Archivos diarios: 11 noviembre, 2011

Queridas hnas. Y hnos. en Cristo:
Estamos celebrando hoy la Solemnidad de la Stma. Trinidad.
Santísima Trinidad
Anoche tuve un sueño muy curioso (y hasta sorprenderte). Está relacionado con la homilía de hoy. Soñaba que el Papa decidía cambiar el dogma de la Stma. Trinidad. Declaraba que ya no se diría de Dios que es tres Personas distintas – Padre, Hijo y Espíritu Santo – en una sola naturaleza divina. Sino que de hoy en adelante sólo se afirmaría de Dios que es Padre e Hijo”, …porque en cuanto al Espíritu Santo éste pasaría a ser como una forma espiritual solamente del mismo Padre o del mismo Hijo, pero no una de las Tres Personas que adoramos como Dios. El propósito del Papa era conocer las reacciones de los fieles: quería ver hasta dónde afectaba en la vida de los creyentes semejante cambio. El Papa presentía que en la mayoría de los fieles esto sería tan indiferente como si sólo se tratara de una noticia más, pero que en absoluto cambiaría el modo de vivir: los creyentes almorzarían tan tranquilos hoy como lo hicieron en el día de ayer.
Tú, ¿Almorzarías tan tranquilo si este sueño fuera realidad?
Sospecho que existe una tendencia común a los cristianos de creer en un Dios que está desligado de sus vidas; un Dios que no parece haber actuado en nuestra historia.
Pero hay un hecho claro: la experiencia de Jesús Resucitado cambió la vida de los discípulos. Aquí hubo un encuentro, una experiencia transformante.
El Viernes Santo eran discípulos miedosos.
El Domingo son testigos valientes.
¿Qué sucedió?
En primer lugar, es Jesús quién se aparece: es su iniciativa. Por lo tanto, una gracia (es una experiencia de gracia)
En segundo lugar, está el asentimiento libre de los discípulos (la S.E. dice incluso que “dudaron”).
Y, en tercer lugar, queda por realizar una misión: el ser testigos.
Aquel Domingo cambió la historia de la humanidad.
¿Ha cambiado tu vida? Esa era la preocupación de fondo que el Papa tenía en el sueño.
Desde este acontecimiento me gusta contemplar y reflexionar sobre el misterio de la Santísima Trinidad.
I.-) ¿Quién es el Padre?¿Cómo se revela (en la Pascua de Resurrección)?
La S.E. nos dice que “Dios – (el Padre) – lo ha resucitado”, Cf. Hch. 2,24, etc.
Es el Dios de nuestros padres: “Abraham, Isaac y Jacob”.
El Padre lo ha constituido Señor y Cristo.
El Padre ha dado su GRAN “Sí” liberándolo de la muerte.
II.-) ¿Quién es el Hijo? ¿Cómo se revela (en la Pascua de Resurrección)?
“Cristo ha Resucitado” nos anuncia el Evangelio (cf. Mc.16,16; Mt.27,64, etc.).
[En San Juan 2,19.21 Jesús ha dicho: “destruyan este templo…”].
El Hijo tiene “Vida en sí mismo” nos Jesús en San Juan (5,26).
El es la Primicia de Nueva Humanidad (Cf. I-Cor.15,20,28).
El Hijo es dador de vida (Cf. Jn.20,21)
III.-) ¿Quién es el Espíritu Santo? ¿Cómo se revela (en la Pascua de Resurrección)?
El Espíritu Santo se nos manifiesta como Espíritu de comunicación.
Porque Vincula al Padre con el Hijo al resucitarlo de entre los muertos.
[(En efecto,) nos dice la I-Carta de San Pedro (3,18) que el Hijo “ha sido vivificados en el Espíritu”.]
También vincula a los hombres con el Resucitado: éstos participan de la vida nueva. Los Hechos de los Apóstoles nos dicen que: “después de haber recibido del Padre el Espíritu Santo, que había prometido, lo derramó” [sobre toda carne] (Hch. 2,32).
Por lo tanto, el Espíritu no es el Padre: es dado por Él.
No es el Hijo: éste lo recibe y lo da.
El Espíritu es alguien distinto:
[- se debe bautizar no sólo en el nombre del Padre y del Hijo sino también del Espíritu Santo (cf. Mt. 28,19)]
[- San Pablo habla claramente de la gracia del Hijo, el amor del Padre y de la comunión del Espíritu Santo.*
En conclusión, en la Resurrección, la Trinidad se ofrece como unidad:
Unidad del Padre: el Resucitante.
Del Hijo: el Resucitado;
Y del E.S: quien resucita y da vida, es dado y recibido.
Pero la Resurrección sin la Cruz queda vacía;
Y la Cruz sin la Resurrección es una Cruz ciega, sin futuro ni esperanza.
En el tema de la Pasión, la palabra que ayuda entrar en el misterio de la S.T. es “la entrega”.
1) El Hijo se entrega él mismo (cf. Gal. 2,20; Ef. 5,2).
Es un signo de ofrenda por nosotros y de su amor al Padre.
Su grito [en la Cruz] es un signo del abismo de dolor y de destierro para en entrar en nuestro sufrimiento y llevamos a la reconciliación con el Padre.
2) La entrega del Padre está expresada en San Juan con estas palabras: “ha amado tanto al mundo que ha dado a su Hijo Unigénito para que el que crea no muera sino tenga vida eterna”, (3,16).
[se revela su amor por los hombres en cuanto les ha llamado “amigos”, (cf. Jn. 15,13)].
3) La entrega del espíritu Santo la vemos reflejada en las siguientes palabras de Sn Juan: “inclinando la cabeza entregó su Espíritu”, (19,30). Es el acto supremo: el Hijo entrega el Espíritu al Padre para quedar lejos de Dios, desterrado con los pecadores, para poder entrar juntos con él en la cercanía de Dios, cuando el Padre al tercer día le entregue nuevamente el espíritu.
En conclusión, en la Cruz, la Trinidad se ofrece como unidad:
Unidad del Padre: que entrega a su Hijo;
Unidad del Hijo: que se entrega él mismo;
Y unidad del E.S.: que es entregado por el Hijo;
Y que acogido por Padre.
Por tanto, UNO es el Dios que actúa en la Cruz y en la Resurrección: [como dice Lafont] “en su misterio pascual Jesús nos ofrece la imagen perfecta de la vida trinitaria”
Retomando el sueño que tuve con el Papa cabe preguntarnos si esta historia de Dios – que es una Historia de Salvación y por lo mismo una historia de Amor- ¿qué tiene que ver con nuestra vida? ¿Acaso no sería un almuerzo distinto si al Papa se le ocurriese afirmar una cosa diferente de la que es nuestra experiencia de vida? En otras palabras, es vital la experiencia del encuentro con el Resucitado.
Ahora los invito a este encuentro con él en la mesa de la eucaristía: encuentro que no es sólo con el Hijo que se da; sino también del Padre que lo da; y con el E.S. que nos une y vincula al Padre y al Hijo.
Por un Trapense.

El Celibato Sacerdotal

El Celibato Sacerdotal

El Celibato Sacerdotal

Por: Joel Adán Domínguez

El celibato se ha convertido en una controversia dentro y fuera de la Iglesia Católica, la gran mayoría de los pastores protestantes son casados, en algunas congregaciones es una obligación que sean casados, y en cambio, los sacerdotes Católicos han decidido ser célibes para servir al Señor.

Esto es una cosa que se ve con la mejor disposición para quien entiende que ser célibe es la mejor manera de servir al Señor, lo lamentable es que las sectas protestantes se meten en todo, hasta pretender meterse en las decisiones de quienes deciden dejarlo todo y consagrar su vida a Dios. De un tiempo para acá los periodistas se han encargado de difamar a la curia de la Iglesia y a todos los sacerdotes diciendo que la gran mayoría de los conflictos internos y sobre todo los casos de sacerdotes pederastas se debe a que la iglesia les prohíbe el matrimonio. Pero veamos que esa es una verdad mediática, que no decirla completa solo confunde, pues ¿a quién se le obliga a ser sacerdote?

EL SERVICIO A DIOS

Los hermanos separados citan:

Gn 1,28… creced y multiplicaos…

Esto como un mandato bíblico, pero ¿Qué pasa con las personas que no se pudieron casar? No podríamos decir que pecaron, por tanto, no podemos decir que sea obligatorio casarse.

Para el sacerdocio Católico en la Iglesia de rito latino es obligatorio no casarse, mas en la Iglesia oriental no lo es, pero en la Iglesia Católica de oriente, al que decide ser célibe, (la mayoría de los casos) se le ve de una manera extraordinaria, y conlleva mayor respeto para un sacerdote célibe que se ocupa solo de su iglesia.

Los sacerdotes Católicos son célibes porque han decidido seguir a Jesús, y Jesús el Señor y Sumo Sacerdote no se casó (Hb 4,14).

Los sacerdotes Católicos son célibes porque quieren imitar a Juan el Bautista, que dedicó su vida al Señor (Lc 1,13-17).

Los sacerdotes Católicos son célibes por consejo de San Pablo, cuando siguió a Cristo decidió no casarse, para dedicar el resto de su vida al Señor.

1 Co 7,8… no obstante digo a los solteros y a las viudas: bien les conviene quedarse como yo, pero si no pueden contenerse cásense, pues es mejor casado que abrazado.
1 Co 7,32-40… porque el no casado se ocupa de las cosas del Señor y de cómo agradar al Señor. Y el casado se ocupa de las cosas del mundo y de cómo agradar a su mujer, por tanto, es un hombre dividido…os digo esto para nuestro bien, no para lanzarles un lazo, sino para moverlos a lo mas digno del trato asiduo en el Señor, sin distracciones… será mas feliz permanecer así según mi consejo; pues también yo creo tener Espíritu Santo.

El apóstol san Juan, cuando siguió a Cristo desde su adolescencia, permaneció toda su vida célibe, nunca en la biblia y ni por rumor se le conoció esposa alguna.

A ciencia cierta solo conocimos esposa de Pedro, porque Pedro al seguir a Cristo, ya tenía esposa (Mt 8,7).

De la misma manera, no encontramos en la Biblia ni en la tradición de la Iglesia a esposas de Santiago, Judas el Tadeo, Mateo etc. aunque es muy posible que varios de los doce si iban en compañía de sus esposas como lo iba Pedro (1 Co 9,5). La traducción de 1 Co 9,5 es muy variada, pues literalmente quiere decir “Una mujer hermana” o “Una mujer acompañante de la fe” o mejor dicho “una mujer cristiana” pero como es de esperarse, las traducciones protestantes dicen “una esposa” cuando no es posible según el griego asegurar esta traducción afirmativa, pues la palabra mas utilizada para afirmar que alguien es esposa del alguien es “mujer de”, “tu mujer” etc. por ejemplo Mt 1,20. Pablo no utiliza las palabras “mujeres de ellos” sino mujeres hermanas. Lo más factible sería que estas mujeres fueran servidoras que se ocupaban de las cosas materiales de los apóstoles, como el caso de Jesús en Lc 8,2-3 pues sabemos que Jesús no tenía esposas.

En la Biblia Reina Valera dice “esposa”, pero la palabra que aquí aparece en griego es gunaike- gunaika, que quiere decir mujer, pero lo peor es que aparte en 1 Co 9,5, va acompañada de la palabra hermana, o sea una mujer hermana, no mujer solamente, que es imposible traducirse como esposa, pero la Biblia Reina Valera ha llegando al absurdo de traducir: … ¿No tenemos derecho a llevar con nosotros una hermana por esposa? pero ni modo, así es el mundo de quien traduce las Biblias para que el hombre no encuentre la verdad y el sentido de las escrituras.[1] Nuevo testamento interlineal Griego – Español, del protestante Francisco Lacueva. p 678.

Los hermanos separados citan:

1 Tim 3,1-12… si alguno aspira al cargo de obispo, buena obra desea, es pues necesario que el sea irreprensible, casado una sola vez, sobrio, sensato, educado… el diacono es necesario que sea digno, noble, no dado a beber mucho vino… sean casados una sola vez.
Tit 1,6… el candidato tiene que ser intachable, casado una sola vez.

Nos damos cuenta que esto no es un mandato, sino un requisito no imperativo, que el que sea casado tenía que serlo una sola vez, era indispensable que lo sea una sola vez, pues si no pudo sostener un matrimonio anteriormente, mucho menos podría sostener un matrimonio y aparte su servicio a la Iglesia, pues dice San Pablo que sean casados una sola vez, no que tenían que ser casados solamente, pues el que era casado que lo sea una sola vez, en la Iglesia primitiva el que era casado antes de entregarse al servicio de Cristo así permanecía, pero el que no, también permanecía como estaba, testimonios de célibes sobran, pues está el mismo san Pablo que escribió esto, el apóstol san Juan, san Ignacio de Antioquia, san Justino Mártir, Clemente de Roma, etc. y la gran mayoría de los papas desde el principio que permanecieron célibes. Jesús mismo recomendó permanecer célibe para servir a Dios.

Lc 18,29… yo os aseguro que nadie que haya dejado casa, mujer, hermano, padre, madre e hijos, por el reino de los cielos quedará sin recompensa.
Mt 19,11-12… no todos entienden este lenguaje sino a los que se les ha concedido. Porque hay eunucos que nacieron así desde el seno de su madre, hay eunucos que fueron hechos así por los hombres, pero hay quienes se hicieron así mismos por el reino de los cielos. Que entienda el que pueda…

Eunuco: hombre castrado incapaz de contener matrimonio y tener descendencia.

Vemos que ningún pastor protestante entiende este lenguaje del Señor. Lo malo del asunto es que muchos de estos pastores viven molestando para que mucha gente siga sin entender. El celibato en la Iglesia primitiva no era obligatorio, pero si era la mejor recomendación para quienes desean servir a Cristo.

San Ignacio de Antioquia, año 107 o 110 d.C. “Epístola a Policarpo de Esmirna”

Cap. V… recomienda a mis hermanos (presbíteros)… que si alguno puede permanecer en castidad para honrar la carne del Señor, que lo haga sin jactarse… si se casan que lo hagan con una celebración con el consentimiento del Obispo… Que todo se haga para honra de Dios.

Los hermanos separados citan:

1 Tim 4,1-3… en los días postreros, algunos renegarán de la fe para seguir espíritus seductores y doctrinas falsas, aparecerán hombres mentirosos con la conciencia marcada con la señal de los infames, estos prohíben el matrimonio y comer ciertos animales…

Ellos dicen que la Iglesia prohíbe casarse a los sacerdotes, es cierto que el papa con su poder de atar y desatar prohibió casarse desde el siglo III a los que quieran ser ministros del Señor, mas a nadie se le obliga a ser sacerdote, y por tanto, en la Iglesia no se prohíbe el matrimonio, muy probablemente Pablo se refería en su tiempo a los Esenios o posteriormente a los Maniqueos, que pensaban que el matrimonio era algo malo y esclavizante, y tenían como regla el no casarse así fueran fieles o ministros. La Iglesia no prohíbe el matrimonio a los demás, comparar el celibato con prohibir el matrimonio es una comparación pésima, pues el celibato es un acto voluntario y la prohibición es un acto involuntario. Por otro lado olvidan que Pablo no se casó. Pobre san Pablo, tanto que lo leen y ningún hermano separado sigue su forma de vida.

El matrimonio en la Iglesia Católica es algo tan sagrado que no hay motivos para prohibirse, es el acto más grande que puede hacer una pareja; consagrar su vida en unión con Dios (Ef 5,32). para la Iglesia Católica el matrimonio es un sacramento que no se puede disolver, una vez casado ya no podrás descasarte como sucede en las Iglesias separadas que toman como un acto formal de unión, donde se pueden casar y descasar. En la Iglesia Católica, lo que Dios unió no lo separe el hombre (Mt 19,6-9) (Mt 5,32) (1 Co 7,10).

¿ PROBLEMAS DEL CELIBATO ?

Algunas veces en las noticias hemos visto un fenómeno que nunca antes se había observado, están saliendo sacerdotes violadores, sobre todo en Estados Unidos, las cifras no son como el demonio las quisiera ver pues de los pocos casos el 80% sale exonerado de culpas. Pues alguien que es acusado no es culpable hasta que se demuestre lo contrario, y en caso de injusticia, allá está Dios quien todo lo ve y todo lo juzgará.

La situación ha dado cabida a que los hermanos separados hagan leña del árbol caído, dan pena ver que hasta en su proselitismo ya divulgan con más fuerza lo que ni las noticias dicen, pero lo peor de todo es que culpan al celibato de que pase esto.

La situación con alguien que viola a alguien, no es por haber hecho votos de celibato, pues entre los violadores, los sacerdotes no están ni en las cifras de denuncias del porcentaje de tipo de personas que viola a menores, consulte cifras recientes confiables sino que los familiares son los principales causantes de violaciones a menores.

Así que el celibato queda de lado del que sea un motivo de violaciones, cuando algún sacerdote ya “no aguanta las ganas” se pide una dispensa y queda libre de casarse con quien quiera porque el obispo reduce su situación al estado laical, y sigue siendo un Católico y fiel al Señor como cualquier otro. Conozco el caso de muchísimos padres de familia, santos y excelentes, que antes eran sacerdotes y en medio de su servicio a Dios se enamoraron y decidieron dejar bien su situación con la Iglesia, pero conozco casos como el del ahora reverendo Alberto que no solo no se atrevió a decir la verdad a su feligresía ocasionando un escándalo por haberlo descubierto, sino que comenzó a decir hipócritamente que la Iglesia estaba mal al no dejar que se casara cuando el mismo defendía el celibato católico, en este caso no es sabio cambiar de opinión, ya que ya vimos la opinión del propio Jesús.

El Padre Alberto, cuando era un exelente defenzor de la Iglesia… y el ahora reverendo Alberto de la Iglesia Episcopal, pero ahora anda diciendo que la Iglesia está equivocada

A pesar de que ha habido muchos rumores de pederastas, los condenados son pocos, pero de esta manera, también ha habido pastores protestantes violadores sobre todo en el estado de Chiapas México y en Centroamérica (que son casados), inclusive se ha visto en las noticias que llegan a pedir a las hijas de los fieles para tener relaciones sexuales con tal que el pastor les pase por alto el diezmo o la condenación. Y qué decir del líder de las iglesias evangélicas en Estados Unidos que fue demandado por un homosexual, un escándalo que muchos hermanos separados mejor se callaron, porque tienen que dar la impresión de que en su iglesia hay pura santidad, pues el pastor tuvo que aceptar sus culpas. Es por eso que es mejor que los hermanos separados en vez de juzgarnos se pongan en oración con nosotros y le pidamos fuerzas a Dios para superar nuestras debilidades.

El pastor Evangelico de miles orante y perseverante en la fe y despues en una entrevista confesando los hechos.

Todo esto anterior se puede resumir en unas cuantas palabras:

Lc 6,37… no juzguéis sino queréis ser juzgados, no condenéis sino queréis ser condenados…

QUE UN CURA NO SEA CÉLIBE SI ES PROBLEMA

Todos hablamos de que no tiene nada de malo que un sacerdote sea casado, eso de antemano sabemos que no, no es malo, pero dejamos de lado todos los problemas que hay en que un hombre dividido sea nuestro pastor, ya que nuestra administración pastoral no es como la administración de las iglesias protestantes, evangélicas, pentecostales y demás, en esas iglesias todos los pastores son casados, la mayoría son profesionistas, tienen algún trabajo a parte de pastorear su iglesia, en algunas iglesias más serias los únicos que pueden alcanzar el grado de pastor son los que estudiaron teología.

¿Pero qué viene al caso eso? La cuestión es que los pastores tienen a su mujer, y su familia, pero no están de tiempo completo atendiendo a su feligresía, la iglesia que atienden se reúne si acaso 5 veces a la semana, solo un par de horas, mientras que los pastores católicos están día y noche al servicio del feligrés, ministrando las cosas del Señor, la mayoría de nuestros templos tienen algún cuartito donde nuestros sacerdotes viven. ¿te has puesto a pensar lo que pasaría si fuese casado tu sacerdote?

Imagina que pasaría cuando a tu sacerdote siendo cura o vicario, el obispo decidiera enviarlo a otra comunidad, esto sucede a menudo, porque el obispo sabe de las capacidades de cada uno de sus sacerdotes y tiene que moverlos de una comunidad a otra, un hombre solo va y viene sin tanto problema de una parroquia a otra, pero trasladar a una familia entera de una comunidad a otra entorpecería las labores pastorales del obispo, las escuelas de los niños, el trabajo de la esposa (si tuviese) todo tendría que mudarse.

Todos sabemos que nuestros pastores deben ser el ejemplo vivo del evangelio, debe ser Cristo entre nosotros, y yo tengo constatado que la mayoría de nuestros pastores son personas que buscan día a día la santidad, pero ¿Qué pasaría si la esposa no fuera como se ve su marido? ¿Qué diría toda la gente si el sacerdote tuviese un hijo rebelde como nos suele suceder? Imagina como criticarían al sacerdote que todos los domingos nos exhorta a la santidad teniendo un hijo así.

¿Qué pasaría si en una comunidad donde tienen cura y vicario las esposas de ambos no se la llevaran bien?

¿Qué se pondría a murmurar toda una comunidad si un sacerdote llegase a separarse de su mujer?

Imagínate un domingo sin misas porque el cura se ocupó de un asunto familiar. Ponte a pensar que pasaría si tu sacerdote estuviera casado con una señora celosa.

Ahora bien, muchos hermanos separados me podrán decir que eso no pasa en su Iglesia, pero como comenté al principio, sus pastores no atienden de tiempo completo la Iglesia, por eso fácilmente acomodan un horario para atender a los feligreses, y aun así, yo les aseguro que mas de algún conflicto ha de haber, algo se ha dejado de hacer porque el pastor es un hombre dividido que no entrega su vida completamente al servicio de Dios.

Esto que les digo seguramente pasó en los primeros siglos del cristianismo, por esto y más, la Iglesia tuvo que poner la norma ya en el siglo III de que los hombres que quisieran servir a Dios en la Iglesia debían ser solos, el poner esta disciplina debió ser algo tan obvio como necesario, además de que como vimos, todo está apoyado por consejo bíblico.

CONCLUSIÓN

El celibato en nuestros sacerdotes es de admirarse, en lo personal admiro mucho a los que decidieron consagrar toda su vida al servicio de Dios, imitando al Hijo del Altísimo, imitando la vida que llevó Juan el Bautista, san Pablo y varios apóstoles y la gran mayoría de los sucesores de los apóstoles. Esperemos pues que los hermanos separados algún día comprendan la decisión que tomaron nuestros pastores, que merecen nuestro respeto porque se animaron a dejarlo todo para seguir al Señor.

Mt 19,27-29… Pedro tomando la palabra le dijo: ya lo vez, nosotros hemos dejado todo por seguirte ¿Qué recibiremos pues?… todo aquel que haya dejado casa, padres, hermanos, hijos o campos por mi nombre, recibirá el ciento por uno, y heredará la vida eterna.
____________________________________________________
_________________
“No hay duda que ser célibe es la mejor manera de servir a Dios, lo malo es que no conozco un sólo pastor protestante que quiera entregar completamente su vida a Jesucristo.”
Autor
____________________________________________________
_________________
“Si la Iglesia Católica es fuerte, se debe al celibato de sus sacerdotes.”
Mahatma Gandhi

[1] Nuevo testamento interlineal Griego – Español, del protestante Francisco Lacueva. p 678.

El Megalinario de la Virgen y los Salmos (Lc 1:46-55)

1. Introducción

El himno de María en Lucas 1:46-55 ha marcado la liturgia cristiana en sus diferentes familias y tradiciones. El megalinario o magníficat pertenece al servicio diario de las matutinas de rito bizantino. En la iglesia latina se lo reza todas las vísperas. El himno conserva una gran afinidad con los otros tres himnos del evangelio de la infancia de Lucas: el benedictus (Lc 1:67-79), el gloria (Lc 2:13-14) y el nunc dimittis (Lc 2:28-32). Todos estos himnos están presentes en los servicios diarios de la liturgia bizantina y dan testimonio de la gran influencia que la obra de Lucas ha tenido en la constitución del culto cristiano.Siempre se ha dicho que el himno está inspirado en el cántico de Ana de 1Sam 2:1-10 (Brown, 358-60). Pero por otra parte pocas veces se ha tematizado la relación de este hermoso himno con el libro de oraciones de la Iglesia por excelencia que es el libro de los Salmos y que es el libro más citado por el himno. Esto es lo que estudiaremos más detalladamente en el artículo, no sólo por las citas evidentes sino también por la estructura y el contenido teológico central del himno.

2. El género literario del himno

Una primera lectura atenta del himno nos permite deducir que se trata de una alabanza a la actuación salvífica de Dios. Justamente este es el tema principal de los salmos que pertenecen al género literario “alabanza”. Alonso Schökel, un especialista en los salmos, define este género diciendo que el salmo de alabanza “es un canto de alabanza a Dios, de ordinario por sus obras. El tono es festivo y suele ser coral. Se puede esquematizar en introducción, cuerpo y conclusión. Su fórmula general o resumida es: ‘alabad-al Señor-porque es bueno” (p. 92). Esta definición, es perfectamente aplicable al megalinario en todo sentido. El aspecto coral está presente en el himno de dos maneras: en la primera parte María representa a todo el Pueblo de Dios y en la segunda parte cuando se menciona al pueblo como los humildes y hambrientos (vv. 52 y 53).La típica apertura del cuerpo de la alabanza es la conjunción porque. Esta conjunción está presente en los vv. 48-49. En esta sección se evocan las razones de la alabanza y ofrece la reflexión teológica fundamental del himno. El megalinario tiene dos secciones: en la primera parte María se refiere a la intervención divina en su vida personal (vv. 46-50), mientras que en la segunda parte María relee la historia de salvación de todo el Pueblo desde antaño (vv. 51-56). Esto es perfectamente aplicable con los salmos de alabanza en los que se celebra “el ser y el obrar de Dios, en la naturaleza y en la historia… Ser y acciones de Dios pueden concentrarse en títulos o predicados; un participio puede sintetizar una acción o enunciar una constante” (Schökel, 93). En el himno de María encontramos cuatro títulos y/o predicados divinos: “Salvador”, “Poderoso”, “de Nombre Santo” y “Misericordioso”. Por otra parte el himno de María carece de participios que hablen de la acción divina, por lo contrario tiene 10 verbos en pasado simple (aoristo) indicativo que describen el obrar de Dios: dos verbos cuyo objeto es la virgen (v. 48-49) y ocho verbos cuyo objeto es el pueblo de Dios (v. 51-54). El empleo de verbos en aoristo en los salmos de alabanza es fácilmente constatable en los Sal 33; 47; 65:11-12; 100:3 y en muchos otros.La conclusión de los salmos de alabanza suele retomar la idea del comienzo. En este aspecto el himno de María ofrece una conclusión genérica y resume la obra de Dios en los vv. 54-55: “Socorrió a Israel, su siervo, acordándose de su misericordia, de la cual habló a nuestros padres, para con Abraham y su descendencia para siempre”. Las palabras claves que conducen al lector a la primera parte del himno son sin lugar a dudas “misericordia” vv. 50 y 54 y la expresión “Socorrió a Israel su siervo” que es una paráfrasis de “Salvador” en el v. 47.
Resumiendo entonces, el megalinario consta de una introducción (v. 46b-47), un cuerpo que se subdivide en la obra a favor de María (vv. 48-50) y en la obra a favor de todo el pueblo (51-53) y finalmente una conclusión que resume la salvación de Dios. Como resultado del análisis del género literario el himno se puede segmentar y presentar las estrofas del himno de la siguiente manera:
3. Su relación con los Salmos

En cada uno de los ocho versos poéticos que componen este himno (señalados con números romanos en el texto) se puede detectar por lo menos una cita o alusión directa a los salmos. Hacer un cuadro sinóptico de esta intertextualidad sería muy aventurado o muy limitado porque la misma se realiza a diferentes niveles de la sintaxis y de la semántica de término y frases. Podemos decir que la intertextualidad se realiza en los siguientes aspectos: los términos “engrandecer” y “regocijarse” (vv. 46-47), los atributos divinos y los diez verbos de salvación, los atributos del pueblo de Dios y la teología salmista que veremos en la otra sección.
Es importante destacar que el vocablo “engrandecer” (en griego megalyno, de allí el nombre megalinario) corresponde a la raíz hebrea gdl, la cual es también usada con frecuencia en los himnos de alabanza del salterio (ver sobre todo Sal 20:6; 34:4; 35:27). Sin embargo el verbo “engrandecer” es raro en el Nuevo Testamento (ver Hch 10:46; 19:17) y quiere decir “alabar,” “exultar”. Generalmente este verbo se usa para reconocer la grandeza de Dios en oración delante de la comunidad. Éste es el nivel semántico que nos interesa. La grandeza por la que Dios es alabado, enaltecido no es la grandeza del gobernante que oprime, sino la de un salvador que viene a rescatar a los oprimidos y hambrientos (Bovon, p. 60).En cuanto a los atributos divinos y a los diez verbos de salvación también los encontramos como terminología propia del saltero. Dios se manifiesta como misericordioso, salvador y santo. Por otra parte es un Dios de acción, no tiene ni ciudad ni templo, sólo conoce gente con la que actúa para beneficio de ellos. El término misericordia (en griego: éleos) aparece dos veces en el himno (v. 50 y 54) y es una de las características más importantes del Dios de los Salmos. La misericordia es el hsd o la rhm del hebreo. Resalta la fidelidad de Dios para con los hombres y el pacto que hizo con ellos. Los verbos de acción son:
Todos los verbos tienen como objeto al pueblo de Dios. Los de efecto positivo y los de efecto negativo. En v. 51 “los soberbios” son parte del pueblo que ya no acepta la doctrina de Dios. La segunda parte del v. 50 confirma con la expresión “los que le temen” que el receptor de la acción es uno y el mismo pueblo. Los verbos: mirar, hacer, exaltar, colmar, socorrer y hablar describen la acción constructiva y redentora. Los verbos esparcir, quitar y enviar describen el rechazo de Dios a aquellos que se muestran indiferentes a su alianza y la interpretan para beneficio propio. En cuanto al aspecto de los aoristos, pues se puede sostener que son de tipo ingresivo. Es decir que enfatizan el comienzo de la acción y señalan su continuidad a través del tiempo. Éste es un uso típico de los aoristos en los salmos, como por ejemplo en “Reina el Señor, vestido de majestad” (Sal 93:1). Pero, tal como lo indica Bovon, parece ser más convincente considerar los aoristos en su uso profético, es decir que indica futuro. La razón para ello es que María habla de todo lo que el salvador hizo con ella antes de que el nacimiento sucediera y antes de que por lo tanto Cristo hiciera su obra salvífica. En este aspecto crucial el himno de María se diferenciaría profundamente con el de Ana que entonó su cántico después de haber dado a luz a su hijo y no en el momento de la promesa.Los atributos del pueblo de Dios se refieren particularmente a la humildad e indigencia del pueblo. Ambos, María y el pueblo son “humildes” (en griego: tapeinoi; vv. 48 y 52), además el pueblo está “hambriento” (en griego: peinôntas; v. 53) y es siervo de Dios (en griego: pais; v. 54). El adjetivo “humilde” es sinónimo de humillado en griego. Lucas elige esta palabra porque es la traducción de los LXX de muchos términos hebreos: 3ani, dakk, rwsh, dall, son traducidos muchas veces por “humilde” (tapeinos) en los salmos griegos de Los Setenta. El espíritu de esta palabra lo encontramos en versículos que hablan del los pobres que Dios salvará (Sal 12:6; 14:6; 72:4.12-14) y en los versículos donde el fiel se presenta ante Dios como oprimido y necesitado (Sal 40:18; 70:6; 86:1; 109:22). Si no lo hace así no tiene sentido que venga al médico, como dice Jesús.
4. Conclusiones 
El megalinario es un resumen de la fe y de la esperanza del Israel bíblico. Lucas nos recuerda todos los hechos salvíficos de Dios a Israel. Los temas de la santidad y la misericordia de Dios son uno de los ejes principales de himno y es por eso que entonarlo todas las mañanas antes de comenzar la labor diaria da fuerzas al creyente para enfrentar sus problemas cotidianos. El megalinario de los matutinos es un testimonio de fe que nos permite evocar la grandeza de la Virgen Teotokos y que nos hace experimentable las promesas de salvación.