Archivos diarios: 16 enero, 2011

Anglicanorum coetibus en acción: ha sido erigido el primer Ordinariato

Anglicanorum coetibus en acción: ha sido erigido el primer Ordinariato

Anglicanorum coetibus en acción: ha sido erigido el primer Ordinariato.- Este mediodía, la Sala de Prensa de la Santa Sede ha informado que la Congregación para la Doctrina de la Fe, de acuerdo a la Constitución Apostólica Anglicanorum Coetibus, ha erigido el Ordinariato Personal de Nuestra Señora de Walsingham en el territorio de la Conferencia Episcopal de Inglaterra y Gales.

Al mismo tiempo, el Santo Padre Benedicto XVI ha nombrado como primer Ordinario al Reverendo Keith Newton, precisamente en el día de su ordenación sacerdotal en la Iglesia Católica, junto a John Broadhurst y Andrew Burnham, en una ceremonia presidida por Mons. Vincent Nichols, Arzobispo de Westminster, en su Iglesia Catedral.

Comunicado de la Sala de Prensa de la Santa Sede: el Ordinariato Personal de Nuestra Señora de Walsingham en Inglaterra y Gales

De acuerdo con las disposiciones de la Constitución Apostólica “Anglicanorum coetibus” –del Papa Benedicto XVI (del 4 de noviembre de 2009) y después de una cuidadosa consulta con la Conferencia de Obispos Católicos de Inglaterra y Gales –se lee en un comunicado-, la Congregación para la Doctrina de la Fe ha erigido hoy un Ordinariato Personal dentro del territorio de Inglaterra y Gales para los grupos de sacerdotes y fieles anglicanos que han expresado su deseo de entrar en plena comunión visible con la Iglesia Católica. El Decreto que instituye el Ordinariato especifica que será denominado Ordinariato Personal de Nuestra Señora de Walsingham y cuyo patrono será el beato John Henry Newman.

“Un ordinariato personal es una estructura canónica que consiente una reunión en forma corporativa de tal manera que permita a los ex anglicanos entrar en plena comunión con la Iglesia Católica, preservando los elementos de su patrimonio anglicano característico. Con esta estructura, la Constitución Apostólica “Anglicanorum coetibus” trata, por un lado, de salvaguardar la preocupación por preservar en la Iglesia católica las valiosas tradiciones litúrgicas, espirituales y pastorales anglicanas, y por otro lado, la preocupación porque estos grupos y su clero se integren plenamente en la Iglesia Católica”.

Por razones doctrinales, la Iglesia no admite en ningún caso la ordenación episcopal de hombres casados. Sin embargo, la Constitución Apostólica prevé, bajo ciertas condiciones, la ordenación como sacerdotes católicos de ministros ex anglicanos casados. Hoy, en la Catedral de Westminster, en Londres, el arzobispo Vincent Nichols, de Westminster, ha ordenado sacerdotes católicos a tres ex obispos anglicanos: los reverendos Andrew Burnham, Keith Newton, y John Broadhurst.

También hoy, el Papa Benedicto XVI ha nombrado al reverendo Keith Newton primer Ordinario del Ordinariato Personal de Nuestra Señora de Walsingham. El reverendo Newton, junto con los reverendos Burnham y Broadhurst, se encargará de supervisar la preparación catequética de los primeros grupos de anglicanos en Inglaterra y Gales, que en Pascua serán recibidos en la Iglesia católica junto con sus pastores, así como el acompañamiento de los ministros que se están preparando para ser ordenados sacerdotes católicos alrededor de Pentecostés.

La normativa de esta nueva estructura es coherente con el compromiso para el diálogo ecuménico, que sigue siendo una prioridad para la Iglesia Católica. La iniciativa que ha llevado a la publicación de la Constitución Apostólica y a la erección de este Ordinariato Personal proviene de varios grupos de anglicanos que han declarado que comparten la común fe católica, como se expresa en el Catecismo de la Iglesia Católica y aceptan el ministerio petrino como algo que Cristo quiso para la Iglesia. Para ellos, ha llegado el momento de expresar esa unidad implícita en la forma visible de la plena comunión”

FaceD’DIOS

FaceD’DIOS

Posted by Picasa

Los errores de Lutero el Padre de todos los Protestantes y Evangelicos

¿Qué es una beatificación? El proceso para ser santo

¿Qué es una beatificación? El proceso para ser santo

¿Qué es una beatificación? El proceso para ser santo .- El proceso de beatificación y la canonización es un largo camino en el que se debe pasar la dura prueba de certificar que el futuro santo o beato ha vivido una vida santa y puede ser ejemplo para todos los católicos. El primer paso de este largo proceso está en manos de aquellos que conocieron al santo.


Cardenal José Saraiva Martins
Prefecto Emérito, Congregation para las Causas de los Santos

“Los protagonistas en un proceso de beatificación y canonización no son el obispo o la Iglesia. El primer paso son los fieles que dicen al obispo: “él fue un verdadero santo”.

Cuando los fieles piden al obispo la beatificación de una persona, éste nombra una comisión para probar que la fama de santidad de esa persona es cierta.

Es entonces cuando se recogen los testimonios que prueban, con hechos, la santidad de la persona. Es la llamada fase diocesana. Una vez superada, los docuementos se envían al Vaticano, a la Congregación para las Causas de los Santos.

La segunda fase tiene lugar en el Vaticano. Historiadores y teólogos trabajan juntos para recostruir una biografía exacta de la persona, incluyendo también su espiritualidad y signos de heroísmo.

Cardenal José Saraiva Martins
Prefecto Emérito, Congregation para las Causas de los Santos
“La única manera de demostrar el heroísmo de una persona es su vida. Si los demás fieles consideran que es heroico. Por ejemplo, se ve en muchos misioneros que han dado sus vidas, sacrificándose por completo. Esa es una vida claramente heroica. La gente normal, también los buenos cristianos, no manifiestan su heroicidad de esa manera”.

Tras haber estudiado toda la documentación, un proceso que puede durar años, se debe presentar un milagro. En el proceso de canonización el milagro debe haber ocurrido tras la beatificación.

Es entonces cuando, una vez presentado el milagro, es examinado por un comité médico formado por 60 expertos especialistas en diversos campos de la medicina. Ellos intentarán dar una explicación científica al supuesto milagro.

Cardenal José Saraiva Martins
Prefecto Emérito, Congregation para las Causas de los Santos
“Deben verificar si la curación es inexplicable. Se trata de un milagro si tiene tres características: es inmediato, completo y durarero”.

Una vez que el milagro es aprobado, teólogos deben confirmar que el milagro ha sido realizado por intercesión del candidato a los altares y no por otro santo.

Cardenal José Saraiva Martins
Prefecto Emérito, Congregation para las Causas de los Santos
“La santidad es la unión entre Dios y la persona y de la persona con Dios. Se necesita un milagro no para confirmar que esa persona es santa, sino que es una pequeña muestra que confirma que esa persona está en comunión con Dios”.

La beatificación es el primer paso y permite al candidato a los altares a ser venerado en su diócesis. Para la canonización se necesita la aprobación de un segundo milagro. Una vez que el Papa declara un santo, éste puede ser venerado en todo el mundo.

El caso de los que son considerados mártires es especial, ya que lo más importante es probar que verdaderamente murieron en nombre de Dios. Si es así, no se necesita un milagro para la beatificación, sino sólo uno para la canonización.

El número de los santos en la Iglesia continua aumentando. Actualmente hay más de 2.000 causas de canonización abiertas. Un digno de que la Iglesia continúa vica y que vivir una vida santa es un reto para todos los cristianos