombres homosexuales.

Fue también en Canadá donde Jim Corcoran, un homosexual propietario de uno de los mayores y más prestigiosos spas de aquel país, reclamó una indemnización de 25 mil dólares al obispo de Peterborough, Ontario, quien le pidió que dejara de ayudar como acólito para evitar escándalo.

Doce parroquianos veían inapropiado que Corcoran fungiera como acólito (dada su condición y el hecho de convivir –según él castamente– con otro varón), por lo que se quejaron ante monseñor Nicola de Angelis. Jim también denunció y exigió una indemnización de 20 mil dólares por parte de cada una de esas personas, por supuesta violación de los derechos humanos y daños morales.

Christian Vanneste padeció un calvario judicial por haber dicho, hace cuatro años, que la homosexualidad es inferior a la heterosexualidad. Al conocido político francés ya le dictó sentencia absolutoria la Corte de Casación, pero la experiencia por expresar sus ideas queda de recuerdo para quienes siguen defendiendo la libertad de expresión. “Existe el riesgo de que terminen censurando, por ejemplo, el libro del Génesis o las epístolas de san Pablo. De hecho, y en este sentido, un obispo belga y un pastor sueco han tenido que vérselas con la justicia”, dijo Vanneste en una entrevista de inicios de agosto de 2009.

Cerca de Francia, en Inglaterra, la cadena pública BBC emitió una circular interna en la que pide que no se pronuncien los términos ‘padre’ y‘madre’. El Ministerio de instrucción pública sugiere a los maestros que inviten a los alumnos a no referirse a sus padres como ‘papá’ y ‘mamá’porque eso haría sentir discriminados a los niños que han crecido en familias con dos papás o mamás.

Por último, el ministerio de salud de Perú ha desistido de financiar la difusión de spot televisivos que un colectivo homosexual deseaba proyectar, como parte de una campaña ideológica que en su primera fase usó el transporte público de la capital, Lima, presentando imágenes de homosexuales, bajo el lema ‘Perú, un país diverso’. La negativa del ministerio de salud ha provocado manifestaciones de unas 20 personas fuera de su sede.

Países donde se ejerce presión para instaurar el homosexualismo

Pero, ¿cuáles son concretamente esos lobbys de presión y de dónde les viene la ayuda económica para impulsar sus iniciativas?

En un artículo de Luigi Mascheroni en Il Giornale (cf. La lobby omossesuale non é ‘diversa’ dalle altre, 03.09.2009) se nos aclaraba esto:

“En Estados Unidos existe una asociación,Out& Equal, con sede en San Francisco que promueve el derecho a la igualdad de los homosexuales en los lugares de trabajo. Y en todos los bancos, en IBM, en Johnson&Johnson, existen grupos organizados de ‘GLBT’, el acrónimo utilizado para referirse a gays, lesbianas, bisexuales y transexuales. Y es a través de organizaciones como éstas que la comunidad homosexual ‘hace network’, es decir lobby.

Un lobby poderoso y rico. De hecho, según un dossier del 2006 de la revista Tempi, riquísimo: el lobby homosexual internacional, que tiene su roca fuerte en Nueva York, Washington, San Francisco y Bruselas, es siempre más influyente. Recibe financiamiento sea de las grandes corporaciones americanas, sea de los gobiernos y las instituciones internacionales, bajo la forma de donaciones a ONG´s o fondos para la lucha contra el SIDA. Uno de los grupos más influyentes que apoyan la batalla por los ‘derechos’ de la comunidad gay y bisexual en los Estados Unidos como en América Latina y en Europa es aquel de las Catholics for a Free Choice, una organización que junto a la International Lesbianand Gay Association (presente en 90 países con más de 400 organizaciones afiliadas) trabaja en Bruselas para hacer presión sobre los legisladores para que actúen contra los Estados que no reconocen la homosexualidad”.Y agrega Mascheroni:

“Justo para captar el poderío económico, el grupo Catholics for a Free Choice dispone de unbudget anual de 900 mil dólares y está financiada por muchos poderes fuertes, entre los cualesPlayboy Foundation, la MacArthur Foundation, la Open Society Institute, de George Soros, y laRockefeller Foundation. Las mismas fundaciones, con la ayuda de colosos de la industria mundial –de Kodak a American Airlines, de Apple a Toyota– financian con decenas de millones de dólares la más importante organización gay con sede en Washington: la Human RightsCampaign. Y sólo por citar otro coloso, SONY está entre los fundadores de MTV Gay Channel…”.

La investigación y palabras de Luigi Mascheroni no son afirmaciones gratuitas. Un ejemplo: el 17 de septiembre de 2009, el Parlamento Europeo emitió una condena contra Lituania, un pequeño país báltico del noreste europeo con poco más de 3 millones de habitantes. ¿El motivo? Los legisladores lituanos aprobaron en junio de 2009 una ley de protección de menores que incluye la prohibición de la promoción de las relaciones homosexuales, bisexuales o poligámicas, entre niños menores de 18 años. Aunque inicialmente el presidente lituano la vetó por las presiones de países occidentales, en julio del mismo año la Seimas –parlamento lituano– levantó el veto, informaba Catholic Family Human Rights Institute (cf. boletín telemático 25.09.2009).

La condena del Parlamento Europeo solicita también que la Agencia de Derechos Fundamentales valore si la ley se opone a los estándares antidiscriminación de Europa. Grupos como el de la Alianza de los Demócratas y Liberales pretendía iniciar demandas para suspender a Lituania dela Unión Europea, mientras que otros la incriminaron de promover la homofobia. La ley de protección al menor entrará en vigor en marzo de 2010, reveló InfoCatolica.com (cf. 19.09.2009).

James Nsaba Buturo, ministro de Estado para la ética y la integridad, en Uganda, denunció en abril de 2009 la pretensión de la ONU por imponer a través de misiones encubiertas la aceptación de la homosexualidad en países soberanos: “En las Naciones Unidas hay intentos de algunos países por imponer la homosexualidad en otros países como el nuestro […] es deber de los ugandeses estar alerta porque se están utilizando todas las mentiras y engaños para hacer daño a nuestra sociedad”, afirmó en declaraciones recogidas por ForumLiberta.com (cf. 04.04.2009).

Y matizó también: “Una bien organizada y financiada maquinaria homosexual se está desarrollando en un país tras otros para despenalizar las prácticas homosexuales y legalizar el matrimonio entre personas del mismo sexo”.

Uganda es uno de los países que ha logrado revertir las infecciones de VIH gracias, sobre todo, a las campañas de abstinencia y fidelidad.

¿Son verdad las palabras de Nsaba Buturo? Juan Claudio Sanahuja revelaba en Noticias Globales (cf. 12.06.2009) las palabras e intenciones del presidente de Estados Unidos, quien declaró el mes de junio de 2009 como el “mes del orgullo lésbico, gay, bisexual y transgénero”.

“Queda mucho camino por recorrer en la aceptación del movimiento homosexual”, dijo Barack Obama en un documento oficial que circuló a inicios del mes de junio de 2009. ¿Cuáles están siendo las medidas? Las decía el mismo Houssein Obama: 1) en el plano internacional, en las Naciones Unidas, se ha unido a los esfuerzos para despenalizar la homosexualidad en el mundo; 2) En el país, “seguiremos con medidas de apoyo a la igualdad de derechos de los LGBT norteamericanos”. Estas medidas incluyen: a) mejorar las leyes sobre los crímenes de odio; b) apoyar las uniones civiles y los derechos federales que prohíben la discriminación en el lugar de trabajo para las parejas LGTB; c) comprometerse en la lucha contra la epidemia de VIH/SIDA, para reducir el número de infecciones y aumentar la prestación de servicios de atención y apoyo a las personas enfermas de VIH/SIDA.

La medida número uno de Obama parece que halló prontamente eco en la ONU. El 27 de agosto de 2009 se hizo pública la ‘Guía de educación sexual para el empoderamiento de los jóvenes’ o “Directrices Internacionales para la Educación Sexual” (98 páginas), elaborada porla UNESCO, en trabajo conjunto con la UNICEF, la Organización Mundial de la Salud y el Fondo de Población de las Naciones Unidas.

La guía o directriz mentaliza en los roles de género como apologías de la homosexualidad, a partir de que los niños cumplen cinco años; a los nueve años se les insiste machaconamente en luchar contra la homofobia.

Fue también el director de Noticias Globales quien unas semanas después (cf. boletín telemático 02.07.2009) dio a conocer las palabras que el 29 de junio ofreció el presidente de Estados Unidos a los líderes de la comunidad gay, en lo que ha tenido a llamarse ‘día del orgullo gay’: “Todos somos testigos de los cambios monumentales que se están operando en este país. Esto nos da esperanza, pero no podemos descansar. Hay que seguir avanzando –paso a paso, ley por ley, cambiando cada conciencia–”.

Y añadió casi al final de su discurso: “Quiero que sepan que yo en esta tarea no sólo seré su amigo, voy a seguir siendo un aliado y un campeón, un presidente que lucha con ustedes y para ustedes”.

Las obras fueron antes que las palabras: el 17 de junio de 2009, el presidente de Estados Unidos firmó un decreto presidencial otorgando a los empleados federales que conviven maritalmente –ya sean parejas heterosexuales u homosexuales– los mismos beneficios sociales que a los agentes de la administración casados legalmente. Y en las palabras del día del orgullo gay se comprometió a revocar la Defence of Marriage Act (DOMA), a derogar la prohibición de que sirvan en el ejército homosexuales declarados y a impulsar la legislación antidiscriminatoria en el trabajo y la nueva legislación federal sobre crímenes de odio, entre otras cosas.

Otros pasos

Los pasos que se van dando para darle una carta de naturalidad al asunto de la homosexualidad abarca también el ámbito religioso y el lavado de cerebro a los niños, en nombre de la igualdad de derechos.

A mediados del mes de julio de 2009, en Anaheim, California, la convención general de la iglesia episcopaliana (rama anglicana en Estados Unidos) aceptó por votación mayoritaria el continuar ‘ordenando’ ‘obispos’ homosexuales. La votación estuvo presidida por la ‘obispa’ Kathleen Jefferts Schori.

Al respecto, la agencia ACI Prensa (cf. 15.07.2009) recogió unas significativas declaraciones del director del Instituto Religión y Democracia de la acción anglicana, Jeff Walton:“La iglesia episcopaliana quiere seguir adelante pero con sus propios términos. En la comunión anglicana 22 de las 37 provincias ya no comparten la comunión, o la comparten parcialmente, con la iglesia episcopaliana. Esta decisión de los episcopalianos hará aún más efectiva la separación del resto de anglicanos del mundo”.

De hecho, un homosexual y una lesbiana son dos de los seis candidatos para nuevo obispo episcopaliano de Los Ángeles, California. La elección se hará en diciembre de 2009, en Riverside.

En la línea de los episcopalianos va la decisión de la segunda denominación tradicional protestante estadounidense más numerosa, la de los luteranos. Después de reunirse para la convención de Minneapolis, en agosto de 2009, la iglesia luterana ha decidido adaptarse a lo políticamente correcto con la aprobación del acceso a los púlpitos de personas homosexuales, incluso al episcopado. La resolución contó con 559 votos a favor y 451 en contra.

Con motivo del día del orgullo gay 2009 organizado por la asociación Ben Amics, en Baleares, España, se usó a varios niños para que leyeran algunos manifiestos pro homosexuales y aprovechar la ocasión para ‘celebrar’ el primer‘día del orgullo gay infantil’ cuyo lema era ‘A la escuela sin armarios’. Como recogía el diario español ABC, el objetivo de la iniciativa orientada a niños de entre ocho y diez años era “educar a los niños y niñas en el respeto a la diversidad afectivo-sexual de todas las personas”.

Otro ejemplo en México

En un programa de televisión en México, el 18 de diciembre del 2009, el conductor Esteban Arce tiene de invitada a la sexóloga Elsy Reyes. El tema: La orientación sexual y la preferencia sexual.

Por las opiniones vertidas por el conductor, recibió un aluvión de críticas, las cuales se simplifican en intolerante y homofóbico.

La opinión de artistas gays declarados, periodistas en pro de la homosexualidad y gente del público fué satanizar al conductor.

Entonces… La intolerancia de parte de quién es?

http://www.eluniversal.com.mx/notas/649661.html

Lo que la prensa pro gay no dice

A mediados del pasado mes de abril de 2009, sucedió el primer caso registrado en España sobre asesinato entre una pareja del mismo sexo. Un hombre mató de una cuchillada a su ex pareja y luego se suicidó. Los grandes diarios omitieron el reporte de la noticia. No es el único caso ni sucede sólo en España.

Como informó ForumLibertas.com (cf. 13.05.2009), dos activistas homosexuales fueron encontrados culpables de participar en una red pedófila, en Edimburgo, el pasado mes de mayo de 2009. Entre los culpables se encontraban el antiguo director del lobby gay juvenil LGBT Youth Scotland, James Rennie, de 38 años, y el activista homosexual Neil Strachan, de 41 años, antiguo secretario de un club de chicos aficionados al club Celtic. Ambos son acusados de abusos a niños de escasos meses de edad.

A finales del mes de junio de 2009, el FBI arrestó al director asociado del Centro de Políticas de Salud de la Universidad de Duke, en Carolina del Norte. Frank Lombard, un homosexual que vive en pareja, fue acusado de ofrecer a uno de sus dos hijos adoptivos en Internet, un niño afroamericano de 5 años, para prácticas pedófilas.

Otro de los puntos que suelen tergiversar o esconder los colectivos gays es el numérico. Así por ejemplo se habló de un elevado número de parejas deseosas de casarse en España antes de la aprobación de uniones de homosexuales en ese país, en 2005 (se pronosticaron más de 100 mil bodas en dos años. La cifra en todos estos años ha llegado apenas a poco más de 12.000). Y ahora no se dice que en menos de 4 años el 10% de los ‘matrimonios’ registrados se han separado, como lo evidenció con datos en mano el presidente del Instituto de Política Familiar,Eduardo Herfelder.

También hay signos positivos que dan motivos para seguir trabajando por la verdad y el bien común.

InfoCatolica.com informaba (cf. 06.08.2009) de la decisión del Tribunal Constitucional de Portugal respecto a la declaración de inconstitucionalidad del así llamado matrimonio homosexual. Desde antes de 2006, una pareja de lesbianas, Teresa Pires y Helena Paixao, han estado tratando de impulsar una ley que equipare las uniones homosexuales a un matrimonio en el país luso. El lunes 23 de agosto de 2009, el presidente portugués Aníbal Cavaco, vetó, de hecho, la ley que equiparaba las uniones de hecho entre homosexuales al matrimonio auténtico entre un hombre y una mujer.

Actualmente se discuten leyes como la de Portugal en países como Irlanda. En Uruguay, el parlamento aprobó el 27 de agosto de 2009, por mayoría absoluta, permitir que los homosexuales adopten niños, informaba la agencia EFE (cf. 27.08.2009). El 9 de septiembre del mismo año, el senado ratificó la ley que en breve entrará en vigor. Uruguay es el primer país latinoamericano con una legislación de este tipo. En 2007, aprobó la legalización de unión de parejas del mismo sexo.

La ex miss California Carrie Prejean no ha querido quedarse con los brazos cruzados después de perder la corona de miss USA, e incluso el título de miss California, por pensar que el matrimonio sólo debe ser entre hombre y mujer. Por eso ya entabló una demanda ante el Tribunal Superior del Condado de Los Ángeles alegando discriminación por parte de Shanna Moakler y Ketty Lewis, organizadores del certamen de belleza.

Tras darse a conocer, a inicios del mes de agosto de 2009, que la Asociación Americana de Psicología (APA) admitió que los terapeutas ayuden a los pacientes que lo deseen a rechazar las tendencias homosexuales –con terapias basadas en la fe y la identidad sexual–, Kathleen Melonakos, enfermera profesional que desempeñó durante años su trabajo en el hospital de la facultad de Medicina de la Universidad de Stanford, California, escribió un ensayo donde revela (el ensayo completo en español se puede consultar enhttp://www.sinsida.com/analisis/montador.phptipo=noticia&categoria=analisis&fichero=Marina21-7-09) lo que en su larga experiencia pudo observar en las personas homosexuales que atendió.

Así, por ejemplo, expone: “¿Por qué la homosexualidad no es considerada un desorden simplemente por sus consecuencias médicas? Muy simplemente, una persona objetiva, que tan sólo mire las consecuencias de estilo de vida de la homosexualidad, tendría que clasificarla como algún tipo de patología. ¿Conduce o no a una vida dramáticamente recortada? Los estudios dicen que sí, algunos hasta el 40%, siendo el estudio Cameron sólo uno de otros muchos estudios que sugieren esto. Tomados juntos, estos estudios establecen que la homosexualidad es más mortal que el tabaco, el alcoholismo o la adicción a las drogas”.

Y agrega: “Existen razones sin ambigüedad para pensar que la homosexualidad en sí produce deterioro generalizado en la efectividad y funcionamiento social. Sí de hecho es una adicción letal, y los muchos estudios que documentan los patrones de conducta son correctos (muestran patrones compulsivos de promiscuidad, sexo anónimo, sexo por dinero, sexo en lugares públicos, sexo con menores, drogas concomitantes y abuso de drogas, depresión, suicidio), para que la APA discuta que estas características no constituyen un ‘deterioro de efectividad o funcionamiento social’, extiende los límites de la plausibilidad. Discutir que la muerte temprana no constituye un ‘deterioro de efectividad o funcionamiento social’ es absurdo”.

Salir de la homosexualidad es posible y así lo atestigua con su vida Richard Cohen. Interrogado sobre el movimiento homosexual, el famoso terapeuta respondía así en una entrevista: “El movimiento en pro de los derechos de los homosexuales ha prestado un gran servicio a la sociedad al sacar la cuestión de la homosexualidad ‘fuera del armario’ y al ponerla a la luz. Tanto en el pasado como en el presente, a las personas con orientación homosexual les ha fallado mucha gente dentro de instituciones religiosas y sociales, y de la profesión médica y psiquiátrica. Hasta hace algunos decenios les hicieron objeto de ridículo sin ofrecerles esperanza de curación y exacerbaron sus heridas de distanciamiento mediante prejuicios y discriminación social. Y ahora, en lugar de arrodillarse y pedirles perdón, lo que han hecho esas mismas personas e instituciones es sucumbir a la aceptación de la homosexualidad en nombre de la tolerancia. A mí esto me parece una forma de religión barata y de ciencia superficial”.

Y también declaró: “Sin embargo, de puertas adentro, la mayor parte de la gente se siente mal con la homosexualidad. La solución no está ni en la ciega aceptación ni en la tolerancia indiscriminada. La respuesta pasa por la comprensión y el amor” (cf. ReligionenLibertad.com, 22.06.2009).

Todos sabemos que los homosexuales tienen la misma dignidad que la que tenemos todos los seres humanos por el simple hecho de ser personas. De ahí que precisamente las afirmaciones de Cohen den en el blanco y nos dejen una pregunta para la reflexión: esos ‘derechos’ que se buscan imponer, ¿no son más bien un consuelo póstumo que mediante el sucumbir de las instituciones hacen más daño a los mismos homosexuales, además de lesionar la convivencia social y perjudicar directamente a la familia, núcleo vital de toda sociedad?

Los jóvenes son especialmente vulnerables a la desorientación, y el gay establishment lo sabe muy bien. Nuestras escuelas públicas han sido el blanco de programas que pretenden cambiar los conceptos y hábitos de nuestros jóvenes.«Muchos consejeros de escuela mandan adolescentes confundidos a los centros comunitarios de homosexuales para ver si ser gay “se siente bien”. La comunidad gay abraza a estos chicos desdichados e inquisitivos. Muchos de ellos, apenas llegados a la pubertad, descubren una nueva y emocionante sensación de pertenecer a una comunidad acogedora. Según los informes de consejeros escolares, hasta los adolescentes heterosexuales (animados por ciertos programas de concientización del SIDA para que averigüen si gozan del placer sexual con hombres) comienzan hoy a proclamarse “bisexuales”».

Las escuelas públicas utilizan el acoso como justificación para la introducción de programas pro gays. Tales programas, calificados de preventivos, sostienen la conducta homosexual, el matrimonio gay y hasta la experimentación sexual. Algunas escuelas hablan aun de haber identificado y confirmado a niños homosexuales de ocho o nueve años.19

Arremetidas similares ya van en camino a los campus universitarios. El Dr. Charles Socarides dice que todo día de Acción de Gracias un padre angustiado le llama porque su hijo, en su primer año de universidad, ha vuelto a casa para anunciar que es gay; esto debido principalmente a las experiencias homosexuales promovidas en el campus por sus propias instituciones en el nombre de una mentalidad más abierta.20Según un informe de la National Gay and Lesbian Task Force de 1993, más de 45 facultades y universidades norteamericanas han empezado a ofrecer al menos un curso sobre la experiencia homosexual.

Más resultados del activismo gay

No sólo se ha suavizado la resistencia social al comportamiento de los gays, sino que se han agudizado las posturas contra los opositores de la homosexualidad. Tomen por ejemplo a CyberPatrol [o Patrulla Cibernética], el programa de ordenador para bloqueo más exitoso en el mercado. A semejanza de otros programas de bloqueo, CyberPatrol es vendido a los padres que ansían proteger a sus hijos de sitios peligrosos en la internet. Los sitios que se eliminan caen en las categorías como violencia, malas palabras, drogas, alcohol, tabaco, educación sexual, pornografía, satanismo, apuestas, etcétera. Pero ahoraCyberPatrol ha incluido en sus filtros la categoría de intolerancia. Los sitios de internet de carácter cristiano que no aprueban la homosexualidad son bloqueados por ser ofensivos. Es interesante notar que hubo un tiempo cuando CyberPatrol bloqueaba los sitios relacionados con la homosexualidad. Pero la Alianza entre Gays y Lesbianas en Contra de la Difamación [Gay and Lesbian Alliance Against Defamation (GLAAD)] se quejó por dicha política. El resultado: ¡CyberPatrol cambió su política, y hasta asumió a un representante de GLAAD en su comité de vigilancia para evitar ofender a la comunidad homosexual en el futuro!

El activismo gay ha cambiado profundamente nuestra sociedad. Estos activistas se caracterizan por ese mismo grito estridente e irracional que se oye de parte del grupo de presión que apoya el aborto. Hasta Camille Paglia (que se identifica a sí misma como lesbiana y pagana), declara en su libro más reciente, Vamps and Tramps, que el activismo es ya de índole estalinista. Dice que, como intelectual, ha aprendido a «despreciar a los activistas gays por su deshonesta indiferencia hacia la verdad. Y aún continúan con sus mentirillas e invenciones, como es el caso ahora con la evidencia fragmentaria de un nexo genético para la homosexualidad».

Las recientes cartas pastorales de los obispos norteamericanos

En su carta pastoral,22 los obispos norteamericanos de la iglesia modernista dan indicios de haber sido víctimas de los mitos promovidos por el sistema homosexual. Aunque la carta pastoral no contiene declaraciones abiertamente heréticas, es aún más peligrosa en su tratamiento del tema, pues lo hace, por así decir, con guantes de seda. Les daré algunas citas de esta carta pastoral, seguidas de mi comentario. (Tenga en mente que dicha carta va dirigida a los padres, especialmente a los padres de hijos homosexuales.)

«Nuestro mensaje trata de la aceptación de uno mismo, de las propias creencias y valores, de las propias interrogantes y todo aquello con lo que se esté luchando en el momento». No hay mención aquí de conformar sus «creencias, valores, interrogantes, etc.» al magisterio de la Iglesia sobre la moral. «La preocupación y confusión por la identidad sexual con frecuencia acompaña a la adolescencia. Algunas veces el mejor acercamiento puede que sea un esperar a ver qué pasa, al mismo tiempo que se trata de mantener una relación confiada, de dar apoyo en diferentes maneras, así como información y ánimo». ¡Es increíble que los obispos aconsejen a los padres adoptar una actitud de esperar a ver qué pasa! Los niños también tienen una naturaleza caída y necesitan que se les enseñe lo bueno y lo malo.

Estos mercenarios van hasta el grado de decir a los padres: «Es esencial que permanezcan dispuestos a la posibilidad de que su hijo o hija esté luchando por entender y aceptar una orientación homosexual básica». Los obispos ya creen el mito extendido de la fuente genética:«Una opinión común entre los expertos dice que existen múltiples factores (genéticos, hormonales, psicológicos) que den surgimiento a ello». Los obispos declaran: «Algunos homosexuales quieren que se les conozca públicamente como gays o lesbianas. Aun cuando puede que los términos le sean ofensivos por las connotaciones políticas o sociales, es necesario ser sensible a la forma en que su hijo o hija los utilice». Los obispos también expresan un sentido falso de la libertad humana: «Esto sugiere respetar la libertad de la persona para aceptar o rechazar la terapia que vaya dirigida a cambiar la orientación homosexual». ¡Los obispos declaran que en sí la orientación homosexual «no puede considerarse pecaminosa» y que la experimentación juvenil con la homosexualidad no debe alarmar a los padres!

Magisterio oficial de la iglesia conciliar

Sin embargo, los obispos norteamericanos no son los únicos en tragarse la postura de que los homosexuales están libres de toda responsabilidad debido a su condición. En el Catecismo de la Iglesia católica, la iglesia conciliar enseña que el «génesis psicológico [de la homosexualidad] en gran parte sigue siendo un misterio» (N.º 2357). El catecismo sigue diciendo que los gays y las lesbianas «no eligen su condición de homosexual» (N.º 2358). Es interesante notar que el «nuevo y mejorado» catecismo contiene 103 «ajustes», según una declaración del Vaticano en una conferencia de prensa. Entre esos ajustes, el N.º 2358 fue quitado.

Estas enseñanzas de la iglesia conciliar son aplicadas de buena gana por el clero. Son varias las ocasiones en que el clero ofrece misas para los grupos homosexuales, o en que apoya su estilo de vida. Por ejemplo, el cardenal Mahony, de Los Angeles, asistió a una cena de recaudación de fondos (septiembre de 1997) para la Asociación Nacional de Ministerios Lésbicos y Gays de Diócesis Católicas [National Association of Catholic Diocesan Lesbian and Gay Ministries] bajo el tema «amor incondicional».

Cómo se explica el origen de tales sentimientos

Puede que se pregunte: ¿cómo explicar entonces las atracciones sexuales experimentadas por los homosexuales? Claramente se encuentran atraídos perversamente a los miembros del mismo sexo. No discutimos que existan individuos con tales tendencias. Parece que existen dos causas para esto: experiencias homosexuales a temprana edad y, especialmente, los factores ambientales. Con esto último nos referimos a los aspectos disfuncionales en la educación de uno.

En su libro sobre el Trastorno de Identidad Sexual (TIS), Zucker y Bradley citan un estudio de Stoller (1975), quien describió la relación trastornada de un niño con su madre. «Stoller concluyó con su ya famosa máxima: “Cuanto más haya de mamá y menos de papá, mayor será la feminidad”».26 Los niños con GID frecuentemente tienen madres sobreprotectoras y dominantes. Se caracterizan por una aversión a los juegos bruscos, por comportamientos transgenéricos, que sus padres no desanimaron, y por la indisponibilidad de éstos (especialmente por parte del padre).27

Tales niños no logran identificarse con su padre. El comportamiento de éste lleva al distanciamiento, que puede resultar en las inclinaciones homosexuales. «El niño pre-homosexual ha experimentado, típicamente, un dolor o una desilución en la relación con su padre. Esta pena puede ser el resultado de un abuso activo o, simplemente, de un abandono pasivo… Como protección contra un dolor futuro, el niño se separa de su padre en forma defensiva. La separación defensiva lo aisla emocionalmente de otros hombres, y de su propia masculinidad. Con las mujeres existe confianza, pero los hombres permanecen un misterio. Luego, cuando [se empiezan a experimentar sensaciones sexuales] en la adolescencia temprana, es comprensible que la dirección que tomen los intereses sexuales del jovencito no sean hacia lo normal, sino hacia lo no asequible… Nosotros somos atraídos por aquel “alguien que no sea yo”».

Terapia reparadora

En 1973, la Asociación Norteamericana de Psiquiatría [American Psychiatric Association] quitó oficialmente la homosexualidad de su lista de afecciones. Según el Dr. Joseph Nicolosi, la mayoría de los terapeutas con frecuencia no informan al paciente de que existe terapia reorientadora. Los terapeutas «… rara vez exploran la posibilidad de que los sentimientos homosexuales puedan ser sólo transitorios, y están prontos a creerse con derechos a despojar al cliente (con frecuencia menor de edad) de cualquier culpa religiosa que le haya transmitido su familia en cuanto a la conducta homosexual.»

Existe una organización de profesionales (psiquiatras, psicólogos, doctores médicos, consejeros, etcétera) que rehusa aceptar la noción políticamente correcta de que los homosexuales son incapaces de cambiar. Esta organización es la Asociación Nacional para la Investigación y Tratamiento de la Homosexualidad [National Association for the Research and Treatment of Homosexuality (NARTH)]. El Dr. Joseph Nicolosi, fundador de NARTH, ha escrito dos libros sobre la curación terapéutica de la homosexualidad. Basadas en miles de casos de su experiencia clínica, sus obras ofrecen esperanza a los homosexuales no-gays.

«El Dr. Nicolosi demuestra que la homosexualidad es una afección psicosexual considerada en el mismo nivel que la neurosis por ser un grave desequilibrio pero que es curable con métodos modernos. [En sus obras, Nicolosi] describe las medidas de la terapia reparadora que permitirán que tal individuo asuma gradualmente su heterosexualidad natural y alcance su libertad desde los confines del comportamiento homosexual. Con ello, ofrece esperanza a muchos que anteriormente sucumbieran a la desesperación».

Para información acerca de NARTH, o para contactar a un terapeuta reparativo, puede escribirse a: NARTH, 16542 Ventura Boulevard, Suite 416, Encino, California 91436, (818-789-4440).

Las posturas modernas que se oponen a dicha terapia

Sin embargo, es una vez más la gente de lo políticamente correcto se opone al bien efectuado por dichos terapeutas. Se hace todo por acallarlos. Con dichos esfuerzos los miembros del sistema homosexual manifiestan su clara parcialidad. Ellos no buscan una cura; quieren que su estilo de vida sea condonado por los demás.

Todo esto está teniendo un profundo impacto en nuestra sociedad. Quizá no hay otro lugar donde los resultados del programa gay se hayan notado más que en la escuela pública. «Como Michael y Diane Medved escriben en Rescatando a la niñez [Saving Childhood]: “al sacar el tema [de la homosexualidad] una y otra vez, las escuelas causan que los niños, que por lo demás no están presionados, cuestionen su identidad sexual”. Los Medveds citan un libro de texto de 3º de secundaria que recomienda la homosexualidad: ¡ni más ni menos que a adolescentes de temprana edad!»

El castigo para los pareceres antigays

Pero los activistas homosexuales no están contentos con solamente buscar una aceptación de su estilo de vida, sino que buscan que sus opositores se conviertan a su manera de pensar o sean castigados. Déjenme citar algunos ejemplos.

Eugene Lumpkin era miembro de la Comisión de Derechos Humanos de San Francisco y gozaba de una reputación de justicia social. El 26 de junio de 1993, el diario San Francisco Chronicle afirmó que Lumpkin dijo: «Es triste que la gente tenga SIDA… pero la Escritura dice claramente que el estilo de vida homosexual es una abominación contra Dios». Por haber hecho el comentario fue despedido de la Comisión de Derechos Humanos y no fue capaz de recuperar su trabajo ni por los tribunales. Su desaprobación del comportamiento homosexual fue llamada homofobia. Se ignoró su afirmación de que únicamente ejercitaba el derecho que le otorga la Primera Enmienda.

Ron Greer, veterano del departamento de bomberos de Madison, Wisconsin, le dio a un par de compañeros y amigos de trabajo un folleto titulado La verdad acerca de la homosexualidad. En noviembre de 1996, Greer fue suspendido sin paga y se le ordenó que asistiera a un entrenamiento para aceptar la diversidad.

En Fairhaven, Massachusetts, Leo y Jackie Pike fueron sentenciados a tres años de cárcel por exhibir letreros que expresaban opinines antigays afuera de su casa.

En Minnesota, tres empleados del Estado fueron censurados por formular objeciones religiosas a las sesiones de entrenamiento pro homosexuales a las que debían asistir forzosamente. Según el diario de Washington Times, las sesiones denunciaban elheterosexismo (o la creencia de que la heterosexualidad es la única orientación sexual normal) como el equivalente del racismo.

El senador Lott y Reggie White El presentador de una radioemisora, Armstrong Williams, le preguntó al senador Trent Lott (R-MS) acerca de la homosexualidad, y éste declaró su creencia de que era pecado. Lott comparó la homosexualidad a otros comportamientos compulsivos como es el alcoholismo o el robo. Luego, cuando le pidieron su opinión, el diputado Dick Armey (R-TX) estuvo de acuerdo. «La Biblia es muy clara en esto —dijo—. Yo sí me atengo a la Biblia». A la Casa Blanca le dio rabia. El secretario de Prensa, Mike McCurry dijo que Lott y Armey estaban«retrasados en su forma de pensar» y que eran«extremistas». También dijo que tales pareceres bíblicos eran «incorrectos».

De manera similar se castigó a un jugador popular y exitoso de futbol profesional. Reggie White, de las Águilas de Filadelfia y luego de los Green Bay Packers (ahora jubilado), fue seleccionado al Pro Bowl en 13 de las 14 temporadas que tuvo, y se considera que entrará fácilmente al Hall of Fame [salón de la fama en los deportes]. Con todo, su declaración ante la Asamblea Estatal de Wisconsin en marzo de 1998 de que la homosexualidad es «uno de los mayores pecados» hallados la Biblia, se enfrentó con severas denuncias por parte de escritores, admiradores y legisladores del Estado. La cadena televisiva CBS retiró inmediatamente su oferta de contratar a White como comentador de los partidos de futbol. La compañía Campbell’s Soup dejó que expirara el contrato que tenía con White días después de su discurso, y Nike, aunque sigue manteniendo a White como vocero para sus productos, buscó distanciarse del jugador. El Director general de la compañía dijo: «Reggie tiene derecho a opinar, a pesar de lo equivocado que esté y de lo insensible que nosotros creamos que sea». El presidente de Nike, Philip Knight, lo dijo sin rodeos: «Reggie White, en lenguaje sencillo, no es malo, sólo está loco».

La postura correcta de un católico

¿Es menos culpable nuestra sociedad moderna que Sodoma y Gomorra? Hemos tenido ya 20 siglos de Evangelio y cristianismo. Seguramente la gente de hoy será juzgada con mayor severidad que los habitantes de Sodoma. Uno se ve forzado a pensar cuándo es que manifestará Dios su ira. En Nueva Zelanda , los periódicos estaban llenos todos los días de avances informativos acerca del desastroso apagón de Auckland, la ciudad más grande del país. Los cables subterráneos que suministraban la energía eléctrica a la metrópolis fallaron, y pasaron meses para poder repararlos. Es interesante notar que, sólo unos días antes del apagón, ¡había habido un desfile de orgullo gay por las calles de Auckland! (¿Podría ser que el desastre se debiera a un castigo divino?)

En medio de las abominaciones de nuestra época, ¿qué es lo que ha de hacer un verdadero católico?

Primero, nunca aprobar el pecado de la homosexualidad. Debemos mantener una firme convicción de la gravedad de este pecado.

En segundo lugar, hacer lo que se pueda mediante la oración y las obras de Acción católica para promover la verdad. Debemos orar por la misericorida de Dios y por la conversión de las patéticas almas adictas a este vicio. Al mismo tiempo, hacer lo que se pueda por resistir la maldad y promover un conocimiento de la verdad. Sólo si existen los suficientes para actuar en favor de Dios y de la verdad podremos esperar poner las cosas a favor del bien.

Actualización 8 de junio 2011

Datos preocupantes

Un estudio de la Administración Obama cae como una bomba sobre el poderoso lobby LGBT

El riesgo de comportamientos de riesgo en adolescentes gays, lesbianas o bisexuales se dispara respecto a los heterosexuales.

Muchos pondrían el grito en el cielo si se tratase de un estudio realizado por un grupo cristiano, pero lo ha llevado a cabo una institución oficial dependiente de la Administración federal de los Estados Unidos, esto es, el gobierno de Barack Obama: los CDC, Centers for Disease Control and Prevention [Centros de Prevención y Control de las Enfermedades].

También si la finalidad del estudio fuese repudiar las prácticas homosexuales o bisexuales. Pero la conclusión de Howell Dechsler, director de la División de Salud Adolescente y Escolar de los CDC, que presentó la investigación, no tiene nada que ver con eso. Habla de “apoyar a estos jóvenes” ante la presión que pueden experimentar por “la estigmatización, la discriminación o la victimización”. Y Laura Kahn, de su mismo departamento y primer firmante (de siete) del trabajo, afirma que el sistema escolar debe crear ambientes y servicios “que atiendan a las necesidades de los jóvenes gays, lesbianas o bisexuales”.

Pero, se interpreten como se interpreten, los datos son demoledores y han caído como una bomba en el llamado “mundo LGBT (Lesbianas, Gays, Bisexuales y Transexuales)”. Algunas de sus páginas web norteamericanas, de hecho, ofrecen la información con brevedad y sin detallar las cifras ni el alcance del trabajo de campo.

El planteamiento del estudio

Dicho trabajo se realizó durante una década (2001-2009) en institutos de siete estados (Connecticut, Delaware, Maine, Massachusetts, Rhode Island, Vermont y Wisconsin) y seis grandes distritos urbanos (Boston, Chicago, Milwaukee, Nueva York, San Diego y San Francisco). Analizó tres variables: orientación sexual (heterosexual, homosexual gay o lesbiana y bisexual), sexo de los contactos sexuales (del mismo, del otro o ambos) y comportamientos de riesgo.

Y, dentro de éstos, recogió 76, clasificados en diez categorías:

A – Daños accidentales por conductas inapropiadas.
B- Violencia.
C- Intento de suicidio.
D- Consumo de tabaco.
E – Consumo de alcohol.
F – Consumo de drogas.
G – Hábitos sexuales peligrosos.
H – Hábitos dietéticos peligrosos.
I – Actividad física o sedentarismo peligrosos.
J – Trastornos alimentarios.

Los resultados

Cruzados los datos, los resultados de la investigación en dos grandes áreas (orientación sexual y contactos sexuales), en cuanto a prevalencia (porcentaje de incidencia del comportamiento de riesgo) y en función de los 76 comportamientos de riesgo y 10 categorías de comportamientos de riesgo evaluados, son los siguientes:

ORIENTACIÓN SEXUAL

Homosexuales (gays y lesbianas)
-Mayor que los heterosexuales en un 63,8% de los comportamientos.
-Mayor que los heterosexuales en 7 categorías: B, C, D, E, F, G, J.

Bisexuales
-Mayor que los heterosexuales en un 76,0% de los comportamientos.
-Mayor que los heterosexuales en 8 categorías: A, B, C, D, E, F, G, J.

CONTACTOS SEXUALES

Con el mismo sexo
-Mayor que con el sexo contrario en un 29,7% de los comportamientos.
-Mayor que con el sexo contrario en 2 categorías: C, J.

Con los dos sexos
-Mayor que con el sexo contrario en un 71,1% de los comportamientos.
-Mayor que con el sexo contrario en 6 categorías: B, C, D, E, F, J.

La interpretación

La interpretación del estudio por parte de los investigadores que lo han realizado es preocupante sea cual sea la perspectiva que se adopte como respuesta al problema: “Los estudiantes de las minorías sexuales, en particular los estudiantes gays, lesbianas y bisexuales, así como los estudiantes que tienen contactos sexuales con los dos sexos, tienen mayor probabilidad que otros estudiantes de caer en comportamientos de riesgo para la salud”