HUMILDAD, CAMINO PARA CRECER

Roque Pérez Riverolavapes

HUMILDAD, CAMINO PARA CRECER
1.INTRODUCCIÓN: Todos soñamos con llegar alto, muy alto. Desde pequeños nos han enseñado que debemos “prepararnos” para el futuro y que debemos prepararnos bien, con buenos estudios, con una buena carrera para conseguir un buen trabajo y no quedarse atrás.
Sin embargo, hoy enseñamos a trepar y no a prepararse, a estar por encima. Muy pocas veces enseñamos a estar por debajo, pero creciendo. La humildad, para muchos, ya no es un valor. Nos gusta hacernos notar y queremos estar por encima: yo, para mí, sobre todo lo mío…¿y los demás?
2.-REFLEXIONANDO: La humildad no es no tener nada, “qué humilde es, mira dónde vive”.
La humildad no es no poder vestirse o faltarle a alguien lo necesario. Tampoco es ser un pobre “cuitado”, tímido, que no habla y nunca dice nada, ser humilde no es sinónimo de “tonto” ni de persona introvertida. No confundamos los términos, ni humildad con falta de recursos, ni humildad con falta de personalidad.
3.-LA HUMILDAD ES ACEPTAR: Para ser humilde, debemos saber aceptar y aceptarnos. Aceptar nuestras limitaciones para luchar por superarse pero sin negar que tenemos limitaciones. Hay que saber decir hasta aquí he llegado, ahora debo seguir por este camino. Debemos saber aceptar lo que la vida nos presenta pero luchando, luchando no por apartar a otros, sino por compartir en la vida los fracasos y las victorias. Aceptarnos y aceptar a los demás. Permitir que mi compañero de clase o de trabajo sea más inteligente que yo, aceptar que no todo es fácil y hay que saber elegir, luchar y caminar.
4.-LA HUMILDAD ES OBEDECER: Hoy que queremos mandar y mandar debemos también aprender a obedecer. Obedecer es respetar, es saber realizar aquello que me mandan con cariño y amor. Los hijos deben obedecer a sus padres, pero con amor no porque se lo mandan, las personas debemos obedecer las leyes justas que regulan nuestra sociedad y protegen los derechos humanos. ¿Cuántas veces ponemos en peligro la vida de los demás en la carretera por exceso de velocidad o una señal que no dimos importancia? Mentimos y no acatamos lo justo y pisoteamos los derechos de los demás. Ser humilde es obedecer y saber mandar.
5.-LA HUMILDAD ES SACRIFICIO Y AMOR: Hoy lo que nos cuesta lo dejamos a un lado. Las dificultades no queremos tenerlas. Vamos pasando por la vida con el menor esfuerzo, además, decimos “no están los otros, que lo hagan ellos” o “para qué lo voy hacer si no sirve para nada” . Nos cuesta sacrificarnos. Humildad es sacrificarse, realizar aquello que nos cuesta y no nos gusta pero que sabemos que con ello hacemos un bien. Si hoy me quedo sin comer y con lo que me iba a costar la comida hago un donativo a las personas necesitadas, estoy sacrificándome y consiguiendo crecer como persona.
6.-HUMILDAD COMO LA DE JESUS DE NAZARET Nos cuesta entender que Dios se hace hombre. ¡qué grandeza!. Jesús acepta con humildad su misión, “se hace obediente hasta la cruz”. En Jesús vemos las cualidades que hemos presentado de la humildad:
Jesús ACEPTA ser hombre, ser uno como nosotros y lo hace con todas las consecuencias: nace niño y crece en la sencillez de Nazaret Jesús OBEDECE y su obediencia le lleva a la Cruz. Jesús se SACRIFICA: sacrifica su futuro como carpintero por la misión de evangelizar, Jesús sacrifica su divinidad por darnos su salvación. Jesús AMA desde la humildad “que tu mano derecha no sepa lo que ha hecho la izquierda” “ora en lo escondido”. Jesús se pone a lavar los pies a sus discípulos, tiene ese acto de amor humilde y generoso porque así coloca ante sus amigos un camino: SERVICIO y amor.
7.-CONCLUSIÓN: HUMILDAD: EL CAMINO PARA CRECER. Aquel que sabe hacerse servicial de los demás crece, crece en generosidad y amor. Crece en amistad. Tus amigos te recordarán por lo que has hecho por ellos. Los que te rodean sabrán que les has amado si te has puesto a su nivel o incluso por debajo de ellos ayudando. Eso no quiere decir que debamos perder nuestros papeles: el padre debe tener autoridad sobre sus hijos pero con cariño, con sencillez, sabiendo servirle en sus cosas y guiándole en su camino.
Camino de la humildad, saber sacrificar mi tiempo, saber ser pacífico y solidario. Servir para crecer, amar por amar. Y a la vez aceptar nuestras limitaciones para superarnos.
“Aprended de mí que soy manso y humilde de corazón y hallaréis descanso para vuestra almas, porque mi yugo es suave y mi carga ligera”(Mt 11,29-30)
About these ads

Acerca de pedro briceño

Renacido a la vida , por la gracia de Dios ¡ Estudio apologética y la historia de nuestra iglesia , para dar razones de mi Fe a quien así lo requiera, soy Franciscano Seglar y debo pues, buscar la persona viviente y operante de Cristo en los hermanos, en la Sagrada Escritura, en la Iglesia y en las acciones litúrgicas. La fe de San Francisco que dictó estas palabras: «Nada veo corporalmente en este mundo del mismo altísimo Hijo de Dios, sino su santísimo cuerpo y sangre» , sea para ellos inspiración y guía de su vida eucarística. PAX ET BONUM

Publicado el 29 marzo, 2012 en la humildad. Añade a favoritos el enlace permanente. Comentarios desactivados.

Los comentarios están cerrados.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 9.152 seguidores