FALSA DOCTRINA DE LOS UNICITARIOS

FALSA DOCTRINA DE LOS UNICITARIOS

La persona de Dios pasajes clave:

En el Antiguo Testamento, la Biblia da a entender la idea de la Trinidad en diferentes formas.

Donde el nombre de Dios es aplicado a más de una persona en el mismo texto;

Salmo 110:1   “JEHOVA” dijo a mi “SEÑOR”: Siéntate a mi diestra, Hasta que ponga a tus enemigos por estrado de tus pies. Hechos 2:34  Porque David no subió a los cielos, pero él mismo dice: “El Señor” dijo a mi “Señor”: “Siéntate a mi diestra 35  hasta que ponga a tus enemigos por estrado de tus pies.” Hebreos 10:12  Pero éste, habiendo ofrecido un solo sacrificio por los pecados, se “SENTO PARA SIEMPRE A LA DIESTRA DE DIOS”….

Se dice que El Padre, El Hijo y El Espíritu Santo son personas distintas en un sentido; porque una persona es un sujeto Inteligente que puede decir “Yo”, a quien se le puede apelar como “Tú”, y que puede actuar y ser objeto de acción. En Dios hay pluralidad personal por cuanto el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo tienen inteligencia, emociones y voluntad propia.

–Y hay también donde las tres personas divinas se ven trabajando; Isaías 48:16 Acercaos a MI, oíd esto: desde el principio no hablé en secreto; desde que eso se hizo, “allí estaba YO”; y ahora “ME envió Jehová el Señor”, y “SU Espíritu”.

El título Elohim (“Dios”), por ejemplo, es un sustantivo plural; Genesis. 1:26 Y dijo Dios: Hagamos al hombre a nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza… Génesis 11:7 “Vamos, bajemos y allí” confundamos su lengua”, para que nadie entienda el lenguaje del otro…              

El Nuevo Testamento claramente distingue a tres Personas que son simultáneamente activas. No son simplemente “modos” o “manifestaciones” de la misma persona, NO es que algunas veces actúa como Padre, algunas veces como Hijo, y algunas veces como Espíritu Santo. En el bautismo de Cristo, las tres Personas estuvieron simultáneamente en actividad Mateo 3:16–17 Y “Jesús”, después que fue bautizado, subió luego del agua; y he aquí los cielos le fueron abiertos, y vio “al Espíritu” de Dios que descendía como paloma, y venía sobre Él. 17 Y he aquí, “una voz” de los cielos decía: “Este es Mi”   (Hijo amado), en quien tengo complacencia.”

La Biblia enseña que hay un Dios, no tres Dioses, y que hay tres personas, cada una de las cuales es Deidad. La doctrina bíblica de la Trinidad bien se puede bosquejar bajo cuatro proposiciones: (1) Dios es uno. (2) Jesús es Dios. (3) El Espíritu Santo es Dios. (4) Estas tres personas están evidenciadas en la relación «Yo» y «Tú», de sujeto-objeto, cada uno al otro dentro de la Deidad. Jesús aquí en la tierra oró al Padre y habló del Espíritu Santo como una persona individual. Dijo: Juan 16.14″El Me glorificará”; porque tomará de lo Mío, y (El) os lo hará saber…

Juan 15:26 Cuando venga “el Consolador”, a quien “Yo” enviaré “del Padre”, es decir, “el Espíritu” de verdad que “procede del Padre”, “El” dará testimonio “de Mí”…

La pluralidad en Dios, es claramente enseñada en el nuevo testamento; Juan 14:23 Jesús respondió, y le dijo: Si alguno Me ama, guardará Mi palabra; y Mi Padre lo amará, y VENDREMOS a él, y HAREMOS con él morada… Juan 17:21 Para que todos sean uno; como Tú, oh Padre, en Mí, y Yo en Ti, que también ellos sean uno en NOSOTROS; para que el mundo crea que Tú Me enviaste…

Hay también distintas funciones entre los miembros o personas de la Trinidad. Por ejemplo, el Padre elige a quienes serán salvos; Efesios 1:4 según nos escogió en Él antes de la fundación del mundo, para que fuésemos santos y sin mancha delante de Él, en amor… el Hijo (el Verbo) los redime; Efesios 1:7 en quien tenemos redención por su sangre, la remisión de pecados, según las riquezas de su gracia… y el Espíritu Santo los santifica; 1 Pedro 1:2 según el previo conocimiento de Dios Padre, por la obra santificadora del Espíritu, para obedecer a Jesucristo y ser rociados con su sangre: Que la gracia y la paz os sean multiplicadas.

Juan 17:5  Ahora pues, Padre, glorifícame tú en tu misma presencia, con la gloria que yo tenía en tu presencia antes que existiera el mundo.

En este pasaje Jesús Hijo de Dios, oró al Padre, pidiéndole al Padre que lo glorificara con la gloria que tenia en la presencia del Padre antes que el mundo existiese, es decir, Jesús el verbo de Dios en la eternidad antes que el mundo existiese estaba con el Padre, hay que notar que Jesús hace una clara diferencia personal, el dice “YO TENIA EN TU PRESENCIA” antes que existiera el mundo, ósea en la eternidad,   Jesús NO dijo: que yo tenia siendo tu….  esto demuestra que en Dios hay pluralidad, y siempre la hubo.

Los unicitarios y su concepto de la salvación

La Necesidad del Bautismo en el Nombre de Jesús

Los grupos unicitarios enseñan que uno debe ser bautizado a los efectos de ser salvo. Basados en pasajes tales como Hechos 2:38, el cual habla de ser bautizados “para perdón de los pecados”, y Juan 3:5, donde Jesús dice que uno debe nacer “del agua y del Espíritu”, los pentecostales unicitarios argumentan que el bautismo es absolutamente esencial para que los pecados de alguien sean perdonados y nazca de nuevo.

Esta posición, es obvio, no toma en cuenta los numerosos pasajes en la Escritura que en forma inequívoca enseñan que la salvación es por gracia por medio de la fe solamente. Más de 60 veces en el Nuevo Testamento se proclama que la salvación es para los que creen (Juan 3:15, 36, 5:24, Hechos 2:21, 10:43, 15:9, 16:31, Romanos 1:17, 3:22-30, 4: 3-5, Efesios 2:8, etc.).

En la verdad el bautismo es visto como señal y sello de la salvación (ver Rom. 4:9-11, Col. 2:11-12), no la base de la salvación. Uno debe preguntarse cómo pudo Jesús prometer al criminal en la cruz la vida eterna si el bautismo fuera esencial para la salvación, como los pentecostales unicitarios reclaman.

El error de la posición de los unicitarios es fácil de refutar. La frase “para (eis) perdón de los pecados” no significa “para que los pecados sean perdonados”.

En el griego original “eis” significa “en vista de” o “a la luz de”. Esa es la razón por la cual los bautismos pre-cristianos de Juan el bautista eran “para (eis) perdón de pecados” (Mr. 1:4, Luc. 3:3), no obstante nadie cree que su bautismo literalmente lavaba los pecados; ¡Jesús ni siquiera había muerto!

La interpretación unicitaria de Juan 3:5 también es distorsionada. Si cuando Jesús habló con Nicodemo se refirió al bautismo cuando dijo de “nacer del agua”, ¿por qué no lo dijo directamente? Si alguien responde que el bautismo está implícito, uno se pregunta si Nicodemo pudo haber entendido esta supuesta y opaca referencia a una práctica cristiana que apenas existiría por primera vez tres años después.

Una lectura mucho más fácil del pasaje muestra a Jesús usando la palabra “agua” metafóricamente como el poder purificador del Espíritu, de la misma forma que tres versículos más adelante usa “viento” como una metáfora por la libertad con que el Espíritu se mueve. El agua, después de todo, era usada metafóricamente para describir el Espíritu de Dios. Nicodemo, sin duda, entendería esto. (Jn. 4: 11-15, 7:38, Apoc. 22: 1,17, Tit. 3:5, 1 Cor. 6:11, Efe. 5:26).

Debe también señalarse que los pentecostales unicitarios no sólo enseñan la necesidad del bautismo de creyentes por inmersión, sino también que éste debe ser administrado usando la fórmula “en el nombre del Señor Jesucristo”, para que en realidad salve.

¡Dios deja toda la eternidad suspendida no sólo en un rito, sino además en las palabras exactas que se deben decir durante el rito! Desde el punto de vista de los unicitarios, cualquier persona que haya sido bautizada “en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo”, aún no es salva. Dios condena a las personas – aún los que creen en El, lo aman y en El confían – por detalles técnicos.

¡El resultado es que menos del 99.99999% de todos los que han creído en Cristo han llegado al cielo! Es innecesario decir que este concepto del bautismo y la salvación está en total oposición al carácter de Dios revelado en la persona de Jesucristo y a través del Nuevo Testamento.

Los pentecostales unicitarios intentan basar su concepto de la fórmula baptismal en que en el libro de Hechos dice “en el nombre de Jesús”. El argumento sin embargo puede ser fácilmente refutado.

Primero que todo, la enseñanza más clara que tenemos con respecto al bautismo está en Mateo 28:19. Allí Jesús explícitamente nos dice que bauticemos “en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo”.

Los pentecostales unicitarios hacen el inconcebible reclamo de que Jesús se estaba refiriendo a él mismo.

La verdad es que Jesús nunca se refirió a sí mismo ni nadie se refiere a él como “Padre” o “Espíritu” en la totalidad del Nuevo Testamento. Esto es más que suficiente para rechazar por completo esta interpretación. (En contraste, se le llama “Hijo” más de 120 veces)

El hecho de que Lucas mencione en el libro de Hechos que el bautismo fue “en el nombre de Jesús”, o cierta frase similar (Hch. 2:38, 8:16, 10:48, 19:5) no afecta lo antedicho en lo más mínimo.

2:38 – “en el nombre de Jesucristo”

8:16 – “en el nombre de Jesús”

10:48 – “en el nombre del Señor Jesús”

19:5 – “en el nombre del Señor Jesús”

Primeramente, el hecho de que las cuatro referencias bautismales de Hechos se diferencian significativamente la una de la otra, es suficiente para mostrarnos que no estamos en absoluto frente a una fórmula ritualística (por cierto una de la cual depende toda la eternidad).

◦Segundo, la frase “en el nombre de” en el pensamiento semítico era equivalente a “con la autoridad de” o “con el significado de” (Mateo 10: 40-42). Por esa razón, por ejemplo, Pablo nos dice que debemos hacer todas las cosas “en el nombre del Señor Jesús” (Col. 3:17), no obstante no quiso decirnos que debemos decir el nombre de Cristo en voz alta cuando hagamos algo. Simplemente, Pablo nos dice que hagamos todo para la gloria de Dios. El no intentó darnos ninguna fórmula verbal.

Por lo tanto, enseñar que la salvación depende del acto, el modo, y la fórmula de bautismo, se basa en una mal comprensión de la Biblia y presenta un concepto de Dios que se asemeja a los dioses paganos de la magia (cuya conducta se basa en fórmulas – en “abracadabras”) y no al Dios del Nuevo Testamento.

La Necesidad de las Lenguas

Casi todos los grupos pentecostales unicitarios enseñan que si uno no ha hablado en lenguas, no es salvo (¡aún si ha creído y sido bautizado propiamente!). Su razonamiento es que las lenguas son la señal inicial de haber recibido el Espíritu Santo, y sin éste uno no puede ser salvo (Rom. 8:9).

Cinco cosas podemos decir para refutar esta posición.

◦Primero, La Biblia nunca enseña que las lenguas son la evidencia inicial de haber recibido el Espíritu Santo. Los pentecostales unicitarios basan su enseñanza errónea en el hecho de que las lenguas son mencionadas en tres de las cinco instancias que hablan del bautismo del Espíritu en Hechos. Pero Lucas nos está dando un reporte histórico, no una enseñanza doctrinal, y extraer una doctrina de salvación de él, es abusar su reporte. Una cosa es una descripción histórica, y otra una prescripción doctrinal.

◦Segundo, aun si los pentecostales unicitarios insisten en usar Hechos para enseñar doctrina para la Iglesia, lo están haciendo en forma inconsistente. En las iglesias unicitarias es común encontrar gente que está “buscando el Espíritu Santo”, a veces rogando a Dios por salvación, a menudo por años. La pregunta es, ¿Dónde hay algo remotamente similar a este modelo en Hechos, o en el resto de la Biblia por si acaso? ¿Dónde hay un ejemplo de alguien buscando hablar en lenguas como señal de la venida del Espíritu? ¿Dónde hay un ejemplo de alguien recibiendo este don sólamente, separado de un grupo de dones? Si los unicitarios van a usar Hechos erróneamente como un libro normativo para toda la historia de la Iglesia, deberían ser consistentes por lo menos. (Esto, sin embargo, significa que deberían ser todos comunitarios – Hechos 4:32).

◦Tercero, la doctrina unicitaria sobre el bautismo del Espíritu no es consistente con el concepto unicitario del bautismo de agua. Si el bautismo del Espíritu Santo trae salvación, y el bautismo de agua trae el perdón de los pecados, ¿cómo es posible que algunos reciban el bautismo del Espíritu (salvación) antes de que sus pecados sean perdonados (por el bautismo de agua)? ¿Y cómo es posible para Dios perdonar los pecados de alguien (por el bautismo de agua) y sin embargo no darles el espíritu Santo (salvación)? Este tipo de cosas pasa todo el tiempo en las iglesias unicitarias, o sea, ¡Dios da el Espíritu a gente que El no perdona, y perdona a gente a la cual no le da el Espíritu!

◦Cuarto, la enseñanza unicitaria de que las lenguas son la señal inicial de recibir el Espíritu Santo y de facto, la salvación, socava completamente la doctrina de salvación por gracia del Nuevo Testamento. En la enseñanza unicitaria la única razón por la cual uno no ha hablado aún en lenguas luego de haber sido bautizado, es debido a que su fe no es lo suficientemente fuerte o sus vidas no son “suficientemente puras”. Por ello es que en la iglesias unicitarias se encuentra gente implorando a Dios por el Espíritu Santo, procurando intensamente “purificarse a sí mismos” y tener suficiente fe a los efectos de merecer el “don” de la salvación. Nunca una forma tal de justicia por obras ha sido tan obvia (evidente) – y psicológicamente atormentadora. La enseñanza bíblica es que la salvación es gratuita, por gracia, y que aun nuestra fe es el resultado de la obra del Espíritu Santo (1 Cor. 12:3, Efe. 2:8).

◦Finalmente, la doctrina unicitaria en las lenguas va directamente contra todo lo que Pablo dice sobre la práctica cristiana de las lenguas en 1 Corintios 12 y 14. Lea estos capítulos con cuidado. ¿Existe algo en estos capítulos que sugieran aún en forma remota que Pablo, o cualquier otro, creyeran que las lenguas tenían un significado especial (mucho menos salvación)? ¿No es perfectamente claro en estos pasajes que Pablo espera que NO todos hablen en lenguas (1 Cor. 12:27-30)? ¿No es claro que si las lenguas tienen un valor como señal, es para los incrédulos, y no los creyentes (1 Cor. 14:22)?

La Necesidad de Guardar las “Normas de Santidad”

El aspecto final del concepto aberrante de la salvación de los pentecostales unicitarios, tiene que ver el rol que juegan los “standards” en la vida del creyente. Según la enseñanza de la Iglesia Pentecostal Unida y la mayoría de los otros grupos unicitarios, se espera que el creyente, a los efectos de la salvación, se adhieran a las normas de la comunidad (los “standards”). Por lo tanto, por ejemplo, se enseña comúnmente en la Iglesias Unidas Pentecostales que los cristianos nunca deben tomar alcohol, usar tabaco, danzar, escuchar música secular, ir al cine, o atender eventos deportivos. También se enseña que las mujeres no deben cortarse o aún entrecortarse el cabello, usar pantalones, maquillaje, joyas, o vestidos cortos.

Lo más distintivo sobre el entendimiento de estas prácticas es que ellos no las ven como preferencias individuales (lo que sería correcto), sino como requisitos para la salvación, parte de lo que significa ser “santo”. Independientemente de que un individuo comprenda o no el punto de estas prohibiciones, se espera de todos modos que las cumpla, Cualquier desconformidad se considera como la manifestación de un espíritu rebelde.

Por supuesto que en la Escritura se enseñan conceptos morales absolutos, normas éticas hacia las que todo creyente se proyectará al crecer en el Señor. Hay también prácticas particulares las cuales si bien no son prohibidas en la Escritura, ciertos individuos pueden decidir que no es saludable participar en ellas. En estos casos, otros cristianos son llamados a “tolerar” a los hermanos “débiles” (Rom. 14).

Pero el convertir ciertas normas de conducta (serie de reglas / patrones de conducta) en un pre-requisito para la salvación – como si Dios se abstuviera de aceptar una persona hasta que ésta sea “suficientemente santa” – va contra la enseñanza más central de todo el Nuevo Testamento: somos salvos por gracia, no obras; salvación es un don, no una recompensa (Ef. 2:8, Rom. 4:4). Poner sobre los hombros de los creyentes patrones de conducta que no se enseñan en la Biblia pero que deben ser ejercitados como un aspecto de la salvación del individuo, choca de frente con la libertad que Cristo obtuvo para nosotros. Es en la libertad en lo que debemos estar “firmes”, insiste Pablo (Gál. 5:1-3, Col. 2:16-18).

Conclusión

Esperamos que haya quedado claro en la mente del lector que los pentecostales unicitarios difieren de los cristianos evangélicos en más formas que simplemente su negación de la Trinidad. Su concepto de la salvación también es aberrante. Esto es de esperarse ya que la Trinidad es la base de donde surge la doctrina de que somos salvos por gracia por medio de la fe. Esta es la razón por la cual casi siempre ha sido el caso que los grupos que niegan la Trinidad terminan con un concepto legalístico subcristiano de lo que es la salvación (ej: Armstrong / Church of God, Testigos de Jehová). Los pentecostales unicitarios son un ejemplo más de esta verdad, y de esta forma se vuelve a confirmar una vez más la importancia central del concepto cristiano de Dios como una Trinidad.

Hasta aquí el material de Gregory Boyd.

NUESTRA CONCLUSION

-Iglesias pentecostales ortodoxas evangélicas han denunciado estas doctrinas peculiares de los unicitarios como falsas.

-Son una secta

-Definición de secta – ver al final del estudio

-Los unicitarios niegan la Trinidad y la Salvación por gracia solamente, por medio de la fe solamente, en Cristo Jesús solamente.

APENDICE 1

Estrategias que usan para penetrar las iglesias evangélicas

-Infiltración de iglesias pentecostales de doctrina sana – ganan posiciones de liderazgo, ancianos o diáconos – Finalidad: reclutar a otros y desviarlos a las iglesias unicitarias.

-No solo pasa esto en las iglesias pentecostales evangélicas de sana doctrina, sino también en otras denominaciones, nazarenos, bautistas, etc.

-Los unicitarios llevan a cabo campañas para convencer a los pastores de otras iglesias – Nosotros tenemos reportes de pastores que se cambian y se van para los unicitarios – a veces se llevan toda la iglesia, o la convierten.

-Jóvenes adultos unicitarios – para expandir su mercado de posibles novias más allá de su grupo, buscan muchachas de iglesias fuera de su secta (pentecostales de doctrina sana sobre todo) – de esa forma las “pescan” y se las llevan a sus iglesias acrecentando así sus ministerios de jóvenes.

-Método para impedir su avance o infiltración en nuestras iglesias: Enseñar que sus doctrinas son falsas, enseñando la verdadera doctrina bíblica, denunciándolos como a cualquier otra secta, porque eso es lo que son, ni más ni menos.

-Muchos de ellos no saben que están en una secta. Piensan que son gente especial, con una revelación especial.

APENDICE 2

Pistas que los pueden delatar

-Cuando ustedes escuchan frases como las que damos a continuación, “paren las antenas”.

-“Yo no creo en la Trinidad ‘en sí’.” – pídanle que aclaren el significado de “en sí”.

-“Hay una necesidad por un énfasis más marcado en el bautismo en esta iglesia”. – Preguntar porqué creen esto. Preguntar si creen que el bautismo es necesario para la salvación y sobre la fórmula. Cuidado, puede haber un lobo entre las ovejas.

-“Bueno, mi iglesia cree en la santidad. Yo no veo lo mismo en otras”. Si le hablan de una serie “de reglas” en vez de una “conformación al estilo de vida de Cristo”, están frente a una moneda falsa.

-Si dicen que hay que hablar en lenguas para ser salvo, cuidado. Recuerden 1 Cor.12:30

-Cuidado con los que están súper preocupados porque algún creyente no está bautizado. Se manifiestan como preocupados por la salvación. Creen que Dios maldice al no bautizado.

-Los unicitarios más intrépidos no andan con vueltas cuando tienen que denunciar a todas las demás iglesias corporativamente como “la Falsa Iglesia.- Los menos intrépidos, los más tímidos, no lo dicen abiertamente para no ofender a nadie.

APENDICE 3

Definición de Secta

Las siguientes definiciones de la palabra “secta” son las que usa el Centro de Investigaciones Religiosas, localizado en Los Angeles, California.

Conscientes de que no existe una definición estandar, fue necesario arrivar a estas definiciones a los efectos de clasificar los diferentes grupos que hoy existen.

DEFINICION DE SECTA DESDE LA PERSPECTIVA SOCIAL (Esta definición es muy popular en los medios de comunicación)

UNA SECTA ES UNA ORGANIZACIÓN RELIGIOSA O SEMI RELIGIOSA EN LA CUAL SUS MIEMBROS SON CONTROLADOS COMPLETAMENTE POR UN INDIVIDUO O UNA ORGANIZACIÓN –

Es usualmente manipuladora, demanda lealtad y sumisión total de parte de sus miembros.- Estos, en algunos casos son despojados completamene de su personalidad, su voluntad, su auto estima e integridad, en otras palabras, sufren un lavado de cerebro. Pierden la capacidad de tomar decisiones por su propia cuenta, llegando a ser incapaces de hacer nada sin la autorización de su líder. Los seguidores de este tipo de sectas son motivados a apartarse de sus actividades acostumbradas, incluyendo sus familias.

Ejemplos de este tipo de secta son: Los Hare Krishna / Branch Davidians / Heaven’s Gate / La Familia – ex- Niños de Dios, y la Secta Moon en cierto grado.

Definición de Secta desde la Perspectiva Teológica

UNA SECTA ES CUALQUIER GRUPO DE QUE DICE SER CRISTIANO O TENER ELEMENTOS EN COMUN CON EL CRISTIANISMO, PERO NIEGA UNA O MAS DOCTRINAS ESENCIALES DEL CRISTIANISMO HISTORICO Y TRADICIONAL.

Por doctrinas esenciales (centrales o fundamentales) entendemos la Trinidad // Deidad de Cristo // Salvación sólo por gracia por medio de la fe en Cristo Jesús // El arrepentimiento // Resurrección Corporal de Jesucristo // Infalibilidad e inerrancia de la Biblia // Justificación por fe // Santificación // El juicio // El Cielo // El infierno

Ejemplos de este tipo de sectas son: Los Testigos de Jehová / los mormones / Los Pentecostales Unicitarios (Solo Jesús) / La Ciencia Cristiana / La Iglesia Internacional de Cristo – de Boston / La Luz del Mundo / La Iglesia local de Witness Lee (Living Stream Ministries – Anaheim / California).

IMPORTANTE: La línea de demarcación que separa lo que es una secta desde el punto de vista teológico y sociológico es muy tenue, no está bien definida. Existen sectas que tienen características pertenecientes a ambas definiciones. Ilustración: Los Testigos de Jehová son una secta teológica, niegan prácticamente todas las esenciales del cristianismo, y al mismo tiempo prohiben las transfusiones de sangre, no celebran los cumpleaños, no saludan la bandera, y no ingresan al ejército. Todo esto afecta el desempeño del miembro dentro de la sociedad, por lo tanto podemos decir que los Testigos son en parte una secta desde la perspectiva sociológica.

ACLARACION – Hoy en día tenemos grupos dentro del cristianismo a los cuales les falta muy poquito para clasificarse dentro de una de estas categorías de secta. A pesar de que dicen creer en las doctrinas básicas del cristianismo, tienen una marcada tendencia sectaria en ciertas áreas teológicas o en la práctica – Para evitar confusión hemos tenido el cuidado de no clasificarlos como sectas – El nombre dado a estos grupos es: GRUPO CRISTIANO ABERRANTE Y CONTROVERSIALES.

Ejemplos: La Iglesia Universal del reino De Dios (Brasil) / El Movimiento de Fe o Confesión Positiva, y el Adventismo del Séptimo Día.

Anuncios

Publicado el 5 febrero, 2014 en doctrinas falsas, uncitarios y etiquetado en , . Guarda el enlace permanente. Comentarios desactivados en FALSA DOCTRINA DE LOS UNICITARIOS.

Los comentarios están cerrados.