Archivos diarios: 18 abril, 2013

DICEN: “FUE CONSTANTINO EL QUE INSTITUYÓ EL BAUTIZO DE LOS NIÑOS”. ¿SERÁ VERDAD

 

 

 
Decir esto es caminar sobre la mentira ya que existen documentos que evidencian explícitamente el bautismo de niños en el siglo II después de Cristo(1). Aquí se los presento:
 
IRENEO DE LYON (130-202 d.C.)
“Porque vino a salvar a todos: y digo a todos, es decir a cuantos por él renacen para Dios, sean bebés, niños, adolescentes, jóvenes o adultos. Por eso quiso pasar por todas las edades: para hacerse bebé con los bebés a fin de santificar a los bebés; niño con los niños, a fin de santificar a los de su edad, dándoles ejemplo de piedad, y siendo para ellos modelo de justicia y obediencia; se hizo joven con los jóvenes, para dar a los jóvenes ejemplo y santificarlos para el Señor”(2)
 
ORÍGENES: (185-254 d.C.)
“La Iglesia ha recibido de los Apóstoles la costumbre de administrar el bautismo incluso a los niños. Pues aquellos a quienes fueron confiados los secretos de los misterios divinos sabían muy bien que todos llevan la mancha del pecado original, que debe ser lavado por el agua y el espíritu”(3)
 
HIPÓLITO DE ROMA (¿? – 235 d. C.)
“Al cantar el gallo, se comenzará a rezar sobre el agua. Ya sea el agua que fluye en la fuente o que fluye en lo alto. Se hará así salvo que exista una necesidad. Pero si hay una necesidad permanente y urgente, se utilizará el agua que se encuentre. Se desvestirán, y se bautizarán los niños en primer término. Todos los que puedan hablar por sí mismos hablarán. En cuanto a los que no puedan, sus padres hablarán por ellos, o alguno de su familia. Se bautizará enseguida a los hombres y finalmente a las mujeres…”(4)
 
CIPRIANO DE CARTAGO (200-258 d.C.):
“Pero en relación con el caso de los niños, en el cual dices que no deben ser bautizados en el segundo o tercer día después de su nacimiento, y que la antigua ley de la circuncisión debe considerarse, por lo cual piensas que alguien que acaba de nacer debe no ser bautizado y santificado dentro de los ocho días, todos nosotros pensamos de manera muy diferente en nuestro Concilio. Porque en este curso que pensabas tomar, nadie está de acuerdo, sino que todos juzgamos que la misericordia y gracia de Dios no debe ser negada a ningún nacido de hombre… Por otra parte, la fe en la Escritura divina nos declara que todos, ya sean niños o mayores, tenemos la misma igualdad en los divinos dones…”(5)
 
1) Catecismo de la Iglesia Católica, 1252.
2) Ireneo de Lyon, Contra las herejías 2, 22, 4.
3) Orígenes In Rom. Com. 5,9: EH 249. Johannes Quasten, Patrología I, Biblioteca de Autores Cristianos 206. 5ta ed. Madrid 1995,  pág. 395.
4) Hipólito de Roma, Tradición Apostólica 20, 21.
5) Cipriano de Cartago, A Fido sobre el bautismo de infantes, Carta, 58.

MAS SOBRE APOLOGETICA DE LA EUCARISTIA:

https://www.facebook.com/Catolicosfirmesensufe?ref=stream

CAPITULO 18: Y asi como decimos

CAPITULO 18: Y así como decimos “Padre Nuestro” Mt 6,9 porque es Padre de los que le conocemos y creemos en él también decimos : El pan nuestro Mt 6:11 porque Cristo es pan de los que tocamos su cuerpo.Pedimos que cada día se nos de de ese pan, no sea que quienes estamos en Cristo y recibimos cada día la Eucaristía para alimento de Salvación, al cometer algún delito de importancia mientras absteniendo y no comulgando nos privamos del pan celestial, somos separados del cuerpo de Cristo, como el mismo dijo:Yo soy el pan de vida, que baje del cielo, si alguno comiere de este pan vivirá eternamente Juan 6:51, cuando dice que vivirá eternamente si alguno comiera de su pan es claro que viven quienes tocan su cuerpo y reciben la EUCARISTIA por el derecho de la comunión…..hay que temer y orar no sea que mientras uno se abstiene, se separe del cuerpo de Cristo, se separe de la salvación , pues el mismo dijo: Si no comieras la carne del Hijo del hombre y no bebieras su sangre no tendréis vida en vosotros Juan 6:53. Por esto pedimos que cada día se nos de nuestro pan, que es, Cristo, para que quienes permanecemos y vivimos en Cristo nos apartemos de su santificación y de su cuerpo.- SAN CIPRIANO DE CARTAGO. AÑO 255 D.C.-SOBRE LA ORACION DOMINICAL-CAPITULO 18.