VIGILIA PASCUAL

 

ImagenLa noche más significativa del año

 

Después de un día de silencio, de oración y de ayuno, nos disponemos a celebrar la Pascua, el paso, la Resurrección del Señor. La Vigilia Pascual es la Pascua del Señor y la Pascua de la Iglesia, origen y raíz de todo el año litúrgico.

En esta celebración de la Vigilia reciben su consagración pascual las palabras, las oraciones, los sacramentos y los símbolos de la Iglesia, que son prolongación e irradiaciones de la Pascua.

Estos grandes símbolos son: la asamblea santa, que siempre la Esposa y la comunidad del Resucitado. El tiempo nuevo, que siempre, de noche y de día, tiempo pascual insertado ya en nuestro hoy que es Cristo. El fuego nuevo, que recuerda la columna de fuego y el fuego del Espíritu encendido por el Resucitado en los corazones de los fieles. El agua regeneradora, signo de la vida nueva en Cristo, fuente de vida. El crisma santo de la unción espiritual de los bautizados.El banquete nupcial de la Iglesia: en el pan y el vino de la Eucaristía tenemos la comida del Resucitado y con el Resucitado. El canto nuevo del aleluya pascual, himno de los redimidos, cantar de los peregrinos en camino hacia la patria.

Todos los otros símbolos son pascuales: la cruz, el altar, el ambón, el libro. Sobre todo, por la importancia ritual de la Vigilia, el Cirio pascual, signo de Cristo que ilumina con su presencia a la asamblea.

 

La estructura de la Vigilia Pascual es interpretada de la siguiente manera:

Lucernario: pascua cósmica.

Liturgia de la Palabra: Pascua de la historia.

Ritos bautismales: Pascua de los neófitos.

Liturgia Eucarística: Pascua de los fieles.

 

El lucernario con la liturgia del fuego y de la luz. Con la bendición del fuego nuevo para encender la nueva luz, se recuerda que estamos en la noche donde todo se renueva en aquél que hace nuevas todas las cosas. El cirio es bendecido y adornado porque es símbolo de Cristo Luz. La procesión de la tinieblas a la luz, la peregrinación de la Iglesia, nuevo Pueblo de Dios, guiada por la columna de fuego, iluminación bautismal que cada uno recibe de Cristo para ser siempre hijo de la luz.

 

La liturgia de la Palabra. La proclamación de la Palabra de Dios se hace simbólicamente a la luz de Cristo Resucitado, centro del cosmos y de la historia. Son lecturas progresivas de la historia de la salvación; tienen un carácter cristológico; poseen una estrecha relación con el bautismo. A continuación, la oración de la Iglesia expresa el sentido tipológico de la lectura.

 

La liturgia Bautismal. Sigue la liturgia bautismal con la invocación de los santos, la bendición de la pila bautismal y todos los otros ritos del bautismo y de la confirmación cuando hay adultos para bautizar. Si no hay bautismos, se pasa en seguida a la bendición del agua, a las renuncias y promesas del bautismo, con la aspersión del agua. Es el recuerdo memorial de la Pascua y del bautismo. Termina con la oración universal o de los fieles.

 

La liturgia Eucarística. Encuentro con el Cristo resucitado en un sacrificio pascual, en la comunión con Él. La celebración se cierra con la invitación pascual al final de la misa para llevar a todos el anuncio del Cristo Resucitado.

 

Cristo, resucitando, ha vencido a la muerte. Este es en verdad el día del Señor. El fundamento de nuestra fe. La experiencia decisiva que la Iglesia, como Esposa unida al Esposo, recuerda y vive cada año, renovando su comunión con Él, en la Palabra y en los Sacramentos de esta noche. El nacimiento de Cristo a la Vida Nueva quiere producir el renacimiento de su comunidad, y de cada uno de nosotros, a esa misma Vida Nueva.

 
Que tengas una buena Semana Santa
Saludos
Hno. Fernando Fortunato

Monasterio Benedictino Santa María de los Toldos.
C.C.8 – B6015WAA Los Toldos
Buenos Aires – Argentina
Anuncios

Acerca de Católico Luchador

Renacido a la vida por la gracia de Dios. Sigo a mi Señor Jesús tras las huellas de mi padre Seráfico, San Francisco de Asís quien dictó estas palabras: «Nada veo corporalmente en este mundo del mismo altísimo Hijo de Dios, sino su santísimo cuerpo y sangre» , sea para ellos inspiración y guía de su vida eucarística. Estudio apologética y la historia de nuestra iglesia , para dar razones de mi Fe a quien así lo requiera, soy Franciscano Seglar y debo pues, buscar la persona viviente y operante de Cristo en los hermanos, en la Sagrada Escritura, en la Iglesia y en las acciones litúrgicas. PAX ET BONUM

Publicado el 27 marzo, 2013 en apologetica y etiquetado en , . Guarda el enlace permanente. Comentarios desactivados en VIGILIA PASCUAL.

Los comentarios están cerrados.