Carta de la Ministra General OFS por la eleccion del papa Francisco

 

by Redacción

525111_576328085722172_746894333_n

El Señor Papa Francisco
14 de marzo de 2013

Queridos hermanos y hermanas,
¡Paz y Bien!

En nombre de la Presidencia del CIOFS, siento la necesidad y la urgencia de compartir con todos vosotros los pensamientos y sentimientos que nos inundan en este momento de gracia, por la elección del Papa Francisco. ¡Que emoción tan grande! ¡Y además vemos cómo Dios cuida su Iglesia con tanta gracia y bendición! ¡Alabado sea el Señor!

Dios nos sorprende continuamente reconduciendo dulcemente su Iglesia, por el surco auténtico de su Amor.
El Papa ha comenzado su ministerio así: “Hermanos y hermanas buenas noches”. ¡Sus primeras palabras como Papa! Que nos hablan de fraternidad, al reconocernos hermanos y hermanas en igualdad. La Cruz pectoral es de metal: signo de simplicidad y de pobreza. Reconocimiento, amor y gratitud para su predecesor: actitud eucarística y fraterna. El Papa Francisco se ha referido a sí mismo solo como obispo. Y particularmente obispo de la Iglesia de Roma que preside en caridad todas las Iglesias: Signo de colegialidad auténtica, en su misión de presidir todas las Iglesias en la caridad.

El Papa nos ha exhortado a la oración recíproca: los unos por los otros.
Antes de bendecir a los fieles, el Papa ha pedido un favor: la oración de sus hermanos y hermanas para implorar la bendición de Dios sobre él. Y expresivamente ha llamado a esta oración “la plegaria del pueblo”: Ha sido un signo de profundo compartir y reafirmación de la verdadera naturaleza de Iglesia, como Iglesia total (es decir, ante todo el Pueblo de Dios, la unidad precede a la distinción) e Iglesia de comunión (servicio reciproco, también los unos hacia los otros).

Pienso que a todos nos ha conmovido el momento en el que el Papa se ha inclinado para recibir la bendición de Dios, implorada por la intercesión de todos sus hermanos y hermanas: signo concreto de humildad, simplicidad y reconocimiento de la igual dignidad humana y cristiana. Solo después de recibir la bendición de Dios y de sus hermanos, ha bendecido a todos, urbi et orbi.
El nombre de Francisco: como el reconocimiento de la llamada del Señor a reparar la casa, por medio del carisma de Francisco y de su espiritualidad, en el conformarse a Cristo plenamente. ¡Este Papa jesuita, nos ha ofrecido signos muy concretos de un auténtico franciscano!

Y hoy en su primera homilía, nos ha dejado tres “mandatos”: caminar, edificar confesar. Confesar a Cristo crucificado. Enseguida me ha venido en mente el artículo 10 de nuestras Constituciones. Quizá algunos hermanos y hermanas no lo han leído. Os invitamos a todos a releerle con mucha atención.

Que su nombre y este inicio de su pontificado, sean signo y programa de la vigorosa recuperación de una Iglesia, toda evangélica y apostólica, que dé la preferencia al pobre y a los hermanos, una Iglesia arraigada en el Señor Jesús, sine glossa, como la sentía y la vivió Francisco de Asís.

Los franciscanos seglares, tenemos un fuerte deber: sostener al Papa con toda nuestra fuerza, con la oración, el testimonio de la propia vida y en la acción valerosa y decidida.

Que Dios, nuestro Padre, colme de bendiciones y de su gracia al Papa Francisco.

En nombre de la Presidencia del CIOFS
Encarnación del Pozo, OFS
Ministra general

VIA CIOFS

Anuncios

Publicado el 20 marzo, 2013 en francicanismo, FRANCISCANISMO y etiquetado en , . Guarda el enlace permanente. Comentarios desactivados en Carta de la Ministra General OFS por la eleccion del papa Francisco.

Los comentarios están cerrados.